En plena pandemia, Portugal aprueba la eutanasia

Imprimir

El Parlamento de Portugal, el país con mayor tasa de mortalidad por Covid-19 del mundo en estos momentos, ha aprobado la ley de eutanasia y suicidio asistido. Se da además la circunstancia de que los dos principales partidos del país han dado libertad de voto a sus diputados.

El proyecto recibió 136 votos a favor, 78 en contra y cuatro abstenciones. Las dos principales formaciones políticas, el gobernante Partido Socialista (PS) y el opositor Partido Social Demócrata (PSD), dieron vía libre a sus diputados para que votaran en conciencia, lo que llevó a que varios socialistas no votaran «sí» y a que algunos conservadores dieran su visto bueno la ley.

El Bloque de Izquierda, Personas-Animales-Naturaleza (PAN) y el Partido Ecologista Los Verdes (PEV) votaron a favor, mientras que el Centro Democrático Social (CDS), la Chega y el Partido Comunista votaron en contra.

Posible veto presidencial

Sin embargo, el reelegido presidente de Portugal, el católico Marcelo Rebelo de Sousa, dijo ser favorable a vetar la despenalización de la eutanasia. Así se manifestó hace dos años, cuando empezó a debatirse dicha despenalización. El año pasado el parlamento decidió suspender un nuevo debate tras la oposición de buena parte de la sociedad civil.

La Constitución portuguesa da al presidente de la República la capacidad de vetar cualquier ley, pero si el parlamento vuelve a aprobar la ley vetada, corresponde al Tribunal Constitucional pronunciarse sobre el texto legal.