El arzobispo anglicano de Sídney invita a irse a los que quieren el matrimonio homosexual

Imprimir

El arzobispo anglicano de Sídney ha dicho a aquellos fieles de su Iglesia que quieren que se acepte el matrimonio homosexual que deben marcharse.

Glenn Davies, arzobispo anglicano de Sídney, dirigió un discurso al sínodo de su diócesis en el que argumentó que la iglesia no puede bendecir el matrimonio entre personas del mismo sexo porque no se puede bendecir el pecado.

Davies reconoció que la doctrina cristiana sobre el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer y no entre personas del mismo sexo, no es popular en Australia. «Sin embargo», añadió, «la voluntad de Dios sobre el matrimonio no ha cambiado».

La postura de este arzobispo es contraria a la de la diócesis anglicana de Wangaratta (Victoria), que este año aprobó un reglamento con la intención de bendecir los matrimonios del mismo sexo.

«Mi opinión -dijo Davies- es que las personas que desean cambiar la doctrina de nuestra iglesia deberían fundar una nueva iglesia o unirse a una iglesia más alineada con sus puntos de vista, pero no arruinar la iglesia anglicana abandonando la clara enseñanza de las Escrituras».

Y añadió: «Por favor, déjennos. Tenemos mucho trabajo por hacer evangelizando Australia como para distraernos por la presión constante a favor de cambiar nuestra doctrina para satisfacer los deseos y placeres del mundo».