El Gobierno de Ceilán sabía que se iban a cometer atentados contra los católicos y no lo impidió

Imprimir

Durante una conferencia de prensa en Roma, el cardenal Malcolm Ranjith, arzobispo de Colombo, Sri Lanka dijo que «el servicio secreto de la India informó al gobierno de Sri Lanka sobre el ataque el 4 de abril» pero «ellos no hicieron nada al respecto».

Dos meses después de los mortíferos ataques terroristas que devastaron Sri Lanka el domingo de Pascua, el cardenal de Colombo denunció «un grave error de responsabilidad por parte del gobierno de Sri Lanka», que había sido advertido de la amenaza.

«El servicio secreto de la India informó al gobierno de Sri Lanka sobre el ataque el 4 de abril», dijo el cardenal Malcolm Ranjith, arzobispo de Colombo, Sri Lanka, durante una conferencia de prensa en Roma el 20 de junio.

«Si hubiera sabido que se había planeado un ataque, habría vaciado todas las iglesias y le habría dicho a la gente que se fuera a casa», agregó. «Podríamos haberlos protegido».

Los comentarios del cardenal tuvieron lugar el mismo día en que las autoridades de Sri Lanka ordenaron cargos penales contra el personal de seguridad en Sri Lanka que podrían haber evitado la matanza el día de Pascua el 21 de abril.

Comenzando a las 8:45 de la mañana, las misas del domingo de Pascua, se llevaron a cabo ataques suicidas en el Santuario de San Antonio en Kochchikade en Colombo, la Iglesia de San Sebastián en Katuwapitiya en Negombo y la Iglesia de Zion en Batticaloa. 3 hoteles de 5 estrellas ubicados en Colombo también fueron atacados.

Más de 250 personas murieron, incluyendo muchos niños.

Según los informes, a las autoridades del país se les advirtió varias veces sobre la amenaza de un ataque terrorista en abril, incluida la misma mañana en que tuvieron lugar los ataques. Hace 2 años, señaló el cardenal, la policía local encontró campos de entrenamiento yihadistas con explosivos y armas.

«Ellos no hicieron nada al respecto. De hecho, las personas arrestadas fueron liberadas por el gobierno de Sri Lanka y todo este episodio fue olvidado», dijo Ranjith.

El cardenal dijo que la comunidad cristiana en el país estaba «muy conmovida y conmocionada» por los ataques, porque había un sentido de «comunidad y hermandad» entre las diversas religiones en el país de mayoría budista.

«Desde el primer momento estuve convencido de que no fueron nuestros hermanos musulmanes quienes hicieron este ataque, que detrás de este ataque hay alguien con intereses políticos globales», dijo Ranjith.

«Por esta razón, les pedí a los católicos, a los budistas y a todos los demás, que no levantaran la mano contra nuestros hermanos musulmanes, porque estaba claro que la comunidad musulmana no tenía nada que ver con esto».

El cardenal ha dedicado sus esfuerzos a mantener la paz tenue que sostiene unido al país y a reconstruir la comunidad cristiana después de los ataques. La iglesia local está dedicada a brindar apoyo a las personas quebrantadas, a las familias y a los huérfanos que fueron impactados por el trágico evento.

«Había un hombre que perdió a su esposa y sus 3 hijos. Cuando fui a visitarlo, me dijo que antes, cuando solía regresar a casa del trabajo, sus 3 hijos corrían hacia él. Hoy no hay nadie. Sólo la casa», dijo el cardenal, conmovido con lágrimas.

Los comentarios de Ranjith se hicieron en una conferencia de prensa que presenta el Informe anual de la organización benéfica de ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), que se dedica a ofrecer ayuda financiera y apoyar a los cristianos perseguidos en todo el mundo.

Este año, ACN envió casi 140.000 dólares a Sri Lanka para reconstruir iglesias, comprar medios de transporte y ofrecer educación, la organización expresó «su sincera y buena disposición» para aportar más.

«Después del domingo de Pascua de 2019 construiremos e incrementaremos puentes entre nuestros benefactores y el pueblo de Sri Lanka, contribuiremos con la salud, apoyo y tratamiento a las víctimas traumatizadas en su diócesis», dijo Thomas Heine-Geldern, Presidente Ejecutivo de ACN-International, en la rueda de prensa.

En 2018, ACN otorgo más de 125 millones de dólares para proyectos de ayuda en todo el mundo. La mayor parte del dinero se gastó en África (27%) y Oriente Medio (25%), especialmente en Siria e Irak. Más del 12% de los fondos de la caridad católica se utilizaron para situaciones de emergencia relacionadas con los cristianos.

«La gente en la calle no está consciente de que estamos ante la situación más difícil de persecución cristina en siglos», dijo Heine-Geldern.

Ranjith, quien fue nombrado cardenal por el Papa Benedicto XVI en 2010, agradeció a ACN por su ayuda y apoyo después de los ataques terroristas.

El jueves 20 de junio por la tarde, el cardenal se reunió con el Papa Francisco, donde le mostró imágenes de los terroristas y las secuelas de los ataques, así como los esfuerzos de la iglesia local para calmar la situación entre las fuerzas políticas y religiosas del país.

«Sé que el Santo Padre se sintió muy conmovido por este trágico evento», dijo Ranjith.

«Actualmente la situación es muy tranquila», dijo. «Esperemos que se mantenga en calma, porque hay fuerzas políticas internas que debemos monitorear para que no se le dé una interpretación política a lo que sucedió».

Según el cardenal, se esperan pronto elecciones presidenciales al sur del país de Asia. Mientras tanto, quedan dudas sobre la propia culpabilidad del presidente en los ataques, y la situación política sigue cambiando.

«Debemos proteger al país de estas fuerzas que intentan dividirnos», dijo Ranjith, y agregó que Sri Lanka permanece en alerta máxima por otras amenazas, especialmente porque se encontraron 5 campos de entrenamiento más para extremistas en el país.

«Existe la sospecha de que hay otros terroristas suicidas. Así que ahora debemos tener cuidado y la vigilia en el país continúa», dijo.