Text Size
Martes, Septiembre 17, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Resucitado "según las Escrituras". Una homilía pascual inédita de Joseph Ratzinger

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Después de la clamorosa publicación de sus “Apuntes” sobre el escándalo de los abusos sexuales en la Iglesia Católica, después de la publicación de su correspondencia con el rabino jefe de Viena, a continuación tenemos una nueva aparición pública del Papa emérito Benedicto XVI, con la publicación de veinticinco homilías suyas, casi todas editadas por primera vez.

La mayor parte de ellas remiten a los años ’70 y ’80, la más reciente es del 2003. Están repartidas según el tiempo litúrgico: el Adviento, la Navidad, la Cuaresma, la Pascua y, por último, el tiempo ordinario.

A cargo de la publicación estuvo Pierluca Azzaro, quien también es autor de la traducción italiana de ésta y de otras obras de Joseph Ratzinger.

La edición del volumen en idioma italiano es la primera aparición en librería, desde el 2 de mayo, confiada por el Papa emérito al editor Davide Cantagalli:

> Joseph Ratzinger/Benedetto XVI, “Per Amore”, a cura di Pierluca Azzaro, Edizioni Cantagalli, Siena, 2019.

Pero rápidamente seguirán las ediciones en idioma inglés con Ignatius Press, en idioma francés con Parole et Silence, en idioma español con Herder de España, en idioma portugués con Principia, en idioma alemán con Johannes Verlag, y después también en croata, polaco y serbio.

No sólo eso. En setiembre estará en las librerías – de nuevo comenzando por Italia – una segunda colección de homilías inéditas de Ratzinger, con el título: “Sacramenti. Segni di Dio nel mondo” [Sacramentos. Signos de Dios en el mundo], esta vez a cargo de Elio Guerriero.

No debe sorprender este interés del Papa emérito en publicar estos textos. Los numerosos gruesos volúmenes de sus “Obras Completas”, en avanzada fase de publicación en numerosos idiomas, carecen en efecto de homilías, las cuales tienen también un puesto de absoluta importancia en la vida de Ratzinger teólogo, obispo, cardenal y Papa. No es arriesgado decir que, como el papa León Magno, también el papa Benedicto pasará a la historia por sus homilías.

Las homilías de su pontificado están todas registradas. Pero las de los años anteriores habían sido publicadas hasta ahora sólo en una mínima cantidad y con difícil disponibilidad. En consecuencia, Ratzinger quiso que al menos una parte de ellas sea entregada ahora al gran público.

El texto que sigue es una muestra. Es la parte inicial de una homilía pronunciada por él el 15 de abril de 1990, domingo de Pascua, en el pueblo bávaro de Wigratzbad.

El texto completo de la homilía es tres veces más largo. Pero en este inicio su estilo está presente en plenitud. Que siempre sale de los textos litúrgicos del día, en este caso de los Salmos y de la antífona de ingreso.

¡Feliz lectura!

*

“HE RESUCITADO, Y AHORA ESTOY SIEMPRE CONTIGO”

“Este es el día en que actuó el Señor: alegrémonos y demos gracias por ello” (Sal 118, 24). Estas luminosas palabras pascuales, con las que la Iglesia responde al feliz anuncio de la Resurrección, están extraídas de una liturgia de agradecimiento veterotestamentaria celebrada a las puertas del Templo y dictadas en un Salmo totalmente iluminado por el misterio de Cristo. Es el Salmo del que está extraído también el “Benedictus” y el ”Hosanna”; es también el Salmo de la “piedra desechada por los constructores”, que se “ha convertido en piedra angular” (Sal 118, 22).

Pero la peculiaridad de este Salmo está en el hecho que la salvación de un personaje desconocido, que de la muerte ha salido de nuevo a la vida, abre de nuevo las puertas de la salvación para el pueblo. De este modo, la salvación de un individuo se convierte en liturgia de agradecimiento de un nuevo comienzo, una nueva manifestación del pueblo de Dios a favor de todos.

En el interior del Antiguo Testamento no se encuentra respuesta a la pregunta sobre quién es este personaje. Solamente a partir del Señor, a partir de Jesucristo, todo el Salmo adquiere su lógica, su sentido claro.

Es él, en efecto, quien ha descendido en la noche de la muerte, quien ha sido envuelto y aniquilado por toda la tribulación del pecado y de la muerte. Es él quien, subiendo, ha abierto las puertas de la salvación y nos invita ahora atravesar las puertas de la salvación y a dar gracias junto a él. Es él, él mismo en persona, el nuevo día que Dios ha creado para nosotros; por medio de él el día de Dios resplandece en la noche de este mundo. El día de Pascua y cada domingo es este día que se hace presente, es encuentro con el Resucitado vivo, quien como día de Dios viene a situarse en medio de nosotros y nos reúne.

Pero veamos ahora cómo el evangelista, cuyo anuncio hemos escuchado recién, describe el surgimiento y el comienzo de este nuevo día (Mc 16, 1-7).

Hay mujeres que van al sepulcro, las únicas que, más allá de la muerte, tienen la audacia de la fidelidad: almas simples y humildes que no tienen un nombre para defender, una carrera a la que aspirar o posesiones para salvaguardar; y que por eso tienen la valentía del amor para ir una vez más hacia aquél que ha sido ultrajado y ahora ha fracasado, para prestarle el último servicio de amor.

En el frenesí del día de preparación de la Pascua [Parasceve], al acercase el día de la fiesta, las mujeres habían podido preparar sólo las primeras y más necesarias cuestiones de la sepultura, pero no habían podido llevar a término los ritos que solamente ahora quieren terminar: los lamentos fúnebres, que durante la fiesta no podían resonar y que ahora, como acompañamiento de amor, lo conducen a lo desconocido y lo deben proteger como fuerza de bondad; y luego la unción, que es como un gesto vano de amor que querría dar inmortalidad (la unción apunta de hecho a preservar de la muerte, a preservar de la putrefacción, como si quisiera tener en vida al muerto con toda la impotencia del amor, y sin embargo no puede). Las mujeres fueron entonces para demostrarle una vez más un amor que no se desvanece y, por otra parte, para darle el saludo de despedida hacia la tierra de la que no se vuelve más, la noche de la muerte de la cual no hay marcha atrás.

Pero cuando llegan, descubren que Otro, un otro y más fuerte amor lo ha ungido, que para él se han hecho realidad las palabras del salmista: “No dejarás que tu amigo vea el sepulcro” (Sal 16, 10). Dado que él mismo está en el circuito del amor trinitario, fue ungido con el amor eterno y por eso no podía permanecer en la muerte. En efecto, eso sólo es el poder que es vida y da vida para toda la eternidad.

Así se cumplen para él también las otras palabras del salmo que la Iglesia pone todavía como antífona de ingreso en la Misa de Pascua: “Resurrexi, et adhuc tecum sum”… “Si terminara de hacerlo, aún entonces seguiría a tu lado […] me aprietas por detrás y por delante, y tienes puesta tu mano sobre mí […] Tú me escrutas y me conoces” (Sal 139, 18b.5.1).

En el Antiguo Testamento está es la oración de un orante, mitad asustado y mitad maravillado, quien en su relación con Dios se torna consciente que en ningún lado puede huir de la presencia de Dios. Si navegara hasta los extremos del mar y lograra descender a los infiernos creyendo que está definitivamente alejado de Dios, tanto más estaría delante de Dios, quien abraza a todos y de quien no se puede huir en ningún lado.

Pero lo que aquí permaneció mitad oscuro, mitad era temor y mitad alegría, ahora se ha cumplido definitivamente en la gran gracia del amor divino, porque Jesús ha sido capaz de lo imposible: él con su amor ha llegado a todos los confines de la tierra. Él ha descendido al reino de la muerte. Y porque él mismo es el Hijo, junto a él descendió y se hizo presente en todas partes el amor de Dios; por esto precisamente al descender, y como el que desciende, él es el que resurge, el que resucitó y ahora puede decir: “Resurrexi, et adhuc tecum sum”… “He resucitado y estoy siempre contigo y para siempre”.

articulos
Prev Next

Miedo al cisma

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Las ruedas de Prensa del Santo Padre en el avión, a la ida o a la vuelta de los viajes a los(...)

Leer más...

En Amazonia los diáconos casados ya dice…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Desde hace unos días circula en la(...)

Leer más...

Cristo, turista accidental

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Dos cardenales, Brandmüller y Burke, han escrito a sus colegas pidiéndoles que rompan su silencio sobre la catástrofe que puede caer sobre(...)

Leer más...

De la institucionalización de la sodomía…

Autor: Federico HIGHTON, sacerdote misionero en Tíbet

Pocos saben que la pedofilia(...)

Leer más...

Volver a Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Cuando el Papa Benedicto XVI escribió su ensayo sobre las causas de la pederastia dentro de la Iglesia, como contribución a la(...)

Leer más...

¿Es inocente el cardenal Pell?

Autor: Michael WARREN, periodista

La rana nunca tiene en cuenta esa milésima de segundo en la que la temperatura del agua de la cacerola aumenta medio grado.(...)

Leer más...

Cinco grandes mentiras sobre las inmatri…

Autor: Óscar MOREJÓN, oficial del Registro de la Propiedad

La Iglesia tiene todo el derecho del mundo, amparada en(...)

Leer más...

Víctimas de falsas víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El miércoles me desperté con la noticia de que el tribunal que juzgaba la apelación del cardenal Pell, había fallado en contra(...)

Leer más...

La vergüenza australiana

Autor: George WEIGEL, escritor

Habrá mucho que decir en las próximas semanas y meses sobre el rechazo por 2(...)

Leer más...

El caso Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El próximo miércoles se conocerá la sentencia del juicio de apelación sobre el cardenal Pell. Condenado por abusos sexuales a un monaguillo(...)

Leer más...

Carta del cardenal Pell desde la cárcel

Por su enorme interés, ofrecemos a continuación la carta escrita desde la cárcel por el cardenal Pell, en la que reitera su inocencia.

Leer más...

Los malos servidores

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El conflicto interno que divide a la Iglesia y que nos está dejando sin fuerzas para lo esencial: evangelizar y ser el hospital(...)

Leer más...

El nuevo Instituto Juan Pablo II o cuand…

Autor: Roberto ESTEBAN DUQUE, sacerdote

Recuerdo haber estado en la Universidad Pontificia Comillas para que(...)

Leer más...

Sesenta años de guerra civil

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

George Weigel, uno de los más importantes escritores católicos norteamericanos, gran biógrafo de San Juan Pablo II, ha escrito un interesante y(...)

Leer más...

Los vándalos saquean Roma... de nuevo

Autor: George WEIGEL, escritor

Un ejercicio de puro vandalismo intelectual se ha desarrollado en Roma(...)

Leer más...

Cuestiones pendientes sobre las finanzas…

Autor: Edward PENTIN, periodista

En algún momento antes de octubre de(...)

Leer más...

Morir matando

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El verano es poco propicio para meditaciones serias. El calor nos atonta y sólo pensamos en encontrar una sombra donde hallar un(...)

Leer más...

Los "viri probati", una degradación del …

Autor: José Manuel DELGADO, sacerdote

Estamos en la recta final hacia el(...)

Leer más...

Los jesuitas de Estados Unidos apoyan el…

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

La revista America, órgano de los jesuitas de Estados Unidos del que es redactor jefe el célebre ‘apóstol de los LGTBI’ padre James(...)

Leer más...

Chesterton y el obispillo

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Leí hace algún tiempo que iba a abrirse la(...)

Leer más...

La lección de la "hermana tierra"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de tantos elogios y críticas al “Instrumentum laboris” del Sínodo sobre la Amazonía, que nos promete un otoño caliente -junto con(...)

Leer más...

La Iglesia, en estado de excepción

Autor: Custodio BALLESTER, sacerdote

Mi condición de sacerdote que sí sabe del peso de la disciplina de la Iglesia a través de la jerarquía local,(...)

Leer más...

Muerte digna

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Se nos avecina en los próximos años una campaña(...)

Leer más...

Héroes anónimos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Si el Premio Nobel de la Paz fuera lo que fue cuando se lo dieron a Albert Schweitzer, a Martin Luther King,(...)

Leer más...

Longenecker sobre los argumentos para or…

Autor: Jorge SOLEY, economista

Suelo leer lo que escribe el P. Dwight Longenecker(...)

Leer más...

Cambio de época

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las frases, las palabras, son tan peligrosas y significativas como los hechos e incluso a veces más. Esta ha sido una semana marcada(...)

Leer más...

Una crítica al "Instrumentum laboris" de…

Autor: Walter BRANDMÜLLER, historiador y cardenal

Realmente causa asombro que, en oposición a las asambleas anteriores, esta vez el sínodo de los obispos trate exclusivamente de una(...)

Leer más...

Vaticano y abusos sexuales. Dos solucion…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Al tratar las vicisitudes de los abusos(...)

Leer más...

El Amazonas desemboca en Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Estamos ya acostumbrados, por desgracia, a que los “Instrumentum laboris” de los Sínodos sean polémicos, aunque luego lo que se apruebe no sea tan malo como(...)

Leer más...

El Sínodo, al servicio de la agencia neo…

Autor: José Antonio URETA, escritor

El periodista Edward Pentin del National Catholic(...)

Leer más...

El tren de la Amazonía ya ha salido. Pró…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

La diversidad sexual y la voluntad de Di…

Autor: Kofi ADZAKLUI-TUME, religioso FM

“Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los(...)

Leer más...

En defensa de la familia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Desde el primer momento de su pontificado, Su Santidad el Papa Francisco ha dejado claro de forma inequívoca su frontal oposición a(...)

Leer más...

Benedicto XVI: "Los Estados tienen el de…

Autor: Fernando PÉREZ-BUSTAMENTE, periodista

Llevamos mucho tiempo con una polémica abierta(...)

Leer más...

Eutanasia, derrota para todos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana ha sido sometida a eutanasia una adolescente holandesa, Noa, víctima de(...)

Leer más...

¿Vivimos una hora de esperanza?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Respondo a la pregunta del título rotundamente: sí,(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4