Text Size
Viernes, Abril 10, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

ultimasnoticias

Monseñor Barron critica la película "Los dos Papas" de Netflix

El obispo Robert Barron, auxiliar de Los Ángeles, ha criticado duramente la película de Netflix «Los dos Papas» en un artículo Word on Fire. Según el obispo se trata de una caricatura de Benedicto XVI y muy superficial en el trato.

El obispo Robert Barron, auxiliar de Los Ángeles, ha criticado duramente la película de Netflix «Los dos Papas» en un artículo Word on Fire titulado 'El único Papa'. Según el obispo se trata de una caricatura de Benedicto XVI y muy superficial en el trato, que tiene que hacer violencia a ambos papas, y convierte lo que podría haber sido un estudio de personajes sumamente interesante en una predecible y tediosa apología de la versión preferida del catolicismo por el cineasta.

El único Papa

Los dos papas, la nueva y muy aclamada película de Netflix, debería llamarse, por derecho, El único papa, ya que presenta un retrato bastante matizado, texturizado y simpático de Jorge Mario Bergoglio (Papa Francisco) y una caricatura completa de Joseph Ratzinger (Papa Benedicto XVI). Este desequilibrio socava fatalmente la película, cuyo propósito, al parecer, es mostrar que el viejo gruñón y legalista Benedicto encuentra su orientación espiritual a través de los ministerios de un amistoso y previsor Francisco. Pero tal trayectoria temática finalmente hace violencia a ambas figuras, y convierte lo que podría haber sido un estudio de personajes sumamente interesante en una predecible y tediosa apología de la versión preferida del catolicismo por el cineasta.

Que se trata de una caricatura de Ratzinger queda claro cuando, en los primeros minutos de la película, se presenta al cardenal bávaro como un ambicioso plan para asegurar su elección como Papa en 2005. Al menos en tres ocasiones, el verdadero cardenal Ratzinger le rogó a Juan Pablo II que le permitiera retirarse de su cargo como jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe y retomar una vida de estudio y oración. Se quedó solamente porque Juan Pablo rechazó categóricamente los pedidos. Y en 2005, a la muerte de Juan Pablo, incluso los oponentes ideológicos de Ratzinger admitieron que el cardenal, que tenía 78 años en ese momento, no quería nada más que regresar a Baviera y escribir su Cristología. La ambiciosa trama encaja, por supuesto, en la caricatura del hombre de iglesia «conservador», pero no tiene absolutamente nada que ver con el Joseph Ratzinger de carne y hueso. Además, en la escena que representa un encuentro imaginario entre el Papa Benedicto y el Cardenal Bergoglio en los jardines de Castel Gandolfo, el anciano Papa arremete con el ceño fruncido contra su colega argentino, criticando amargamente la teología del Cardenal. Una vez más, incluso los detractores de Joseph Ratzinger admiten que el «Rottweiler de Dios» es de hecho invariablemente amable, de voz suave y gentil en su trato con los demás. El ideólogo de los ladridos es, de nuevo, una caricatura conveniente, pero ni siquiera se acerca al verdadero Ratzinger.

Pero el error más grave se produce hacia el final de la película cuando un desanimado Benedicto, decidido a renunciar al papado, admite que había dejado de oír la voz de Dios y ¡que había empezado a oírla de nuevo sólo a través de su recién descubierta amistad con el cardenal Bergoglio! Al decir lo siguiente no quiero faltarle el respeto al verdadero Papa Francisco, pero que uno de los católicos más inteligentes y espiritualmente alerta de los últimos cien años requiera la intervención del Cardenal Bergoglio para poder escuchar la voz de Dios es más que absurdo. Desde el principio hasta el final de su carrera, Ratzinger/Benedicto ha producido una de las teologías más luminosas espiritualmente en la gran tradición. Que en el año 2012 estaba físicamente cansado y enfermo, y que se sentía incapaz de gobernar el gran aparato de la Iglesia Católica, sí, por supuesto. Pero que estaba espiritualmente perdido . . . de ninguna manera. Una vez más, puede ser una fantasía de algunos de la izquierda que los «conservadores» escondan su bancarrota espiritual detrás de un barniz de reglas y autoritarismo, pero uno se vería en la obligación de aplicar esta hermenéutica a Joseph Ratzinger.

Lo mejor de esta película son los flashbacks de etapas anteriores de la vida de Jorge Bergoglio, que arrojan una luz considerable sobre el desarrollo psicológico y espiritual del futuro Papa. La escena que muestra su poderoso encuentro con un confesor que se está muriendo de cáncer es particularmente conmovedora, y el tratamiento inflexible de su trato con dos sacerdotes jesuitas bajo su autoridad durante la «Guerra Sucia» en Argentina explica en gran medida su compromiso con los pobres y con un estilo de vida sencillo. Lo que habría mejorado infinitamente la película, a mi humilde juicio, es un tratamiento similar con respecto a Joseph Ratzinger. Si hubiéramos tenido un flashback del muchacho de dieciséis años de una familia ferozmente antinazi, presionado a hacer el servicio militar en los últimos días del Tercer Reich, entenderíamos mejor la profunda sospecha de Ratzinger de las utopías secularistas/totalitarias y de los cultos a la personalidad. Si hubiéramos tenido un flashback del joven sacerdote, peritus del Cardenal Frings, liderando la facción liberal en el Vaticano II y deseoso de apartarse del conservadurismo preconciliar, habríamos entendido que no era un simple guardián del status quo. Si hubiéramos tenido un flashback del profesor de Tubinga, escandalizado por un extremismo postconciliar que estaba tirando al bebé teológico con el agua del baño, podríamos haber entendido su reticencia respecto a los programas que abogaban el cambio por el cambio. Si hubiéramos tenido un flashback del prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe componiendo un documento matizado, a la vez reflexivamente crítico y profundamente apreciativo de la Teología de la Liberación, podríamos haber comprendido que el Papa Benedicto no era de ninguna manera indiferente a la difícil situación de los pobres.

Ahora, me doy cuenta de que tal tratamiento hubiera hecho una película mucho más larga, pero ¿a quién le importa? Yo estaba dispuesto a sentarme durante tres horas y media de El irlandés. Me hubiera gustado ver cuatro horas de una película tan honesta y perspicaz sobre Joseph Ratzinger como sobre Jorge Mario Bergoglio. Habría sido no sólo un estudio psicológico fascinante, sino también una mirada esclarecedora a dos perspectivas eclesiales diferentes, pero profundamente complementarias. En cambio, tuvimos más bien una película de dibujos animados.

articulos
Prev Next

La Pascua del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Lo que más deseo afra es celebrar una misa”,(...)

Leer más...

La Semana Santa del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Cuando en Roma todavía era de noche, hoy martes 7 de abril el tribunal supremo de Australia(...)

Leer más...

Una Semana Santa única

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Todas las semanas, desde hace años, dedico este comentario a analizar la actualidad de la Iglesia. Esa actualidad sigue centrada en lo que la(...)

Leer más...

El régimen chino y su culpabilidad moral…

Autor: Charles MAUG BO, cardenal arzobispo de Rangún

El viernes pasado, el Papa(...)

Leer más...

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...

Dios en tiempo de coronavirus

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Gabriel García Márquez escribió en 1985 “El amor en los tiempos del cólera”, según parece basada en la historia de amor entre sus propios padres. La(...)

Leer más...

El coronavirus desde la Providencia: Lla…

Autor: José GRANADOS, sacerdote

Estos días de Cuaresma releemos la salida de Israel de Egipto,(...)

Leer más...

Coronavirus y vida eterna

Autor:Christian VIÑA, sacerdote

Dios, Nuestro Señor, nuestro Único Señor, en su admirable Providencia, nos está regalando,(...)

Leer más...

Coronavirus y clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Conferencia Episcopal alemana ha celebrado esta semana su asamblea plenaria, en la que ha salido elegido, como era previsible, un obispo(...)

Leer más...

Dios en el coronavirus

Autor: Bernardo Cervellera, sacerdote

La información actualizada y en tiempo real que varios medios brindan(...)

Leer más...

Un obispo ante el Coronavirus

Autor: Pascal ROLAND, obispo de Ars-Belley

Más que a la epidemia de coronavirus, debemos temer a la epidemia del miedo. Por mi parte, me niego a ceder(...)

Leer más...

Re contra Zen. Les divide una muralla ch…

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote

Escribo estas palabras con dolor, al ver(...)

Leer más...

Paisaje antes de la batalla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La crisis del coronavirus tiene al mundo en vilo y eso ha hecho que otras noticias hayan pasado, esta semana, desapercibidas. Me(...)

Leer más...

Si España no hubiera descubierto América

Autor: Borja CARDELÚS, presidente de Fundación Civilización Hispánica

Suponer lo que podría haber sido, la(...)

Leer más...

¿Se lo decimos al enfermo o no?

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los problemas con el que casi todos hemos de(...)

Leer más...

La batalla de Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Una semana después de la publicación de la exhortación apostólica “Querida Amazonía”, todavía se escuchan las reacciones que ha provocado. Para los(...)

Leer más...

Francisco y el cisma de Alemania. Cronol…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El de la Amazonia es el segundo(...)

Leer más...

El silencio de Francisco, las lágrimas d…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que más impacta en la exhortación(...)

Leer más...

El Papa, en su sitio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En la Iglesia católica de rito latino, que es la práctica totalidad de la Iglesia católica, no va a haber curas casados. Y(...)

Leer más...

El relativismo y la doctrina de los Papa…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los grandes problemas de nuestro tiempo es el Relativismo.(...)

Leer más...

El principio del fin

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No sé si estamos en el principio del fin o en el fin del principio, pero sí sé que estamos en un(...)

Leer más...

El actual gobierno argentino y el aborto

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

El presidente Alberto Fernández es un conocido(...)

Leer más...

La tragedia de los inocentes

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Me han hecho reflexionar mucho unas palabras de un cardenal(...)

Leer más...

¡Viva la santa ironía!

Autor: Bruno MORENO, periodista

A veces pienso que la existencia, en este mundo creado, de(...)

Leer más...

¿Los hijos no pertenecen a los padres?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Es verdad comúnmente admitida que compete a la(...)

Leer más...

La fidelidad es el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Pasada ya, un poco al menos, la tormenta sobre la participación del Papa emérito en el libro del cardenal Sarah a favor(...)

Leer más...

¿Adversarios o hermanos en el Espíritu? …

Autor: Gerhrard L. MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La confusión mediática sobre(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4