Text Size
Miércoles, Septiembre 19, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Educar para un uso responsable y solidario del agua

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Quien haya ido a Zimbabwe, Yibuti, Haití, Malí, Somalia o Eritrea, por citar algunos nombres relevantes, habrá sido testigo de lo duro que es abrir un grifo y que no corra el agua, no poder ducharte a menudo o asear tu casa en condiciones. Impacta, sobre todo, no tener a tu alcance toda el agua que necesitas y, si te descuidas y la bebes sin haberla hervido minuciosamente, sabes que, con casi toda seguridad, acabarás enfermándote.

Una auténtica pena, un dolor inmenso. Son cada vez más los países en vías de desarrollo que viven situaciones dramáticas por la falta de recursos hídricos. Pero no solo ellos. Su carestía comienza a ser desgarradora también entre nosotros, haciendo presente que las consecuencias nocivas de los cambios climáticos son algo más que simples titulares de prensa. En efecto, estamos percibiendo de primera mano cómo, en algunas regiones donde tradicionalmente el agua jamás fue un problema, ésta ya no es tan abundante como en tiempos pasados. De este modo, la preocupación por este precioso líquido se va extendiendo paulatinamente, poniendo así de manifiesto lo esencial que es una gestión adecuada del mismo, su esmerada tutela y salvaguarda, su consumo sensato. La penuria que afecta a muchos hermanos nuestros, que malviven por no tener acceso al agua, ha de hacernos pensar a todos. Hemos de ponernos en su piel para apropiarnos de su angustia. Será la sola forma de no permanecer impasibles ante su miseria. Ellos no son meras cifras, sino personas igual que nosotros, solo que, lamentablemente, no disfrutan de muchas de nuestras ventajas y oportunidades por no disponer adecuadamente de un líquido tan fundamental para el desarrollo humano como el agua. No podemos posponer un serio examen de conciencia al respecto, ni tampoco evadirnos ante un tema tan escandaloso como el despilfarro del agua. Todos tendríamos que revisar cómo nos relacionamos con este valioso recurso. Deberíamos meditar si lo desperdiciamos, si por inconsciencia o imprudencia lo contaminamos, si sabemos, en fin, compartirlo de forma altruista. Pero si importante es que cada uno se mentalice sobre el correcto uso del agua, no menos fundamental es educar a las nuevas generaciones en ese mismo sentido, inculcando en ellas el valor que poseen los recursos hídricos, ya que son un bien social, es decir, imprescindible para la conservación de la salud; básico para la producción de los alimentos; un bien muy ligado al comienzo y la conclusión de muchos conflictos entre países y regiones. La gente se pelea por el agua, y en un futuro no muy lejano lo hará todavía más. A los jóvenes hay que enseñarles,

asimismo, que el agua es un bien económico, esencial para la producción de otros bienes, entre ellos la energía. Ahora bien, el agua, siendo un elemento de vital importancia para la economía, no puede ser convertida en una simple mercancía, regulada como cualquier otro producto comercial, en cuanto que es un bien indispensable para la vida y es un don de Dios. Finalmente, a los niños hay que hacerles presente que el agua es un bien ambiental, esto es, determinante para el porvenir del planeta y su sostenibilidad. Tal vez alguien, fascinado porque vivimos en un planeta cuyo 71% es agua, crea exagerado que pueda haber una crisis de la misma, o acaso repute secundario insistir en la vertiente educativa. La cuestión es que no toda el agua es potable; únicamente lo es el 2,53% del total. Y, dentro de ese pequeño porcentaje, resulta que la mayor parte se concentra en los casquetes polares, fundamentales para la preservación y prosperidad de la Tierra. Otra gran cantidad de ese maravilloso recurso, por desgracia, sufre un enorme menoscabo, es decir, viene alterado en gran parte debido a la nefasta intervención humana, que sin piedad ha contaminado ríos y lagos, fuentes y arroyos, al haber vertido locamente en ellos colosales cantidades de residuos. Con frecuencia, dichos residuos son pesticidas empleados en la agricultura. Otras veces son producto de accidentes nucleares, que, aunque son escasos, no por ello dejan de ser muy perniciosos. En no pocas circunstancias, son el resultado de una frenética actividad industrial que crea en el agua muchos desaguisados. Pero, en la contaminación del agua, no menor parte de culpa tenemos también cada uno de nosotros, cuando, sin miramiento alguno, arrojamos a los desagües de nuestros hogares productos químicos y farmacéuticos, aceites, pinturas y otros muchos tipos de porquería, convirtiendo así nuestros campos y ciudades en un erial donde ya no hay manantiales, porque los hemos obturado con toneladas de detritus vomitivos que a diario estropean nuestro entorno. Por otra parte, el problema del agua se ve agravado porque la población mundial sigue aumentando. Por consiguiente, se precisa una mayor cantidad de recursos hídricos y, mientras tanto, cada vez llueve menos. Pero esto no se tiene en cuenta, ofuscados como estamos por un estilo de vida que se halla inmerso en un dinamismo individualista y devorador, que ciertamente invita poco al consumo racional de este preciado elemento.

Por voluntad de la ONU, el 22 de marzo, se celebra anualmente el Día Mundial del Agua. Esta jornada ha de transformarse en una oportunidad propicia y pedagógica de sensibilizar y llamar la atención sobre la importancia del agua dulce y lo perentorio que es hacer una lúcida defensa y una gestión sostenible de los recursos hídricos. El papa Francisco no deja de alertar con su magisterio en este mismo sentido. En su encíclica Laudato Si, ha abordado audazmente este tema, presentando las diversas perspectivas del mismo y subrayando las dificultades que tienen los pobres. Son ellos quienes, más a menudo, sufren padecimientos relacionados con una insuficiente calidad del agua. Se enferman, o incluso pierden la vida, por el cólera u otras tantas epidemias causadas por falta de saneamiento o por una inadecuada provisión de agua (n. 29).

Estas y otras penurias nos están diciendo que, con respecto al agua, ha llegado el tiempo de abandonar la vana palabrería. No podemos continuar con una mirada sesgada de la realidad, que, al final, solo acaba en bellos discursos y no incide en las conductas. No es cuestión tampoco de caer en el pesimismo paralizante ante la complejidad de la temática. Lo correcto es ir avanzando para que el acceso al agua potable y segura sea por doquier un derecho humano fundamental, básico y universal, puesto que determina la supervivencia de las personas, lo cual quiere decir, que es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos (cf. LS, n. 30). Si no tomamos medidas eficaces para el uso racional del agua, los que vienen detrás de nosotros nos lo echarán en cara. Pero no solo ellos. Muchos de nuestros coetáneos nos están pidiendo igualmente cuentas de nuestros excesos, en particular los más desfavorecidos de la Tierra, con los que ciertamente tenemos una grave deuda social. Esa deuda está pidiendo de nosotros que les ayudemos generosamente, que busquemos los medios para que puedan tener agua limpia y segura. Pero no debemos contentarnos solo con financiar proyectos para que las naciones depauperadas no carezcan de recursos hídricos. Estimo imperioso insistir en la exigencia de dar ulteriores pasos y hacer del agua una cuestión cultural, tomando conciencia de lo grave que es nuestro proceder cuando usamos injustamente el agua. Por ello hay que introducir este tema en las conversaciones familiares y en los programas formativos. ¿Qué podemos hacer para usar bien el agua y educar acerca de su gestión responsable? Sin querer ser exhaustivo, pienso que, ante todo, es sustancial acostumbrarnos y acostumbrar a las nuevas generaciones a ahorrar agua, y esto de forma decidida y sabia, en el hogar y en el trabajo, de forma individual y colectiva, en zonas privadas y públicas. Existen mil maneras. Por ejemplo, implantemos donde no exista el riego por goteo, lo cual es una manera excelente de no derrochar agua potable. Pidamos a los que tienen responsabilidad política y social que se trate esmeradamente el agua residual, transformándola de este modo en agua apta para el riego, bien agrícola o por lo menos para parques y jardines. Cerremos los grifos mientras nos enjabonamos, nos afeitamos o nos cepillamos los dientes. Lavemos los coches con cubos y no con mangueras, igual podemos hacer con nuestras aceras. Informemos de cualquier fuga que veamos en la calle, arreglemos las pérdidas de agua en casa, tales como grifos o cisternas que gotean, etc. Pongamos la lavadora solo cuando esté al máximo de ropa permitido. Recojamos el agua de lluvia. Usemos el lavavajillas cuando lo tengamos lleno del todo. Reguemos los jardines domésticos y los municipales durante las horas de menor calor, evitando de esta manera que el agua se evapore. Utilicemos cisternas de WC con dispositivo de ahorro, etc. Si todos nos ponemos de acuerdo en esas iniciativas de ahorro del agua, seremos millones de personas los que desde nuestras casas estaremos procurando que no se pierda una ingente cantidad de litros de ese recurso tan valioso. Esto ya es mucho. Para ello unamos fuerzas, porque juntos lograremos crear una mentalidad distinta, donde el agua ocupe ese puesto de relieve que merece, como bien imprescindible para la vida y el progreso de la humanidad. Caminemos en esta dirección y fortalezcamos nuestras convicciones. Este trabajo es necesario para que otros puedan vivir. Más aún, como dijo Su Santidad, dirigiéndose a los participantes en el Seminario Derecho humano al agua, organizado por la Pontificia Academia de las Ciencias el 24 de febrero de 2017: «Es un ideal por el que merece la pena luchar y trabajar. Con nuestro “poco” estaremos contribuyendo a que nuestra casa común sea más habitable y más solidaria, más cuidada, donde nadie sea descartado ni excluido, sino que todos gocemos de los bienes necesarios para vivir y crecer en dignidad.»

Publicado en Cataluña Cristiana.

articulos
Prev Next

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò,(...)

Leer más...

Una oportunidad de curación para la Igle…

Autor: Francisco José CONTRERAS, escritor

Me ha costado mucho escribir este artículo. “No hay que perturbar la fe de los sencillos” (Ya está perturbada: en Irlanda cayó veinte puntos el porcentaje de católicos(...)

Leer más...

Texto íntegro de la carta de monseñor Vi…

TESTIMONIO de Mons. Carlo Maria Viganò Arzobispo titular de Ulpiana Nuncio Apostólico

Leer más...

La Iglesia en la encrucijada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha terminado el Congreso previo a la Jornada de las Familias en Dublín, un Congreso diferente a los demás, por los acontecimientos que han acontecido antes e(...)

Leer más...

Sacerdotes y obispos homosexuales. Ni "s…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

"Homosexuales" y "obispos": éstas son las dos(...)

Leer más...

Las causas de la tragedia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La publicación del informe de lo sucedido en seis diócesis del Estado de Pennsylvania ha conmocionado al mundo y ha llenado de vergüenza(...)

Leer más...

Llamar a las cosas por su nombre

Autor: Angelo STAGNARO, periodista

Puedo perdonarle casi todo a los protestantes y al protestantismo.

Leer más...

Un informe de un tribunal de Pensylvania

Autor: Guillermo JUAN, sacerdote

En todo el tema, muy pesado, de abusos perpetrados por miembros(...)

Leer más...

Enhorabuena, Argentina

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El resultado de la votación en el Senado argentino, rechazando la posibilidad de que se aprobara una ley del aborto muy permisiva -ya(...)

Leer más...

"Humanae vitae", camino de santidad

Autor: Robert SARAH, cardenal prefecto de la Congregación para el Culto

Hace exactamente 50 años, el Papa Pablo VI(...)

Leer más...

Reflexión sobre la pena de muerte

Autor: Francisco SUÁREZ, sacerdote

En esta breve reflexión sobre la pena de muerte, vamos a exponer algunos pasajes de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia.  

Leer más...

El debate de la pena de muerte y sus co…

Autor: Jorge SOLEY, economista

El debate sobre la pena de muerte en el(...)

Leer más...

Con la "Humanae vitae" Pablo VI tenía ra…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 25 de julio, la "Humanae vitae"(...)

Leer más...

Tiempo de gran tribulación

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana viene cargada de noticias que, necesariamente, hay que comentar y que, además, tienen un hilo conductor entre ellas: los abusos sexuales(...)

Leer más...

Volvemos a las andadas

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha anunciado que habrá una(...)

Leer más...

La acedía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal a la situación de Nicaragua. La represión en este pequeño y querido país no ha disminuido.(...)

Leer más...

"Humanae vitae" Así ha nacido y ¡ay a qu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El ajetreo en curso para demoler la "Leer más...

Nicaragua, la nueva Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La situación en Nicaragua avanza rápidamente hacia lo insostenible e insoportable. Con más de 300 muertos y 2000 heridos, fruto de la represión del(...)

Leer más...

Sociedades sostenibles a través de la co…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año, el primer sábado de julio, y por decisión de la Asamblea General(...)

Leer más...

Recristianización y educación cristiana

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Desde hace algún tiempo en mi oración(...)

Leer más...

Cristo, ¿de nuevo crucificado?

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuatro obispos alemanes, de momento porque seguramente serán más, han decidido aceptar en la comunión a los luteranos casados con católicos. Aunque esa(...)

Leer más...

El trabajo decente en el sector de la pe…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La comunidad internacional presta una atención particular a la noción de trabajo decente. Pero, a(...)

Leer más...

Abusos en la Iglesia: verdad (y mentira)…

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Los abusos sexuales a menores y adultos cometidos por sacerdotes y(...)

Leer más...

El nefasto pecado de la fornicación y el…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Uno de los pecados que más daño emocional, espiritual(...)

Leer más...

Lo que pasa cuando no pasa nada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En pleno mundial de fútbol, voy a utilizar un ejemplo para explicar algo de lo que está pasando. Imaginemos un partido en el(...)

Leer más...

Reformas mentales

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Me han parecido muy penosas unas declaraciones de la ministra de Justicia, Leer más...

Natalidad e inmigración en Europa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El comentario de hoy puede parecer que se dedica a un asunto local, pero creo que tiene una importancia que afecta a toda(...)

Leer más...

¿Hablamos de castidad?

Autor: Ernesto JULIÁ, sacerdote

En el documento que recoge las propuestas de la reunión con(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4