Text Size
Domingo, Mayo 19, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Madres e hijos, con los pies en la tierra

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede en la FAO

Desde hace dos lustros, cada 22 de abril se conmemora el Día Internacional de la Madre Tierra, a propuesta de la Organización de las Naciones Unidas, para poner de relieve la interdependencia existente entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta que todos habitamos. Para este décimo aniversario se convocó en Nueva York un nuevo diálogo sobre “Armonía con la Naturaleza”, centrado en el papel de la tierra en la educación sobre el cambio climático.

Alejándonos de cualquier concepción idolátrica de la “Madre Tierra”, como denuncia san Pablo: adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador (Rom 1, 25), deseo volver a esta Jornada para compartir algunas reflexiones sobre el cuidado de la casa común, desde la óptica que enfoca la Tierra como espacio de acogida y convivencia y no como lugar para ejercer un consumismo compulsivo o desplegar una codicia avasalladora. La experiencia que todos tenemos de lo que significa una madre nos ayuda a reflexionar sobre la situación de nuestro planeta.

La madre nutre. Este hecho es básico para cualquier persona, desde los nueve meses uterinos en que es alimentada a través del cordón umbilical, al tiempo posterior en el que la lactancia materna permite que el bebé crezca y se desarrolle. La Tierra también nos ofrece sustento, nos nutre con su fecundidad, pero el sistema actual impide que ese alimento llegue a todos sus hijos. En la exhortación Evangelii gaudium, el Papa Francisco citaba a los obispos del Brasil, que se hacen eco del sufrimiento de los pobres: “Viendo sus miserias, escuchando sus clamores y conociendo su sufrimiento, nos escandaliza el hecho de saber que existe alimento suficiente para todos y que el hambre se debe a la mala distribución de los bienes y de la renta. El problema se agrava con la práctica generalizada del desperdicio” (n. 191).

En segundo lugar, la madre cobija y crea un hogar. Al mismo tiempo que alimenta, la madre da afecto, genera vínculos y permite experimentar lo que los psicólogos llaman la “confianza básica”. Es decir, la madre favorece un ambiente cálido y hospitalario. De manera semejante, la Tierra es un hábitat único y excepcional que ha permitido el surgimiento de la vida. Eso supone un delicado equilibrio de temperatura, oxígeno y agua, entre otras cosas. La alteración del clima y del ambiente por una actuación humana irresponsable y egoísta “es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad” y, especialmente, para los más pobres y desfavorecidos de la tierra (Laudato Si’, n. 25). Un influjo descontrolado del hombre amenaza seriamente el equilibrio de los ecosistemas y las posibilidades de que nuestro planeta siga proporcionando un cobijo habitable para todos.

La madre atiende a cada hijo de modo diferente. Esta tercera observación la hemos podido experimentar todos, pero especialmente quienes hemos crecido en una familia numerosa. Es claro que no requiere la misma atención una criatura de meses que un adolescente; un bebé que un anciano; un infante con fiebre que una joven embarazada; una estudiante brillante que un muchacho expulsado de la escuela. Cada cual requiere lo suyo, es decir, una atención específica y personal, y una madre se la proporciona. La Tierra también nos invita a reconocer la diversidad biológica y cultural, como elemento esencial de la vida que compartimos. Por eso, el Santo Padre advierte de los riesgos que entraña la pérdida de la biodiversidad (Laudato Si’, nn. 32-42), al tiempo que invita a “prestar atención a las culturas locales a la hora de analizar cuestiones relacionadas con el medio ambiente” (Laudato Si’, n. 143).

Además, la madre protege a los más débiles de un modo particularmente intenso. No es solo que la madre reconozca la diversidad de su familia, sino que mira con especial cuidado a quienes más apoyo puedan precisar. Por eso, para los cristianos, “hay un signo que no debe faltar jamás: la opción por los últimos, por aquellos que la sociedad descarta y desecha” (Evangelii gaudium, n. 195). Y es que “para la Iglesia la opción por los pobres es una categoría teológica antes que cultural, sociológica, política o filosófica” (Evangelii gaudium, n. 198). Esa categoría teológica y esa experiencia espiritual debe concretarse en acciones comunitarias a través de las que “se cuida el mundo y la calidad de vida de los más pobres, con un sentido solidario que es al mismo tiempo conciencia de habitar una casa común que Dios nos ha prestado” (Laudato Si’, n. 232).

Inspirándonos en todo lo que hemos dicho acerca de las madres y de la Tierra, la Jornada que hemos celebrado nos ofrece claves valiosas para cuidar de nuestro planeta con esmero y solicitud, con el altruismo que caracteriza a una madre, sobre todo cuando vemos zonas enteras de nuestro entorno deterioradas, cuando percibimos en nuestros días enormes problemas de contaminación, sequedad, deforestación, acidificación del terreno, etc. En la casa que nos acoge a todos observamos grietas, espacios inhóspitos, ambientes viciados e irrespirables. Ante esto la respuesta no estriba en declinar responsabilidades, acusar a otros de las carencias detectadas o cerrar los ojos. Hemos de actuar mancomunadamente y hacerlo con urgencia. En vez de explotar nuestro planeta sin piedad, el Papa Francisco nos anima a cambiar de rumbo. Tenemos que convencernos de que “cuidar significa proteger, custodiar, preservar, guardar, vigilar. Esto implica una relación de reciprocidad responsable entre el ser humano y la naturaleza” (Laudato Si’, n. 67). Es necesario, pues, que cultivemos, de forma coordinada, sistemática, eficaz y sabia, diversas actitudes que movilicen un cuidado generoso y lleno de ternura del medio ambiente. Es imprescindible una actitud que implique “gratitud y gratuidad, es decir, un reconocimiento del mundo como un don recibido del amor del Padre” (Laudato Si’, n. 220). Todo lo que aprendimos y recibimos de la madre, debemos ponerlo en práctica con la Tierra. Si lo hacemos, ella nos devolverá positivamente el ciento por uno.

En definitiva, de algún modo esta Jornada de reflexión nos ayuda cada año a reconocer que “todo está relacionado, y [que] todos los seres humanos estamos juntos como hermanos y hermanas en una maravillosa peregrinación, entrelazados por el amor que Dios tiene a cada una de sus criaturas y que nos une también, con tierno cariño, al hermano sol, a la hermana luna, al hermano río y a la madre tierra” (Laudato Si’, n. 92). Ojalá sepamos vivirlo con compromiso y creatividad, con desprendimiento y solidaridad. Encontramos aquí el camino obligado para dejar a un lado hábitos tan nocivos, y por desgracia frecuentes, como la avidez, el egocentrismo y la indiferencia, de donde brota el quejido de los pobres, así como el clamor de la Tierra, a la que debemos considerar como madre y no sierva.

(Publicado en la revista "La Verdad", de la Archidiócesis de Pamplona.Tudela)

articulos
Prev Next

Mártires africanos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Alemania sigue proporcionando noticias, malas, todas las semanas. Esta vez ha sido la de las mujeres que han hecho “huelga de comuniones”(...)

Leer más...

¿Hacia la legalización del infanticidio?

Autor: Max SILVA, profesor de Filosofía

Como hemos dicho muchas veces, la mentalidad(...)

Leer más...

El agua sucia y el niño

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El motu proprio que acaba de publicar el Papa, dando indicaciones a los obispos sobre cómo deben comportarse ante los abusos sexuales(...)

Leer más...

¿Por qué el Papa Francisco no es un here…

Autor: Thomas WEINANDY, teólogo capuchino

Diecinueve teólogos y expertos han publicado recientemente una carta(...)

Leer más...

Resucitado "según las Escrituras". Una h…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Después de la clamorosa publicación de sus(...)

Leer más...

Alemania es el (ruinoso) futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Universidad alemana de Friburgo ha llevado a cabo un estudio sobre el futuro del cristianismo en Alemania. Tanto católicos como luteranos(...)

Leer más...

Acusaciones de herejía contra el Papa

Autor: Bruno MORENO, escritor

El pasado 30 de abril, un grupo de(...)

Leer más...

Madres e hijos, con los pies en la tierr…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede en la FAO

Desde hace dos lustros, cada 22 de abril se conmemora el(...)

Leer más...

El llanto de Pedro

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Uno de los pasajes que la Pasión de Nuestro Señor ofrece a nuestra consideración es(...)

Leer más...

La luz de los mártires

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Las celebraciones de Semana Santa han desplazado la actualidad hacia los grandes misterios de la muerte y resurrección del Señor. Pero, mientras(...)

Leer más...

Aprended de mí

Autor: Kofi ADZAKLUI, religioso FM

La vida cristiana es un largo camino en pos de Jesús de quien nos brota el don de la fe. Y ser(...)

Leer más...

La fidelidad del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote FM

Estamos inmersos en la cultura de la huida: huimos de los problemas para no enfrentarlos, huimos de nuestras obligaciones para exigir solamente(...)

Leer más...

Hijos del sol y de la luz

Autor: Manuel MORALES, agustino

Me pasa un amigo su libro de trofología (la ciencia de la alimentación), y leo esta sentencia: “El hombre es hijo del sol(...)

Leer más...

El mayor dolor y el mayor amor

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“¿No os conmueve a cuantos pasáis por el camino? Mirad si hay dolor como mi dolor”, escribe el profeta Jeremías (Jer 1, 12),(...)

Leer más...

Raíces, flores y frutos del mal

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Al leer y releer el ensayo de 19 páginas del Papa Benedicto XVI sobre las causas de la pederastia en el clero, he(...)

Leer más...

Pascua amarga en China

Autor: Sandro MAGISSTER, periodista

El régimen chino aplica su Leer más...

Escuchar y enseñar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Posiblemente siempre ha pasado igual. Hay términos o conceptos que se ponen de moda y que se convierten en banderas discutidas, defendidos por(...)

Leer más...

Carta abierta al cardenal Reinhard Marx

Autor: George WEIGEL, escritor

Su Eminencia, he seguido con interés su reciente anuncio de un(...)

Leer más...

Los nuevos mártires de África

Autor: Kofi ADZAKLUI-TUME, religioso FM

Seis mil cristianos de Nigeria han sido asesinados por los musulmanes en los últimos meses. Ante esta tragedia, lo primero que me pregunto es ¿por qué(...)

Leer más...

Pederastia y diálogo con el islam

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Casi con un pie en el avión que le lleva a Marruecos, país de abrumadora mayoría musulmana que visitará este fin de semana,(...)

Leer más...

Odio teológico

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

En la peregrina y biliosa petición de desagravio a los «pueblos originarios» de Andrés Manuel López Obrador vuelve a probarse que(...)

Leer más...

La amenaza alemana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mirando hacia atrás sobre lo ocurrido en estos seis años de pontificado del papa Francisco, se puede percibir que hubo, casi desde el(...)

Leer más...

La astucia del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

“Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”(Mt 7,(...)

Leer más...

Los bosques y la educación

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para la celebración del Día Internacional de los Bosques, que tiene lugar cada 21 de(...)

Leer más...

Iglesia católica, ¿dónde estás? El grito…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Un padre misionero que está en la(...)

Leer más...

El ejemplo de San José

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tal y como está la situación de(...)

Leer más...

La Compañía de Jesús a la deriva. La acu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Me parece que estoy en buena Compañía…”.(...)

Leer más...

Después de las condenas de los cardenale…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En Australia el cardenal George Pell ha(...)

Leer más...

Venimos de muy lejos

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

¡Qué lejos de la orilla empieza hoy este mar de Cádiz a dejar sus espumas, serenamente, lentamente, para que el sol espléndido de esta mañana feliz(...)

Leer más...

La fe del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

Lo que les ha ocurrido a tantos eclesiásticos que hoy nos están proponiendo ir en contra de Cristo y de(...)

Leer más...

Cuaresma, tiempo de misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque cada semana hay noticias -por ejemplo, esta semana, una nueva acusación contra el cardenal Pell o la condena a seis meses de(...)

Leer más...

Matemáticas para esta Cuaresma

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Estamos en Cuaresma. ¿Aprovecharemos esta ocasión para crecer en la sobriedad solidaria? La tradicional ascesis(...)

Leer más...

Las dimensiones de un crimen

Autor: Enrique ÁLVAREZ, periodista

Hace mucho tiempo que perdí la capacidad de creer que sea(...)

Leer más...

La "bomba" Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La cumbre sobre abusos a menores por parte del clero estuvo precedida por un hecho que pretendía lanzar el mensaje de que la(...)

Leer más...

Sobre la teología del "cómo"

Autor: Stefano FONTANA, catedrático

En la doctrina de la Iglesia el qué(...)

Leer más...

La ira de Dios no es tabú. La admite tam…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Mientras la atención del mundo está atraída(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4