Text Size
Lunes, Marzo 30, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Más frías las relaciones entre el Vaticano e Irán

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A seis días del asesinato en Bagdad del general iraní Qassem Suleimani (en la foto con el ayatolá Ali Khamenei), era fuerte la expectativa de lo que habría dicho Francisco en el tradicional discurso de comienzo de año al cuerpo diplomático.

El Papa se expresó al respecto con estas palabras, retomando lo ya dicho por él en el Angelus del 5 de enero:

“De modo particular, son preocupantes las señales que llegan de toda la región [de Oriente Medio], después del aumento de la tensión entre Irán y los Estados Unidos y que amenazan poner en riesgo ante todo el lento proceso de reconstrucción de Irak, como también crear las bases de un conflicto a mayor escala que todos desearíamos poder evitar. Por lo tanto, renuevo mi llamamiento para que todas las partes interesadas eviten el aumento de la confrontación y mantengan ‘encendida la llama del diálogo y del autocontrol’, en el pleno respeto de la legalidad internacional”.

Se advierte que entre la Santa Sede e Irán hay una cercanía de larga data. Las relaciones diplomáticas provienen desde 1954 y también con el Islam chiita y sus ayatolás hay una tradición de intercambios culturales más consolidada que con el Islam sunita. En el terreno geopolítico, la diplomacia vaticana ha visto generalmente en Irán un factor de estabilización más que de confrontación, además que de protección de las minorías cristianas en Irán mismo y en la vecina Siria. Durante el conflicto sirio todavía en curso, la Santa Sede siempre tomo partido por la permanencia en el poder de Bashar el Assad, de hecho asegurada principalmente por las milicias al Quds de Suleimani, implacables con la población civil no menos que con los combatientes

Pero recientemente en el Vaticano hubo algunas señales de distanciamiento crítico de esta tradicional buena vecindad con la República Islámica de Irán.

El cuaderno de “La Civiltà Cattolica” mandado a la prensa pocas horas antes del asesinato de Suleimani es un “test” interesante de cómo el Vaticano mira hoy las ambiciones de hegemonía de Irán sobre el Líbano y sobre Irak, además de sobre Siria.

Giovanni Sale – el jesuita que se ocupa del mundo musulmán en la revista dirigida por el padre Antonio Spadaro y publicada con el “visto bueno” preventivo del Papa – dedica diez páginas a las revueltas populares que agitan desde hace algunos meses el Líbano, Irak y el mismo Irán.

Y en lo que respecta a Irak, el padre Sale escribe que los objetivos principales de la protesta, prevalentemente juvenil, son precisamente “los ayatolás de Teherán, muy interesados en controlar estratégicamente la región de la llamada ‘media luna chiita’”.

En Irak – explica el jesuita – rige actualmente “un sistema no oficial de cuotas”, que “reparte el poder entre los primeros tres grupos de electores: los chiitas, los sunitas y los kurdos”, asignando la preeminencia a los primeros, con el apoyo también armado de Irán.

Y ese apoyo armado ha entrado puntualmente en acción desde el comienzo de la revuelta popular contra el predominio iraní. Escribe el padre Sale:

“Desde que estalló la protesta el 1 de octubre de 2019, según las estimaciones oficiales, el número de muertos ha sido de alrededor de 360, mientras que el de los heridos ha sido de 16.000. Durante la primera semana de la revuelta hubo francotiradores no identificados, pero atribuidos a Irán, que disparaban contra la multitud. También participaron activamente en la represión, disparando balas reales, los policías antidisturbios de la Brigada 46, a cargo de la seguridad de la ultra protegida 'zona verde', donde reside el gobierno”.

Pero no obstante esto – prosigue el jesuita – las protestas se extendieron desde mediados de noviembre también en Irán. Y también allí fueron reprimidas sanguinariamente:

“Muchos manifestantes protestan por la costosa política exterior llevada a cabo por la República Islámica en apoyo de sus propios aliados y clientes regionales: el Hezbolá en el Líbano, los hutíes en Yemen, el gobierno sirio y las numerosas milicias chiitas iraquíes. [...] Las manifestaciones fueron duramente reprimidas por la policía, que no dudó en utilizar, como en Iraq, balas reales contra los manifestantes, causando, según Amnistía Internacional, al menos 208 muertes. […] Pero las revueltas continuaron, también porque el descontento social que sacude al país no es solamente económico, sino más profundo. Se enfrenta la exportación de la revolución islámica que legitima el régimen y gasta dinero público en guerras lejanas, privando a sus ciudadanos de servicios básicos ".

Escribe el padre Sale en la conclusión de su análisis:

“La propaganda del régimen interpretó de inmediato los hechos de acuerdo con los clichés habituales: las insurrecciones callejeras fueron manipuladas por los enemigos de la revolución islámica. [...] Pero incluso si las protestas en Irán, Irak y Líbano se detuvieran de alguna manera, el problema para Teherán continuaría. No son solamente los estadounidenses, los israelíes o los sauditas quienes quieren contener la influencia chiita en la región y preocupar a los gobernantes de la República Islámica. La presión también proviene de las comunidades empobrecidas y desilusionadas de Medio Oriente, para las cuales los viejos eslóganes sobre la resistencia contra los 'enemigos externos' de la revolución chiita ya no son suficientes y ni siquiera necesarios ".

*

Hasta aquí lo que escribe “La Civiltà Cattolica”. Pero está también lo no dicho, lo que el Vaticano sabe pero prefiere callar. Entre esto no dicho está el rol desempeñado durante muchos años por el general Suleimani, antes que un misil lanzado por un dron estadounidense lo aniquilara metros afuera del aeropuerto de Bagdad, en la noche entre el 2 y el 3 de enero.

Cuando el padre Sale alude a los "francotiradores no identificados pero atribuidos a Irán" que disparaban contra los manifestantes en Bagdad, no explicita que al comienzo de la protesta, cuando las fuerzas de seguridad iraquíes se reunieron con el primer ministro Adil Abdul Mahdi, chiita, para decidir cómo reprimir la protesta, quien estuvo presente para dirigir la reunión fue el propio Suleimani en persona, tal como se informó a través de una detallada correspondencia de Associated Press. Y al día siguiente, los francotiradores comenzaron a disparar desde los techos.

Al proporcionar el número de víctimas de Bagdad, "La Civiltà Cattolica" se atiene a las "estimaciones oficiales". Pero en tres meses de manifestaciones, los muertos y heridos parecen haber sido muchos más, respectivamente 600 y 22 mil, según lo informa en el Corriere della Sera, en su edición del 8 de enero, Ahmed sl Mutlak, miembro del parlamento y secretario general del partido iraquí sunita llamado Negociación y Cambio.

También se le atribuye a Suleimani, en Irak, la desaparición de 12.000 iraquíes sunitas, capturados como sospechados opositores mientras huían hacia el sur de las regiones ocupadas, y luego perdidas, por el ISIS.

En Irak, las milicias chiitas comandadas directa o indirectamente por Suleimani tienen más de 140.000 combatientes, en su mayoría infiltrados por Irán y entrecruzados con el cuerpo militar oficial. Por ejemplo, dice Ahmed sl Mutlak a "Corriere", el jefe militar de Ashad al Shaabi, es decir, de las Fuerzas de Movilización Popular chiitas, es el mismo Faleh al Fayaz que dirige el servicio de inteligencia militar iraquí, y cuyo número dos era Abu Mahdi al Muhandis, asesinado junto a Suleimani en el vehículo alcanzado por el misil estadounidense. Al Muhandis era también el jefe de los Kataib Hezbollah, es decir, de los Batallones del Partido de Dios, la milicia chiita que a fines de diciembre dirigió el asalto contra la embajada estadounidense en Bagdad y que a mediados de diciembre había masacrado a decenas de pacíficos manifestantes en el garaje. de Bagdad en el que pernoctaban, según los testigos escuchados por Daniele Raineri, el enviado de "Foglio".

Suleimani era el todopoderoso estratega al frente de las milicias al Quds de los Guardianes de la Revolución, la fuerza de élite del ejército de la República Islámica de Irán a cargo de llevar a cabo operaciones encubiertas en el extranjero.

La guerra en Siria en apoyo del régimen pro iraní de Assad había sido su mayor ejercicio. En 2015, fue Suleimani quien convenció a Putin para que interviniera con los aviones bombarderos rusos, mientras él se encargó de la batalla en el terreno, enviando a combatir a cientos de mercenarios chiitas reclutados en Afganistán, Pakistán, Irak y solo de manera limitada en Irán. Para conquistar un distrito de la ciudad o una aldea Suleimani practicaba una guerra de ahorro de recursos: no el riesgoso combate casa por casa, sino el asedio. No más agua, ni alimentos ni medicinas para toda la población, sin distinguir entre militares y civiles. Con cientos de miles de víctimas. Los sobrevivientes no han llorado su asesinato acontecido algunos días atrás.

En Irán, en el mar de la multitud congregada para su funeral, no estuvieron los que se habían manifestado en las semanas anteriores precisamente contra esa "exportación de la revolución islámica", que era el objetivo principal de la acción de Suleimani.

Sobre todo, no estuvieron las familias de los "al menos 208 muertos" que, según el recuento de Amnistía Internacional informado por "La Civiltà Cattolica", fueron el último precio de esa demanda de libertad a la que Suleimani odiaba tanto.

articulos
Prev Next

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...

Dios en tiempo de coronavirus

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Gabriel García Márquez escribió en 1985 “El amor en los tiempos del cólera”, según parece basada en la historia de amor entre sus propios padres. La(...)

Leer más...

El coronavirus desde la Providencia: Lla…

Autor: José GRANADOS, sacerdote

Estos días de Cuaresma releemos la salida de Israel de Egipto,(...)

Leer más...

Coronavirus y vida eterna

Autor:Christian VIÑA, sacerdote

Dios, Nuestro Señor, nuestro Único Señor, en su admirable Providencia, nos está regalando,(...)

Leer más...

Coronavirus y clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Conferencia Episcopal alemana ha celebrado esta semana su asamblea plenaria, en la que ha salido elegido, como era previsible, un obispo(...)

Leer más...

Dios en el coronavirus

Autor: Bernardo Cervellera, sacerdote

La información actualizada y en tiempo real que varios medios brindan(...)

Leer más...

Un obispo ante el Coronavirus

Autor: Pascal ROLAND, obispo de Ars-Belley

Más que a la epidemia de coronavirus, debemos temer a la epidemia del miedo. Por mi parte, me niego a ceder(...)

Leer más...

Re contra Zen. Les divide una muralla ch…

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote

Escribo estas palabras con dolor, al ver(...)

Leer más...

Paisaje antes de la batalla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La crisis del coronavirus tiene al mundo en vilo y eso ha hecho que otras noticias hayan pasado, esta semana, desapercibidas. Me(...)

Leer más...

Si España no hubiera descubierto América

Autor: Borja CARDELÚS, presidente de Fundación Civilización Hispánica

Suponer lo que podría haber sido, la(...)

Leer más...

¿Se lo decimos al enfermo o no?

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los problemas con el que casi todos hemos de(...)

Leer más...

La batalla de Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Una semana después de la publicación de la exhortación apostólica “Querida Amazonía”, todavía se escuchan las reacciones que ha provocado. Para los(...)

Leer más...

Francisco y el cisma de Alemania. Cronol…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El de la Amazonia es el segundo(...)

Leer más...

El silencio de Francisco, las lágrimas d…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que más impacta en la exhortación(...)

Leer más...

El Papa, en su sitio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En la Iglesia católica de rito latino, que es la práctica totalidad de la Iglesia católica, no va a haber curas casados. Y(...)

Leer más...

El relativismo y la doctrina de los Papa…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los grandes problemas de nuestro tiempo es el Relativismo.(...)

Leer más...

El principio del fin

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No sé si estamos en el principio del fin o en el fin del principio, pero sí sé que estamos en un(...)

Leer más...

El actual gobierno argentino y el aborto

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

El presidente Alberto Fernández es un conocido(...)

Leer más...

La tragedia de los inocentes

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Me han hecho reflexionar mucho unas palabras de un cardenal(...)

Leer más...

¡Viva la santa ironía!

Autor: Bruno MORENO, periodista

A veces pienso que la existencia, en este mundo creado, de(...)

Leer más...

¿Los hijos no pertenecen a los padres?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Es verdad comúnmente admitida que compete a la(...)

Leer más...

La fidelidad es el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Pasada ya, un poco al menos, la tormenta sobre la participación del Papa emérito en el libro del cardenal Sarah a favor(...)

Leer más...

¿Adversarios o hermanos en el Espíritu? …

Autor: Gerhrard L. MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La confusión mediática sobre(...)

Leer más...

Dadles vosotros de comer

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Se trata de un pasaje bien conocido, o, quizá, no tanto: lo hemos escuchado y(...)

Leer más...

El cardenal Hummes escribe a los obispos…

Autor: Aldo Maria VALLI, periodista

Las controversias de los últimos días sobre el libro del cardenal Sarah y el Papa emérito (¿o solo el cardenal Sarah?) en(...)

Leer más...

De nuevo, del libro bomba de Ratzinger y…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Del libro, escrito conjuntamente por Joseph Ratzinger/Benedicto(...)

Leer más...

Un libro bomba. Ratzinger y Sarah le pid…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Se han visto. Se han escrito. Precisamente(...)

Leer más...

Prepararse para la persecución

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Tres países, tres tragedias. Y digo tres, pero podría añadir muchos más. Me refiero a Venezuela, Nicaragua y China. Podría añadir Cuba,(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4