Text Size
Martes, Marzo 31, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Dios en el coronavirus

Autor: Bernardo Cervellera, sacerdote

La información actualizada y en tiempo real que varios medios brindan acerca de la difusión del nuevo coronavirus Covid-19 aumenta la angustia de muchas personas en Asia, en Italia y en el mundo entero. Cuando se dio a conocer la epidemia en China y en Hong Kong, quedamos asombrados al ver la carrera para hacerse de mascarillas quirúrgicas, el acopio de alimentos no perecederos en los supermercados hasta vaciarlos y las expresiones de racismo hacia los chinos.

Luego se repitieron las mismas cosas en el resto del mundo, a medida que el virus se difundía en las distintas latitudes. Jamás pensamos que asistiríamos en pleno siglo XXI a la representación de una sociedad mundial azotada por un flagelo tan evasivo como tenaz. Pensábamos que éstas eran cosas propias de los libros de historia, como la peste del siglo XIV o del XVII, el cólera de hace dos siglos o la peste asiática del siglo pasado.

Nosotros, que vivimos en un mundo en el que la ciencia y la tecnología garantizan nuestro bienestar y ofrecen la solución para cada pequeño dolor, nos hemos dado cuenta de que no somos omnipotentes y que la imaginación de la naturaleza supera continuamente nuestra capacidad de control. Mientras que varios laboratorios - impulsados por el deseo de sacar provecho de la enfermedad - prometen que en unas pocas semanas habrá la medicina que erradique el mal, los estudiosos más serios admiten que tomará quizás un año antes de encontrar una vacuna. Mientras tanto, en este período de tiempo todavía habrá muertes, todavía infectados, todavía temores.

La forma descompuesta y a menudo violenta en que la gente reacciona a la ansiedad es un claro resultado del descubrimiento de nuestra impotencia y el miedo a la muerte. Para calmarnos necesitaríamos a alguien más poderoso que el virus, más capaz que los médicos, más capaz de garantizar nuestras vidas. Se necesitaría a Dios.

Pero es precisamente este Dios, la referencia a un garante absoluto del sentido de la espera y la enfermedad, parece tan lejano como lo es en nuestro mundo contemporáneo. Junto con Dios, la fuente de la vida, estaríamos más seguros al cruzar la muerte, más valientes al permanecer cerca de los que sufren, más diligentes y humildes en la búsqueda de la famosa vacuna.

¿Esta epidemia y este coronavirus tienen algo que ver con Dios? Como en épocas pasadas, aquí y allá surgen predicadores apocalípticos, para quienes la epidemia es ahora el último capítulo del fin del mundo, la última estratagema en manos de un Dios vengador contra el inteligente, pero soberbio hombre.

Para muchos, entonces, la única salvación es huir: lejos de la sociedad, en algún refugio atómico, en alguna montaña, como si uno pudiera salvarse y vivir solo, mientras el mundo es devastado.

Para muchos cristianos de Asia no es cuestión de huir: han encontrado a Dios en el coronavirus. Hay gente en Hong Kong que, en lugar de preocuparse por encontrar mascarillas para sí mismos, se preocupan por comprarlas y distribuirlas a los ancianos de su vecindario, que no pueden moverse. Incluso los largos períodos de aislamiento en casa se han convertido en una oportunidad para el silencio y la oración, redescubriendo esa humildad cerca de Dios que el frenesí de la omnipotencia casi había borrado.

Incluso en China, donde el gobierno había decretado el cierre indefinido de las iglesias, los fieles fueron ingeniosos para hacer memoria del Señor y transformar sus salas de estar en casas de oración con la Biblia en exhibición, flores, un crucifijo. Y aunque el poder prohíbe las actividades religiosas en lugares no registrados - como las casas privadas - las familias se reúnen, junto con sus hijos, para pedir misericordia para ellos y para el país. Y lo hacen junto con sus hijos, a quienes el gobierno en tiempos normales prohíbe asistir a misa.

Las potencias políticas del mundo, desde China hasta Italia, están tratando de mostrarse adecuadas, seguras y capaces de derrotar la amenaza a su pueblo. Mantienen abiertas las fábricas y centros comerciales, pero no las iglesias, temiendo tener que confesar ante Dios y el pueblo su aproximación. Ellos ven a Dios como un enemigo (en China), o como un estorbo inútil (en Occidente). Y en cambio Él es el mejor aliado en estos tiempos amargos: crear solidaridad entre las personas, ahora que la crisis económica nos agobia; cuidar a los jóvenes y a los ancianos con dignidad; esperar una vida sin fin, ahora que nos damos cuenta de que no somos los amos.

articulos
Prev Next

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...

Dios en tiempo de coronavirus

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Gabriel García Márquez escribió en 1985 “El amor en los tiempos del cólera”, según parece basada en la historia de amor entre sus propios padres. La(...)

Leer más...

El coronavirus desde la Providencia: Lla…

Autor: José GRANADOS, sacerdote

Estos días de Cuaresma releemos la salida de Israel de Egipto,(...)

Leer más...

Coronavirus y vida eterna

Autor:Christian VIÑA, sacerdote

Dios, Nuestro Señor, nuestro Único Señor, en su admirable Providencia, nos está regalando,(...)

Leer más...

Coronavirus y clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Conferencia Episcopal alemana ha celebrado esta semana su asamblea plenaria, en la que ha salido elegido, como era previsible, un obispo(...)

Leer más...

Dios en el coronavirus

Autor: Bernardo Cervellera, sacerdote

La información actualizada y en tiempo real que varios medios brindan(...)

Leer más...

Un obispo ante el Coronavirus

Autor: Pascal ROLAND, obispo de Ars-Belley

Más que a la epidemia de coronavirus, debemos temer a la epidemia del miedo. Por mi parte, me niego a ceder(...)

Leer más...

Re contra Zen. Les divide una muralla ch…

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote

Escribo estas palabras con dolor, al ver(...)

Leer más...

Paisaje antes de la batalla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La crisis del coronavirus tiene al mundo en vilo y eso ha hecho que otras noticias hayan pasado, esta semana, desapercibidas. Me(...)

Leer más...

Si España no hubiera descubierto América

Autor: Borja CARDELÚS, presidente de Fundación Civilización Hispánica

Suponer lo que podría haber sido, la(...)

Leer más...

¿Se lo decimos al enfermo o no?

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los problemas con el que casi todos hemos de(...)

Leer más...

La batalla de Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Una semana después de la publicación de la exhortación apostólica “Querida Amazonía”, todavía se escuchan las reacciones que ha provocado. Para los(...)

Leer más...

Francisco y el cisma de Alemania. Cronol…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El de la Amazonia es el segundo(...)

Leer más...

El silencio de Francisco, las lágrimas d…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que más impacta en la exhortación(...)

Leer más...

El Papa, en su sitio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En la Iglesia católica de rito latino, que es la práctica totalidad de la Iglesia católica, no va a haber curas casados. Y(...)

Leer más...

El relativismo y la doctrina de los Papa…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los grandes problemas de nuestro tiempo es el Relativismo.(...)

Leer más...

El principio del fin

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No sé si estamos en el principio del fin o en el fin del principio, pero sí sé que estamos en un(...)

Leer más...

El actual gobierno argentino y el aborto

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

El presidente Alberto Fernández es un conocido(...)

Leer más...

La tragedia de los inocentes

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Me han hecho reflexionar mucho unas palabras de un cardenal(...)

Leer más...

¡Viva la santa ironía!

Autor: Bruno MORENO, periodista

A veces pienso que la existencia, en este mundo creado, de(...)

Leer más...

¿Los hijos no pertenecen a los padres?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Es verdad comúnmente admitida que compete a la(...)

Leer más...

La fidelidad es el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Pasada ya, un poco al menos, la tormenta sobre la participación del Papa emérito en el libro del cardenal Sarah a favor(...)

Leer más...

¿Adversarios o hermanos en el Espíritu? …

Autor: Gerhrard L. MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La confusión mediática sobre(...)

Leer más...

Dadles vosotros de comer

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Se trata de un pasaje bien conocido, o, quizá, no tanto: lo hemos escuchado y(...)

Leer más...

El cardenal Hummes escribe a los obispos…

Autor: Aldo Maria VALLI, periodista

Las controversias de los últimos días sobre el libro del cardenal Sarah y el Papa emérito (¿o solo el cardenal Sarah?) en(...)

Leer más...

De nuevo, del libro bomba de Ratzinger y…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Del libro, escrito conjuntamente por Joseph Ratzinger/Benedicto(...)

Leer más...

Un libro bomba. Ratzinger y Sarah le pid…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Se han visto. Se han escrito. Precisamente(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4