Text Size
Martes, Abril 23, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Avivar la llama del amor: Una tarea permanente

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO.

En su Mensaje para la Cuaresma, el Papa Francisco nos invitaba a incrementar la caridad en nuestras vidas. Sin duda que esta exhortación pontificia era la mejor forma de prepararnos para la Pascua, pero no solo. El amor cristiano no es exclusivo de unos días ni está sujeto a modas. Hemos aprendido de Cristo que el amor es constante o no lo es. Él, con su ejemplo, nos ha mostrado que, si no permanecemos arraigados en el amor, no podremos ser discípulos suyos. Mal lo haríamos entonces si en nuestras vidas el amor conociera tregua, si permitiéramos que su llama se apagara o fuera vacilante en nuestras almas.

Mostremos al mundo que con amor nada es imposible y sin amor nada es posible. Y conviene que el mundo se entere de esta verdad por el resplandor de nuestra vida. Es preciso que el mundo perciba, viendo actuar a los cristianos, que no es el dinero la fuente de una vida plena y dichosa. Lo que salvará al mundo de sus miserias será la caridad. Su fuego será el que derrita el frío glacial del pecado. Y esto porque la caridad es la sola fuerza capaz de frenar al mal, a la mediocridad, al individualismo, a la indiferencia, a la seducción de la riqueza, cuyas garras siguen lastimando sin piedad a tantos hermanos nuestros.

El que ama se asemeja a Dios. La caridad es un don suyo, por eso hay que pedirla diariamente en la plegaria. Pero también exige de nuestra parte un esfuerzo. Súplica y tarea. Dios enciende la llama del amor en nuestras almas y a nosotros nos corresponde custodiarla.

Si la caridad siempre fue necesaria, la hora presente, con su cúmulo de aflicciones, está exigiendo de nosotros un suplemento especial de amor. Y para ello es urgente que la caridad no se reduzca en nuestras vidas a un simple vocablo, usado hasta la saciedad pero sin respaldo real en las conductas. Es fundamental que el amor deje de ser una vaga teoría, un propósito abstracto, para pasar al ámbito del testimonio, de la vida concreta.

Actualmente, las estadísticas de la guerra y la violencia en el mundo están reclamando imperiosamente que se dilate la caridad, que nuestro estilo de vida abandone la senda de los caprichos veleidosos y se caracterice por una generosidad abierta a todos, nacida de un sincero amor al prójimo y llena toda ella de un espíritu de sacrificio y abnegación.

El mapa mundial del sufrimiento humano es hoy extenso y variopinto. Son innumerables las personas que viven en las periferias de muchas ciudades, hacinadas y cubiertas de desolación y abandono. Son cuantiosos los pueblos carentes de comida, de vestido y de casa. Sus problemas no se resuelven con discursos grandilocuentes. Lo que precisan es un amor activo, una solidaridad transformada en medidas concretas.

Todos esos niños privados de auxilio, toda esa increíble cantidad de desfavorecidos que llaman a las puertas de los países más pudientes, no pueden dejarnos insensibles. Han de interpelar nuestras conciencias y disponer nuestras manos a una ayuda generosa.

Las cuantiosas necesidades que atenazan a los pobres de la tierra nos han de llevar a tener los mismos sentimientos del Buen Samaritano de la parábola evangélica (cf. Lc 10,25-37), que no dejó tirado en la cuneta al que encontró maltrecho y agonizante. Por el contrario, lo socorrió con solícita caridad. Inspirado en ese ejemplo, el Papa Francisco ha hablado de la Iglesia como hospital de campaña, que atiende a cuantos se hallan desolados y menospreciados. En un hospital de ese tipo no hay burocracias paralizantes, ni prejuicios, ni pretextos. Hay solo cercanía, proximidad, prisas para no dejar a nadie al margen. Hay solo un amor que no se cansa, que se vuelca sin reparos en los más vulnerados y vulnerables.

Animados por esta imagen y siguiendo las huellas de Jesucristo, de quien era figura el piadoso samaritano, sanemos también nosotros las llagas de la humanidad doliente. Aprendamos bien esta lección para ponerla en práctica siempre. Reivindiquemos como misión propia esta labor de curar las heridas de cuantos se desangran por la penuria, el hambre, la imposibilidad de acceder al agua potable, la injusticia, la falta de sanidad, la corrupción, la soledad, el desempleo, la depresión… Es mucho lo que podemos y debemos hacer. El amor puede adquirir mil formas en nuestra vida para no permitir que nadie quede atrás.

Si por la pujanza de su amor la primitiva Iglesia logró despertar a una sociedad pagana que estaba sumida en el sopor de su egoísmo, también nosotros estamos llamados hoy a hacer lo mismo. Que sea la caridad, por tanto, el emblema de nuestra vida.

Si muchos solo piensan en ellos mismos, que nosotros, por el contrario, pongamos todo lo mejor de nuestra parte para salir de nuestra indolencia y ayudar a los menesterosos, dar consuelo a los afligidos, protección a los débiles, compañía a los que están enfermos o atribulados. Y todo ello no por mero interés, por una afanosa búsqueda de aplausos, por sed de un malsano protagonismo.

Lo nuestro es amar gratuitamente. Así lo aprendimos del Maestro y así iremos despojándonos del pecado que nos envejece para vestirnos de la novedad del Evangelio. Lo conseguiremos si oramos, si suplicamos a Dios que nos otorgue un corazón nuevo. Será el Espíritu de Cristo el que obre este milagro si lo pedimos con fervor en estos días y dejamos que sus dones fortalezcan y aviven en nosotros la llama pujante y redentora del amor.

articulos
Prev Next

Hijos del sol y de la luz

Autor: Manuel MORALES, agustino

Me pasa un amigo su libro de trofología (la ciencia de la alimentación), y leo esta sentencia: “El hombre es hijo del sol(...)

Leer más...

El mayor dolor y el mayor amor

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“¿No os conmueve a cuantos pasáis por el camino? Mirad si hay dolor como mi dolor”, escribe el profeta Jeremías (Jer 1, 12),(...)

Leer más...

Raíces, flores y frutos del mal

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Al leer y releer el ensayo de 19 páginas del Papa Benedicto XVI sobre las causas de la pederastia en el clero, he(...)

Leer más...

Pascua amarga en China

Autor: Sandro MAGISSTER, periodista

El régimen chino aplica su Leer más...

Escuchar y enseñar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Posiblemente siempre ha pasado igual. Hay términos o conceptos que se ponen de moda y que se convierten en banderas discutidas, defendidos por(...)

Leer más...

Carta abierta al cardenal Reinhard Marx

Autor: George WEIGEL, escritor

Su Eminencia, he seguido con interés su reciente anuncio de un(...)

Leer más...

Los nuevos mártires de África

Autor: Kofi ADZAKLUI-TUME, religioso FM

Seis mil cristianos de Nigeria han sido asesinados por los musulmanes en los últimos meses. Ante esta tragedia, lo primero que me pregunto es ¿por qué(...)

Leer más...

Pederastia y diálogo con el islam

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Casi con un pie en el avión que le lleva a Marruecos, país de abrumadora mayoría musulmana que visitará este fin de semana,(...)

Leer más...

Odio teológico

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

En la peregrina y biliosa petición de desagravio a los «pueblos originarios» de Andrés Manuel López Obrador vuelve a probarse que(...)

Leer más...

La amenaza alemana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mirando hacia atrás sobre lo ocurrido en estos seis años de pontificado del papa Francisco, se puede percibir que hubo, casi desde el(...)

Leer más...

La astucia del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

“Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”(Mt 7,(...)

Leer más...

Los bosques y la educación

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para la celebración del Día Internacional de los Bosques, que tiene lugar cada 21 de(...)

Leer más...

Iglesia católica, ¿dónde estás? El grito…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Un padre misionero que está en la(...)

Leer más...

El ejemplo de San José

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tal y como está la situación de(...)

Leer más...

La Compañía de Jesús a la deriva. La acu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Me parece que estoy en buena Compañía…”.(...)

Leer más...

Después de las condenas de los cardenale…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En Australia el cardenal George Pell ha(...)

Leer más...

Venimos de muy lejos

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

¡Qué lejos de la orilla empieza hoy este mar de Cádiz a dejar sus espumas, serenamente, lentamente, para que el sol espléndido de esta mañana feliz(...)

Leer más...

La fe del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

Lo que les ha ocurrido a tantos eclesiásticos que hoy nos están proponiendo ir en contra de Cristo y de(...)

Leer más...

Cuaresma, tiempo de misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque cada semana hay noticias -por ejemplo, esta semana, una nueva acusación contra el cardenal Pell o la condena a seis meses de(...)

Leer más...

Matemáticas para esta Cuaresma

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Estamos en Cuaresma. ¿Aprovecharemos esta ocasión para crecer en la sobriedad solidaria? La tradicional ascesis(...)

Leer más...

Las dimensiones de un crimen

Autor: Enrique ÁLVAREZ, periodista

Hace mucho tiempo que perdí la capacidad de creer que sea(...)

Leer más...

La "bomba" Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La cumbre sobre abusos a menores por parte del clero estuvo precedida por un hecho que pretendía lanzar el mensaje de que la(...)

Leer más...

Sobre la teología del "cómo"

Autor: Stefano FONTANA, catedrático

En la doctrina de la Iglesia el qué(...)

Leer más...

La ira de Dios no es tabú. La admite tam…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Mientras la atención del mundo está atraída(...)

Leer más...

El doble juicio del cardenal Pell

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

El veredicto de culpabilidad contra el cardenal Pell en Australia, que será recurrido, plantea interrogantes graves sobre la presión mediática en juicios sobre(...)

Leer más...

Mujeres

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El 8 de marzo se ha convertido desde hace años en un referente mundial para(...)

Leer más...

La lección de Caín y Abel

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La cumbre sobre pederastia en la jerarquía de la Iglesia, que se ha celebrado en Roma, ha tenido como concepto clave por parte(...)

Leer más...

Segundo día de la cumbre. Con nuevas acu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A continuación presentamos cinco apuntes del cuaderno(...)

Leer más...

En la cumbre, la homosexualidad es tabú.…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 21 de febrero, en la mañana(...)

Leer más...

Dirección espiritual en tiempos sin dire…

Autor: Osman RAMOS, sacerdote FM

No es necesario que describa con detalle los tiempos difíciles, llenos de confusión y ambigüedad y, en muchos casos, llenos de cobardía(...)

Leer más...

Culpabilizar a las víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

De nuevo una semana con muchas noticias, de las que voy a comentar sólo dos. La primera es la carta que el Papa(...)

Leer más...

"Tolerancia cero": Santo y seña de una I…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Dos son los pecados para los que,(...)

Leer más...

Autodeterminación

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Nuestra época vincula(...)

Leer más...

Manos Unidas, cinco panes y dos peces

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La primera “Campaña contra el Hambre” lanzada por Manos Unidas tuvo lugar hace ya 60(...)

Leer más...

Del cardenal Müller, una declaración de …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

 

Leer más...

Un viaje histórico

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Pasan tantas cosas, no digo en una semana sino a veces en un solo día, que resulta difícil elegir una para comentarla. Por(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4