Text Size
Sábado, Enero 19, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La "Humanae vitae" provocó una gran rebeldía en el seno de la Iglesia

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

En julio de este año 2018 se cumplirá el cincuenta aniversario de la promulgación de la encíclica Humanae Vitae de Pablo VI, importantísimo documento magisterial sobre la apertura a la vida en el matrimonio y que aborda sin tapujos el tema de la regulación de la natalidad y define la doctrina católica sobre el aborto y los métodos anticonceptivos, ambos terminantemente prohibidos en cualquier supuesto, así como otros aspectos relativos a la moral conyugal.

El texto que subraya los dos significados inseparables del acto conyugal, el significado unitivo y el significado procreador, prohíbe expresamente todo tipo de control artificial de la natalidad, desató en su época la más furibunda rebeldía del sector más progresista de la Iglesia, rebeldía que sigue hasta nuestros días espoleada por sectores que parece que permanecían agazapados.

La encíclica Humanae Vitae provocó una de las mayores controversias en la Historia de la Iglesia de los últimos siglos. La disensión fue muy clara y manifiesta en diferentes documentos oficiales y un gran número de publicaciones muy críticas con la encíclica. De hecho, le daban la vuelta para interpretar lo contrario de lo que allí se decía.

Siguiendo el análisis que realizó Romano Amerio vamos a hacer un breve resumen sobre la gran división que provocó la recepción de la encíclica en su momento, en el que incluso conferencias episcopales enteras se opusieron frontalmente a ella confundiendo a muchas almas, ciertamente desnortadas como ovejas sin pastor.

La encíclica fue duramente criticada por algunas de las principales revistas religiosas de aquel tiempo. Escandalosa fue la oposición que realizó el jesuita Giacomo Perico. Escribía en Amica (con una tirada de 700.000 ejemplares) sobre la nueva encíclica: “No es exacto hablar en sentido absoluto de nuevas orientaciones. Puede decirse al contrario que algunos hombres de Iglesia dieron en el pasado interpretaciones demasiado restrictivas de la moral conyugal. Ha sido un error”. Cuando dice algunos hombres de Iglesia se refiere a todos los Papas y a toda la Tradición.

El P. Perico continuó difundiendo esa tergiversación de la Humanae Vitae en cursos de 'aggiornamento' para el clero y en el Giornale del Popolo del 22 de marzo de 1972. El jesuita transforma sutilmente una frase del papa: la frase dice los cónyuges no deben recurrir nunca a técnicas contraceptivas. Él cambia el no deben, por el no deberían minimizando por completo el sentido tajante de la prohibición.

Por su parte el Cardenal Dopfner, arzobispo de Munich y defensor de los anticonceptivos declara: “Ahora me pondré en relación con los demás obispos para estudiar la forma de ofrecer ayuda a los fieles” (Corriere Della Sera, 30 de julio de 1968). Da la impresión que para el arzobispo los fieles deben ser ayudados contra la encíclica y que ésta es un acto de hostilidad hacia el género humano.

La reacción fue muy adversa en Estados Unidos, donde parece que anticipándose engañosamente a la dirección del Papa los obispos pusieron en marcha un programa de asistencia anticonceptiva. Contradiciendo a su propio obispo, el cardenal O' Boyle, la universidad católica de Washington, en una declaración apoyada por doscientos teólogos, no sólo rechaza la doctrina, sino que impugna la autoridad papal por haber rechazado el parecer de la mayoría y no haber consultado al colegio episcopal.

El episcopado alemán, en general partidario de los anticonceptivos, se adhirió a la enseñanza de la encíclica; pero argumentando que con el carácter no infalible del documento se concede a los fieles la posibilidad de disentir en la teoría y en la práctica y les remite en última instancia a la luz individual de la conciencia.

Pero el conflicto con la Iglesia de Alemania tuvo una manifestación más clamorosa todavía en el Katholikentag de Essen en septiembre de 1968: la asamblea discutió y votó por abrumadora mayoría (5000 contra 90) una resolución para la revisión de la encíclica ante la presencia del legado Pontificio (Card. Gustavo Testa) y de todo el episcopado nacional entre voces que pedían la dimisión del Papa. Ante tan grave acto de rebelión respondía el OR el 9 de septiembre con un mensaje del Papa en el que se pedía a los católicos alemanes fidelidad y obediencia.

El rechazo a la encíclica continuó sin embargo en el Sínodo suizo de 1972, en el sínodo germánico de Wüzgburg y en la declaración de Königstein. La división entre los católicos de Alemania y de éstos con la Sede romana continua hasta nuestros días. El Katholikentag de 1982 tuvo una contrapartida paralela con un Katholikentag de base que reunía a católicos disidentes, que reivindican la intercomunión eucarística, el sacerdocio de las mujeres, la supresión del celibato y una “Misa” distinta.

También se manifestó una profunda división en la Iglesia en Inglaterra, donde Mons. Roberts se opuso a Mons. Beck impugnando vivamente la encíclica. El entonces prestigioso The Tablet, generalmente defensor de la sana doctrina, protestó sorprendentemente contra la encíclica.

En la Iglesia holandesa, en la que había un clima de rebeldía, la oposición a la encíclica fue total. El vicario general de la diócesis de Breda declaró en la televisión que los fieles debían continuar conduciéndose según su propia conciencia sin hacer caso al documento pontificio.

Igualmente se rebelaron los obispos canadienses apelando a la fuerza última de la conciencia individual e introducen el concepto de conflicto entre deberes y dan la potestad a los cónyuges de decidir por sí mismos.

La oposición de los obispos franceses fue igualmente manifiesta contradiciendo las enseñanzas de que no es lícito jamás querer un acto intrínsecamente malo. Los obispos franceses sostuvieron que, en un conflicto de deberes, la conciencia puede buscar delante de Dios que deber es mayor en cada circunstancia. La posición del episcopado francés fue directamente reprobada con una notificación del OR del 13 de septiembre de 1968, desmintiendo que hubiese sido aprobada por la Santa Sede.

En Italia la resistencia fue un poco más suave, pero igualmente generalizada. En el semanario de los Paúles Famiglia cristiana (difusión de un millón y medio de ejemplares en todas las parroquias) el P. Bernard Häring defendía la contracepción, poniéndose del lado de los obispos franceses.

Doctrina católica prohibiendo expresamente los anticonceptivos en cualquier supuesto

Uno de los puntos más controvertidos de la encíclica fue, como hemos dicho, la total prohibición de los métodos anticonceptivos, aquellos que rompen los aspectos unitivo y procreativo. Vamos a recordar brevemente algunos conceptos básicos sobre la anticoncepción y los diferentes métodos anticonceptivos.

La anticoncepción, también conocida como contracepción, es el empleo de una serie de métodos y procedimientos con la finalidad de que no se produzca el embarazo. Existe una gran cantidad de métodos para lograr la contracepción, sin embargo, por la forma en que llevan a cabo su función, se puede agrupar en cuatro mecanismos principales, como son: 1. Impedir que los espermatozoides puedan alcanzar a los óvulos para fecundarlos. 2. Evitar que ocurra la ovulación. 3. Afectar la implantación del ovulo fecundado. 4. Producir la esterilización.

Cualesquiera de estos cuatro métodos de anticoncepción están totalmente prohibidos por la Iglesia en todos los supuestos.

El Catecismo nos recuerda en su punto 2370  que es intrínsecamente mala

“toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga como fin o como medio, hacer imposible la procreación” (HV 14):

«Al lenguaje natural que expresa la recíproca donación total de los esposos, el anticoncepcionismo impone un lenguaje objetivamente contradictorio, es decir, el de no darse al otro totalmente: se produce no sólo el rechazo positivo de la apertura a la vida, sino también una falsificación de la verdad interior del amor conyugal, llamado a entregarse en plenitud personal. [...] Esta diferencia antropológica y moral entre la anticoncepción y el recurso a los ritmos periódicos implica [...] dos concepciones de la persona y de la sexualidad humana irreconciliables entre sí» (FC 32).

Quizá esta incomprensión de la Humanae Vitae muchas veces sea consecuencia del oscurecimiento del gran mensaje de amor de todo el documento y que resaltó Benedicto XVI con ocasión del 40 aniversario de la encíclica:

A 40 años de distancia de la publicación de la encíclica podemos entender mejor cuán decisiva es esta luz para comprender el gran "sí" que implica el amor conyugal. A esta luz, los hijos ya no son el objetivo de un proyecto humano, sino que se reconocen como un auténtico don, que se ha de acoger con actitud de generosidad responsable ante Dios, fuente primera de la vida humana. Ciertamente, este gran "sí" a la belleza del amor implica la gratitud, tanto de los padres al recibir el don de un hijo, como del hijo mismo al saber que su vida tiene origen en un amor tan grande y acogedor.

articulos
Prev Next

Venezuela, una vez más

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Venezuela, una vez más. Y no por algo bueno, aunque(...)

Leer más...

El mundo ideal de Henry Complaintkovick

Autor: Antonio GUTIÉRREZ, sacerdote FM

Henry Complaintkovick se había hecho el hombre más rico del mundo. Era un hombre íntegro, inteligentísimo, bien educado, de buen corazón, pero(...)

Leer más...

Conversión y unidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Santo Padre ha escrito una larga carta -ocho páginas- a los obispos norteamericanos, aprovechando que estaban reunidos en un retiro, en la(...)

Leer más...

Terremoto en los medios vaticanos

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Lo que no se logró en tres(...)

Leer más...

El catolicismo y las religiones

Autor: Francisco GARCÍA, catedrático de Química

Una de las constantes observadas en las religiones antiguas es la evolución de los dioses con el(...)

Leer más...

Existe Dios y me doy cuenta

Autor: Manuel MORALES, agustino

Tiene su chispa el fraile capuchino Cantalamessa. La semana pasada, hablando a la Curia vaticana, citaba a un ateo, Sartre. Y recordaba de(...)

Leer más...

La naturaleza como fundamento de la vida…

Autor: Enrique MARTÍNEZ, doctor en Filosofía

Afirma el filósofo y psicoanalista lacaniano Slavoj Zizek que(...)

Leer más...

Política, emigración y paz

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Vaticano ha dado a conocer el mensaje del Papa para la Jornada Mundial de Oración por la Paz, que, como todos los(...)

Leer más...

Dichosa Navidad y sobrio Año Nuevo

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

¡Feliz Navidad y próspero año nuevo!Leer más...

Los padres ante los adolescentes

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Para educar bien es preciso tener una idea clara del modelo de persona que se persigue, es decir, enseñar a poder saber qué(...)

Leer más...

Los otros mártires

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las declaraciones del cardenal Müller, ex prefecto de Doctrina de la Fe, animando a los sacerdotes de la diócesis alemana de Münster, a(...)

Leer más...

Agua, agricultura, alimentación. Constru…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Dando efusivamente las gracias a cuantos han(...)

Leer más...

Robert Spaemann, el último gran filósofo…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Robert Spaemann era el filósofo más cercano a Benedicto XVI, su amigo y coetáneo. Falleció el 10 de diciembre a los 91 años,(...)

Leer más...

La Tierra Prometida es un recién nacido …

Autor: David SOLÍS, académico

Los Tres habían esperado este momento: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es verdad, entremedio ocurrió el pecado original, pero si(...)

Leer más...

Los riesgos del momento presente

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana se han producido dos graves ataques contra obispos. Uno ha tenido lugar en Filipinas y el otro en Nicaragua. Desde extremos(...)

Leer más...

La sabiduría se cobija en el sentido com…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Ante tantas propuestas ideológicas interesadas ha llegado la triste(...)

Leer más...

En Italia se derrumban los nacimientos y…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Justamente el día en el que se(...)

Leer más...

Evitar la apostasía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana se ha sabido, y es una gran noticia, que la Iglesia ha reconocido un milagro por intercesión del beato John Henry(...)

Leer más...

Sobre la verdad

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En la festividad de Cristo Rey, con la que se concluye(...)

Leer más...

Pío XI, los cristeros mexicanos y la Cru…

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

La persecución a los católicos mexicanos, así como la heroica resistencia(...)

Leer más...

Informe 2018 sobre la libertad religiosa…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En las casi 900 páginas de su último informe sobre la libertad religiosa en el mundo, publicado hace unos días, la fundación de(...)

Leer más...

Guerra civil y acoso externo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hace tres semanas dediqué este comentario a la situación en que viven muchos cristianos, perseguidos sistemáticamente por su fe. Poco después el Papa(...)

Leer más...

El balancín que me levanta

Autor: Manuel MORALES, agustino

Me dijo en cierta ocasión un amigo psicólogo que “primero se vive y luego se aprende a vivir”. A mis 82 años espero(...)

Leer más...

Descristianización y crisis de Occidente

Autor: Josep MIRÓ, sociólogo

La crisis de las instituciones políticas de la mayor parte de Occidente es, en último término, una crisis de la concepción neoliberal y(...)

Leer más...

Gritar, responder, liberar

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Al final del Jubileo de la Misericordia, el Papa Francisco instituyó la Jornada Mundial de(...)

Leer más...

Alta tensión en Estados Unidos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las asambleas plenarias de las Conferencias Episcopales suelen generar pocas noticias de alcance mundial. Es interesante saber quién ha(...)

Leer más...

¿Realmente Jesús tuvo hermanos carnales?

Autor: Jesús URONES, escritor

Quizás uno de los temas más controversiales de la teología católica y que más nos discuten los no católicos(...)

Leer más...

La vergüenza ante monseñor Shao Zhumin

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote director de Asia News

Era de esperar.(...)

Leer más...

Sinodalidad humeante

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Más que Iglesia sinodal. Después de haber Leer más...

Aborto, la batalla continùa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las recientes elecciones norteamericanas, además de dirimir quién manda en el Congreso y en el Senado, han tenido como protagonista menor pero muy(...)

Leer más...

Una cosa es el capitalismo y otra el lib…

Autor: Germán MASSERDOTTI, economista

En un editorial reciente aparecido en el prestigioso diario argentino La Nación, se afirma(...)

Leer más...

Sardanápalo y la Iglesia actual

Autor: Alonso GRACIÁN, filósofo

Mucho tiempo ha pasado desde que el gran Don Juan de Borja, allá por 1680, escribiera como lema de una de sus Empresas(...)

Leer más...

Justicia, odio, venganza

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de Culto Divino

En mi juventud escuché un refrán(...)

Leer más...

Espadas en arados

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Hay una escultura, en la entrada de la sede de la ONU en Nueva York,(...)

Leer más...

Diálogo con condiciones

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana ha sido noticia, una muy buena noticia, la absolución a Asia Bibi del cargo de blasfemia que se le imputaba. Esta(...)

Leer más...

La destrucción del catolicismo en Brasil…

Autor: Vicente MONTESINOS, escritor

El fenómeno de la realidad católica en Brasil; de la creciente ocupación de espacios religiosos por la sectas evangélicas en dicho país, y(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4