Text Size
Martes, Julio 07, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La fidelidad es el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Pasada ya, un poco al menos, la tormenta sobre la participación del Papa emérito en el libro del cardenal Sarah a favor del celibato sacerdotal, merece la pena que reflexionemos sobre asuntos de fondo que, generalmente, los conflictos y escándalos impiden que veamos. Me refiero al pavoroso y rapidísimo alejamiento de la Iglesia por parte de muchos fieles, y en zonas que no habían sido tan castigadas por el secularismo hasta ahora.

Por ejemplo, Perú. Es uno de los grandes países católicos de América, con una fe firme y un amor ejemplar a Cristo, especialmente en la advocación del Señor de los Milagros. Las manifestaciones pro vida en las calles de Lima son siempre multitudinarias y, aunque a veces sus obispos no estén a la altura, el pueblo católico ha sabido organizarse por su cuenta. Pues bien, allí, en ese país profundamente religioso, una ministra de un gobierno elegido por ese mismo pueblo católico, ha decidido suprimir la fiesta del Día de la Madre y sustituirla por el “Día de las rebeldías lésbicas”. Para mí eso es una prueba de que, ni siquiera en uno de los países más católicos de Latinoamérica, se ha conseguido evitar que el secularismo agresivo alcance el poder. Y si nos fijamos en los vecinos del sur, en Chile por ejemplo, vemos que el odio a la Iglesia no cesa, como lo demuestra que esta semana han prendido fuego a otro templo; es verdad que en Chile ese odio estuvo bien alimentado por los escándalos de pederastia de muchos sacerdotes, pero eso más que la causa fue la excusa. Y si volvemos la mirada a Europa, nos encontramos con el abandono creciente de los fieles incluso en naciones que son políticamente conservadoras, como Austria, donde el declive de la Iglesia se acelera de año en año. En Alemania la situación es tan grave que ya se habla de crear parroquias ecuménicas, compartidas por católicos y luteranos, no porque les falte dinero para mantenerlas sino porque no hay fieles que acudan a ellas. Incluso Italia, un bastión del catolicismo en Europa, ve cómo sus jóvenes se han alejado ya de la Iglesia y eso se demuestra en el escasísimo número de matrimonios eclesiásticos que tienen lugar en la mayor parte del país.

Ante esto, que viene ya de años, se ha ido elaborando una propuesta: la aceptación de la modernidad para evitar que la gente se siga yendo. No se busca que vuelvan los que ya se han ido, porque eso se considera imposible, sino que no se vayan los pocos que van quedando. Para ello hay que hacerles más fácil compaginar la fe y, sobre todo, las exigencias de la moral católica con el mundo que les rodea y les asfixia. De ahí, de este intento desesperado por mantener los pocos fieles que quedan, nace lo que ya se conoce como la “nueva Iglesia”. Sus promotores, obispos y sacerdotes, están convencidos de que la “vieja Iglesia” o “Iglesia tradicional” no tiene cabida en la sociedad secularizada y multicultural de Occidente. Creen imprescindible eliminar, aunque sea gradualmente, todo lo que sea indigesto para el gusto secularizado contemporáneo. En la lista de antiguallas a suprimir figura, en primer lugar, la exigencia del celibato sacerdotal; a continuación, o a la par, viene la aceptación de las prácticas homosexuales; después, o simultáneamente, viene la aceptación del matrimonio homosexual tanto para los laicos como para los curas; al mismo nivel está el sacerdocio femenino, empezando por el diaconado y llegando al episcopado y al papado. No pararán hasta que no consigan que al frente de la Iglesia católica esté una papisa lesbiana casada con una obispa. Y esto que digo no es ni una broma ni una exageración. De hecho, ya lo tienen los luteranos, que han tenido como líder de su Iglesia en Alemania y en Suecia a una obispa lesbiana casada. Junto a esto, naturalmente, habrá grandes cambios dogmáticos, tanto en lo referente a la eclesiología como a los sacramentos e incluso a la concepción de la naturaleza de Cristo y de la función de la propia Iglesia católica. Ellos, los que promueven la “nueva Iglesia”, consideran que sólo este tipo de religión podrá ser tolerada por los grandes poderes fácticos. El problema para ellos, aunque no quieran verlo, es que esos cambios, esa demolición de lo que ellos llaman con desprecio la “Iglesia fascista conservadora”, no sirve ni siquiera para evitar que se vayan los pocos que quedan. Los protestantes -luteranos, calvinistas o anglicanos- están aún peor que los católicos, a pesar de que han aceptado hace años todo lo que ahora se nos quiere imponer a nosotros como una novedad progresista.

Creo que tenemos que asumir sin asustarnos nuestra realidad. Somos pocos y seremos menos. Seremos incluso insignificantes a la hora de influir en las grandes líneas del gobierno mundial, tanto a nivel social como económico. Pero podemos mantener la dignidad y eso es lo único que nos va a quedar y en lo que debemos concentrar nuestros esfuerzos. El proyecto de “nueva Iglesia” me recuerda a esas señoras que intentan retener la hermosura que tuvieron a base de dinero y estiramientos en su piel; al final, la vejez llega y las convierte, físicamente, en penosas caricaturas de lo que un día fueron. En cambio, la despreciada, insultada y odiada Iglesia tradicional, me recuerda a la Madre Teresa de Calcuta; su cara estaba llena de arrugas, pero tenía la belleza de la honestidad y de la fidelidad, porque no había invertido nada en mejorar su aspecto, sino que lo había dado todo por amor a Cristo y a los pobres. Debemos aceptar nuestra pobreza, nuestra minoridad, sin asustarnos. Somos pocos y seremos menos. Habrá que cerrar muchos templos. No nos tendrán en cuenta y nos marginarán. Pero no nos despreciarán si somos fieles a nuestros principios, si somos fieles a Cristo y a sus enseñanzas. Seremos pobres, pero seremos honestos y, al fin, seremos respetados porque hemos sabido ser fieles. En cambio, si nos vendemos por un plato de lentejas, seremos como aquella sal de la que hablaba Jesucristo, que se había vuelto insípida y era echada fuera y pisada por los hombres. El futuro es de una Iglesia fiel, pequeña y pobre, pero levadura en la masa. Lo otro, la “nueva Iglesia” no es futuro porque no tiene futuro y yo creo que ellos lo saben, aunque no quieran reconocerlo.

articulos
Prev Next

Experimento social de libro en Seattle

Autor: Jorge SOLEY, periodista

Lo que ha sucedido durante el mes de junio en Seattle ha sido una auténtica delicia para cualquier observador de la realidad. Nos referimos, claro está, a lo que(...)

Leer más...

De nuevo, el Concilio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El Concilio Vaticano II vuelve a estar en el centro del debate interno en la Iglesia, aunque esta vez ese debate se esté dando(...)

Leer más...

Regresar a Galilea en tiempos de pandemi…

Autor: Isabel VARGAS, ama de casa

Inimaginable cuando estábamos celebrando el fin y principio de año 2019-2020, que en pocos días un minúsculo virus, el(...)

Leer más...

María, misericordia, esperanza y consuel…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

En el pasado mes de junio, el Santo Padre sumó tres nuevas invocaciones marianas a las Letanías(...)

Leer más...

Los enemigos del perdón

Autor: Santiago Martín, sacerdote FM

El marxismo ha ocasionado muchos males a la Iglesia. El primero fue convencer a muchos pastores de que no había que hablar de la(...)

Leer más...

El rejuvenecer del águila

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

En esta mi bendita “clausura” del confinamiento, me trae el corazón a la memoria, junto a una multitud de gracias y gozos, alguna que(...)

Leer más...

Dos años de la reforma del Catecismo sob…

Autor: Francisco C. LÓPEZ, doctor en Ciencias Políticas

Se cumplen dos años de la reforma del número 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica sobre la pena de muerte. Leer más...

El fracaso del acuerdo de 2018 con China

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El próximo 22 de septiembre,(...)

Leer más...

María, poder y gloria

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La noticia de esta semana ha sido la salida del Papa emérito del Vaticano para ir a Alemania, a Ratisbona, a acompañar a su(...)

Leer más...

Charles de Foucauld y el islam

Autor: Juan Carlos SOLEY, economista

La noticia de la próxima canonización(...)

Leer más...

¿Qué nos dice hoy el Inmaculado Corazón …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Este año se cumplen 50 años desde que se(...)

Leer más...

Agustino de clausura

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

Es un “empleo” que tuve en alguna rara ocasión, obligado por uno de mis posoperatorios, pero entonces con dolores, sacrificado, y no de muy(...)

Leer más...

La Iglesia alemana, entre "reclamo nacio…

Autor: Roberto PERTICI, historiador

Los artículos de Sandro Magister y Pietro De Marco(...)

Leer más...

Año del Agradecimiento

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dicen que en las grandes crisis sale de dentro lo mejor y también lo peor que hay en el hombre. En esta terrible pandemia(...)

Leer más...

Dar al César en una epidemia. Los límite…

Phil LAWLER, periodista

Mi amigo y colega Jeff Mirus nos advierte de que no debemos apresurarnos a juzgar(...)

Leer más...

Negocios vaticanos. La venganza del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Han impactado, el 5 de junio, el arresto y(...)

Leer más...

Pandemia, cuarentena, funcionarios, past…

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

La palabra pandemia, como tantas otras(...)

Leer más...

Luz, sal, levadura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La difícil situación generada en Estados Unidos tras el presunto asesinato de George Floyd, afroamericano, a manos de un policía, con saqueos e incendios(...)

Leer más...

Sínodo alemán. Sobre el nuevo presidente…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

En las aventuras revolucionarias, las formulaciones de la(...)

Leer más...

Cansados y agobiados

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Leer más...

Abandonarse en Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En el comentario a la actualidad de la Iglesia de la semana pasada, afirmé que adaptarse es sucumbir. No soy ningún profeta. Me limito(...)

Leer más...

San José de Arimatea

Autor: Ana HERNÁNDEZ, periodista

No estaba en el radar de Jesús, no queda constancia de una conversación,(...)

Leer más...

Las ideologías dominantes y la Iglesia

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El reciente acuerdo entre el Partido Socialista, Podemos y Bildu ha hecho saltar(...)

Leer más...

Adaptarse es sucumbir

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras en algunos países los obispos siguen peleando con los respectivos gobiernos por la negativa de estos a permitir las misas con público -los más(...)

Leer más...

El "Synodale Weg" y el irreflexivo plano…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

Los obispos alemanes parecen no ser conscientes de(...)

Leer más...

No tengáis miedo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En la biografía de Benedicto XVI que acaba de publicar -de momento sólo en alemán- Peter Seewald, el Papa emérito afirma que la sociedad(...)

Leer más...

Carta de Benedicto XVI sobre San Juan Pa…

Autor: Benedicto XVI, Papa emérito

El 18 de mayo, se cumplirán 100 años desde que el papa(...)

Leer más...

Carta a un concejal despistado

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Sr. Concejal, D. Aarón Cano: Siento desmentirle, defender la verdad y decirle que se ha equivocado usted plenamente,(...)

Leer más...

Cristo y Jonás

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

A pesar de estar aún confinados, aunque ya menos que antes, ésta ha sido una semana de noticias con largo recorrido: Sínodo de Alemania,(...)

Leer más...

La ideología de género al servicio del a…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Acaba de publicarse en Alemania un libro de Peter Seewald titulado «Benedickt XVI.(...)

Leer más...

Sexo, mujeres, poder. Los tres desafíos …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La pandemia de coronavirus ha hecho que el “camino(...)

Leer más...

Poder y sinodalidad

Autor: Gerhard MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La apostolicidad y la sinodalidad son dos(...)

Leer más...

Tiempo de espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo más destacado de la semana, que no lo más importante, ha sido el enfrentamiento entre algunas Conferencias Episcopales y sus respectivos gobiernos sobre(...)

Leer más...

Hombres delicados

Autor: Carlos Andrés GÓMEZ, doctor en Filosofía

De mis años escolares tengo una enorme cantidad(...)

Leer más...

La existencia del infierno

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los interrogantes de mucha gente es si existe o no el(...)

Leer más...

La desescalada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Mientras la pandemia está en expansión en algunos países, en otros parece que ya se ha estabilizado e incluso que su incidencia va disminuyendo.(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4