El cardenal Pell apela al Supremo australiano

Imprimir

El cardenal George Pell ha decidido apelar su condena ante el Tribunal Superior de Australia. A partir de ahora, la primera cuestión a dilucidar es si se admite a trámite dicha apelación.

Aunque la mayor parte de los casos en que se presentan recursos al Tribunal Superior australiano en Canberra ni siquiera son admitidos a trámite, se espera que en esta ocasión sí se produzca esa admisión, precisamente por el hecho de que uno de los tres jueces del tribunal de apelación de Victoria, Mark Weinger, manifestó en su voto particular lo siguente:

«Habiendo tenido en cuenta toda la evidencia presentada en el juicio, y habiendo deliberado mucho sobre este asunto, me encuentro en la posición de tener dudas genuinas sobre la culpa [de Pell]».

Ante la contundencia de la postura del juez Weinger, a pesar de estar en minoría, resultaría muy extraño que el máximo órgano de la justicia australiana no accediera a revisarindependientemente de la decisión final, un caso que tiene divivida no solo a la sociedad del país austral, sino que ha suscitado un debate mundial -y eclesial- precisamente sobre el tipo de justicia que se imparte en dicha nación.

El cardenal, según han indicado diversos medios, mantendrá el mismo equipo de abogados que hasta ahora.