120.000 prófugos de Nínive, ni una sola apostasía

Imprimir

Ayuda a la Iglesia Necesitada lanza la mayor campaña de su historia para evitar que el cristianismo desaparezca de Irak. La comunidad cristiana en Irak está desde el pasado verano en una situación insostenible debido a la presión y persecución del Estado Islámico (EI). La Iglesia local ha informado este viernes que el número de cristianos refugiados en el Kurdistán iraquí, único lugar seguro para ellos, es de 120 mil. Son 20 mil las familias que no tienen trabajo, vivienda ni escuela para sus hijos.

Por este motivo, la fundación de la Santa Sede, Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) en España ha lanzado la mayor campaña en sus 50 años de historia para ayudar a la comunidad cristiana refugiada de Irak y evitar que el cristianismo, presente desde el siglo III en ese país, desaparezca.

En la presentación de esta iniciativa, el arzobispo caldeo de Mosul, monseñor Amel Nona ha asegurado que han perdido todas sus posesiones «pero lo único que no han perdido es la fe». «Estamos muy felices y contentos que de los 120 mil cristianos que han huído de Mosul y la planicie de Nínive, ninguno de ellos ha apostatado, ninguno ha renunciado a su fe y se ha convertido al Islam».

Monseñor Nona ha explicado que lo que más necesitan los cristianos en estos momentos es alojamiento y comida. «Queremos evitar un éxodo cristiano todavía mayor. Pensábamos que la crisis iba a durar como mucho un mes, pero ya llevamos seis meses y todavía no hay señales positivas de que nuestra tierra sea liberada del Estado Islámico».

En este sentido, ha apuntado que no podemos decir a las familias que se queden en Irak, que permanezan en su tierra, «si no hay un motivo esperanzador para ellos, si no son sostenidos». Por ello, ha agradecido toda la ayuda que están recibiendo del exterior. «Gracias a esta generosidad sentimos que contamos como cristianos» para la Iglesia universal. «Estamos sufriendo, pero con vuestra ayuda esperamos poder permanecer en nuestra tierra», ha señalado el arzobispo caldeo de Mosul.

Por su parte, el director de Ayuda a la Iglesia Necesitada en España, Javier Menéndez Ros ha explicado que Irak ha sido, es y será un país preferente para esta fundación de la Santa Sede y ha anunciado que la próxima semana una delegación de AIN viajará a Erbil para mostrar la cercanía de los cristianos españoles con los iraquíes. «Queremos que sepan que no están solos, que estamos unidos a ellos, que no les vamos a abandonar» en estos gravemos momentos de dificultad, ha destacado Menéndez Ros.

Antes del 2003, los cristianos eran 1,6 millones. En estos momentos, se calcula que no llegan a los 300 mil.