Un mexicano, monseñor Gómez, presidente de los obispos de Estados Unidos

Imprimir

Los obispos de Estados Unidos reunidos en asamblea plenaria han elegido a Mons. Mons. José Horacio Gomez, Arzobispo de Los Ángeles, como presidente de la Conferencia Episcopal del país norteamericano. Es el primer obispo hispano en ocupar dicho cargo. El arzobispo de Detroit, Mons. Allen Vigneron, ha sido elegido vicepresidente.

Mons. José Gómez nació en Monterrey (México) el 26 de diciembre de 1951. De padre mexicano y madre estadounidense, perteneció al Opus Dei, siendo ordenado sacerdote en el santuario de Torreciudad (Huesca, España) en 1978.

 De hecho, ejerció el sacerdocio en España durante un tiempo antes de volver a México, de donde partió a Estados Unidos en 1987. Allí ejerció su ministerio sacerdotal en la Prelatura fundada por San Josemaría.

El día 23 de enero de 2001, el papa Juan Pablo II lo nombró obispo auxiliar de la Archidiócesis de Denver y Obispo titular de Belali. Recibió la consagración episcopal el 26 de marzo de ese año, a manos del arzobispo Mons. Charles Joseph Chaput (O.F.M. Cap.).

El 29 de diciembre de 2004, fue nombrado Arzobispo de la Archidiócesis de San Antonio. Finalmente, el 1 de marzo de 2011 el papa Benedicto XVI lo nombró como nuevo Arzobispo de la Arquidiócesis de Los Ángeles, sucediendo en el cargo al cardenal Roger Michael Mahony.

Mons. Gómez ha obtenido 176 votos de un total de 241. en una lista de 10 candidatos y sustituirá en la presidencia al cardenal Daniel DiNardo, arzobispo de Galveston-Houston. Durante el último trienio el actual presidente ocupó el cargo de vicepresidente de la USCCB.

De hecho, es habitual que los obispos estadounidenses elijan como presidente a quien ha sido vicepresidente. Por eso es también muy importante la elección de Mons. Vigneron, quien necesitó tres rondas de votaciones para obtener finalmente 151 votos.

El nuevo presidente de la USCCB ha asegurado que su elección supone un honor no solo para él sino para los latinos en EE.UU.