Text Size
Miércoles, Abril 08, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La acción de San Pablo en el Areópago

Autor: Leonardo LUGARESI, profesor de Teología

El primer punto sobre el cual concentrar la atención es la dedicación “a un dios desconocido” que san Pablo afirma haber visto escrita en la plataforma de un altar de Atenas, y de la cual comienza su discurso kerigmático a los filósofos paganos de la ciudad.

En la mentalidad religiosa politeísta de la época, el significado de esa dedicación debía ser muy diferente del que san Pablo le atribuye. Como todo sistema religioso, también el politeísmo greco-romano debe comprenderlo, si quiere gestionar la relación con lo divino – que a fin de cuentas es la razón de ser de toda religión. Pero lo divino – en cuanto por definición es supra-humano – no es comprensible por parte del hombre. Y entonces el modo politeísta de resolver este problema es buscar soportar el impacto de la sobreabundancia divina a través de la multiplicación serial de las denominaciones divinas y de las respectivas prácticas cultuales. Por eso la inclusividad es una de sus características esenciales, sin la cual fracasa y muere. Sin embargo, en su esfuerzo de trazar todo el mundo divino el politeísmo está de todos modos obligado a admitir que no conoce todos los nombres de los dioses. De aquí la ansiedad que induce al devoto a agregar justamente la invocación a un “dios desconocido”, para estar seguro de no haber dejado afuera a ninguno.

Ahora bien, lo que san Pablo hace al recoger esta apelación que viene del corazón del paganismo – y dando, al principio, la impresión de valorizarlo – es precisamente cambiar profundamente el sentido y denunciar el fracaso de tal línea de conducta religiosa.

Si, efectivamente, el título “dios desconocido” no es otra cosa que el sustituto de un posterior nombre divino, al hombre religioso le quedaría siempre la duda que puede haber todavía otra forma de expresión de lo divino que esa etiqueta no cubre. Poner en la cuenta una “n” desconocida no le es suficiente al politeísmo para resolver su ecuación teológica, dada la hipótesis siempre inminente que las manifestaciones de lo divino pueden, por el contrario, ser “n + 1”.

Es necesario entonces que el “dios desconocido” signifique mucho más. No simplemente “un” dios desconocido, sino “el” Dios desconocido, es decir, el verdadero Dios. Ese Dios desconocido que el politeísmo no está en condiciones de aferrar y que, por el contrario, san Pablo proclama que ha venido a revelar.

Es necesario entonces que la radicalidad de lo divino respecto al modo en el que la religión politeísta lo piensa sea reconocida por ésta. Y es precisamente en este reconocimiento del límite el requisito previo que sólo puede abrir a los interlocutores de san Pablo hacia una verdadera escucha de su mensaje, venciendo la fácil tentación de reducirlo a un “anunciador de divinidades extranjeras”, para tratarlo según la lógica inclusiva del sistema religioso vigente, es decir, con una cooptación en el panteón.

La “krisis” cristiana aquí ejercitada por san Pablo – separando de su contexto un elemento del politeísmo, profundizándolo y recolocándolo en otro plano de la verdad – se configura de este modo como un encuentro que, al ingresar dentro de ese ambiente cultural, lo pone en discusión internamente y lo juzga. La “krisis” actúa como una espada que corta y desestructura el sistema con el que confronta, obligando a los que son sus artífices, usuarios y defensores a cuestionar sus propias certezas.

Este examen, o si se quiere, esta purificación, es la premisa necesaria para una “chrêsis”, para un uso recto de todos esos elementos de la cultura pagana de la que los cristianos reconocen el valor.

*

Pero el segundo aspecto del relato de Hch 17, 16-34 que es necesario subrayar es que también san Pablo lleva a cabo una revisión crítica de su actitud inicial. En otras palabras, la “krisis” opera también sobre él.

El texto dice efectivamente que el apóstol “tembló de indignación en su espíritu al ver que la ciudad estaba llena de ídolos”. Préstese atención: esta violenta reacción suya no es de ninguna manera psicológica, sino cultural, en el sentido que corresponde plenamente a un código de comportamiento que un fariseo piadoso como Saulo/Pablo tiene perfectamente interiorizado. Es la respuesta única y necesaria que un seguidor del Dios verdadero debe dar frente a la idolatría, a la cual se le responde solamente con la indignación y la condena. ¿Pero ésta es ya la “krisis”? No, porque no se trata de un juicio que entra, separa y, en consecuencia, distingue, sino más bien es un juicio que queda afuera y rechaza en bloque. Sobre esta base, evidentemente, no es posible ninguna “chrêsis”.

Pero el relato prosigue diciendo que san Pablo no sólo “discutía mientras tanto en la sinagoga, con los judíos y los adoradores” – lo que parece totalmente coherente con indignada repulsa de la idolatría pagana de la que hablamos recién –, sino también “en el ágora, día tras día, con los que encontraba”, y esto, por otro lado, está lejos de ser obvio.

No me detengo en el implícito, pero reconocidísimo "encanto" socrático que el autor de los Hechos de los Apóstoles imprime en este punto a su personaje, comúnmente reconocido por los comentaristas como una de las claves de lectura de todo el episodio. Me limito a poner en evidencia que está precisamente aquí – en la decisión paulina de hablar con cualquiera en el espacio público, sin cerrarse, a causa del juicio inicial de condena de la impiedad reconocida como rasgo característico de la ciudad, dentro del recinto de una relación exclusiva con los judíos y los temerosos de Dios – el supuesto imprescindible de la “krisis” y de la “chrêsis” que él después hace realidad y la razón del carácter de reflexibilidad que tal proceso asume inevitablemente.

Decidiendo, efectivamente, entrar en diálogo con todo aquél con el que se encuentra, san Pablo debe dar necesariamente crédito también a los idólatras, tomar en serio su posición, y sobre este cambio de actitud se funda la intención de entrar en su campo y de hacer propia, aunque en modo profundamente crítico, su instancia religiosa.

El valor paradigmático de la acción misionera de san Pablo en Atenas y el alcance crítico y autocrítico de su discurso, en orden a la posibilidad de fundar una “chrêsis”, un uso correcto incluso de la religión pagana, serán plenamente comprendidos por la exégesis de los Padres de la Iglesia.

articulos
Prev Next

Una Semana Santa única

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Todas las semanas, desde hace años, dedico este comentario a analizar la actualidad de la Iglesia. Esa actualidad sigue centrada en lo que la(...)

Leer más...

El régimen chino y su culpabilidad moral…

Autor: Charles MAUG BO, cardenal arzobispo de Rangún

El viernes pasado, el Papa(...)

Leer más...

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...

Dios en tiempo de coronavirus

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Gabriel García Márquez escribió en 1985 “El amor en los tiempos del cólera”, según parece basada en la historia de amor entre sus propios padres. La(...)

Leer más...

El coronavirus desde la Providencia: Lla…

Autor: José GRANADOS, sacerdote

Estos días de Cuaresma releemos la salida de Israel de Egipto,(...)

Leer más...

Coronavirus y vida eterna

Autor:Christian VIÑA, sacerdote

Dios, Nuestro Señor, nuestro Único Señor, en su admirable Providencia, nos está regalando,(...)

Leer más...

Coronavirus y clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Conferencia Episcopal alemana ha celebrado esta semana su asamblea plenaria, en la que ha salido elegido, como era previsible, un obispo(...)

Leer más...

Dios en el coronavirus

Autor: Bernardo Cervellera, sacerdote

La información actualizada y en tiempo real que varios medios brindan(...)

Leer más...

Un obispo ante el Coronavirus

Autor: Pascal ROLAND, obispo de Ars-Belley

Más que a la epidemia de coronavirus, debemos temer a la epidemia del miedo. Por mi parte, me niego a ceder(...)

Leer más...

Re contra Zen. Les divide una muralla ch…

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote

Escribo estas palabras con dolor, al ver(...)

Leer más...

Paisaje antes de la batalla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La crisis del coronavirus tiene al mundo en vilo y eso ha hecho que otras noticias hayan pasado, esta semana, desapercibidas. Me(...)

Leer más...

Si España no hubiera descubierto América

Autor: Borja CARDELÚS, presidente de Fundación Civilización Hispánica

Suponer lo que podría haber sido, la(...)

Leer más...

¿Se lo decimos al enfermo o no?

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los problemas con el que casi todos hemos de(...)

Leer más...

La batalla de Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Una semana después de la publicación de la exhortación apostólica “Querida Amazonía”, todavía se escuchan las reacciones que ha provocado. Para los(...)

Leer más...

Francisco y el cisma de Alemania. Cronol…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El de la Amazonia es el segundo(...)

Leer más...

El silencio de Francisco, las lágrimas d…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que más impacta en la exhortación(...)

Leer más...

El Papa, en su sitio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En la Iglesia católica de rito latino, que es la práctica totalidad de la Iglesia católica, no va a haber curas casados. Y(...)

Leer más...

El relativismo y la doctrina de los Papa…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los grandes problemas de nuestro tiempo es el Relativismo.(...)

Leer más...

El principio del fin

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

No sé si estamos en el principio del fin o en el fin del principio, pero sí sé que estamos en un(...)

Leer más...

El actual gobierno argentino y el aborto

Autor: Héctor AGUER, arzobispo emérito de La Plata

El presidente Alberto Fernández es un conocido(...)

Leer más...

La tragedia de los inocentes

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Me han hecho reflexionar mucho unas palabras de un cardenal(...)

Leer más...

¡Viva la santa ironía!

Autor: Bruno MORENO, periodista

A veces pienso que la existencia, en este mundo creado, de(...)

Leer más...

¿Los hijos no pertenecen a los padres?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Es verdad comúnmente admitida que compete a la(...)

Leer más...

La fidelidad es el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Pasada ya, un poco al menos, la tormenta sobre la participación del Papa emérito en el libro del cardenal Sarah a favor(...)

Leer más...

¿Adversarios o hermanos en el Espíritu? …

Autor: Gerhrard L. MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La confusión mediática sobre(...)

Leer más...

Dadles vosotros de comer

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Se trata de un pasaje bien conocido, o, quizá, no tanto: lo hemos escuchado y(...)

Leer más...

El cardenal Hummes escribe a los obispos…

Autor: Aldo Maria VALLI, periodista

Las controversias de los últimos días sobre el libro del cardenal Sarah y el Papa emérito (¿o solo el cardenal Sarah?) en(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4