Text Size
Miércoles, Septiembre 19, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Las causas de la tragedia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La publicación del informe de lo sucedido en seis diócesis del Estado de Pennsylvania ha conmocionado al mundo y ha llenado de vergüenza a la Iglesia. El Vaticano ha reaccionado con rapidez, mostrando su horror ante lo sucedido y asegurando a las víctimas todo su apoyo. El presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos ha pedido una visita apostólica del Vaticano, como la que fue enviada a Chile, para que se esclarezca no sólo quienes fueron los que delinquieron sino también sus cómplices, entre los cuales podría haber obispos e incluso cardenales. Por eso, lo primero que hay que hacer es mostrar todo el apoyo a las víctimas y pedir una investigación para depurar responsabilidades.

Pero, a la vez, hay que preguntarse por qué ha pasado todo esto. Sin pretender agotar las causas, que seguramente son muchas, se me ocurren dos. La primera, una cultura del encubrimiento en la que habrían participado muchos obispos; para ellos, lo prioritario eran sus curas y los laicos -incluidos los niños- eran menos importantes. Un ejemplo es lo sucedido con uno de los sacerdotes pederastas norteamericanos; como fruto de sus actos, la menor quedó embarazada y la obligó a abortar; al saberlo, el obispo no escribió una carta a la joven, sino al sacerdote, preocupado por el mal momento que estaría pasando tras lo sucedido. Como en la mafia, pase lo que pase no pasa nada porque el que lo ha hecho es “uno de los nuestros”.

La segunda causa creo que está en la fortísima relajación de costumbres que ha tenido lugar después del Concilio dentro de la Iglesia. Se ha abandonado la vida espiritual, lo mismo que se ha abandonado la enseñanza doctrinal y el respeto a las normas litúrgicas. No digo que esto haya ocurrido en todos los casos, pero sí en muchísimos. Como consecuencia, al estar inmersos en una cultura hedonista, no han faltado los que han cruzado las barreras no ya sólo del pecado sino incluso del delito.

Por lo tanto, debe insistirse tanto en la responsabilidad que el obispo tiene con todos sus fieles -y no sólo con sus sacerdotes- y en la renovación y fortalecimiento de la vida espiritual del clero, así como en la fidelidad a la liturgia y a la doctrina. De lo contrario, lo sucedido volverá a repetirse.

Pero también hay que preguntarse por qué se dan a conocer ahora estas cosas. En el caso de Pennsylvania, por ejemplo, se han investigado casos que ocurrieron hace casi ochenta años -década de los 40-. La práctica totalidad de los delitos que ocurrieron han prescrito y, de hecho, sólo se podrá llevar a los tribunales a dos sacerdotes. Muchas de las víctimas también han fallecido, así como los autores, y lo que se sabe de lo que ocurrió es porque lo han contado terceras personas. Por ello, al no haber juicio, las víctimas no podrán recibir compensaciones económicas y la compensación moral, siempre fundamental, va a llegar tarde a la mayoría.

¿Por qué entonces todo esto? O, dicho de otra manera, ¿por qué no se ha abierto una investigación similar sobre lo ocurrido en otras religiones, o entre los médicos, abogados, periodistas, políticos o simplemente padres de familia? ¿Por qué se ha tapado tan rápidamente el escándalo que salpicó a figuras legendarias de Hollywood?

Estos días he pensado en Jesús camino de la Cruz. La Iglesia, como Él entonces, atraviesa su propio vía crucis. Jesús era totalmente inocente y nosotros no. Pero hay algo común. Jesús podía haber sido asesinado en secreto, pero era necesario destruirle antes moralmente; sus maravillosas enseñanzas y sus portentosos milagros le habían acreditado ante el pueblo como alguien con un inmenso prestigio moral; eso debía destruirse y, para ello, tuvo que ser flagelado y coronado de espinas, paseado por las calles hecho un guiñapo para que lo viera la gente, crucificado entre dos malhechores. Se buscaba no sólo matarle, sino también acabar con su autoridad moral.

La Iglesia es la principal autoridad moral del mundo y la forma de acabar con su prestigio es mostrando sus vergüenzas. Se opone al aborto, a la eutanasia, a la ideología de género, y eso no se puede consentir. Por eso hay que destruirla, hay que desprestigiarla, hay que rebozarla por el lodo. Así no podrá hablar, porque si lo hace se le echará en cara que no tiene autoridad moral para hacerlo. Lo estamos viendo ya en Chile y muy pronto pasará en Estados Unidos.

Creo que los laicos católicos tienen que saber todo eso y deben salir en ayuda de sus sacerdotes. No en ayuda de los delincuentes para que sigan delinquiendo, sino en ayuda de todos los demás, la inmensísima mayoría, que estamos avergonzados porque se está generalizando lo que han hecho unos pocos. Y no digamos cómo están los seminaristas, los pocos que hay, que están llenos de dudas a la hora de abrazar una vocación que el mundo identifica con depredadores sexuales de la más baja calaña.

Esta crisis puede servir para purificar a la Iglesia, pero sólo si vamos a la raíz y atajamos las causas que la produjeron y si nos mantenemos unidos, laicos y clero, en el amor a Cristo y a su Iglesia.

articulos
Prev Next

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò,(...)

Leer más...

Una oportunidad de curación para la Igle…

Autor: Francisco José CONTRERAS, escritor

Me ha costado mucho escribir este artículo. “No hay que perturbar la fe de los sencillos” (Ya está perturbada: en Irlanda cayó veinte puntos el porcentaje de católicos(...)

Leer más...

Texto íntegro de la carta de monseñor Vi…

TESTIMONIO de Mons. Carlo Maria Viganò Arzobispo titular de Ulpiana Nuncio Apostólico

Leer más...

La Iglesia en la encrucijada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha terminado el Congreso previo a la Jornada de las Familias en Dublín, un Congreso diferente a los demás, por los acontecimientos que han acontecido antes e(...)

Leer más...

Sacerdotes y obispos homosexuales. Ni "s…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

"Homosexuales" y "obispos": éstas son las dos(...)

Leer más...

Las causas de la tragedia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La publicación del informe de lo sucedido en seis diócesis del Estado de Pennsylvania ha conmocionado al mundo y ha llenado de vergüenza(...)

Leer más...

Llamar a las cosas por su nombre

Autor: Angelo STAGNARO, periodista

Puedo perdonarle casi todo a los protestantes y al protestantismo.

Leer más...

Un informe de un tribunal de Pensylvania

Autor: Guillermo JUAN, sacerdote

En todo el tema, muy pesado, de abusos perpetrados por miembros(...)

Leer más...

Enhorabuena, Argentina

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El resultado de la votación en el Senado argentino, rechazando la posibilidad de que se aprobara una ley del aborto muy permisiva -ya(...)

Leer más...

"Humanae vitae", camino de santidad

Autor: Robert SARAH, cardenal prefecto de la Congregación para el Culto

Hace exactamente 50 años, el Papa Pablo VI(...)

Leer más...

Reflexión sobre la pena de muerte

Autor: Francisco SUÁREZ, sacerdote

En esta breve reflexión sobre la pena de muerte, vamos a exponer algunos pasajes de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia.  

Leer más...

El debate de la pena de muerte y sus co…

Autor: Jorge SOLEY, economista

El debate sobre la pena de muerte en el(...)

Leer más...

Con la "Humanae vitae" Pablo VI tenía ra…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 25 de julio, la "Humanae vitae"(...)

Leer más...

Tiempo de gran tribulación

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana viene cargada de noticias que, necesariamente, hay que comentar y que, además, tienen un hilo conductor entre ellas: los abusos sexuales(...)

Leer más...

Volvemos a las andadas

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha anunciado que habrá una(...)

Leer más...

La acedía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal a la situación de Nicaragua. La represión en este pequeño y querido país no ha disminuido.(...)

Leer más...

"Humanae vitae" Así ha nacido y ¡ay a qu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El ajetreo en curso para demoler la "Leer más...

Nicaragua, la nueva Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La situación en Nicaragua avanza rápidamente hacia lo insostenible e insoportable. Con más de 300 muertos y 2000 heridos, fruto de la represión del(...)

Leer más...

Sociedades sostenibles a través de la co…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año, el primer sábado de julio, y por decisión de la Asamblea General(...)

Leer más...

Recristianización y educación cristiana

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Desde hace algún tiempo en mi oración(...)

Leer más...

Cristo, ¿de nuevo crucificado?

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuatro obispos alemanes, de momento porque seguramente serán más, han decidido aceptar en la comunión a los luteranos casados con católicos. Aunque esa(...)

Leer más...

El trabajo decente en el sector de la pe…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La comunidad internacional presta una atención particular a la noción de trabajo decente. Pero, a(...)

Leer más...

Abusos en la Iglesia: verdad (y mentira)…

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Los abusos sexuales a menores y adultos cometidos por sacerdotes y(...)

Leer más...

El nefasto pecado de la fornicación y el…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Uno de los pecados que más daño emocional, espiritual(...)

Leer más...

Lo que pasa cuando no pasa nada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En pleno mundial de fútbol, voy a utilizar un ejemplo para explicar algo de lo que está pasando. Imaginemos un partido en el(...)

Leer más...

Reformas mentales

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Me han parecido muy penosas unas declaraciones de la ministra de Justicia, Leer más...

Natalidad e inmigración en Europa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El comentario de hoy puede parecer que se dedica a un asunto local, pero creo que tiene una importancia que afecta a toda(...)

Leer más...

¿Hablamos de castidad?

Autor: Ernesto JULIÁ, sacerdote

En el documento que recoge las propuestas de la reunión con(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4