Text Size
Martes, Mayo 26, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Compañeros en la tribulación y también en la esperanza

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro, compañero en la tribulación y en la esperanza paciente del reino por Jesús, me encontraba desterrado en la isla de Patmos a causa de la palabra de Dios y del testimonio de Jesús”, (Ap 1, 9).

Es decir, que este anciano se encuentra encerrado —en aislamiento, cuarentena, confinamiento o como queramos llamarlo—, cuando tiene una profunda experiencia de Dios. Los tres rasgos que emplea para describir el contexto que vive son los que he tomado para el título de este texto y para desarrollar su contenido. Somos compañeros. La pandemia causada por el Covid-19 está siendo global en muchos sentidos. Una de las características de este virus, que lo hace ser extremadamente peligroso, es su alta tasa de contagio: el mal se difunde de manera muy rápida y fácil. Pero también estamos captando que, como decían los antiguos, bonum est diffusivum sui, “el bien es difusivo’’, que podemos parafrasear como “la bondad es contagiosa”. Por ejemplo, desde el pasado 10 de febrero, la secuencia completa del genoma del virus SARS-CoV-2 está disponible en acceso libre y gratuito. Esto ha facilitado el trabajo de investigación: sólo en lo que llevamos del año 2020, se han publicado 1259 artículos científicos, escritos por más de mil investigadores de todo el mundo; parece ser que hay al menos ocho prototipos de vacunas y unos 80 ensayos clínicos en marcha.

Otro ejemplo, aún más conocido y encomiable, se refiere a las redes de solidaridad que, cada día y de forma loable, tejen los profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, auxiliares, celadores y el resto del personal de nuestros hospitales y ambulatorios), los farmacéuticos, las personas implicadas en las cadenas de producción y distribución de alimentos. No podemos olvidar tampoco la virtud de los que procuran los servicios de limpieza y desinfección o el elocuente compromiso de quienes se encargan de la seguridad ciudadana. Hemos de mencionar igualmente el testimonio de los miembros de muchas parroquias y asociaciones eclesiales que atienden a los pobres, a los sin techo y a otros grupos vulnerables en la hora presente. Descuella también la entereza de cuantos cuidan de ancianos y desvalidos en sus domicilios. Notorio es el entusiasmo de los voluntarios que cotidianamente dan el do de pecho con acciones admirables. Todos ellos, y muchos más, son héroes que emprenden valiosas iniciativas, irradian generosidad, ofrecen asistencia y despliegan una maravillosa ola de caridad y altruismo entre los vecinos de nuestros barrios, pueblos y ciudades. Sin duda, estamos comprobando, en medio de esta adversidad, que somos parte de una misma y gran familia, que somos compañeros que compartimos el pan del dolor y de la esperanza. Vivimos en tribulación.

Es evidente asimismo que vivimos tiempos duros y recios, marcados por el sufrimiento, la tristeza, la incertidumbre, la amenaza y la muerte. Puede ser este un buen momento para sentir cómo las palabras orantes de los salmos bíblicos recogen una coyuntura existencial parecida a la nuestra. “Desde lo hondo a ti grito, Señor, escucha mi oración [...]. Yo espero en el Señor con toda mi alma”, (Sal 130, 1. 5). O también: “Estoy agotado de tanto gemir, baño en llanto mi cama cada noche, inundo de lágrimas mi lecho”, (Sal 6, 7). Otro salmo dice unas palabras que podríamos hacer nuestras en unos tiempos en los que hemos percibido que no éramos tan fuertes ni poderosos como soñábamos: “En mi prosperidad yo pensaba: ‘No fracasaré nunca’. Pero te escondiste, Señor, y quedé desconcertado”, (Sal 30, 7-8). Las desgarradoras palabras que Jesús pronunció en la Cruz están tomadas de otro salmo: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”, (Sal 22, 2). Pero, como en todos los casos anteriores, la Escritura Santa nos muestra que la tribulación no tiene la última palabra, sino que, confiado en el misterio infinito de la misericordia divina, el creyente se abre a la esperanza: “Yo viviré para el Señor, mi descendencia le rendirá culto, narrarán su salvación a los que nacerán después, diciendo: ‘Esto hizo el Señor’”, (Sal 22, 30-32).

En toda circunstancia se puede caminar hacia la vida eterna y la amistad con Dios. En la esperanza. San Pablo sabía mucho de aflicciones y enfermedades, tanto personales como comunitarias. En la época del apóstol, las epidemias eran muchísimo peores debido a la carencias sanitarias de entonces. Desde esa atalaya pudo formular reflexiones tan aleccionadoras como estas: “Ya estamos salvados, aunque solo en esperanza; y es claro que la esperanza que se ve no es propiamente esperanza, pues ¿quién espera lo que tiene ante los ojos? Pero si esperamos lo que no vemos, estamos aguardando con perseverancia”, (Rom 8, 24-25). En otro momento, comparte su experiencia de fragilidad en la enfermedad y dice: “Muy a gusto presumiré de mis debilidades, para que habite en mí la fuerza de Cristo. Y me complazco en soportar por Cristo debilidades, injurias, necesidades, persecuciones y angustias, porque cuando me siento débil, entonces es cuando soy fuerte”, (2 Cor 12, 9-10). ¿No podemos hacer nuestras estas palabras en esta encrucijada tan especial que nos ha tocado vivir?

Evidentemente, sentimos la fragilidad personal y colectiva, como sentimos también la amenaza de un germen patógeno que no acabamos de entender ni de controlar; pero es exactamente en esa situación donde el Señor sale a nuestro encuentro para alentarnos con su presencia y su promesa, para animarnos a multiplicar gestos de ayuda eficaz a los necesitados y para llenarnos de confianza, serenidad y esperanza. Quizás recordemos dos pasajes de la historia bíblica en los que la enfermedad generalizada hizo su aparición como amenaza global. En el libro del Éxodo, Egipto sufre el flagelo de diez plagas, que incluyen peste y úlceras, (Ex 9, 1-12). En el libro del Apocalipsis son famosos los cuatro jinetes, que tienen “poder para causar la muerte por medio de la espada, el hambre, la peste y las fieras terrestres”, (Ap 6, 8). En ambos casos, el daño y la consternación son manifiestos. Pero también, en ambos casos, brota la esperanza: al inicio de la Biblia, aparece la promesa de un éxodo hacia la tierra prometida, que mana leche y miel; al final, la plenitud de “un cielo nuevo y una tierra nueva” donde el mal ha sido definitivamente vencido, (Ap 21, 1). Es decir, que también esta etapa de pandemia global puede ser para nosotros un tiempo para no abismarnos dentro de nosotros mismos y dirigir nuestra mirada a Dios con renovada humildad. Esta crisis sanitaria puede ser una oportunidad para multiplicar los gestos de bondad hacia cuantos sufren, sabiendo que somos compañeros en la tribulación. Puede ser igualmente una ocasión propicia para crecer en la esperanza y no sucumbir a nocivos pesimismos. Irá todo bien. Saldremos de este apuro.

Que así sea, y que nuestra Señora, la Virgen de la Cabeza, interceda por nosotros en esta tesitura en que tanto necesitamos sentir su mano de Madre amorosa y cercana.

(Publicado en el Diario Jaén. 29.3.2020)

articulos
Prev Next

El "Synodale Weg" y el irreflexivo plano…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

Los obispos alemanes parecen no ser conscientes de(...)

Leer más...

No tengáis miedo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En la biografía de Benedicto XVI que acaba de publicar -de momento sólo en alemán- Peter Seewald, el Papa emérito afirma que la sociedad(...)

Leer más...

Carta de Benedicto XVI sobre San Juan Pa…

Autor: Benedicto XVI, Papa emérito

El 18 de mayo, se cumplirán 100 años desde que el papa(...)

Leer más...

Carta a un concejal despistado

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Sr. Concejal, D. Aarón Cano: Siento desmentirle, defender la verdad y decirle que se ha equivocado usted plenamente,(...)

Leer más...

Cristo y Jonás

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

A pesar de estar aún confinados, aunque ya menos que antes, ésta ha sido una semana de noticias con largo recorrido: Sínodo de Alemania,(...)

Leer más...

La ideología de género al servicio del a…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Acaba de publicarse en Alemania un libro de Peter Seewald titulado «Benedickt XVI.(...)

Leer más...

Sexo, mujeres, poder. Los tres desafíos …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La pandemia de coronavirus ha hecho que el “camino(...)

Leer más...

Poder y sinodalidad

Autor: Gerhard MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La apostolicidad y la sinodalidad son dos(...)

Leer más...

Tiempo de espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo más destacado de la semana, que no lo más importante, ha sido el enfrentamiento entre algunas Conferencias Episcopales y sus respectivos gobiernos sobre(...)

Leer más...

Hombres delicados

Autor: Carlos Andrés GÓMEZ, doctor en Filosofía

De mis años escolares tengo una enorme cantidad(...)

Leer más...

La existencia del infierno

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los interrogantes de mucha gente es si existe o no el(...)

Leer más...

La desescalada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Mientras la pandemia está en expansión en algunos países, en otros parece que ya se ha estabilizado e incluso que su incidencia va disminuyendo.(...)

Leer más...

Dios es misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Era inevitable que, más pronto o más tarde, saltara la polémica de si la pandemia que padecemos es o no un castigo divino. Destacadas(...)

Leer más...

Celibato, Amazonía, Alemania. Vuelve al …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la mañana del domingo de Pascua y en la mañana del lunes de Gloria la revista(...)

Leer más...

La pandemia a la luz del Cántico de Jere…

Autor: Anthelme ADZAKLUI, religioso FM

Desde el acontecimiento salvador de la segunda persona de la Trinidad, Jesucristo, encarnado, muerto y resucitado, la mirada del mundo(...)

Leer más...

Pulmones y corazones

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nos adentramos en el tiempo(...)

Leer más...

¡Es la Teología, estúpìdos!

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Varios amigos lamentan la cobardía de algún obispacho (contracción de «obispo(...)

Leer más...

Una Semana Santa diferente

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana han sido dos las noticias más destacadas relacionadas con la(...)

Leer más...

La Pascua del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Lo que más deseo afra es celebrar una misa”,(...)

Leer más...

La Semana Santa del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Cuando en Roma todavía era de noche, hoy martes 7 de abril el tribunal supremo de Australia(...)

Leer más...

Una Semana Santa única

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Todas las semanas, desde hace años, dedico este comentario a analizar la actualidad de la Iglesia. Esa actualidad sigue centrada en lo que la(...)

Leer más...

El régimen chino y su culpabilidad moral…

Autor: Charles MAUG BO, cardenal arzobispo de Rangún

El viernes pasado, el Papa(...)

Leer más...

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...

Dios en tiempo de coronavirus

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Gabriel García Márquez escribió en 1985 “El amor en los tiempos del cólera”, según parece basada en la historia de amor entre sus propios padres. La(...)

Leer más...

El coronavirus desde la Providencia: Lla…

Autor: José GRANADOS, sacerdote

Estos días de Cuaresma releemos la salida de Israel de Egipto,(...)

Leer más...

Coronavirus y vida eterna

Autor:Christian VIÑA, sacerdote

Dios, Nuestro Señor, nuestro Único Señor, en su admirable Providencia, nos está regalando,(...)

Leer más...

Coronavirus y clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Conferencia Episcopal alemana ha celebrado esta semana su asamblea plenaria, en la que ha salido elegido, como era previsible, un obispo(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4