Text Size
Viernes, Julio 03, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Cansados y agobiados

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para este mes de junio, el papa Francisco ha propuesto el camino del corazón como su intención de oración evangelizadora, con estas palabras: “Recemos para que aquellos que sufren encuentren caminos de vida, dejándose tocar por el Corazón de Jesús”. Se une así a la tradición cristiana que, desde finales del siglo XVII, ha vinculado el mes de junio con una atención especial al Sagrado Corazón de Jesús. Y lo hace con una solicitud preferente hacia quienes más sufren, intención que resuena de un modo singularmente agudo en estos tiempos de pandemia por coronavirus.

Quiero unirme a esta intención y dedicar los próximos párrafos a ofrecer algunas reflexiones al respecto. Me apoyo para ello en dos de los textos evangélicos que, con más frecuencia y profundidad, suelen vincularse con la espiritualidad del Corazón de Jesús.

En primer lugar, unos versículos que el evangelista Mateo pone en labios de Jesús: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera” (Mt 11, 28-30). ¡Cuántas veces y de cuántas maneras distintas nos hemos sentido cansados y agobiados a lo largo de estos meses de pandemia! En todas esas situaciones, el Señor ha estado presente, acompañando, sosteniendo, aliviando, alentando, ofreciendo consuelo y descanso

Pienso, ante todo, en el esforzado personal sanitario y farmacéutico que, tras una dura y exigente batalla física y emocional, empieza ahora a notar los estragos del síndrome de estrés postraumático. Recuerdo también a los militares y a quienes forman parte de los Cuerpos de Policía, que han velado por todos, dando lo mejor de sí mismos en esta ardua coyuntura. No podemos olvidar a los que cuidan a nuestros mayores, a los que trabajan en la agricultura, en el sector pesquero, en la limpieza, en los cementerios, en los supermercados, en las cadenas de distribución y transporte, así como a los que ejercen otros servicios auxiliares, que a veces ni siquiera reciben el necesario reconocimiento público. Por supuesto, nuestro afecto se va con los sacerdotes y religiosos, con los periodistas y con los voluntarios, con los miembros de nuestras Caritas, auténticos héroes en estos tremendos días. Un puesto de relieve ocupan todos los enfermos: quienes pasaron la enfermedad en cuarentena domiciliaria, quienes fueron hospitalizados, quienes tuvieron que ser atendidos en unidades de cuidados intensivos (¡y quienes siguen allí!). El Corazón de Jesús también acoge a todos sus familiares. De manera muy entrañable, a quienes viven el confinamiento en soledad, en hacinamiento, en precariedad económica. Cristo tiene desgarrado su Corazón por las personas que han perdido su empleo, por las familias laceradas por los zarpazos de la violencia, por quienes no tienen nada que llevarse a la boca, por cuantos tienen que enfrentar esta pandemia en países empobrecidos, con un sistema de salud tan precario que apenas disponen de respiradores o de oxígeno. Como dicen las Letanías al Sagrado Corazón, el Señor sigue siendo para todos “asilo de justicia y amor”. Otra de las invocaciones se dirige al Corazón de Jesús como “esperanza de los que en ti mueren”. Y, sí, también encomendamos a la divina misericordia a todas las personas que han fallecido por coronavirus, que suman casi cuatrocientas mil cuando escribo estas líneas.

El segundo texto que quiero evocar está tomado del evangelio de Juan y recoge la escena de la lanzada, con el Redentor ya crucificado. Cuando los soldados llegaron a donde estaba Jesús, “al ver que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le traspasó el costado con la lanza, y en seguida brotó sangre y agua” (Jn 19, 34). La solidaridad de Jesús con el ser humano es radical, total, plena, llega hasta el final. Él ha cargado con nuestro yugo, conoce nuestras penas y amarguras, ha saboreado nuestros sinsabores. Sabe de nuestras fatigas y lágrimas, de nuestras enfermedades, de nuestros miedos y zozobras, de nuestras dificultades para llegar a fin de mes, de nuestros desalientos en medio del confinamiento. Lo sabe bien, porque los ha experimentado en su propia carne, hasta el punto de tener quebrantado su Corazón, atravesado por una lanza de amor que lo vincula con toda la humanidad, para siempre. Con toda la humanidad, y de un modo preferencial con los más pobres y desfavorecidos, con los más golpeados y menospreciados, con quienes se sienten desamparados, con los que no tienen, en fin, alientos para mirar con confianza al futuro.

Con su propio Corazón destrozado, les dice: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados”. En otras traducciones podemos leer: fatigados, aplastados, inquietos, trabajados, derrengados, afligidos, sobrecargados y otros sinónimos. Son vocablos que, de una u otra manera, ambicionan expresar que Cristo no ignora ninguna nota de la amplia sinfonía del dolor humano, de ese que todos hemos sentido en este período de pandemia. Es una fuente de paz y esperanza percibir que el Señor no cierra sus ojos a nuestra tribulación ni es sordo a nuestros gemidos. Pero esta certeza es precisamente la que debe infundirnos vigor para levantar nuestro ánimo, salir de nosotros mismos y buscar a quien precisa de nosotros. Todos los que estamos leyendo esto sabemos que hay otras personas aún más hundidas y angustiadas que nosotros, cerca y lejos. A todos ellos, a todos nosotros, el Señor Jesús nos dice, con el Corazón abierto de par en par: “Venid a mí y yo os aliviaré”.

Sacar fuerzas de la fuerza que mana del Corazón de Cristo clavado en la cruz por nosotros y nuestra salvación. Aquí radica la clave de la vida cristiana. Es lo que nos evocan y recuerdan unas palabras del papa Francisco, pronunciadas el 3 de abril de 2016, en su homilía durante el Jubileo extraordinario de la misericordia: “Toda enfermedad puede encontrar en la misericordia de Dios una ayuda eficaz. De hecho, su misericordia no se queda lejos: desea salir al encuentro de todas las pobrezas y liberar de tantas formas de esclavitud que afligen a nuestro mundo. Quiere llegar a las heridas de cada uno, para curarlas”. Estas consideraciones del Santo Padre han de servirnos de bálsamo regenerador, pero también nos han de llevar a ser apóstoles de misericordia con los que tenemos alrededor. Han de liberarnos de nuestra autorreferencialidad para, tocando las llagas de Cristo, ir al encuentro de quienes pasan por pruebas diversas, de cuantos se sienten rotos por dentro, afligidos en el cuerpo y en el alma. Son muchos los hermanos y hermanas que aguardan una muestra de ternura de nuestra parte. No los defraudemos.

(Publicado en la Revista de la Diócesis de Jaén. Junio 2020)

articulos
Prev Next

Los enemigos del perdón

Autor: Santiago Martín, sacerdote FM

El marxismo ha ocasionado muchos males a la Iglesia. El primero fue convencer a muchos pastores de que no había que hablar de la(...)

Leer más...

El rejuvenecer del águila

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

En esta mi bendita “clausura” del confinamiento, me trae el corazón a la memoria, junto a una multitud de gracias y gozos, alguna que(...)

Leer más...

Dos años de la reforma del Catecismo sob…

Autor: Francisco C. LÓPEZ, doctor en Ciencias Políticas

Se cumplen dos años de la reforma del número 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica sobre la pena de muerte. Leer más...

El fracaso del acuerdo de 2018 con China

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El próximo 22 de septiembre,(...)

Leer más...

María, poder y gloria

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La noticia de esta semana ha sido la salida del Papa emérito del Vaticano para ir a Alemania, a Ratisbona, a acompañar a su(...)

Leer más...

Charles de Foucauld y el islam

Autor: Juan Carlos SOLEY, economista

La noticia de la próxima canonización(...)

Leer más...

¿Qué nos dice hoy el Inmaculado Corazón …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Este año se cumplen 50 años desde que se(...)

Leer más...

Agustino de clausura

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

Es un “empleo” que tuve en alguna rara ocasión, obligado por uno de mis posoperatorios, pero entonces con dolores, sacrificado, y no de muy(...)

Leer más...

La Iglesia alemana, entre "reclamo nacio…

Autor: Roberto PERTICI, historiador

Los artículos de Sandro Magister y Pietro De Marco(...)

Leer más...

Año del Agradecimiento

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dicen que en las grandes crisis sale de dentro lo mejor y también lo peor que hay en el hombre. En esta terrible pandemia(...)

Leer más...

Dar al César en una epidemia. Los límite…

Phil LAWLER, periodista

Mi amigo y colega Jeff Mirus nos advierte de que no debemos apresurarnos a juzgar(...)

Leer más...

Negocios vaticanos. La venganza del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Han impactado, el 5 de junio, el arresto y(...)

Leer más...

Pandemia, cuarentena, funcionarios, past…

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

La palabra pandemia, como tantas otras(...)

Leer más...

Luz, sal, levadura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La difícil situación generada en Estados Unidos tras el presunto asesinato de George Floyd, afroamericano, a manos de un policía, con saqueos e incendios(...)

Leer más...

Sínodo alemán. Sobre el nuevo presidente…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

En las aventuras revolucionarias, las formulaciones de la(...)

Leer más...

Cansados y agobiados

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Leer más...

Abandonarse en Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En el comentario a la actualidad de la Iglesia de la semana pasada, afirmé que adaptarse es sucumbir. No soy ningún profeta. Me limito(...)

Leer más...

San José de Arimatea

Autor: Ana HERNÁNDEZ, periodista

No estaba en el radar de Jesús, no queda constancia de una conversación,(...)

Leer más...

Las ideologías dominantes y la Iglesia

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El reciente acuerdo entre el Partido Socialista, Podemos y Bildu ha hecho saltar(...)

Leer más...

Adaptarse es sucumbir

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras en algunos países los obispos siguen peleando con los respectivos gobiernos por la negativa de estos a permitir las misas con público -los más(...)

Leer más...

El "Synodale Weg" y el irreflexivo plano…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

Los obispos alemanes parecen no ser conscientes de(...)

Leer más...

No tengáis miedo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En la biografía de Benedicto XVI que acaba de publicar -de momento sólo en alemán- Peter Seewald, el Papa emérito afirma que la sociedad(...)

Leer más...

Carta de Benedicto XVI sobre San Juan Pa…

Autor: Benedicto XVI, Papa emérito

El 18 de mayo, se cumplirán 100 años desde que el papa(...)

Leer más...

Carta a un concejal despistado

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Sr. Concejal, D. Aarón Cano: Siento desmentirle, defender la verdad y decirle que se ha equivocado usted plenamente,(...)

Leer más...

Cristo y Jonás

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

A pesar de estar aún confinados, aunque ya menos que antes, ésta ha sido una semana de noticias con largo recorrido: Sínodo de Alemania,(...)

Leer más...

La ideología de género al servicio del a…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Acaba de publicarse en Alemania un libro de Peter Seewald titulado «Benedickt XVI.(...)

Leer más...

Sexo, mujeres, poder. Los tres desafíos …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La pandemia de coronavirus ha hecho que el “camino(...)

Leer más...

Poder y sinodalidad

Autor: Gerhard MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La apostolicidad y la sinodalidad son dos(...)

Leer más...

Tiempo de espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo más destacado de la semana, que no lo más importante, ha sido el enfrentamiento entre algunas Conferencias Episcopales y sus respectivos gobiernos sobre(...)

Leer más...

Hombres delicados

Autor: Carlos Andrés GÓMEZ, doctor en Filosofía

De mis años escolares tengo una enorme cantidad(...)

Leer más...

La existencia del infierno

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los interrogantes de mucha gente es si existe o no el(...)

Leer más...

La desescalada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Mientras la pandemia está en expansión en algunos países, en otros parece que ya se ha estabilizado e incluso que su incidencia va disminuyendo.(...)

Leer más...

Dios es misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Era inevitable que, más pronto o más tarde, saltara la polémica de si la pandemia que padecemos es o no un castigo divino. Destacadas(...)

Leer más...

Celibato, Amazonía, Alemania. Vuelve al …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la mañana del domingo de Pascua y en la mañana del lunes de Gloria la revista(...)

Leer más...

La pandemia a la luz del Cántico de Jere…

Autor: Anthelme ADZAKLUI, religioso FM

Desde el acontecimiento salvador de la segunda persona de la Trinidad, Jesucristo, encarnado, muerto y resucitado, la mirada del mundo(...)

Leer más...

Pulmones y corazones

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nos adentramos en el tiempo(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4