Text Size
Martes, Marzo 31, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

¿Se lo decimos al enfermo o no?

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los problemas con el que casi todos hemos de enfrentarnos alguna vez en la vida es cuál ha de ser nuestra actitud cuando nos enfrentamos a la enfermedad grave de alguno de nuestros parientes, especialmente cuando ha llegado a la fase terminal y cómo desearíamos que se comportase nuestra familia cuando el enfermo sea yo mismo.

Personalmente lo tengo muy claro: creo que la cosa más importante que me queda por hacer en esta vida es morirme y deseo llegar a ella bien preparado, tanto humanamente, como por supuesto religiosamente. Mi madre nos expresó en muchas ocasiones que su máximo deseo era morir en gracia y desde luego murió muy bien preparada y nunca olvidaré su expresión final de alegría. En cuanto a mi padre había pedido a mi hermano mayor de comunicarle la verdad antes que falleciese. Por ello cuando se le declaró un cáncer irreversible, estábamos todos de acuerdo que había que decírselo, pero como todavía faltaban varios meses según los médicos, de momento no le dijimos nada. Pero cuando vimos que la enfermedad se agravaba, pensamos que no era conveniente esperar hasta el último día, pues podía ser en un momento imprevisto o simplemente perder la cabeza. Así que cuando dijimos a mi padre, hombre de fe, que le íbamos a dar la Unción, él mismo preguntó qué tenía, pues por una artrosis fuerte no se suele administrar este sacramento. Mi padre murió con paz y tranquilidad plenamente consciente de que le había llegado su hora y bien preparado para aceptarla.

He oído muchas confesiones en mi vida, pero dos para mí han sido inolvidables. Íbamos a decir Misa en la habitación de mi padre, en esta enfermedad, los tres hermanos sacerdotes, cuando mi hermano segundo nos dijo: «uno de los sacerdotes, que me confiese». Era la primera vez que lo hacía conmigo y recuerdo que yo estaba más nervioso que él. Por supuesto no sabíamos que como consecuencia de un accidente él iba a morir esa misma tarde. Para nosotros fue un gran consuelo que los tres que murieron (él, su esposa y una tía) comulgaron en esa Misa y que no fue el culpable del accidente. La otra fue de mi hermano mayor, mucho más frío religiosamente, pero que también se confesó y le di la Unción con plena conciencia. Siempre he agradecido de ello a las oraciones de varios conventos, a quienes pedimos rezasen por esa intención.

¿Tiene el enfermo derecho a saber lo que le pasa? El médico y la familia tienen el deber de informar al paciente sobre su situación tan perfectamente como el paciente desee razonablemente conocerla. Normalmente, no hay que informar al paciente repentinamente, exponiendo todos los datos de una vez, sino que hay que ir paso a paso, de acuerdo con la capacidad del paciente para enfrentarse con ella, y también con el tiempo más o menos disponible para esa preparación.

Hay bastante gente que no informa al paciente para no asustarle. A veces sucede lo mismo con el paciente y los unos por el otro y al revés, la casa sin barrer. Al informar al paciente de su situación, cosa que la mayoría quiere, especialmente si se hace con delicadeza y afecto, se le permite afrontarla, recibir los sacramentos si así lo desea, y quitarse de encima un problema que con frecuencia le atormenta. Ahora bien, muchos de los que están seriamente en peligro, perciben intuitivamente su situación y no desean otra cosa sino ponerse en paz con Dios y así poder afrontar tranquila y serenamente su encuentro con Él. No olvidemos el derecho del enfermo a sobrellevar su enfermedad, especialmente si ésta es grave, confortado con los auxilios de la religión. Si creemos que el enfermo es algo más que un animal, hemos de procurar que pueda verse ayudado por su fe. El Sacramento de la Unción tiene como objetivo ayudar al enfermo en su enfermedad. Aunque la enfermedad termine con la muerte, la Unción le concede las fuerzas espirituales y corporales que necesita en ese momento importante y decisivo de su existencia. Por ello no es raro que tras su confesión y la recepción de la Unción el enfermo gane en paz y serenidad y ello le permita una mejora también en lo físico, y a veces incluso una curación, al desaparecer uno de los motivos principales de angustia. El sabernos bien preparados para encontrarnos con un Dios que nos ama, es un motivo de alivio, tranquilidad e incluso alegría.

articulos
Prev Next

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...

Dios en tiempo de coronavirus

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Gabriel García Márquez escribió en 1985 “El amor en los tiempos del cólera”, según parece basada en la historia de amor entre sus propios padres. La(...)

Leer más...

El coronavirus desde la Providencia: Lla…

Autor: José GRANADOS, sacerdote

Estos días de Cuaresma releemos la salida de Israel de Egipto,(...)

Leer más...

Coronavirus y vida eterna

Autor:Christian VIÑA, sacerdote

Dios, Nuestro Señor, nuestro Único Señor, en su admirable Providencia, nos está regalando,(...)

Leer más...

Coronavirus y clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Conferencia Episcopal alemana ha celebrado esta semana su asamblea plenaria, en la que ha salido elegido, como era previsible, un obispo(...)

Leer más...

Dios en el coronavirus

Autor: Bernardo Cervellera, sacerdote

La información actualizada y en tiempo real que varios medios brindan(...)

Leer más...

Un obispo ante el Coronavirus

Autor: Pascal ROLAND, obispo de Ars-Belley

Más que a la epidemia de coronavirus, debemos temer a la epidemia del miedo. Por mi parte, me niego a ceder(...)

Leer más...

Re contra Zen. Les divide una muralla ch…

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote

Escribo estas palabras con dolor, al ver(...)

Leer más...

Paisaje antes de la batalla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La crisis del coronavirus tiene al mundo en vilo y eso ha hecho que otras noticias hayan pasado, esta semana, desapercibidas. Me(...)

Leer más...

Si España no hubiera descubierto América

Autor: Borja CARDELÚS, presidente de Fundación Civilización Hispánica

Suponer lo que podría haber sido, la(...)

Leer más...

¿Se lo decimos al enfermo o no?

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los problemas con el que casi todos hemos de(...)

Leer más...

La batalla de Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Una semana después de la publicación de la exhortación apostólica “Querida Amazonía”, todavía se escuchan las reacciones que ha provocado. Para los(...)

Leer más...

Francisco y el cisma de Alemania. Cronol…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El de la Amazonia es el segundo(...)

Leer más...

El silencio de Francisco, las lágrimas d…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que más impacta en la exhortación(...)

Leer más...

El Papa, en su sitio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En la Iglesia católica de rito latino, que es la práctica totalidad de la Iglesia católica, no va a haber curas casados. Y(...)

Leer más...

El relativismo y la doctrina de los Papa…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los grandes problemas de nuestro tiempo es el Relativismo.(...)

Leer más...

El principio del fin

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No sé si estamos en el principio del fin o en el fin del principio, pero sí sé que estamos en un(...)

Leer más...

El actual gobierno argentino y el aborto

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

El presidente Alberto Fernández es un conocido(...)

Leer más...

La tragedia de los inocentes

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Me han hecho reflexionar mucho unas palabras de un cardenal(...)

Leer más...

¡Viva la santa ironía!

Autor: Bruno MORENO, periodista

A veces pienso que la existencia, en este mundo creado, de(...)

Leer más...

¿Los hijos no pertenecen a los padres?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Es verdad comúnmente admitida que compete a la(...)

Leer más...

La fidelidad es el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Pasada ya, un poco al menos, la tormenta sobre la participación del Papa emérito en el libro del cardenal Sarah a favor(...)

Leer más...

¿Adversarios o hermanos en el Espíritu? …

Autor: Gerhrard L. MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La confusión mediática sobre(...)

Leer más...

Dadles vosotros de comer

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Se trata de un pasaje bien conocido, o, quizá, no tanto: lo hemos escuchado y(...)

Leer más...

El cardenal Hummes escribe a los obispos…

Autor: Aldo Maria VALLI, periodista

Las controversias de los últimos días sobre el libro del cardenal Sarah y el Papa emérito (¿o solo el cardenal Sarah?) en(...)

Leer más...

De nuevo, del libro bomba de Ratzinger y…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Del libro, escrito conjuntamente por Joseph Ratzinger/Benedicto(...)

Leer más...

Un libro bomba. Ratzinger y Sarah le pid…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Se han visto. Se han escrito. Precisamente(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4