Text Size
Domingo, Agosto 25, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La lección de Caín y Abel

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La cumbre sobre pederastia en la jerarquía de la Iglesia, que se ha celebrado en Roma, ha tenido como concepto clave por parte de los organizadores la “sinodalidad”. Según ellos, si hubo o hay sacerdotes que abusaron de menores es porque tenían un concepto clerical de su sacerdocio, es decir que pensaban que por ser sacerdotes podían hacer lo que quisieran con los laicos, incluidos los niños. Y si hubo o hay obispos que hacían la vista gorda y no actuaban contra los sacerdotes pederastas, eso se debió al mismo motivo.

El clericalismo -el sacerdocio entendido como un poder absoluto sobre los fieles- es la causa de lo que ocurrió. Repito, según los organizadores del evento. La solución, también según ellos, es la “sinodalidad”, que viene a ser lo contrario: tomar las decisiones en común, escuchar a los laicos, hacer una Iglesia más participativa, más colegial. Las cuatro grandes figuras que han llevado adelante este congreso -Tagle, Cupich, Gracias y Scicluna- han quitado importancia al hecho de que la mayoría de las víctimas sean varones y por lo tanto los abusos hayan sido cometidos por sacerdotes homosexuales (un 80 por 100). Monseñor Scicluna llegó a afirmar que “no existen condiciones como la homosexualidad o la heterosexualidad que predispongan al pecado”.

El cardenal Cupich, por su parte, además de insistir en que “los fallos en el control se han debido en gran parte a los defectos del modo en que actuamos” (clericalismo), ha podido presentar su proyecto de cómo debería ser el control sobre los propios obispos, proyecto que no le fue aceptado en la Conferencia Episcopal norteamericana. Para él, y todo parece indicar que lleva el aval del Vaticano, los laicos no deben intervenir ni en la investigación ni en el juicio sobre los obispos que, por acción o por dejación, hayan obrado mal. Al sacerdote le debe investigar su obispo, al obispo le debe investigar su arzobispo y, si es un arzobispo, le debe investigar un obispo jubilado de su provincia eclesiástica; después, esa investigación se manda a Roma y allí deciden.

Junto a esto, merece la pena destacar que no hay conclusiones en esta cumbre episcopal sobre la pederastia en el clero. Precisamente como ejercicio de esa “sinodalidad”, lo que se buscaba era conseguir una especie de “lluvia de ideas” para que luego, en cada Conferencia Episcopal, se tomaran las decisiones oportunas. Me parece importante destacar que dentro de esa lluvia de ideas está la de que es necesario proteger la presunción de inocencia de los sacerdotes acusados, así como si el castigo a imponerles -la reducción al estado laical- debe ser definitivo o sólo temporal.

Los comentarios de distintos analistas sobre esta importante reunión van del blanco al negro, con pocos grises. Para unos ha sido extraordinaria y utilísima y para otros no ha servido para nada. Mientras que unos lamentan que no se haya planteado la relación entre homosexualidad y pederastia, otros consideran que eso era innecesario. El encuentro en realidad ha estado más centrado en el método -cómo afrontar los problemas- y por eso se ha incidido en el clericalismo como culpable y en la sinodalidad como solución, que en el fondo -cuáles son las causas de esos problemas-.

Si nos atenemos a los datos, el pico de abusos empezó en los años inmediatamente anteriores al Concilio Vaticano II y llegó a su cumbre en las dos décadas posteriores. Es decir, cuando se derrumbó la disciplina eclesial -incluida la celebración respetuosa de la liturgia y el uso del vestido clerical-, se abandonó masivamente la vida espiritual por parte del clero y se mundanizó la vida de la Iglesia, entonces se produjeron la mayoría de los abusos. Todo esto actuaba como un dique, como un freno, como un control interno presente en la conciencia de la persona. Cuando ese dique se rompió, lo que estaba dentro salió a la luz con una fuerza terriblemente destructora. Por eso creo que, si la respuesta es aumentar la vigilancia, los controles y los castigos, se estarán aplicando medidas buenas pero insuficientes. El problema no está sólo en la forma en que se actuó, sino en las causas que llevaron a tantos sacerdotes a cometer delitos horribles. Sin descuidar las formas, hay que ir a las causas. Y eso significa más espiritualidad en los sacerdotes y menos soledad. Por ejemplo, en Alemania la mitad de los sacerdotes no reza ni se confiesa nunca -declarado eso por ellos mismos-, además de vivir solos y con mucho dinero. No es de extrañar que en Alemania hayan sido acusados de pederastia 1670 sacerdotes, mientras que en España -donde también hay mucho que hacer en lo concerniente a aumentar la espiritualidad del clero y disminuir su soledad- sólo haya habido 33 sacerdotes condenados, de los 82 casos denunciados desde 1986, y eso sobre un total de 45.155 casos de abusos a menores que han sido llevados a los tribunales, la mayor parte de los cuales han tenido lugar en las propias familias.

Es necesario crecer en “sinodalidad”, aumentar los controles y la vigilancia, pero sobre todo hay que ir a la raíz del problema. Y en la raíz está la profunda secularización que tanto daño ha hecho y sigue haciendo a la Iglesia en su conjunto y al clero en particular. Sin un esfuerzo de conversión permanente, sin la ayuda de la gracia que nos viene a través de los sacramentos -de manera singular la confesión-, sin oración, no podemos vencer a las tentaciones, del tipo que sean. La vieja lección dada por el asesinato de Abel a manos de Caín es que cuando el hombre se aleja de Dios se convierte en el asesino de su hermano.

articulos
Prev Next

Cinco grandes mentiras sobre las inmatri…

Autor: Óscar MOREJÓN, oficial del Registro de la Propiedad

La Iglesia tiene todo el derecho del mundo, amparada en(...)

Leer más...

Víctimas de falsas víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El miércoles me desperté con la noticia de que el tribunal que juzgaba la apelación del cardenal Pell, había fallado en contra(...)

Leer más...

La vergüenza australiana

Autor: George WEIGEL, escritor

Habrá mucho que decir en las próximas semanas y meses sobre el rechazo por 2(...)

Leer más...

El caso Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El próximo miércoles se conocerá la sentencia del juicio de apelación sobre el cardenal Pell. Condenado por abusos sexuales a un monaguillo(...)

Leer más...

Carta del cardenal Pell desde la cárcel

Por su enorme interés, ofrecemos a continuación la carta escrita desde la cárcel por el cardenal Pell, en la que reitera su inocencia.

Leer más...

Los malos servidores

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El conflicto interno que divide a la Iglesia y que nos está dejando sin fuerzas para lo esencial: evangelizar y ser el hospital(...)

Leer más...

El nuevo Instituto Juan Pablo II o cuand…

Autor: Roberto ESTEBAN DUQUE, sacerdote

Recuerdo haber estado en la Universidad Pontificia Comillas para que(...)

Leer más...

Sesenta años de guerra civil

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

George Weigel, uno de los más importantes escritores católicos norteamericanos, gran biógrafo de San Juan Pablo II, ha escrito un interesante y(...)

Leer más...

Los vándalos saquean Roma... de nuevo

Autor: George WEIGEL, escritor

Un ejercicio de puro vandalismo intelectual se ha desarrollado en Roma(...)

Leer más...

Cuestiones pendientes sobre las finanzas…

Autor: Edward PENTIN, periodista

En algún momento antes de octubre de(...)

Leer más...

Morir matando

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El verano es poco propicio para meditaciones serias. El calor nos atonta y sólo pensamos en encontrar una sombra donde hallar un(...)

Leer más...

Los "viri probati", una degradación del …

Autor: José Manuel DELGADO, sacerdote

Estamos en la recta final hacia el(...)

Leer más...

Los jesuitas de Estados Unidos apoyan el…

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

La revista America, órgano de los jesuitas de Estados Unidos del que es redactor jefe el célebre ‘apóstol de los LGTBI’ padre James(...)

Leer más...

Chesterton y el obispillo

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Leí hace algún tiempo que iba a abrirse la(...)

Leer más...

La lección de la "hermana tierra"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de tantos elogios y críticas al “Instrumentum laboris” del Sínodo sobre la Amazonía, que nos promete un otoño caliente -junto con(...)

Leer más...

La Iglesia, en estado de excepción

Autor: Custodio BALLESTER, sacerdote

Mi condición de sacerdote que sí sabe del peso de la disciplina de la Iglesia a través de la jerarquía local,(...)

Leer más...

Muerte digna

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Se nos avecina en los próximos años una campaña(...)

Leer más...

Héroes anónimos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Si el Premio Nobel de la Paz fuera lo que fue cuando se lo dieron a Albert Schweitzer, a Martin Luther King,(...)

Leer más...

Longenecker sobre los argumentos para or…

Autor: Jorge SOLEY, economista

Suelo leer lo que escribe el P. Dwight Longenecker(...)

Leer más...

Cambio de época

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las frases, las palabras, son tan peligrosas y significativas como los hechos e incluso a veces más. Esta ha sido una semana marcada(...)

Leer más...

Una crítica al "Instrumentum laboris" de…

Autor: Walter BRANDMÜLLER, historiador y cardenal

Realmente causa asombro que, en oposición a las asambleas anteriores, esta vez el sínodo de los obispos trate exclusivamente de una(...)

Leer más...

Vaticano y abusos sexuales. Dos solucion…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Al tratar las vicisitudes de los abusos(...)

Leer más...

El Amazonas desemboca en Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Estamos ya acostumbrados, por desgracia, a que los “Instrumentum laboris” de los Sínodos sean polémicos, aunque luego lo que se apruebe no sea tan malo como(...)

Leer más...

El Sínodo, al servicio de la agencia neo…

Autor: José Antonio URETA, escritor

El periodista Edward Pentin del National Catholic(...)

Leer más...

El tren de la Amazonía ya ha salido. Pró…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

La diversidad sexual y la voluntad de Di…

Autor: Kofi ADZAKLUI-TUME, religioso FM

“Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los(...)

Leer más...

En defensa de la familia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Desde el primer momento de su pontificado, Su Santidad el Papa Francisco ha dejado claro de forma inequívoca su frontal oposición a(...)

Leer más...

Benedicto XVI: "Los Estados tienen el de…

Autor: Fernando PÉREZ-BUSTAMENTE, periodista

Llevamos mucho tiempo con una polémica abierta(...)

Leer más...

Eutanasia, derrota para todos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana ha sido sometida a eutanasia una adolescente holandesa, Noa, víctima de(...)

Leer más...

¿Vivimos una hora de esperanza?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Respondo a la pregunta del título rotundamente: sí,(...)

Leer más...

Chantaje al Papa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La actualidad eclesial de esta semana ha estado acaparada por la entrevista que el Papa Francisco concedió a la cadena de televisión(...)

Leer más...

Archipiélgago Gulag en Rumanía. Lo que n…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Mañana, viernes 31 de mayo, el papa Francisco viajará a Rumania y el domingo 2 de junio, último día de su Leer más...

Obispo alemán amenaza con "una ruptura m…

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

El muy progresista y renovador obispo de Essen, Franz-Josef Overbeck, advierte de una “ruptura(...)

Leer más...

Europa al voto. Pero también la Iglesia …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Hoy, domingo 26 de mayo, se cierran(...)

Leer más...

La hora de África

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La semana pasada dediqué este comentario a las matanzas de cristianos que están teniendo lugar en África, ante la pasividad e indiferencia(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4