El cardenal de Río de Janeiro critica el plan del Gobierno brasileño de aprobar el aborto

Imprimir

El Arzobispo de Río de Janeiro, Brasil, Cardenal Orani Joao Tempesta, publicó una «nota de repudio» a la reciente propuesta de despenalización del aborto que dejaría desprotegidos a los niños por nacer hasta la semana 12 de gestación.

«Cuando la sociedad vive el estado de ánimo de caminar a la Pascua, la certeza de la vida que vence a la muerte, es imperativo volver a salir en defensa de la vida de aquellos que no tienen voz», indicó el prelado.

«Vivimos en tiempos en los que hay una necesidad urgente de oración y unidad del pueblo cristiano a favor de nuestra amada nación, ante tantas amenazas a la dignidad humana y la paz. Y de todas estas amenazas a la dignidad, ¿cuál podría ser mayor que la que sentencia a muerte a los ciudadanos inocentes que sólo buscan vivir?», cuestionó el purpurado, quien recomendó trabajar para «construir un clima de respeto a la vida y no para fomentar la violencia para matar a personas inocentes».

Sobre la situación de los infantes amenazados por el aborto, el cardenal indicó que la situación crea para Brasil «algo parecido a lo que muestra el Apocalipsis en su narración sobre 'la mujer que está a punto de dar a luz un hijo y que es perseguida por el dragón que anhela violentamente devorar al niño por nacer'». «Y este dragón ahora tiene un nombre: se llama 'cultura de la muerte', y lleva a cabo su vuelo asesino sobre nuestras cabezas, a través del aborto, cobrándose vidas. La guerra contra la vida es el fin de la paz y el comienzo de una era de destrucción de todo lo que es bueno y valioso».

Esta tendencia contradice el mensaje de Cristo, quien se identifica personalmente con lo que se haga a los más pequeños. «Nosotros, pastores del pueblo de Dios, rechazamos con vehemencia aborto en todas sus formas, así como su despenalización», indicó el cardenal. «Exigimos, en el respeto a la vida y al pueblo brasileño, que las autoridades civiles se unan a nosotros en esta búsqueda de la paz y del progreso de nuestro país, a partir del derecho a la vida, defendida sin excepción, desde el momento de su concepción hasta su final natural».