Text Size
Sábado, Septiembre 26, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Una Semana Santa única

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Todas las semanas, desde hace años, dedico este comentario a analizar la actualidad de la Iglesia. Esa actualidad sigue centrada en lo que la Iglesia está haciendo ante la epidemia del coronavirus. Merece la pena destacar la adoración eucarística que tuvo lugar el viernes pasado en el Vaticano, presidida por el Papa, que culminó con la bendición Urbi et Orbi. El Santo Padre mostró a todo el mundo el rostro de una Iglesia creyente que vuelve sus ojos al Dios Todopoderoso y le suplica por el fin de la pandemia. Eso no es lo único que la Iglesia tiene que hacer, ni es lo único que está haciendo, pero sí es lo primero y lo más importante. Los médicos y los investigadores -muchos de ellos cristianos- están haciendo su parte y lo están haciendo muy bien, pero la Iglesia tiene que rezar y ayudar a todos los hombres a que eleven su mirada a lo alto y a que piensen en una realidad que, por puro miedo, muchas veces ignoramos: la realidad de la muerte y la de la vida más allá de ella.

Con esta actitud, del pueblo que cree en el poder y en el amor de Dios, debemos entrar en esta Semana Santa, que sin duda es la más especial de nuestras vidas. Tenemos la oportunidad de vivirla no como quien observa algo que pasó, sino como quien ve y vive algo que está pasando. La entrada triunfal del Señor en Jerusalén debe recordarnos aquel momento, quizá ya muy lejano, en que Él entró triunfante en nuestras vidas, y cómo le prometíamos fidelidad y amor perpetuo, cómo nos sentíamos arrebatados de felicidad y llevados en sus brazos, sin que nada de lo que Él nos pidiera nos costara trabajo hacerlo. Era nuestro Tabor, era nuestra mañana de domingo de Ramos, era el noviazgo entre Jesús y nuestra alma.

Después, el Jueves Santo, podremos situarnos ante la Eucaristía con una mirada diferente. La mirada de aquellos que la ven por primera vez, porque por primera vez no la podrán recibir. La mirada de los que se dan cuenta del don infinito que es poder comulgar, precisamente porque ahora no pueden hacerlo. La mirada de los que se arrepienten de no haber valorado lo suficiente ese don y haber dejado tantas veces de ir a Misa el domingo o incluso los días de diario, porque era algo que siempre estaba ahí y que no costaba nada. Y también la mirada del que ahora entiende mejor el dolor de los que no pueden comulgar porque están viviendo una situación matrimonial irregular que no pueden cambiar, aunque lo deseen. Miraremos también de otra manera a los sacerdotes, pues también ese día se instituyó el sacramento del Orden, y los valoraremos no por lo que son como personas sino por el don inmenso e inmerecido que han recibido de Dios y que les hace actuar como representantes de Cristo, capaces, en su nombre, de consagrar y perdonar. Espero que también aquellos que estos días han criticado tan ferozmente a los obispos y a los sacerdotes por no exponerse más, reflexionen y se den cuenta de que había que aceptar el sacrificio de no tenerles unos días para poder seguir teniéndoles luego; a esos críticos despiadados no les hubiera importado que sus sacerdotes murieran -y de hecho muchos han muerto-, pero la mayoría se ha dirigido a sus sacerdotes pidiéndoles que se protegieran porque si ellos faltaban no sólo no tendrían Eucaristía unas semanas sino que quizá les faltaría para siempre.

Luego llegará el Viernes Santo. Veremos a Cristo padecer la agonía en el huerto, ser flagelado y coronado de espinas, llevar el madero de la cruz dando tumbos por las calles de Jerusalén, ser crucificado y, por fin, exhalar su último aliento desde el Calvario. Pero lo veremos de otra manera. Identificaremos a Simón de Cirene con su nombre, porque será el médico que sigue trabajando hasta el agotamiento y arriesgando su vida para salvar la de una víctima de la epidemia. Veremos a la Verónica en la enfermera que ha llevado un último gesto de ternura al anciano que ha muerto solo porque sus familiares no podían estar a su lado. De repente, el mundo se ha llenado de cireneos y de verónicas que consuelan a Cristo crucificado y nos daremos cuenta del valor infinito de la caridad, no sólo para agradecer la que recibimos sino también para darla a quien la necesita. Y cuando contemplemos a Cristo en la Cruz, oiremos de una forma distinta sus siete palabras. Seremos nosotros el Dimas bienaventurado que le ha confesado cuando otros adoraban a la Pachamama o decían que había que hacer una nueva Iglesia porque la de Jesucristo se había quedado anticuada. Y será a nosotros a los que Jesús nos encomienda el cuidado de su Madre Santísima, pidiéndonos que la defendamos de los que dicen blasfemias contra Ella, pero también pidiéndonos que con nuestros pecados no le hagamos sufrir, porque todo lo que a su Hijo le hace daño a Ella la tortura. Y sentiremos como Ella nos mira y nos aprieta fuerte la mano, porque en realidad es Ella la que va a hacer la parte más dura del trabajo, pues Ella va a hacer por nosotros muchísimo más de lo que nosotros hagamos por Ella. Y volveremos a sentir, pero ahora de una forma única, lo que significa que María sea refugio de pecadores, auxilio de los cristianos, consuelo de afligidos y salud de los enfermos. Nada, desde ese momento, volverá a ser lo mismo entre nosotros y Ella, como nada volvió a ser lo mismo entre Nuestra Madre y San Juan, después de aquel primer Viernes Santo de la historia. Será imposible no rezar el Rosario todos los días desde ahora, pues nos acordaremos con cuanta devoción lo rezábamos cuando pedíamos que nos protegiera de la enfermedad o que salvara a los nuestros. Será imposible no decirla un millón de veces que la queremos, cuando vayamos a cualquiera de los miles de santuarios que nuestros mayores levantaron en su nombre como perpetua acción de gracias.

Y cuando meditemos sobre el grito del Señor preguntándole al Padre por qué le ha abandonado, no serán palabras dichas hace dos mil años, sino que serán nuestras propias palabras. Y también tendremos que hacer nuestras las que dijo Cristo a continuación: En tus manos encomiendo mi espíritu. Es decir: Me fío. Y valoraremos infinitamente más el sacrificio redentor de Cristo y que nos haya abierto con él las puertas del Cielo, porque ahora la perspectiva de la muerte no será algo lejano sino algo que nos puede ocurrir en cualquier momento.

Luego vendrá la Pascua, aún lejana. Pero de eso hablaré, si Dios quiere, la semana que viene, cuando ya estemos de lleno metidos en la que debemos vivir como si fuera la primera Semana Santa de nuestra vida, como si nosotros no fuéramos espectadores alejados de ella por los siglos transcurridos, sino protagonistas de lo que hoy está ocurriendo, porque hoy, como hace dos mil años, Cristo está en nuestras calles, sufriendo por nosotros y muriendo por nosotros para darnos la vida.

articulos
Prev Next

De nuevo, la amenaza de cisma

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Sin duda que la noticia de la semana ha sido la dimisión de monseñor Becciu como prefecto de la Congregación para la Causa de(...)

Leer más...

Una crisis de fe nunca vista antes

Autor: Willem J. EIJK, cardenal arzobispo de Utrecht

La(...)

Leer más...

El fracaso del diálogo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta ha sido una semana intensa, de noticias nada buenas. Un sacerdote italiano, dedicado a ayudar a los emigrantes sin papeles, fue asesinado a(...)

Leer más...

El posconcilio y los grandes "saltos ade…

Autor: Roberto PERTICI, filósofo

En una reciente intervención intenté señalar, aunque en un(...)

Leer más...

Por qué permanezco en la Iglesia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El cardenal de Luxemburgo, jesuita y presidente de la Comisión que coordina a todas las Conferencias Episcopales de Europa, monseñor Hollerich, ha dicho que(...)

Leer más...

Por qué me quedo en la Iglesia

Autor: Joseph RATZINGER, teólogo

Hoy en día hay muchas razones opuestas para no permanecer en la Iglesia. Es tentador dar la espalda a la Iglesia no sólo a aquellos(...)

Leer más...

La dictadura de la Comunión en la mano

Autor: Francisco J. CARBALLO, historiador

Las dictaduras no son intrínsecamente malas. De la dictadura del bien, de lo(...)

Leer más...

Custodios de la vida

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Dentro del Leer más...

Culto y cultura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Elon Musk, el multimillonario que fabrica los coches eléctricos Tesla, ha decidido llamar a su hijo X AE A-12. Ignoro como llamarán en la(...)

Leer más...

El "rediseño" de la Iglesia católica

Autor: Carlos Daniel LASA, doctor en Filosofía

Como me dedico a la academiael oficio de leer dentro de(...)

Leer más...

La ideología de género. Su imposición en…

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

Se habla habitualmente de Leer más...

Algunas claves del magisterio social de …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Del 22 al 25 de agosto de 1968 San Pablo VI realizó una peregrinación a Colombia con(...)

Leer más...

La gran estafa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana se ha publicado un informe sobre la salud mental en Estados Unidos durante la pandemia. Según este informe, tres de cada cuatro(...)

Leer más...

Los pueblos indígenas en tiempos de Covi…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El día 9 de agosto se celebra, como cada año, el Día Internacional de los Pueblos Indígenas.(...)

Leer más...

Clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Congregación para la Doctrina de la Fe ha declarado nulos todos los bautismos que se hayan hecho sin seguir la fórmula utilizada por(...)

Leer más...

Persecución nada encubierta

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

¿Existe en España y en muchos países que antes(...)

Leer más...

Crisis-decadencia de la Iglesia

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

Numerosos autores han hablado, ya(...)

Leer más...

El silencio de los corderos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

“Los católicos tienen el derecho a ser considerados con respeto”. Son palabras del cardenal Lacroix, arzobispo de Quebec, dirigidas a las autoridades de esa(...)

Leer más...

El culto litúrgico a los beatos y santos…

Autor: José Antonio DA CONCEICAO, sacerdote

La Biblia nos revela desde el Antiguo Testamento la voluntad amorosa de Dios de comunicar su santidad al pueblo:(...)

Leer más...

Las parroquias, a examen

En pleno verano y con muchas parroquias cerradas o bajo mínimos debido a la pandemia, la Congregación para el Clero, que preside el cardenal Stella, ha sacado un documento sobre las parroquias. Sin que se pueda decir que hay(...)

Leer más...

La sangre de Cristo y sus tres heridas

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El 30 de junio de 1960, san Juan XXIII escribió la carta apostólica Inde aprimis, sobre(...)

Leer más...

El futuro es el pasado

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana me han llamado la atención los pronunciamientos de dos cardenales africanos. Prácticamente han pasado desapercibidos, primero por su contenido y segundo porque(...)

Leer más...

Mi tiempo en prisión

Autor: George PELL, cardenal prefecto emérito de la Secretaría de Economía del Vaticano

Leer más...

Experimento social de libro en Seattle

Autor: Jorge SOLEY, periodista

Lo que ha sucedido durante el mes de junio en Seattle ha sido una auténtica delicia para cualquier observador de la realidad. Nos referimos, claro está, a lo que(...)

Leer más...

De nuevo, el Concilio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El Concilio Vaticano II vuelve a estar en el centro del debate interno en la Iglesia, aunque esta vez ese debate se esté dando(...)

Leer más...

Regresar a Galilea en tiempos de pandemi…

Autor: Isabel VARGAS, ama de casa

Inimaginable cuando estábamos celebrando el fin y principio de año 2019-2020, que en pocos días un minúsculo virus, el(...)

Leer más...

María, misericordia, esperanza y consuel…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

En el pasado mes de junio, el Santo Padre sumó tres nuevas invocaciones marianas a las Letanías(...)

Leer más...

Los enemigos del perdón

Autor: Santiago Martín, sacerdote FM

El marxismo ha ocasionado muchos males a la Iglesia. El primero fue convencer a muchos pastores de que no había que hablar de la(...)

Leer más...

El rejuvenecer del águila

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

En esta mi bendita “clausura” del confinamiento, me trae el corazón a la memoria, junto a una multitud de gracias y gozos, alguna que(...)

Leer más...

Dos años de la reforma del Catecismo sob…

Autor: Francisco C. LÓPEZ, doctor en Ciencias Políticas

Se cumplen dos años de la reforma del número 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica sobre la pena de muerte. Leer más...

El fracaso del acuerdo de 2018 con China

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El próximo 22 de septiembre,(...)

Leer más...

María, poder y gloria

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La noticia de esta semana ha sido la salida del Papa emérito del Vaticano para ir a Alemania, a Ratisbona, a acompañar a su(...)

Leer más...

Charles de Foucauld y el islam

Autor: Juan Carlos SOLEY, economista

La noticia de la próxima canonización(...)

Leer más...

¿Qué nos dice hoy el Inmaculado Corazón …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Este año se cumplen 50 años desde que se(...)

Leer más...

Agustino de clausura

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

Es un “empleo” que tuve en alguna rara ocasión, obligado por uno de mis posoperatorios, pero entonces con dolores, sacrificado, y no de muy(...)

Leer más...

La Iglesia alemana, entre "reclamo nacio…

Autor: Roberto PERTICI, historiador

Los artículos de Sandro Magister y Pietro De Marco(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4