Text Size
Martes, Octubre 16, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Reflexión sobre la pena de muerte

Autor: Francisco SUÁREZ, sacerdote

En esta breve reflexión sobre la pena de muerte, vamos a exponer algunos pasajes de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia.  

En el Antiguo Testamento hay innumerables pasajes al respecto, solo mencionar que en Ex 20,13 dentro del Decálogo aparece el “No matarás” y en Ex 21 aparecen varios delitos castigados con la pena de muerte. O aceptamos la singular opinión de Escoto (1) o El “No matarás” se sobreentiende que se refiere a los inocentes, y no incluye a todos los delincuentes, so pena de contradecirse la Palabra de Dios de un capítulo a otro (de modo semejante Dt 5,17 y Dt 24,7 y otros).

En el Nuevo Testamento, en Mt 15,4 y ss y en Mc 7,10 y ss Jesús dice “Pues Dios dijo «honra al padre y a la madre» y «el que maldiga al padre o a la madre es reo de muerte» pero vosotros decís … y así invalidáis el mandato de Dios en nombre de vuestra tradición” (el subrayado es nuestro).

En la parábola del banquete de bodas (Mt 22, 1-14) Jesús compara sin escándalo al Padre Eterno con un rey que ejecuta a pena de muerte a homicidas.

En la parábola de los viñadores homicidas (Mt 21, 33-46; Mc 12, 1-12; Lc 20, 9-19) Jesús compara al Padre eterno con un propietario de viña que ejecuta a muerte a los homicidas.

En la parábola de las monedas de oro (Lc 19, 11-28) Jesús se compara a sí mismo con un Rey que manda ejecutar a muerte a ciudadanos sediciosos.

En estas parábolas: El mismo Jesús hace la analogía entre la pena de muerte temporal y la pena de muerte eterna, las dos son penas retributivas que es el fin principal de las penas como enseña el Catecismo nº 2266. Por ello suele ir parejo que quienes no creen en el infierno no aceptan la pena de muerte, así algunos que se dicen católicos, creen en contra de la Escritura en la aniquilación de todo el ser de los obstinados en el mal, asemejándose en esto a los Testigos de Jehová y Adventistas del 7º día.

En Mt 18, 6, traducido literalmente, Jesús dice “al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí conviene que le colgasen una piedra de molino al cuello y lo arrojasen al fondo del mar”. Conviene es traducción del griego “sinferei”, en latín Vulgata “expedit”. Un comentarista dice: esta pena de muerte, arrojar al mar, se aplicaba a los grandes criminales en la antigüedad y San Jerónimo dice que los judíos la usaban para los considerados indignos de sepultura (J. Maldonado “Comentarios a San Mateo” ed. BAC, Madrid 1956, pág. 637).

En Lc 23, 40-43, San Dimas al lado de Cristo crucificado considera merecida su propia pena de muerte y la del otro ladrón. Jesús recompensa su arrepentimiento y humildad diciéndole: “Hoy estarás conmigo en el Paraíso”.

En Jn 8, 3-11, Jesús con la adúltera muestra misericordia, astucia e indulta a la pecadora, no yendo contra la ley, que es donde le querían coger y comprometer. El Papa Francisco a los pocos días de haber sido elegido en la homilía de 7-IV-2014, predicando sobre este evangelio dijo que “Jesús misericordioso va más allá de la ley, defiende al pecador de una condena justa”. Luego declara justa la condena a muerte.

Para acabar con Rom 13, 4, habla del gobernante que es ministro de Dios para castigar el mal, y que no en vano lleva espada. La espada está hecha para matar.

En la vida de la Iglesia se ha vivido con normalidad la aplicación de la pena capital, en la enseñanza de los Santos Padres, de los Doctores, Teólogos, muchos santos canonizados aplicaron la pena de muerte como S. Luis Rey de Francia, S. Fernando III rey de Castilla, S. Juan de Ribera Arzobispo de Valencia y Virrey por 11 meses, S. Pío V…, y muchas veces enseñada por el Magisterio de la Iglesia.

Especial importancia la profesión de fe que se impuso a los Valdenses, que consideraban antievangélica la pena de muerte, en 1208 para reconciliarse con la Iglesia. Entre otras cosas debían profesar: “de la potestad secular afirmamos que sin pecado mortal puede ejercer juicio de sangre, con tal que para inferir la vindicta no proceda con odio, sino por juicio, no incautamente, sino por consejo”. (Dz 425; Ds 795).

Pío XII al I Congreso de Histopatología Internacional en 1952 dice: “El poder público tiene facultad de privar de la vida al delincuente sentenciado en expiación de su delito, después de que éste se despojó de su derecho a la vida” (AAS 44 (1952) 787).

Los Derechos Humanos se basan en la dignidad del hombre imagen de Dios, imagen de Dios que se empaña con la culpa, como dice un himno litúrgico, aunque nunca puede ser totalmente destruida, a esto lo llaman dignidad ontológica, pero la dignidad moral se puede perder en mayor o menor medida, también la cárcel va contra la dignidad humana y el ser imagen de Dios, pero el delincuente mengua o se desposee de su dignidad moral.

Por todo ello el que a la autoridad pública le sea lícito por derecho natural infligir la muerte a los delincuentes en pena de los más graves crímenes es considerada verdad de fe, definida en Dz 425, Ds 795 (Así por ejemplo Teófilo Urdanoz O.P., Comentarios a la Suma Teológica de S. Tomas de Aquino, T VIII ed. BAC, Madrid 1956, pág. 422) o al menos por Magisterio ordinario y universal.

El Catecismo de la Iglesia Católica en su edición Típica latina de 1997 en los números 2266 y 2267 trata el asunto haciendo la precisión de que, aunque el fin retributivo sea el fin primero y principal de las penas, para ejecutar la sentencia de muerte merecida por el delito cometido, se haga cuando se considere necesario para mantener el orden público y la seguridad de las personas, que es el 3º fin de las penas. Y aunque el Catecismo se pregunte si estas circunstancias se dan hoy, esto lo deja a la autonomía del Poder Civil. Se han dado casos de delincuentes en cárceles, incomunicados con el exterior, que a pesar de ello siguen comunicándose y dando órdenes de asesinar.

Como también pertenece a la autonomía del poder civil juzgar sobre el efecto disuasorio de las penas, teniendo en cuenta lo que dice la Escritura “¡otro absurdo! que no se ejecute enseguida la sentencia de la conducta del malo, con lo que el corazón de los humanos se llena de ganas de hacer el mal.” (Ects 8, 10-11)

Algunos quieren cambiar esta doctrina y cambiar el Catecismo de la Iglesia Católica para declarar la ilicitud absoluta de la pena de muerte. Esto traería muchos contrasentidos.

¡¿Habría que pensar que Dios se equivocó en sus enseñanzas en la Sagrada Escritura, o es que Dios está por encima del principio metafísico de contradicción y puede decir por la Sagrada Escritura, por Cristo y por el Magisterio de la Iglesia hasta hoy una cosa, y a partir de ahora inspirar a la Iglesia la contraria o mejor la contradictoria?!

¡¿Ya no sería Jesús que pronunció el Sermón del Monte la cima de la moralidad?! ¡¿Pretenden superarlo?! ¡¿Pretenden ser más buenos que Cristo?!

La antropología del hombre, muestra a éste como imagen de Dios, caído y redimido. Esta antropología conocida por Cristo ¿puede la Iglesia superarla en ese conocimiento y en las exigencias que eso conlleva?

¿Serían los legisladores que legislen sobre la pena de muerte, los jueces, policías, verdugos, que la apliquen, pecadores públicos, sin poder acceder a los Sacramentos?

Todo esto no significa que los cristianos estemos obligados a ser partidarios de que se aplique la pena de muerte y se legisle sobre ello, el catecismo como hemos visto es restrictivo al respecto, la fidelidad a la Palabra de Dios, nos impone no calificar de absolutamente inmoral la pena de muerte, y sobre todo a la autoridad decidir con prudencia lo que pueda exigir en cada momento la guarda de la justicia y el orden público.

Cualquier “acto magisterial” en contra de lo expuesto sería falible y erróneo o incluso de aplicación de lo que enseña San Roberto Belarmino, doctor de la Iglesia, en “Tercia Controversia Generalis de Summo Pontifice” (liber II, caput XXX en Bellarmini “Opera Omnia” T-I, ed. L. Vives, Paris 1870, pgs. 608-611) y que hace también mención Balmes en el capítulo 56 de su libro “El protestantismo comparado con el catolicismo”.

articulos
Prev Next

Señales contradictorias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras el Sínodo sobre los jóvenes sigue adelante, en medio de un silencio que se justifica oficialmente diciendo que así los obispos pueden expresarse con más libertad,(...)

Leer más...

Carta abierta del cardenal Ouellet a mon…

Autor: Marc OUELLET, cardenal prefecto de la Congregación de Obispos

Querido hermano Carlo Maria Viganò,

Leer más...

Un Sínodo decisivo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha comenzado el Sínodo de los Obispos sobre la juventud y la pastoral vocacional. Un Sínodo que ha nacido marcado por la polémica.(...)

Leer más...

Domund 2018 ¿Quieres cambiar el mundo?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año desde 1926, se acerca en octubre la Jornada Mundial de las Misiones,(...)

Leer más...

Un Sínodo fuera de la pista. Las crítica…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Hoy comienza un sínodo con un título(...)

Leer más...

China, la historia juzgará

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Durante el vuelo de regreso a Roma, terminada su visita a los Países Bálticos, Su Santidad el Papa contestó a la pregunta de(...)

Leer más...

Una fractura ortodoxa con serias consecu…

Autor: George WEIGEL, escritor

Con el catolicismo enredado en una crisis de abusos sexuales y complicidad episcopal que llega a los más altos niveles de la Iglesia,(...)

Leer más...

La puerta abierta al diablo: el laicismo

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En un artículo publicado el 18 de Septiembre, el diputado socialista(...)

Leer más...

Sumisión. El acuerdo fantasma entre la S…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Todo lo que se sabe -y lo(...)

Leer más...

Pensamientos sobre el Instrumentum Labor…

Autor: Charles CHAPUT, arzobispo de Philadelphia

Durante los pasados meses he estado recibiendo muchos emails y cartas de laicos, clérigos, teólogos y otros intelectuales, jóvenes y viejos,(...)

Leer más...

Mundanización y espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque no cesan las noticias deplorables que muestran las llagas de la Iglesia -escándalos, división interna, autoritarismo-, quiero reflexionar hoy sobre una cuestión(...)

Leer más...

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò,(...)

Leer más...

Una oportunidad de curación para la Igle…

Autor: Francisco José CONTRERAS, escritor

Me ha costado mucho escribir este artículo. “No hay que perturbar la fe de los sencillos” (Ya está perturbada: en Irlanda cayó veinte puntos el porcentaje de católicos(...)

Leer más...

Texto íntegro de la carta de monseñor Vi…

TESTIMONIO de Mons. Carlo Maria Viganò Arzobispo titular de Ulpiana Nuncio Apostólico

Leer más...

La Iglesia en la encrucijada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha terminado el Congreso previo a la Jornada de las Familias en Dublín, un Congreso diferente a los demás, por los acontecimientos que han acontecido antes e(...)

Leer más...

Sacerdotes y obispos homosexuales. Ni "s…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

"Homosexuales" y "obispos": éstas son las dos(...)

Leer más...

Las causas de la tragedia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La publicación del informe de lo sucedido en seis diócesis del Estado de Pennsylvania ha conmocionado al mundo y ha llenado de vergüenza(...)

Leer más...

Llamar a las cosas por su nombre

Autor: Angelo STAGNARO, periodista

Puedo perdonarle casi todo a los protestantes y al protestantismo.

Leer más...

Un informe de un tribunal de Pensylvania

Autor: Guillermo JUAN, sacerdote

En todo el tema, muy pesado, de abusos perpetrados por miembros(...)

Leer más...

Enhorabuena, Argentina

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El resultado de la votación en el Senado argentino, rechazando la posibilidad de que se aprobara una ley del aborto muy permisiva -ya(...)

Leer más...

"Humanae vitae", camino de santidad

Autor: Robert SARAH, cardenal prefecto de la Congregación para el Culto

Hace exactamente 50 años, el Papa Pablo VI(...)

Leer más...

Reflexión sobre la pena de muerte

Autor: Francisco SUÁREZ, sacerdote

En esta breve reflexión sobre la pena de muerte, vamos a exponer algunos pasajes de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia.  

Leer más...

El debate de la pena de muerte y sus co…

Autor: Jorge SOLEY, economista

El debate sobre la pena de muerte en el(...)

Leer más...

Con la "Humanae vitae" Pablo VI tenía ra…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 25 de julio, la "Humanae vitae"(...)

Leer más...

Tiempo de gran tribulación

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana viene cargada de noticias que, necesariamente, hay que comentar y que, además, tienen un hilo conductor entre ellas: los abusos sexuales(...)

Leer más...

Volvemos a las andadas

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha anunciado que habrá una(...)

Leer más...

La acedía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal a la situación de Nicaragua. La represión en este pequeño y querido país no ha disminuido.(...)

Leer más...

"Humanae vitae" Así ha nacido y ¡ay a qu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El ajetreo en curso para demoler la "Leer más...

Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4