Matar para alimentarse

Imprimir

Podemos leer en el libro del Génesis dos sucesos con paralelismo. Veamos el primero.

Genesis 1

27 Y Dios creó al hombre a su imagen; lo creó a imagen de Dios, los creó varón y mujer. 

28 Y los bendijo, diciéndoles: "Sean fecundos, multiplíquense, llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar, a las aves del cielo y a todos los vivientes que se mueven sobre la tierra". 

29 Y continuó diciendo: "Yo les doy todas las plantas que producen semilla sobre la tierra, y todos los árboles que dan frutos con semilla: ellos les servirán de alimento. 

30 Y a todas la fieras de la tierra, a todos los pájaros del cielo y a todos los vivientes que se arrastran por el suelo, les doy como alimento el pasto verde". Y así sucedió. 

31 Dios miró todo lo que había hecho, y vio que era muy bueno. Así hubo una tarde y una mañana: este fue el sexto día.

 

Podemos ver que todo animal y los humanos deberán alimentarse de plantas únicamente. En el paraíso no habrá ninguna muerte buscando alimentarse. Pero llegó el pecado. Adán y Eva cometieron el primero. Caín el mayor de todos y se sucedieron hasta el punto en que la corrupción de la Humanidad fue tal que Dios envió el diluvio. Cuando este terminó Dios habló con Noé.

 

Genesis 9

1 Entonces Dios bendijo a Noé y a sus hijos, diciéndoles: "Sean fecundos, multiplíquense y llenen la tierra. 

2 Ante ustedes sentirán temor todos los animales de la tierra y todos los pájaros del cielo, todo lo que se mueve por el suelo, y todos los peces del mar: ellos han sido puestos en manos de ustedes. 

3 Todo lo que se mueve y tiene vida les servirá de alimento; yo les doy todo eso como antes les di los vegetales.

Vemos que ahora Dios concede el permiso para matar para alimentarnos. Las reglas han cambiado. En nuestras manos estará abusar o no de este privilegio, pues que no sirvan de alimento no significa que debamos asumir que todo daño que se les haga sea lícito, o que la desaparición de una especie sea algo que no haya que lamentar y algo a tratar de evitar.