Text Size
Miércoles, Diciembre 19, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Transparencia, privacidad, reserva, discreción y secreto

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes me invitan a hacer una reflexión sobre un tema complejo que pone en juego conceptos como «transparencia», «privaci­dad», «reserva», «discreción» y «secreto». Dichos conceptos entrelazan rela­ciones nada simples de definir entre «derechos» y «deberes» que articulan la convivencia tanto en el plano personal como a nivel social.

¿Todo el mundo tiene derecho a saber todo acerca de todo? Me parece que la respuesta negativa es obvia. Y entonces, ¿cuál es el origen de que existan ámbitos «reservados»? En ciertos casos ese origen está en la naturaleza misma del ser humano, en su dignidad y en su autonomía. Verse en la necesidad de ha­cer públicos determinados aspectos de nuestra vida y de nuestra actividad, se­ría establecer una dependencia esclavizante y un desconocimiento de la libertad de cada cual. Hay otros casos en que la «reserva» o incluso el «secreto» son exigidos por la legítima autoridad, precisamente para salvaguardar el bien co­mún. Podrían ponerse como ejemplos el ámbito de los secretos militares, la conducción de ciertas negociaciones entre Estados, los servicios secretos, etc. En la vida de la Iglesia, hay ciertos asuntos que están protegidos por el «secreto pontificio», como una forma legítima de proteger la libertad de quienes deben tomar algunas decisiones muy importantes o de garantizar el respeto debido a quienes proporcionan determinadas informaciones. La reserva puede tener también su origen en una relación contractual, como es el caso en que una persona confía a otra una información bajo la condición de que no la revelará a terceros. Este caso es vecino al del llamado «secreto profesio­nal», que cubre aquello acerca de lo cual una persona se entera, porque alguien se lo confía en virtud de su competencia profesional. El caso máximo del secre­to profesional es el secreto que protege aquello de lo cual un sacerdote se en­tera, en materia de pecados, a través del sacramento de la Confesión. Este secreto es tan serio que no admite excepciones. El derecho canónico sanciona con una excomunión automática reservada al Sumo Pontífice la «violación directa» del sigilo sacramental. Pero hay muchas materias en que la «reserva» es exigida por la naturaleza misma de las cosas, por el respeto a la dignidad de las personas y a su legítima privacidad. La gestión de los propios intereses económicos, mientras no contradigan lo dis­puesto por leyes legítimas o amaguen las exigencias del bien común es un campo en que la privacidad deber ser respetada pues de lo contrario prevalecería un ambiente de desconfianza que terminaría por ahogar la convivencia social. Las mentalidades totalitarias son renuentes a reconocer el derecho a la priva­cidad, pues tener a su disposición una información total sobre los ciudadanos es la clave para controlar su vida hasta en los más mínimos detalles, lo que conduce a avasallar la libertad de las personas y a afianzar cualquier tipo de tiranía.

 

En la vida moderna y considerando el desarrollo de los medios de comunicación y de la industria de la información, el ejercicio de la actividad periodísti­ca constituye un condicionamiento importante para los ámbitos de la «reserva». Es obvio que la información acerca de los asuntos que atañen al bien común constituye un aporte importante para la erradicación de la corrupción en sus variadas formas. Publicar los abusos, las malversaciones o las maniobras incorrectas o corruptas es una contribución al saneamiento de la actividad políti­ca y financiera del Estado y esa contribución es consecuencia de la libertad de expresión y de información. Sin embargo es preciso reconocer que en ocasiones una información desmedida, sesgada, parcial o tendenciosa puede alentar el a­petito enfermizo de conocer hasta en sus ínfimos detalles determinados hechos, de suyo reprobables o ilegítimos. El sensacionalismo es una deformación del legítimo derecho a informar y a ser informado. Naturalmente es extremadamente difícil establecer reglas fijas o cuasi matemáticas en la materia, y la mejor salvaguardia será siempre la correcta formación moral del comunicador. Si hay una norma que debería tener universal aceptación, ella sería la de no hacer a otro lo que no nos gustaría que otro nos hiciera y, al revés, de tratar a los demás como nos agrada que los demás nos traten.

Hay que tener presente que no son raros los casos, históricamente hablando, en que se ha abusado del secreto para cubrir actuaciones ilegítimas o para am­parar intereses personales o de grupos, sojuzgando a personas o encubriendo acciones reñidas con el bien común. Mientras la «reserva» y la «privacidad» son expresiones de derechos de las personas y de respeto a su dignidad, el «secretismo» -es decir el secreto empleado para proteger intereses espurios- es una expresión de egoísmo personal o colectivo, e instrumento de dominación y de desprecio de la legítima libertad de las personas.

Será útil, aquí, decir algo acerca de la «discreción». Esta palabra, de origen latino, deriva del verbo «discernir» que significa separar. Hacer un discerni­miento es analizar una realidad para separar los elementos válidos de aquellos que no lo son. Es «discreta» una persona que es capaz de hacer discernimiento y de analizar con objetividad. En el caso de la información, se trata de hacer un juicio razonado y razonable acerca de qué información contribuye al bien co­mún, y en qué medida contribuye a él, y de evaluar las ventajas y desventajas, siempre con miras al bien común, de dar una información objetivamente veraz y proporcionada. Se ha de presuponer que una información veraz y objetiva es una contribución valiosa al bien común. Sería desventajoso lo que contribuye al sensacionalismo, estimulando curiosidades que pudieran ser enfermizas.

La palabra de Jesús de que «la verdad nos hace libres», será siempre válida pero sin olvidar que el mismo Jesús optó en alguna ocasión por actuar con reser­va, como cuando lo hizo secretamente en uno de sus viajes a Jerusalén (ver Jn 7, 10). Y sin olvidar la actitud reservada de San José, cuando se enteró de la gravidez de la Virgen María (ver Mt 1, 19-24).

articulos
Prev Next

Los padres ante los adolescentes

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Para educar bien es preciso tener una idea clara del modelo de persona que se persigue, es decir, enseñar a poder saber qué(...)

Leer más...

Los otros mártires

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las declaraciones del cardenal Müller, ex prefecto de Doctrina de la Fe, animando a los sacerdotes de la diócesis alemana de Münster, a(...)

Leer más...

Agua, agricultura, alimentación. Constru…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Dando efusivamente las gracias a cuantos han(...)

Leer más...

Robert Spaemann, el último gran filósofo…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Robert Spaemann era el filósofo más cercano a Benedicto XVI, su amigo y coetáneo. Falleció el 10 de diciembre a los 91 años,(...)

Leer más...

La Tierra Prometida es un recién nacido …

Autor: David SOLÍS, académico

Los Tres habían esperado este momento: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es verdad, entremedio ocurrió el pecado original, pero si(...)

Leer más...

Los riesgos del momento presente

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana se han producido dos graves ataques contra obispos. Uno ha tenido lugar en Filipinas y el otro en Nicaragua. Desde extremos(...)

Leer más...

La sabiduría se cobija en el sentido com…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Ante tantas propuestas ideológicas interesadas ha llegado la triste(...)

Leer más...

En Italia se derrumban los nacimientos y…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Justamente el día en el que se(...)

Leer más...

Evitar la apostasía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana se ha sabido, y es una gran noticia, que la Iglesia ha reconocido un milagro por intercesión del beato John Henry(...)

Leer más...

Sobre la verdad

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En la festividad de Cristo Rey, con la que se concluye(...)

Leer más...

Pío XI, los cristeros mexicanos y la Cru…

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

La persecución a los católicos mexicanos, así como la heroica resistencia(...)

Leer más...

Informe 2018 sobre la libertad religiosa…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En las casi 900 páginas de su último informe sobre la libertad religiosa en el mundo, publicado hace unos días, la fundación de(...)

Leer más...

Guerra civil y acoso externo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hace tres semanas dediqué este comentario a la situación en que viven muchos cristianos, perseguidos sistemáticamente por su fe. Poco después el Papa(...)

Leer más...

El balancín que me levanta

Autor: Manuel MORALES, agustino

Me dijo en cierta ocasión un amigo psicólogo que “primero se vive y luego se aprende a vivir”. A mis 82 años espero(...)

Leer más...

Descristianización y crisis de Occidente

Autor: Josep MIRÓ, sociólogo

La crisis de las instituciones políticas de la mayor parte de Occidente es, en último término, una crisis de la concepción neoliberal y(...)

Leer más...

Gritar, responder, liberar

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Al final del Jubileo de la Misericordia, el Papa Francisco instituyó la Jornada Mundial de(...)

Leer más...

Alta tensión en Estados Unidos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las asambleas plenarias de las Conferencias Episcopales suelen generar pocas noticias de alcance mundial. Es interesante saber quién ha(...)

Leer más...

¿Realmente Jesús tuvo hermanos carnales?

Autor: Jesús URONES, escritor

Quizás uno de los temas más controversiales de la teología católica y que más nos discuten los no católicos(...)

Leer más...

La vergüenza ante monseñor Shao Zhumin

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote director de Asia News

Era de esperar.(...)

Leer más...

Sinodalidad humeante

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Más que Iglesia sinodal. Después de haber Leer más...

Aborto, la batalla continùa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las recientes elecciones norteamericanas, además de dirimir quién manda en el Congreso y en el Senado, han tenido como protagonista menor pero muy(...)

Leer más...

Una cosa es el capitalismo y otra el lib…

Autor: Germán MASSERDOTTI, economista

En un editorial reciente aparecido en el prestigioso diario argentino La Nación, se afirma(...)

Leer más...

Sardanápalo y la Iglesia actual

Autor: Alonso GRACIÁN, filósofo

Mucho tiempo ha pasado desde que el gran Don Juan de Borja, allá por 1680, escribiera como lema de una de sus Empresas(...)

Leer más...

Justicia, odio, venganza

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de Culto Divino

En mi juventud escuché un refrán(...)

Leer más...

Espadas en arados

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Hay una escultura, en la entrada de la sede de la ONU en Nueva York,(...)

Leer más...

Diálogo con condiciones

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana ha sido noticia, una muy buena noticia, la absolución a Asia Bibi del cargo de blasfemia que se le imputaba. Esta(...)

Leer más...

La destrucción del catolicismo en Brasil…

Autor: Vicente MONTESINOS, escritor

El fenómeno de la realidad católica en Brasil; de la creciente ocupación de espacios religiosos por la sectas evangélicas en dicho país, y(...)

Leer más...

El Sínodo de la "sinodalidad"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Sínodo de los obispos sobre los jóvenes ha terminado y, salvo algunas expresiones folclóricas como la de ver a los obispos bailando,(...)

Leer más...

Papa Pablo VI: santo

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

El domingo 14 de octubre fue canonizado en Roma por el Papa Francisco el Papa Beato Pablo VI junto al(...)

Leer más...

Pablo VI, santo

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para sonrojo de la humanidad, recientes estadísticas han puesto de relieve que actualmente 821 millones(...)

Leer más...

Pablo VI y el "espíritu del Concilio"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Papa Pablo VI, San Pablo VI, fue canonizado por el Papa Francisco, junto a otros seis santos más -entre ellos monseñor Romero-,(...)

Leer más...

Soberanía de la Fe

Autor: Hernán VERGARA, escritor

Es difícil para los hombres de hoy, tomados por sus urgencias pasionales, por sus dificultades económicas, por(...)

Leer más...

Aquellas revelaciones sobre la gran apos…

Autor: Aldo María VALLI, periodista

"Ha llegado la hora de la gran apostasía. Leer más...

Monseñor Viganó responde al cardenal Oue…

Autor: Carlo María VIGANÒ, ex nuncio en Estados Unidos

En la memoria de los Mártires de América del Norte

Leer más...

El Evangelio diferente

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En la Carta a los Gálatas San Pablo escribe: «No es(...)

Leer más...

Pablo VI y la FAO

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El domingo, en una solemne ceremonia en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4