Text Size
Sábado, Febrero 23, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Por qué el uso ordinario de los "ministros extraordinarios" debe desaparecer

Autor: Peter KWASNIEWSKI, sacerdote

En la gran tradición de la Iglesia católica, en sus ritos latinos y griegos, occidentales y orientales, sólo a los clérigos o ministros ordenados se les permite distribuir el precioso Cuerpo y la preciosa Sangre de Nuestro Señor. Esta tradición permaneció intacta hasta que la serie de experimentos litúrgicos de los años 60 allanó el camino para la casi indiscriminada y sin precedentes multiplicación de «ministerios» laicos.

La razón para la limitación tradicional es que, como explica el mayor teólogo de la Iglesia, Santo Tomás de Aquino, pertenece al mismo individuo el producir un cierto efecto y el ver que el efecto es otorgado a aquellos a los que va dirigido. Cuánto más esto es verdad con los efectos sobrenaturales que pueden ser producidos sólo por los sujetos que están facultados sobrenaturalmente; no sería adecuado confiar tales efectos a alguien que no ha sido designado para este ministerio. Esto explica por qué, incluso teniendo en cuenta el derecho canónico vigente, el único ministro ordinario de la comunión, el único ordinario, es el obispo, sacerdote o diácono, en virtud de su ordenación, que se consagra al servicio de Dios.

¿Por qué es tan importante la ordenación? Porque la Sagrada Eucaristía es el Cuerpo y la Sangre de Dios Encarnado. Es Dios. Cuando sostienes la hostia, estás en contacto con el Autor de toda vida, de toda realidad. Esto no es algo que deba ser tratado con ligereza, o delegarse en un empleado como si fuera un trabajo de oficina. Nuestro Señor Jesucristo instituyó el sacerdocio con sus responsabilidades específicas, que el diácono comparte y el obispo ejemplifica.

Nunca en toda la historia documentada de la Iglesia se les ha permitido a los laicos (ya no digamos a las mujeres) distribuir los dones preciosos, hasta hace unas décadas. Este paso fue parte de una iniciativa más amplia para crear una «nueva» liturgia para el hombre moderno donde las reglas y costumbres antiguas ya no se respetan, y donde se prefiere un enfoque más informal, trivial a uno más solemne y formal. (Esta es la razón por la que los católicos bizantinos que no han abandonado sus propias costumbres y son plenamente conscientes de la reverencia debida a los impresionantes misterios de Cristo, están justamente preocupados por lo que ven que está ocurriendo en tantas iglesias de rito latino). Desafortunadamente, cuando las normas y costumbres antiguas desaparecen, la misma fe, y la vida que va ligada a ella, también desaparecen, como hemos visto con nuestros propios ojos, y confirman todas las estadísticas.

Al igual que el Concilio Vaticano II no dijo nada sobre abolir el latín, los sacerdotes mirando al pueblo, o recibir la comunión en la mano, tampoco dijo nada acerca de que los laicos distribuyeran el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Sin embargo, incluso cuando se empezó a permitir esta práctica, fue expresamente limitada a casos específicos: llevar la comunión a los enfermos si no hay un ministro ordenado disponible, o ayudar a distribuir la comunión cuando el celebrante es muy mayor o está demasiado débil para hacerlo él mismo, o cuando hay un número tan grande de fieles que se requiera dicha ayuda. Esto se puede probar fácilmente consultando todas las normas disciplinarias universales relevantes.( N del T)

Por esta razón, ya en 1997, el Vaticano aclaró, y con alguna insistencia, que «para no provocar confusiones han de ser evitadas y suprimidas algunas prácticas que se han venido creando desde hace algún tiempo en algunas Iglesias particulares, como por ejemplo: el uso habitual de los ministros extraordinarios en las SS. Misas, extendiendo arbitrariamente el concepto de 'numerosa participación'» (Sobre algunas cuestiones acerca de la colaboración de los fieles laicos en el sagrado ministerio de los sacerdotes)

Tengan en cuenta que no existe ni un solo documento del Vaticano, ni ningún otro con fuerza legal, que requiera la distribución de la sagrada comunión bajo las dos especies a pesar de la ausencia de ministros ordinarios. En otras palabras, si hay ministros ordinarios, la comunión se puede dar bajo las dos especies; pero si no, no hay ninguna razón imperiosa ni primordial para hacerlo. La comunión bajo la forma del pan solo es y así es considerada, completamente adecuada para el propósito para el cual Nuestro Señor instituyó la Eucaristía, unirse completamente con el fiel Él mismo, el que está verdadera, real y sustancialmente presente en cualquiera de las dos especies.

La mayoría del mundo occidental ha hecho oídos sordos a la repetida petición del Vaticano de que los ministros extraordinarios se limiten a los cometidos que les corresponden. De acuerdo con el punto de vista modernista, esto significaría que esta petición del Vaticano es errónea ya que el pueblo de Dios (o quizás algún monstruo burocrático llamado conferencia episcopal) ha decidido lo contrario.

Pero este punto de vista modernista, que es inherentemente antiautoritario, fue condenado por el Papa San Pío X. El hecho de que la Iglesia en el mundo occidental esté en un «statu abusus», un estado de (casi perpetuo) abuso, no debilita de ninguna forma el derecho canónico ni, sobre todo, su sabia tradición bimilenaria. Ni la tradición ni la disciplina desaparecen solo porque sean ignoradas y porque el Vaticano elija tolerar esta situación, o más bien, no tomar medidas punitivas.

Hemos visto, desgraciadamente, que no podemos esperar mucha ayuda del Vaticano en materias importantes en estos días. Por lo tanto, si el cambio no tiene lugar a nivel parroquial, puede ser que no ocurra nunca. Dichoso sea el pastor que tiene la convicción, el coraje, el tacto que requiere el acabar con los abusos, manteniéndose en línea con lo que dice la Redemptionis Sacramentum, en el número 183:

«De forma muy especial, todos procuren, según sus medios, que el santísimo sacramento de la Eucaristía sea defendido de toda irreverencia y deformación, y todos los abusos sean completamente corregidos. Esto, por lo tanto, es una tarea gravísima para todos y cada uno, y, excluida toda acepción de personas, todos están obligados a cumplir esta labor.»

Quizás más que en ninguna otra nación, los americanos han decidido simplemente desobedecer lo concerniente a los ministros extraordinarios, creando sus propias normas sobre la marcha. Me pregunto, ¿es ésta una actitud verdaderamente católica? ¿o es sólo un ejemplo más de cuánto se ha desviado la Iglesia en América, creando su propia religión con sus reglas hechas a su medida?. La tierra de las 30.000 denominaciones ha encontrado una forma de perder la esencia católica y romana, a menos que se hagan grandes y concienzudos esfuerzos para evitarlo.

articulos
Prev Next

En la cumbre, la homosexualidad es tabú.…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 21 de febrero, en la mañana(...)

Leer más...

Dirección espiritual en tiempos sin dire…

Autor: Osman RAMOS, sacerdote FM

No es necesario que describa con detalle los tiempos difíciles, llenos de confusión y ambigüedad y, en muchos casos, llenos de cobardía(...)

Leer más...

Culpabilizar a las víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

De nuevo una semana con muchas noticias, de las que voy a comentar sólo dos. La primera es la carta que el Papa(...)

Leer más...

"Tolerancia cero": Santo y seña de una I…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Dos son los pecados para los que,(...)

Leer más...

Autodeterminación

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Nuestra época vincula(...)

Leer más...

Manos Unidas, cinco panes y dos peces

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La primera “Campaña contra el Hambre” lanzada por Manos Unidas tuvo lugar hace ya 60(...)

Leer más...

Del cardenal Müller, una declaración de …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

 

Leer más...

Un viaje histórico

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Pasan tantas cosas, no digo en una semana sino a veces en un solo día, que resulta difícil elegir una para comentarla. Por(...)

Leer más...

El exterminio de los campeones

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Entre los éxitos más restallantes del reciente cine español se cuenta Campeones, la(...)

Leer más...

El origen religioso del alfabeto

Autor: Francisco GARCÍA, químico

Cuando me explicaron la primera vez que el primer alfabeto era una invención fenicia, siglo(...)

Leer más...

El futuro del celibato sacerdotal

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal, dedicado a reflexionar sobre lo que pasa en la Iglesia, a destacar las hermosas palabras del Papa sobre la Virgen(...)

Leer más...

Desvelando al verdadero San Francisco de…

Autor: Jorge SOLEY, economista

Hace ya unos años escribí sobre la visión empobrecida y casi diríamos que caricaturesca de(...)

Leer más...

María, "influencer" de Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo que más me ha gustado de la recién clausurada Jornada Mundial de la Juventud han sido dos cosas: el pueblo panameño y la centralidad que ha(...)

Leer más...

¿Es Jesús Emmanuel (Dios con nosotros)?

Autor: Luciana Rogowicz, judía y católica

Leer más...

Leyes liberticidas: Las de violencia e i…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Hace unos meses publiqué un artículo cuyo título era «Leer más...

Un Papa "pro life"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los que no leyeron bien “Amoris laetitia”, porque sólo se fijaron en una parte de la misma -para criticarla o para aplaudirla-, no(...)

Leer más...

Por qué el uso ordinario de los "ministr…

Autor: Peter KWASNIEWSKI, sacerdote

En la gran tradición de la Iglesia católica, en sus ritos(...)

Leer más...

Venezuela, una vez más

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Venezuela, una vez más. Y no por algo bueno, aunque(...)

Leer más...

El mundo ideal de Henry Complaintkovick

Autor: Antonio GUTIÉRREZ, sacerdote FM

Henry Complaintkovick se había hecho el hombre más rico del mundo. Era un hombre íntegro, inteligentísimo, bien educado, de buen corazón, pero(...)

Leer más...

Conversión y unidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Santo Padre ha escrito una larga carta -ocho páginas- a los obispos norteamericanos, aprovechando que estaban reunidos en un retiro, en la(...)

Leer más...

Terremoto en los medios vaticanos

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que no se logró en tres(...)

Leer más...

El catolicismo y las religiones

Autor: Francisco GARCÍA, catedrático de Química

Una de las constantes observadas en las religiones antiguas es la evolución de los dioses con el(...)

Leer más...

Existe Dios y me doy cuenta

Autor: Manuel MORALES, agustino

Tiene su chispa el fraile capuchino Cantalamessa. La semana pasada, hablando a la Curia vaticana, citaba a un ateo, Sartre. Y recordaba de(...)

Leer más...

La naturaleza como fundamento de la vida…

Autor: Enrique MARTÍNEZ, doctor en Filosofía

Afirma el filósofo y psicoanalista lacaniano Slavoj Zizek que(...)

Leer más...

Política, emigración y paz

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Vaticano ha dado a conocer el mensaje del Papa para la Jornada Mundial de Oración por la Paz, que, como todos los(...)

Leer más...

Dichosa Navidad y sobrio Año Nuevo

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

¡Feliz Navidad y próspero año nuevo!Leer más...

Los padres ante los adolescentes

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Para educar bien es preciso tener una idea clara del modelo de persona que se persigue, es decir, enseñar a poder saber qué(...)

Leer más...

Los otros mártires

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las declaraciones del cardenal Müller, ex prefecto de Doctrina de la Fe, animando a los sacerdotes de la diócesis alemana de Münster, a(...)

Leer más...

Agua, agricultura, alimentación. Constru…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Dando efusivamente las gracias a cuantos han(...)

Leer más...

Robert Spaemann, el último gran filósofo…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Robert Spaemann era el filósofo más cercano a Benedicto XVI, su amigo y coetáneo. Falleció el 10 de diciembre a los 91 años,(...)

Leer más...

La Tierra Prometida es un recién nacido …

Autor: David SOLÍS, académico

Los Tres habían esperado este momento: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es verdad, entremedio ocurrió el pecado original, pero si(...)

Leer más...

Los riesgos del momento presente

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana se han producido dos graves ataques contra obispos. Uno ha tenido lugar en Filipinas y el otro en Nicaragua. Desde extremos(...)

Leer más...

La sabiduría se cobija en el sentido com…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Ante tantas propuestas ideológicas interesadas ha llegado la triste(...)

Leer más...

En Italia se derrumban los nacimientos y…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Justamente el día en el que se(...)

Leer más...

Evitar la apostasía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana se ha sabido, y es una gran noticia, que la Iglesia ha reconocido un milagro por intercesión del beato John Henry(...)

Leer más...

Sobre la verdad

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En la festividad de Cristo Rey, con la que se concluye(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4