El Mal en el Mundo

Imprimir

El verano, incluso éste tan especial, es un momento de encuentro, hablas con tus hijos y con tus amigos, sin prisa, sin el agobio del madrugón de mañana. Da lugar a debate y confidencias. Anoche, cenando con un amigo que, tras repasar la situación de nuestro país, del mundo y de la Iglesia, bastante enfadado, dijo: yo estoy muy descreído, no se porqué Dios no actúa y arregla todo esto (En realidad dijo que debía hacer como en Sodoma o en Gomorra). Decidí que no era el foro para la discusión pero esta mañana le he mandado un mail con el texto que os copio más abajo.

Querido amigo:

Ayer no quise entrar en discusiones teológicas, pero me quedé con la copla de intentar darte mi opinión sobre lo que decías: ¿porqué Dios no manda una señal, hace algo ante el mal del Mundo?

No creas que eres el único ni el primero; uno de los grandes enigmas de un creyente es el porqué del mal y porqué Dios lo consiente. Nadie ha dado con una explicación 100% por lo que forma parte de la lista de cosas que la Iglesia llama Misterios.

Yo no tengo la respuesta perfecta, pero a esas preguntas me doy una contestación basada, en una especie de diálogo con Dios:

-         Dios mío, ¿cómo permites que haya comunismo, dictadura LGTB, ecologismo ramplón, explotación capitalista, pedofilia, etc?

-         Dios mío, ¿porqué no mandas fuego y azufre como en Sodoma? ¿porqué no haces que ese dictador asesino vaya directamente al infierno? ¿Cómo dejas que ese consagrado enseñe cosas en contra de lo que Tu Hijo nos dijo?

Y Él me va contestando:

-         Hijo mío, te he hecho libre. Haz. No solo eres libre para pecar, también lo eres para alzarte contra el mal y derrotarlo o, al menos, intentarlo. ¿o preferirías no serlo? ¿querrías estar predeterminado? No pecarías, pero tampoco serías santo. No sufrirías, pero tampoco amarías. ¿qué prefieres?

-         Hijo mío, te he hecho racional, inteligente. No solo para cruzar el Atlántico en un barco o volar por los aires con un avión. No solo eres inteligente para desarrollar el materialismo dialéctico, también lo eres para explicar al Mundo la belleza de Mi amor. ¿o preferirías ser un animal irracional? No habría marxismo, pero tampoco habría arte. No habría armas nucleares, pero tampoco habría el internet que usáis para comunicaros. ¿Prefieres volver a vivir en la sabana o en los árboles?

-         Hijo mío, te he hecho único y por tanto, con dignidad propia. No solo para pavonearte y pensar en ti mismo. También para darte a los demás, a tu mujer y a tus hijos, al amigo cuando está jodido o al desconocido que sufre. ¿o prefieres ser otra oveja de un rebaño? No tendrías la responsabilidad que te ofrezco pero, ya que te la he dado, levántate contra la injusticia y el mal y haz lo que tus fuerzas te dejen para evitarlo.

-         Y si decides no hacer nada, no te quejes

Porque ante el mal, Dios nos ha hecho a nosotros