Text Size
Lunes, Octubre 22, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

China, la historia juzgará

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Durante el vuelo de regreso a Roma, terminada su visita a los Países Bálticos, Su Santidad el Papa contestó a la pregunta de un periodista sobre el reciente acuerdo firmado con China. El Pontífice dijo cuatro cosas interesantes. La primera, que el acuerdo era fruto de una larguísima y difícil negociación y que él era el máximo responsable de su firma, con lo que salía en defensa del cardenal Parolín, secretario de Estado, cuya dimisión había pedido el cardenal Zen, emérito de Hong Kong, precisamente por ese acuerdo. En segundo lugar, el Santo Padre insistió en que la última palabra sobre el nombramiento de los obispos la iba a tener él, y no el Gobierno chino; con eso daba a entender que ese Gobierno iba a tener la primera palabra, es decir que iba a presentar los candidatos al Episcopado. En tercer lugar, defendió el levantamiento de la excomunión a los ocho obispos nombrados por el Gobierno chino, uno de ellos ya fallecido; sobre dos de estos obispos circulan insistentemente rumores de que están casados y con hijos. Por último, dijo que el acuerdo no era tan novedoso como pudiera parecer y citó el caso del privilegio de presentación que tenían, entre otros, los reyes españoles.

Aunque el contenido de ese acuerdo, que es provisional, sigue sin conocerse, lo cual hace muy difícil valorarlo con objetividad, las palabras del Papa dan alguna pista sobre cuál puede su contenido. Al haber aludido al privilegio de presentación de la Monarquía española y haber insistido en que él, como Pontífice, tendría la última palabra en el nombramiento de obispos, cabe suponer que los candidatos van a ser seleccionados por el Gobierno chino y presentados al Sumo Pontífice para que ratifique esa elección.

El llamado “privilegio de presentación” o “derecho de presentación” de la Corona española y de otras en Europa, se inicia con los Reyes Católicos. A estos se les concedió que fueran ellos los que presentaran al Papa tres candidatos cuando una diócesis quedara vacante y el Vicario de Cristo elegiría de entre los tres el que considerara más oportuno. Los Reyes Católicos reclamaron este privilegio para colaborar en la purificación de la jerarquía católica, muy necesitada de ello, y evitar así que en sus Reinos penetrara el luteranismo, amparándose en las críticas a la Iglesia por la corrupción del clero. Después, en la América Hispana, esto se extendió a cualquier cargo eclesiástico, incluido el nombramiento de párrocos; el Real y Supremo Consejo de Indias presentaba una terna al obispo correspondiente para que eligiera el párroco o canónigo de la plaza que hubiera que cubrir. Este privilegio duró hasta la muerte del general Franco, en 1975 -con excepción de los años de la Segunda República- y los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979 ya no lo recogen.

Mucho más gravoso fue para la Iglesia lo sucedido en Francia. En 1790, en plena marea revolucionaria, se aprobó la Constitución Civil del Clero. Los obispos y párrocos eran elegidos por el pueblo y debían jurar lealtad al Gobierno revolucionario. Los que no aceptaron, porque quisieron ser fieles al Papa, fueros perseguidos. Muchos murieron mártires y otros se refugiaron en el exilio. En 1801, poco después del golpe de Estado que llevó a Napoleón al poder, éste firmó un Concordato con el Papa Pío VII, por el cual el Pontífice aceptaba que fuera Napoleón el que nombrara a los obispos y el Papa se limitaba a darles la investidura canónica (en el caso de España era una terna, de la que el Papa elegía uno). Antes de tomar posesión, debían jurar lealtad al Gobierno. Se planteó entonces la cuestión de los obispos que ya existían: los que habían sido nombrados por los revolucionarios y los que no habían querido jurar la Constitución Civil del Clero (estos últimos eran 81). Napoleón y el Papa llegaron al acuerdo de que todos debían dimitir para nombrar obispos nuevos. Esto fue muy duro para los obispos que, por ser fieles a Roma, habían sido perseguidos. De hecho, 38 de ellos se negaron a aceptar su destitución y comenzaron un cisma, el de la “Petite Eglise”, o “Pequeña Iglesia”, que aún hoy subsiste.

Probablemente, el acuerdo firmado con Pekín se parecerá más al que Napoleón logró arrancar a Pío VII que el concedido a los Reyes Católicos y sus herederos. En todo caso, al no conocer su contenido, es muy difícil saber si han sido afrontadas todas las cuestiones. Por ejemplo, la creación de una Conferencia Episcopal, o la suerte que van a seguir los obispos que han permanecido fieles a Roma a pesar de la persecución, o incluso lo que va a pasar con las parroquias de la llamada “Iglesia clandestina”. Sólo sabemos, porque lo ha dicho el Papa, que uno de los obispos fieles le ha escrito diciéndole que acepta el acuerdo, aunque el cardenal Zen había advertido que si se firmaba probablemente tendría lugar un cisma, como aquel que se produjo en Francia.

Un especialista en las relaciones entre el Vaticano y China, el profesor italiano Francesco Sisci, contestaba a las dudas que a muchos les genera este acuerdo, precisamente porque uno de los firmantes, el Gobierno chino, es dictatorial y no es de fiar, diciendo: “El que viva lo verá. Veremos. Si las cosas van mal, el Vaticano se retirará. Pero no está bien decir que es mejor no hacer nada por si acaso mañana llueve. Lo mejor es salir a la calle llevando el paraguas”.

En todo caso, para China este acuerdo es ya un triunfo. En un momento como éste, en plena guerra comercial con Estados Unidos, representa un apoyo moral de gran importancia. Para la Iglesia es una oportunidad de zanjar un conflicto que se arrastra desde hace muchos años y recuperar algo de libertad para evangelizar. La historia juzgará si se acertó o no. Cabe la posibilidad de que los chinos, cuando ya no les interese el apoyo vaticano, endurezcan las condiciones del acuerdo o, simplemente, se retiren de él. Se habrá dado un paso en falso de graves consecuencias, porque será difícil convencer a los católicos chinos de que vuelvan a una clandestinidad que ellos consideran que no fue suficientemente apreciada. Pero el Papa ha decidido que hay que correr el riesgo y no hay que olvidar que él es el Papa. No estamos ante una cuestión doctrinal, sino de gobierno. Puede equivocarse, pero también puede acertar. La historia le juzgará. Pero, mientras tanto, hay que rezar por él, por el éxito de esta arriesgada operación y, sobre todo, por esos héroes, algunos de los cuales se sienten abandonados y corren el riesgo de dar un portazo a esa Iglesia a la que tanto han amado.

articulos
Prev Next

Pablo VI y el "espíritu del Concilio"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Papa Pablo VI, San Pablo VI, fue canonizado por el Papa Francisco, junto a otros seis santos más -entre ellos monseñor Romero-,(...)

Leer más...

Soberanía de la Fe

Autor: Hernán VERGARA, escritor

Es difícil para los hombres de hoy, tomados por sus urgencias pasionales, por sus dificultades económicas, por(...)

Leer más...

Aquellas revelaciones sobre la gran apos…

Autor: Aldo María VALLI, periodista

"Ha llegado la hora de la gran apostasía. Leer más...

Monseñor Viganó responde al cardenal Oue…

Autor: Carlo María VIGANÒ, ex nuncio en Estados Unidos

En la memoria de los Mártires de América del Norte

Leer más...

El Evangelio diferente

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En la Carta a los Gálatas San Pablo escribe: «No es(...)

Leer más...

Pablo VI y la FAO

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El domingo, en una solemne ceremonia en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el(...)

Leer más...

Señales contradictorias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras el Sínodo sobre los jóvenes sigue adelante, en medio de un silencio que se justifica oficialmente diciendo que así los obispos pueden expresarse con más libertad,(...)

Leer más...

Carta abierta del cardenal Ouellet a mon…

Autor: Marc OUELLET, cardenal prefecto de la Congregación de Obispos

Querido hermano Carlo Maria Viganò,

Leer más...

Un Sínodo decisivo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha comenzado el Sínodo de los Obispos sobre la juventud y la pastoral vocacional. Un Sínodo que ha nacido marcado por la polémica.(...)

Leer más...

Domund 2018 ¿Quieres cambiar el mundo?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año desde 1926, se acerca en octubre la Jornada Mundial de las Misiones,(...)

Leer más...

Un Sínodo fuera de la pista. Las crítica…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Hoy comienza un sínodo con un título(...)

Leer más...

China, la historia juzgará

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Durante el vuelo de regreso a Roma, terminada su visita a los Países Bálticos, Su Santidad el Papa contestó a la pregunta de(...)

Leer más...

Una fractura ortodoxa con serias consecu…

Autor: George WEIGEL, escritor

Con el catolicismo enredado en una crisis de abusos sexuales y complicidad episcopal que llega a los más altos niveles de la Iglesia,(...)

Leer más...

La puerta abierta al diablo: el laicismo

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En un artículo publicado el 18 de Septiembre, el diputado socialista(...)

Leer más...

Sumisión. El acuerdo fantasma entre la S…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Todo lo que se sabe -y lo(...)

Leer más...

Pensamientos sobre el Instrumentum Labor…

Autor: Charles CHAPUT, arzobispo de Philadelphia

Durante los pasados meses he estado recibiendo muchos emails y cartas de laicos, clérigos, teólogos y otros intelectuales, jóvenes y viejos,(...)

Leer más...

Mundanización y espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque no cesan las noticias deplorables que muestran las llagas de la Iglesia -escándalos, división interna, autoritarismo-, quiero reflexionar hoy sobre una cuestión(...)

Leer más...

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò,(...)

Leer más...

Una oportunidad de curación para la Igle…

Autor: Francisco José CONTRERAS, escritor

Me ha costado mucho escribir este artículo. “No hay que perturbar la fe de los sencillos” (Ya está perturbada: en Irlanda cayó veinte puntos el porcentaje de católicos(...)

Leer más...

Texto íntegro de la carta de monseñor Vi…

TESTIMONIO de Mons. Carlo Maria Viganò Arzobispo titular de Ulpiana Nuncio Apostólico

Leer más...

La Iglesia en la encrucijada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha terminado el Congreso previo a la Jornada de las Familias en Dublín, un Congreso diferente a los demás, por los acontecimientos que han acontecido antes e(...)

Leer más...

Sacerdotes y obispos homosexuales. Ni "s…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

"Homosexuales" y "obispos": éstas son las dos(...)

Leer más...

Las causas de la tragedia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La publicación del informe de lo sucedido en seis diócesis del Estado de Pennsylvania ha conmocionado al mundo y ha llenado de vergüenza(...)

Leer más...

Llamar a las cosas por su nombre

Autor: Angelo STAGNARO, periodista

Puedo perdonarle casi todo a los protestantes y al protestantismo.

Leer más...

Un informe de un tribunal de Pensylvania

Autor: Guillermo JUAN, sacerdote

En todo el tema, muy pesado, de abusos perpetrados por miembros(...)

Leer más...

Enhorabuena, Argentina

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El resultado de la votación en el Senado argentino, rechazando la posibilidad de que se aprobara una ley del aborto muy permisiva -ya(...)

Leer más...

"Humanae vitae", camino de santidad

Autor: Robert SARAH, cardenal prefecto de la Congregación para el Culto

Hace exactamente 50 años, el Papa Pablo VI(...)

Leer más...

Reflexión sobre la pena de muerte

Autor: Francisco SUÁREZ, sacerdote

En esta breve reflexión sobre la pena de muerte, vamos a exponer algunos pasajes de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia.  

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4