Text Size
Lunes, Marzo 25, 2019
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Educar para un uso responsable y solidario del agua

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Quien haya ido a Zimbabwe, Yibuti, Haití, Malí, Somalia o Eritrea, por citar algunos nombres relevantes, habrá sido testigo de lo duro que es abrir un grifo y que no corra el agua, no poder ducharte a menudo o asear tu casa en condiciones. Impacta, sobre todo, no tener a tu alcance toda el agua que necesitas y, si te descuidas y la bebes sin haberla hervido minuciosamente, sabes que, con casi toda seguridad, acabarás enfermándote.

Una auténtica pena, un dolor inmenso. Son cada vez más los países en vías de desarrollo que viven situaciones dramáticas por la falta de recursos hídricos. Pero no solo ellos. Su carestía comienza a ser desgarradora también entre nosotros, haciendo presente que las consecuencias nocivas de los cambios climáticos son algo más que simples titulares de prensa. En efecto, estamos percibiendo de primera mano cómo, en algunas regiones donde tradicionalmente el agua jamás fue un problema, ésta ya no es tan abundante como en tiempos pasados. De este modo, la preocupación por este precioso líquido se va extendiendo paulatinamente, poniendo así de manifiesto lo esencial que es una gestión adecuada del mismo, su esmerada tutela y salvaguarda, su consumo sensato. La penuria que afecta a muchos hermanos nuestros, que malviven por no tener acceso al agua, ha de hacernos pensar a todos. Hemos de ponernos en su piel para apropiarnos de su angustia. Será la sola forma de no permanecer impasibles ante su miseria. Ellos no son meras cifras, sino personas igual que nosotros, solo que, lamentablemente, no disfrutan de muchas de nuestras ventajas y oportunidades por no disponer adecuadamente de un líquido tan fundamental para el desarrollo humano como el agua. No podemos posponer un serio examen de conciencia al respecto, ni tampoco evadirnos ante un tema tan escandaloso como el despilfarro del agua. Todos tendríamos que revisar cómo nos relacionamos con este valioso recurso. Deberíamos meditar si lo desperdiciamos, si por inconsciencia o imprudencia lo contaminamos, si sabemos, en fin, compartirlo de forma altruista. Pero si importante es que cada uno se mentalice sobre el correcto uso del agua, no menos fundamental es educar a las nuevas generaciones en ese mismo sentido, inculcando en ellas el valor que poseen los recursos hídricos, ya que son un bien social, es decir, imprescindible para la conservación de la salud; básico para la producción de los alimentos; un bien muy ligado al comienzo y la conclusión de muchos conflictos entre países y regiones. La gente se pelea por el agua, y en un futuro no muy lejano lo hará todavía más. A los jóvenes hay que enseñarles,

asimismo, que el agua es un bien económico, esencial para la producción de otros bienes, entre ellos la energía. Ahora bien, el agua, siendo un elemento de vital importancia para la economía, no puede ser convertida en una simple mercancía, regulada como cualquier otro producto comercial, en cuanto que es un bien indispensable para la vida y es un don de Dios. Finalmente, a los niños hay que hacerles presente que el agua es un bien ambiental, esto es, determinante para el porvenir del planeta y su sostenibilidad. Tal vez alguien, fascinado porque vivimos en un planeta cuyo 71% es agua, crea exagerado que pueda haber una crisis de la misma, o acaso repute secundario insistir en la vertiente educativa. La cuestión es que no toda el agua es potable; únicamente lo es el 2,53% del total. Y, dentro de ese pequeño porcentaje, resulta que la mayor parte se concentra en los casquetes polares, fundamentales para la preservación y prosperidad de la Tierra. Otra gran cantidad de ese maravilloso recurso, por desgracia, sufre un enorme menoscabo, es decir, viene alterado en gran parte debido a la nefasta intervención humana, que sin piedad ha contaminado ríos y lagos, fuentes y arroyos, al haber vertido locamente en ellos colosales cantidades de residuos. Con frecuencia, dichos residuos son pesticidas empleados en la agricultura. Otras veces son producto de accidentes nucleares, que, aunque son escasos, no por ello dejan de ser muy perniciosos. En no pocas circunstancias, son el resultado de una frenética actividad industrial que crea en el agua muchos desaguisados. Pero, en la contaminación del agua, no menor parte de culpa tenemos también cada uno de nosotros, cuando, sin miramiento alguno, arrojamos a los desagües de nuestros hogares productos químicos y farmacéuticos, aceites, pinturas y otros muchos tipos de porquería, convirtiendo así nuestros campos y ciudades en un erial donde ya no hay manantiales, porque los hemos obturado con toneladas de detritus vomitivos que a diario estropean nuestro entorno. Por otra parte, el problema del agua se ve agravado porque la población mundial sigue aumentando. Por consiguiente, se precisa una mayor cantidad de recursos hídricos y, mientras tanto, cada vez llueve menos. Pero esto no se tiene en cuenta, ofuscados como estamos por un estilo de vida que se halla inmerso en un dinamismo individualista y devorador, que ciertamente invita poco al consumo racional de este preciado elemento.

Por voluntad de la ONU, el 22 de marzo, se celebra anualmente el Día Mundial del Agua. Esta jornada ha de transformarse en una oportunidad propicia y pedagógica de sensibilizar y llamar la atención sobre la importancia del agua dulce y lo perentorio que es hacer una lúcida defensa y una gestión sostenible de los recursos hídricos. El papa Francisco no deja de alertar con su magisterio en este mismo sentido. En su encíclica Laudato Si, ha abordado audazmente este tema, presentando las diversas perspectivas del mismo y subrayando las dificultades que tienen los pobres. Son ellos quienes, más a menudo, sufren padecimientos relacionados con una insuficiente calidad del agua. Se enferman, o incluso pierden la vida, por el cólera u otras tantas epidemias causadas por falta de saneamiento o por una inadecuada provisión de agua (n. 29).

Estas y otras penurias nos están diciendo que, con respecto al agua, ha llegado el tiempo de abandonar la vana palabrería. No podemos continuar con una mirada sesgada de la realidad, que, al final, solo acaba en bellos discursos y no incide en las conductas. No es cuestión tampoco de caer en el pesimismo paralizante ante la complejidad de la temática. Lo correcto es ir avanzando para que el acceso al agua potable y segura sea por doquier un derecho humano fundamental, básico y universal, puesto que determina la supervivencia de las personas, lo cual quiere decir, que es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos (cf. LS, n. 30). Si no tomamos medidas eficaces para el uso racional del agua, los que vienen detrás de nosotros nos lo echarán en cara. Pero no solo ellos. Muchos de nuestros coetáneos nos están pidiendo igualmente cuentas de nuestros excesos, en particular los más desfavorecidos de la Tierra, con los que ciertamente tenemos una grave deuda social. Esa deuda está pidiendo de nosotros que les ayudemos generosamente, que busquemos los medios para que puedan tener agua limpia y segura. Pero no debemos contentarnos solo con financiar proyectos para que las naciones depauperadas no carezcan de recursos hídricos. Estimo imperioso insistir en la exigencia de dar ulteriores pasos y hacer del agua una cuestión cultural, tomando conciencia de lo grave que es nuestro proceder cuando usamos injustamente el agua. Por ello hay que introducir este tema en las conversaciones familiares y en los programas formativos. ¿Qué podemos hacer para usar bien el agua y educar acerca de su gestión responsable? Sin querer ser exhaustivo, pienso que, ante todo, es sustancial acostumbrarnos y acostumbrar a las nuevas generaciones a ahorrar agua, y esto de forma decidida y sabia, en el hogar y en el trabajo, de forma individual y colectiva, en zonas privadas y públicas. Existen mil maneras. Por ejemplo, implantemos donde no exista el riego por goteo, lo cual es una manera excelente de no derrochar agua potable. Pidamos a los que tienen responsabilidad política y social que se trate esmeradamente el agua residual, transformándola de este modo en agua apta para el riego, bien agrícola o por lo menos para parques y jardines. Cerremos los grifos mientras nos enjabonamos, nos afeitamos o nos cepillamos los dientes. Lavemos los coches con cubos y no con mangueras, igual podemos hacer con nuestras aceras. Informemos de cualquier fuga que veamos en la calle, arreglemos las pérdidas de agua en casa, tales como grifos o cisternas que gotean, etc. Pongamos la lavadora solo cuando esté al máximo de ropa permitido. Recojamos el agua de lluvia. Usemos el lavavajillas cuando lo tengamos lleno del todo. Reguemos los jardines domésticos y los municipales durante las horas de menor calor, evitando de esta manera que el agua se evapore. Utilicemos cisternas de WC con dispositivo de ahorro, etc. Si todos nos ponemos de acuerdo en esas iniciativas de ahorro del agua, seremos millones de personas los que desde nuestras casas estaremos procurando que no se pierda una ingente cantidad de litros de ese recurso tan valioso. Esto ya es mucho. Para ello unamos fuerzas, porque juntos lograremos crear una mentalidad distinta, donde el agua ocupe ese puesto de relieve que merece, como bien imprescindible para la vida y el progreso de la humanidad. Caminemos en esta dirección y fortalezcamos nuestras convicciones. Este trabajo es necesario para que otros puedan vivir. Más aún, como dijo Su Santidad, dirigiéndose a los participantes en el Seminario Derecho humano al agua, organizado por la Pontificia Academia de las Ciencias el 24 de febrero de 2017: «Es un ideal por el que merece la pena luchar y trabajar. Con nuestro “poco” estaremos contribuyendo a que nuestra casa común sea más habitable y más solidaria, más cuidada, donde nadie sea descartado ni excluido, sino que todos gocemos de los bienes necesarios para vivir y crecer en dignidad.»

Publicado en Cataluña Cristiana.

articulos
Prev Next

La amenaza alemana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mirando hacia atrás sobre lo ocurrido en estos seis años de pontificado del papa Francisco, se puede percibir que hubo, casi desde el(...)

Leer más...

La astucia del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

“Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”(Mt 7,(...)

Leer más...

Los bosques y la educación

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para la celebración del Día Internacional de los Bosques, que tiene lugar cada 21 de(...)

Leer más...

Iglesia católica, ¿dónde estás? El grito…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Un padre misionero que está en la(...)

Leer más...

El ejemplo de San José

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tal y como está la situación de(...)

Leer más...

La Compañía de Jesús a la deriva. La acu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Me parece que estoy en buena Compañía…”.(...)

Leer más...

Después de las condenas de los cardenale…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En Australia el cardenal George Pell ha(...)

Leer más...

Venimos de muy lejos

Autor: Manuel MORALES, sacerdote agustino

¡Qué lejos de la orilla empieza hoy este mar de Cádiz a dejar sus espumas, serenamente, lentamente, para que el sol espléndido de esta mañana feliz(...)

Leer más...

La fe del cristiano

Autor: Osman RAMOS, sacerdote Franciscano de María

Lo que les ha ocurrido a tantos eclesiásticos que hoy nos están proponiendo ir en contra de Cristo y de(...)

Leer más...

Cuaresma, tiempo de misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque cada semana hay noticias -por ejemplo, esta semana, una nueva acusación contra el cardenal Pell o la condena a seis meses de(...)

Leer más...

Matemáticas para esta Cuaresma

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Estamos en Cuaresma. ¿Aprovecharemos esta ocasión para crecer en la sobriedad solidaria? La tradicional ascesis(...)

Leer más...

Las dimensiones de un crimen

Autor: Enrique ÁLVAREZ, periodista

Hace mucho tiempo que perdí la capacidad de creer que sea(...)

Leer más...

La "bomba" Pell

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La cumbre sobre abusos a menores por parte del clero estuvo precedida por un hecho que pretendía lanzar el mensaje de que la(...)

Leer más...

Sobre la teología del "cómo"

Autor: Stefano FONTANA, catedrático

En la doctrina de la Iglesia el qué(...)

Leer más...

La ira de Dios no es tabú. La admite tam…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Mientras la atención del mundo está atraída(...)

Leer más...

El doble juicio del cardenal Pell

Autor: Carlos ESTEBAN, periodista

El veredicto de culpabilidad contra el cardenal Pell en Australia, que será recurrido, plantea interrogantes graves sobre la presión mediática en juicios sobre(...)

Leer más...

Mujeres

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El 8 de marzo se ha convertido desde hace años en un referente mundial para(...)

Leer más...

La lección de Caín y Abel

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La cumbre sobre pederastia en la jerarquía de la Iglesia, que se ha celebrado en Roma, ha tenido como concepto clave por parte(...)

Leer más...

Segundo día de la cumbre. Con nuevas acu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A continuación presentamos cinco apuntes del cuaderno(...)

Leer más...

En la cumbre, la homosexualidad es tabú.…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 21 de febrero, en la mañana(...)

Leer más...

Dirección espiritual en tiempos sin dire…

Autor: Osman RAMOS, sacerdote FM

No es necesario que describa con detalle los tiempos difíciles, llenos de confusión y ambigüedad y, en muchos casos, llenos de cobardía(...)

Leer más...

Culpabilizar a las víctimas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

De nuevo una semana con muchas noticias, de las que voy a comentar sólo dos. La primera es la carta que el Papa(...)

Leer más...

"Tolerancia cero": Santo y seña de una I…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Dos son los pecados para los que,(...)

Leer más...

Autodeterminación

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Nuestra época vincula(...)

Leer más...

Manos Unidas, cinco panes y dos peces

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La primera “Campaña contra el Hambre” lanzada por Manos Unidas tuvo lugar hace ya 60(...)

Leer más...

Del cardenal Müller, una declaración de …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

 

Leer más...

Un viaje histórico

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Pasan tantas cosas, no digo en una semana sino a veces en un solo día, que resulta difícil elegir una para comentarla. Por(...)

Leer más...

El exterminio de los campeones

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Entre los éxitos más restallantes del reciente cine español se cuenta Campeones, la(...)

Leer más...

El origen religioso del alfabeto

Autor: Francisco GARCÍA, químico

Cuando me explicaron la primera vez que el primer alfabeto era una invención fenicia, siglo(...)

Leer más...

El futuro del celibato sacerdotal

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal, dedicado a reflexionar sobre lo que pasa en la Iglesia, a destacar las hermosas palabras del Papa sobre la Virgen(...)

Leer más...

Desvelando al verdadero San Francisco de…

Autor: Jorge SOLEY, economista

Hace ya unos años escribí sobre la visión empobrecida y casi diríamos que caricaturesca de(...)

Leer más...

María, "influencer" de Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo que más me ha gustado de la recién clausurada Jornada Mundial de la Juventud han sido dos cosas: el pueblo panameño y la centralidad que ha(...)

Leer más...

¿Es Jesús Emmanuel (Dios con nosotros)?

Autor: Luciana Rogowicz, judía y católica

Leer más...

Leyes liberticidas: Las de violencia e i…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Hace unos meses publiqué un artículo cuyo título era «Leer más...

Un Papa "pro life"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los que no leyeron bien “Amoris laetitia”, porque sólo se fijaron en una parte de la misma -para criticarla o para aplaudirla-, no(...)

Leer más...

Por qué el uso ordinario de los "ministr…

Autor: Peter KWASNIEWSKI, sacerdote

En la gran tradición de la Iglesia católica, en sus ritos(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4