Text Size
Martes, Marzo 26, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò, en la que, entre otras cosas, afirma que el Santo Padre estaba enterado de las fechorías del ex cardenal McCarrick y a pesar de eso las ignoró, por lo que pide su dimisión. El Papa Francisco, en el avión que le devolvía a Roma tras concluir la Jornada Mundial de la Familia, pidió a los periodistas que interpretasen ellos mismos la carta y sacasen sus conclusiones.

A día de hoy, no ha habido ninguna respuesta del Vaticano a las acusaciones y, por lo tanto, deduzco que sigue en pie la invitación a reflexionar sobre la carta. Quiero hacerlo, sin embargo, no como periodista -que sería una perspectiva válida para mí-, sino como católico que cree en lo que la Iglesia nos enseña, incluido el amor, respeto y obediencia debido al Vicario de Cristo. Quiero hacerlo también como guía de tantas personas que en estos días me han escrito, desconcertadas, queriendo saber mi opinión al respecto. Es posible que lo que diga no guste del todo a nadie, pero he rezado mucho antes de escribir esta reflexión, y esto es lo que en conciencia tengo que decir.

Primero, sobre el hecho en sí de la publicación de la carta. No me parece bien la forma en que se ha hecho. Por ejemplo, los “Dubia” fueron enviados al Papa de forma privada y por el conducto reglamentario por los cuatro cardenales firmantes. Sólo después de que, pasado un tiempo de meses, no hubiera respuesta, esos cardenales decidieron hacerlos públicos. En este caso no se le ha dado al Papa esa oportunidad. Es posible que se pensara que el silencio iba a ser la única respuesta de todos modos, o que se buscara la oportunidad del momento, o que se pensara que lo sucedido con McCarrick urgía una aclaración rápida, o incluso que monseñor Viganò decidiera intervenir porque algunos supuestos amigos del Papa estaban insultando la memoria de los dos nuncios anteriores a él, diciendo que no habían informado al Vaticano. Todo esto, y quizá otras cosas que ignoro, han debido pesar en la conciencia de monseñor Viganò para incumplir lo que sobre la corrección fraterna nos enseña San Pablo. Pero, vuelvo a repetir, personalmente esto no me ha gustado. Quizá, de haberse hecho de otro modo, hoy el resultado sería distinto.

Segundo, sobre el contenido. Todo el debate posterior a la publicación de la carta se ha centrado en la honestidad del denunciante -denigrado hasta el máximo por los defensores del Santo Padre- y sobre la veracidad o no de que él le informó personalmente al Papa Francisco de las fechorías de McCarrick sin que el Pontífice hiciera nada al respecto. Querer anular el efecto de la carta aludiendo a que Viganò no es creíble porque es un malvado es inútil; resulta indiferente si él es un hombre honesto o si -como he leído en broma- tiene una docena de amantes en una isla del Caribe; no hay que olvidar aquello de que la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero. A la vez, focalizar el problema en la cuestión de la denuncia hecha por Viganò al Papa en el año 2013, es ignorar algo que va a la raíz del problema: la trama para nombrar obispos homosexuales o simpatizantes con la homosexualidad, que tendría como objetivo último la aceptación de este comportamiento por parte de la Iglesia. Si las palabras del ex nuncio -y las acusaciones concretas que hace de algunos cardenales- no tuvieran otro apoyo que su palabra serían realmente risibles, pero el hecho de que en el propio Congreso sobre la Familia se diera un lugar destacado al jesuita James Martin para hablar de la acogida de los homosexuales en la Iglesia y que en esa conferencia, sin decirlo explícitamente, se abogara por incorporar a los homosexuales que no viven castamente a los ministerios de la Iglesia (por ejemplo, ministro de la comunión), hace pensar a algunos que hay ciertamente un sector poderoso dentro de la Iglesia que está trabajando para que los actos homosexuales -y por lo tanto, a la larga, el matrimonio homosexual- sean considerados al mismo nivel moral que los heterosexuales.

Tercero, la actitud ante el Papa. Me duele enormemente que en todo este asunto la mayoría haya olvidado que el Santo Padre es una persona de carne y hueso. ¿Es que no merece él, como cualquiera, la presunción de inocencia? Sus enemigos se han tirado a su cuello, aprovechando la acusación para zarandearle a ver si cae. Sus amigos se han lanzado en su defensa aportando insultos contra el acusador más que argumentos contra las acusaciones. Pero unos y otros olvidan que es un ser humano y que tiene derecho, como yo y como cualquiera, a que se le trate como alguien inocente hasta que no se demuestre lo contrario. Y, por lo tanto, sigue siendo el Papa y, como tal, le debo amor, respeto y obediencia. Le debo el apoyo de mi oración y estaré a su lado de forma inequívoca, fiel y clara mientras siga siendo el Vicario de Cristo en la tierra. Me he formado como sacerdote bajo San Juan Pablo II y admiro y quiero con todo el corazón a Benedicto XVI. Por eso me he preguntado, ¿cómo estaría actuando yo si hubiera sido uno de los dos el que estuviera siendo acusado ahora de esta manera? Y la respuesta ha sido clara e inmediata: les estaría defendiendo -no como lo hacen sus supuestos amigos- y le daría mi confianza hasta que no se demostrara que no la merece.

Cuarto, la petición de una investigación. El silencio entre la jerarquía católica en general está siendo estremecedor. Es como si todo el mundo estuviera conteniendo la respiración, esperando a ver qué pasa. En cambio, los obispos norteamericanos sí que están hablando, sobre todo porque a ellos les afecta más de lleno la cuestión. Me ha gustado mucho la intervención del cardenal DiNardo, presidente del Episcopado de ese país. Apoya al Papa y le ofrece el consuelo de su oración, pero pide una investigación para que se aclaren las cosas y evitar que los inocentes queden manchados con la sombra de la duda, mientras que los culpables quedan libres para seguir haciendo fechorías. La petición de esa investigación ha llegado también desde otros ámbitos; por ejemplo, un diario habitualmente muy favorable al Papa Francisco como es “El Mundo”, en un editorial titulado “Urge aclarar la grave acusación a Francisco”, decía después de citar las acusaciones del ex nuncio: “Son argumentos que nos obligan a exigir un ejercicio de claridad al margen de las luchas entre corrientes eclesiales. Francisco destaca por su espíritu abierto y reformador. De él cabe esperar transparencia absoluta, necesaria para arrojar luz entre tanta sombra”. Por lo tanto, incluso partiendo de la base de la confianza que me merece el Papa y de la presunción de inocencia que le es debida, creo que por el bien de la Iglesia y por su bien personal habría que investigar las acusaciones. Y, sin embargo, esta solución también presenta serios problemas.

Quinto, cómo hacer la investigación. Las democracias tienen establecidos en sus Constituciones métodos para llevar a juicio, previa denuncia e investigación, a sus más altos dirigentes. El imperio de la ley afecta a todos. El posible “impeachment” a Trump o el que ya sufrió Clinton o la investigación sobre el “Watergate” que derribó a Nixon, son buena prueba de ello. Pero la Iglesia no tiene una legislación semejante; el Papa es el máximo legislador y, aunque eso no suponga que puede hacer lo que quiera -como matar a alguien impunemente, por ejemplo-, no existe un Tribunal al que él se pueda someter y que pudiera concluir con un veredicto de culpabilidad que generara automáticamente su destitución. Eso nos deja ante dos posibilidades. La primera, que sea la Justicia civil -por ejemplo la norteamericana o, incluso, el Tribunal de La Haya- la que le juzgue; es probable que indirectamente ocurra, pues monseñor Viganò podría ser llamado a testificar ante un Tribunal de Estados Unidos y, a continuación, serían llamados también los que él ha implicado en su denuncia; la posibilidad de que un Tribunal civil juzgue a un Papa -el que sea-, me parece estremecedora y abre la puerta a una situación de fragilidad inmensa con respecto a la figura y salvaguarda del Sumo Pontífice. La otra opción, dado que no hay un Tribunal eclesiástico que pueda juzgar al Papa, es que, sin juicio, el Papa dimita, aún teniendo la conciencia tranquila de las acusaciones que se le imputan; estoy totalmente en contra, puesto que bastaría con cualquier acusación hecha por cualquiera para que el Papa de turno tuviera que dimitir.

¿Qué nos queda entonces? La confianza en Dios y en la conciencia del Vicario de Cristo. Habrá quién acepte lo primero y no lo segundo, porque no se fie del Pontífice. Yo creo que, si el Papa es inocente no debe hacer nada y debe ofrecer todo este sufrimiento por la Iglesia. Pero si es culpable, él lo sabe. Y, si es así, debe saber también que con Dios no se juega. Recuerdo una película titulada “El ecualizador”, maravillosamente interpretada por Denzel Washington; antes de eliminar a los asesinos a los que debe matar para limpiar la sociedad, les da la oportunidad de que se arrepientan. Sólo cuando no lo hacen, actúa. En el caso de que los acusados por monseñor Viganò sean culpables, ésta podría haber sido una oportunidad que Dios les da para que, discretamente y sin escándalo, se vayan y pongan fin a sus fechorías. Y, si no lo hacen, vendrán otras acusaciones mayores, que les sumirán más y más en la vergüenza y en el descrédito, haciéndose daño a sí mismos y a la Iglesia. Es imposible que ya no tengan fe en Dios y que no crean por lo tanto en la actuación de la Divina Providencia. Pero, en cualquier caso, la existencia de Dios y su juicio es independiente de la fe que se tenga en Él. Y eso, al menos por si acaso, deberían tenerlo todos -también el acusador si ha acusado en falso-, en cuenta.

Mientras tanto, presunción de inocencia para el Papa con todas las consecuencias. Amor, respeto y obediencia. Oración por él y por la Iglesia, para que este largo “Viernes Santo” termine cuanto antes y podamos gozar de la luz del Cristo resucitado.

articulos
Prev Next

La amenaza alemana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mirando hacia atrás sobre lo ocurrido en estos seis años de pontificado del papa Francisco, se puede percibir que hubo, casi desde el(...)

Leer más...

La astucia del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

“Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”(Mt 7,(...)

Leer más...

Los bosques y la educación

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para la celebración del Día Internacional de los Bosques, que tiene lugar cada 21 de(...)

Leer más...

Iglesia católica, ¿dónde estás? El grito…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Un padre misionero que está en la(...)

Leer más...

El ejemplo de San José

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tal y como está la situación de(...)

Leer más...

La Compañía de Jesús a la deriva. La acu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Me parece que estoy en buena Compañía…”.(...)

Leer más...

Después de las condenas de los cardenale…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En Australia el cardenal George Pell ha(...)

Leer más...

Venimos de muy lejos

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

¡Qué lejos de la orilla empieza hoy este mar de Cádiz a dejar sus espumas, serenamente, lentamente, para que el sol espléndido de esta mañana feliz(...)

Leer más...

La fe del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

Lo que les ha ocurrido a tantos eclesiásticos que hoy nos están proponiendo ir en contra de Cristo y de(...)

Leer más...

Cuaresma, tiempo de misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque cada semana hay noticias -por ejemplo, esta semana, una nueva acusación contra el cardenal Pell o la condena a seis meses de(...)

Leer más...

Matemáticas para esta Cuaresma

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Estamos en Cuaresma. ¿Aprovecharemos esta ocasión para crecer en la sobriedad solidaria? La tradicional ascesis(...)

Leer más...

Las dimensiones de un crimen

Autor: Enrique ÁLVAREZ, periodista

Hace mucho tiempo que perdí la capacidad de creer que sea(...)

Leer más...

La "bomba" Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La cumbre sobre abusos a menores por parte del clero estuvo precedida por un hecho que pretendía lanzar el mensaje de que la(...)

Leer más...

Sobre la teología del "cómo"

Autor: Stefano FONTANA, catedrático

En la doctrina de la Iglesia el qué(...)

Leer más...

La ira de Dios no es tabú. La admite tam…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Mientras la atención del mundo está atraída(...)

Leer más...

El doble juicio del cardenal Pell

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

El veredicto de culpabilidad contra el cardenal Pell en Australia, que será recurrido, plantea interrogantes graves sobre la presión mediática en juicios sobre(...)

Leer más...

Mujeres

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El 8 de marzo se ha convertido desde hace años en un referente mundial para(...)

Leer más...

La lección de Caín y Abel

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La cumbre sobre pederastia en la jerarquía de la Iglesia, que se ha celebrado en Roma, ha tenido como concepto clave por parte(...)

Leer más...

Segundo día de la cumbre. Con nuevas acu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A continuación presentamos cinco apuntes del cuaderno(...)

Leer más...

En la cumbre, la homosexualidad es tabú.…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 21 de febrero, en la mañana(...)

Leer más...

Dirección espiritual en tiempos sin dire…

Autor: Osman RAMOS, sacerdote FM

No es necesario que describa con detalle los tiempos difíciles, llenos de confusión y ambigüedad y, en muchos casos, llenos de cobardía(...)

Leer más...

Culpabilizar a las víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

De nuevo una semana con muchas noticias, de las que voy a comentar sólo dos. La primera es la carta que el Papa(...)

Leer más...

"Tolerancia cero": Santo y seña de una I…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Dos son los pecados para los que,(...)

Leer más...

Autodeterminación

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Nuestra época vincula(...)

Leer más...

Manos Unidas, cinco panes y dos peces

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La primera “Campaña contra el Hambre” lanzada por Manos Unidas tuvo lugar hace ya 60(...)

Leer más...

Del cardenal Müller, una declaración de …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

 

Leer más...

Un viaje histórico

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Pasan tantas cosas, no digo en una semana sino a veces en un solo día, que resulta difícil elegir una para comentarla. Por(...)

Leer más...

El exterminio de los campeones

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Entre los éxitos más restallantes del reciente cine español se cuenta Campeones, la(...)

Leer más...

El origen religioso del alfabeto

Autor: Francisco GARCÍA, químico

Cuando me explicaron la primera vez que el primer alfabeto era una invención fenicia, siglo(...)

Leer más...

El futuro del celibato sacerdotal

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal, dedicado a reflexionar sobre lo que pasa en la Iglesia, a destacar las hermosas palabras del Papa sobre la Virgen(...)

Leer más...

Desvelando al verdadero San Francisco de…

Autor: Jorge SOLEY, economista

Hace ya unos años escribí sobre la visión empobrecida y casi diríamos que caricaturesca de(...)

Leer más...

María, "influencer" de Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo que más me ha gustado de la recién clausurada Jornada Mundial de la Juventud han sido dos cosas: el pueblo panameño y la centralidad que ha(...)

Leer más...

¿Es Jesús Emmanuel (Dios con nosotros)?

Autor: Luciana Rogowicz, judía y católica

Leer más...

Leyes liberticidas: Las de violencia e i…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Hace unos meses publiqué un artículo cuyo título era «Leer más...

Un Papa "pro life"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los que no leyeron bien “Amoris laetitia”, porque sólo se fijaron en una parte de la misma -para criticarla o para aplaudirla-, no(...)

Leer más...

Por qué el uso ordinario de los "ministr…

Autor: Peter KWASNIEWSKI, sacerdote

En la gran tradición de la Iglesia católica, en sus ritos(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4