Text Size
Domingo, Septiembre 23, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

¿Dónde están los pobres?

Autor: Irenaeus DUNLEVY, dominico

«Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino, y celebraba todos los días espléndidas fiestas. Y un pobre, llamado Lázaro, que, echado junto a su puerta, cubierto de llagas, deseaba saciarse con lo que caía de la mesa del rico... y hasta los perros venían y le lamían las llagas.» (Lc 16, 19-21).

Un estudio de 2009 titulado: «La continua relevancia de los ingresos familiares en relación con la práctica religiosa,» muestra una estadística preocupante: Los pobres no van a Misa.

Los católicos que ganan menos de 30.000 dólares son drásticamente más propensos a no presentarse el domingo en el templo. ¿Y esto por qué?

El estudio analiza múltiples variantes, esperando afinar en las causas de esta ausencia de la liturgia. Los viajes, los horarios de trabajo, la estabilidad familiar, contribuyen en apariencia a las tendencias centrífugas y, por lo tanto, es difícil determinar cuál es la causa y la raíz.

Sin embargo, el estudio proporciona una sugerencia preocupante: «La atmósfera social de muchas parroquias ya no invita a los católicos de bajos ingresos.»

Matthew Schmitz, editor principal de First Things, avanza una discusión según la cual la ausencia de la belleza litúrgica crea la ausencia de los pobres.

La disminución de la asistencia de los pobres es consecuencia del auge del modernismo en el arte de la Iglesia, en la liturgia y en la arquitectura después del Concilio Vaticano II.

Esta tendencia favorece las obras abstractas y teóricas en lugar de las creaciones clásicas y tradicionales, haciendo que la belleza no sea accesible a todos los miembros de la Iglesia.

El arquitecto Duncan Stroik reconoce que los pobres se ven especialmente afectados por esta tendencia: «Los pobres tienen necesidad de la belleza para ennoblecerlos, para levantarlos de la ciénaga de este mundo caído.»

La Iglesia enseña que la «opción preferencial por los pobres» debe priorizar la dimensión espiritual de la persona.

San Juan Pablo II escribe: «Esta opción no se limita a la pobreza material, ya que es bien sabido que hay muchas otras formas de pobreza, especialmente en la sociedad moderna, no sólo la económica sino también la cultural y espiritual.»

Esto exige que alimentemos el hambre de los pobres, no sólo con la comida corporal, sino también incentivando el apetito de los bienes espirituales mediante la belleza y la comunión.

El estudio de 2009 reconoce el daño de las soluciones tecnocráticas: «Los esfuerzos parroquiales dirigidos a ayudar a los pobres pueden, incluso crear una barrera para la participación religiosa de los católicos de bajos ingresos, en consonancia con la observación de un estudio anterior, según el cual los servicios sociales basados ​​en la fe, pueden reforzar una división jerárquica entre quienes los brindan y quienes los necesitan».

El peligro estriba en que los esfuerzos del servicio asistencial puedan generar una relación proveedor-receptor en lugar de una comunión de caridad.

La verdad se empobrece si los ricos y los pobres no comparten la comunión en la Iglesia. En lo más profundo de nuestra realidad, todos nos arrodillamos como mendigos delante de Dios.

Tanto Warren Buffett como el pobre anónimo, dependen completamente de Dios para su existencia y sustento. «Sin Mí no podéis hacer nada.» (Jn 15, 5). «¿Qué tienes que no hayas recibido?» (1 Cor 4, 7). Perder de vista esta pobreza existencial lastima a todos los involucrados.

Compartir algo hermoso nos une. En la fiesta de la Anunciación hace unos años, sucedió algo hermoso, que cambió Michigan Avenue, la calle contigua a los muros de nuestro Priorato: Un cielo oscuro presagiando tormenta, se vislumbraba goteando junto al sol poniente.

La explosión de belleza detuvo a todos en la calle. Todos nos pusimos de pie uno al lado del otro, mirando en la misma dirección, disfrutando de la misma impresión con la misma simpatía que causa la mañana de la Navidad.

De una manera natural, nos sentíamos unidos al recibir ese regalo de Dios. Incluso más allá de esta maravilla terrenal, de una manera sobrenatural, podemos unirnos ante el don de la Eucaristía, con toda su belleza y toda su gracia.

Los suntuosos banquetes del hombre rico no fueron los que le condujeron a la condena. Tampoco fue su negativa a echar los restos de su comida a Lázaro y a los perros.

El hombre rico, bendecido por Dios con esos bienes, no compartió la belleza y bondad de su banquete.

Pablo VI escribe que la verdadera comunidad humana se da «cuando el pobre Lázaro puede sentarse con el rico en la misma mesa del banquete.» (Populorum Progressio, 47). Y la Santa Misa es donde esto debería ser más cierto.

articulos
Prev Next

Sumisión. El acuerdo fantasma entre la S…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Todo lo que se sabe -y lo(...)

Leer más...

Pensamientos sobre el Instrumentum Labor…

Autor: Charles CHAPUT, arzobispo de Philadelphia

Durante los pasados meses he estado recibiendo muchos emails y cartas de laicos, clérigos, teólogos y otros intelectuales, jóvenes y viejos,(...)

Leer más...

Mundanización y espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque no cesan las noticias deplorables que muestran las llagas de la Iglesia -escándalos, división interna, autoritarismo-, quiero reflexionar hoy sobre una cuestión(...)

Leer más...

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò,(...)

Leer más...

Una oportunidad de curación para la Igle…

Autor: Francisco José CONTRERAS, escritor

Me ha costado mucho escribir este artículo. “No hay que perturbar la fe de los sencillos” (Ya está perturbada: en Irlanda cayó veinte puntos el porcentaje de católicos(...)

Leer más...

Texto íntegro de la carta de monseñor Vi…

TESTIMONIO de Mons. Carlo Maria Viganò Arzobispo titular de Ulpiana Nuncio Apostólico

Leer más...

La Iglesia en la encrucijada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha terminado el Congreso previo a la Jornada de las Familias en Dublín, un Congreso diferente a los demás, por los acontecimientos que han acontecido antes e(...)

Leer más...

Sacerdotes y obispos homosexuales. Ni "s…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

"Homosexuales" y "obispos": éstas son las dos(...)

Leer más...

Las causas de la tragedia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La publicación del informe de lo sucedido en seis diócesis del Estado de Pennsylvania ha conmocionado al mundo y ha llenado de vergüenza(...)

Leer más...

Llamar a las cosas por su nombre

Autor: Angelo STAGNARO, periodista

Puedo perdonarle casi todo a los protestantes y al protestantismo.

Leer más...

Un informe de un tribunal de Pensylvania

Autor: Guillermo JUAN, sacerdote

En todo el tema, muy pesado, de abusos perpetrados por miembros(...)

Leer más...

Enhorabuena, Argentina

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El resultado de la votación en el Senado argentino, rechazando la posibilidad de que se aprobara una ley del aborto muy permisiva -ya(...)

Leer más...

"Humanae vitae", camino de santidad

Autor: Robert SARAH, cardenal prefecto de la Congregación para el Culto

Hace exactamente 50 años, el Papa Pablo VI(...)

Leer más...

Reflexión sobre la pena de muerte

Autor: Francisco SUÁREZ, sacerdote

En esta breve reflexión sobre la pena de muerte, vamos a exponer algunos pasajes de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia.  

Leer más...

El debate de la pena de muerte y sus co…

Autor: Jorge SOLEY, economista

El debate sobre la pena de muerte en el(...)

Leer más...

Con la "Humanae vitae" Pablo VI tenía ra…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 25 de julio, la "Humanae vitae"(...)

Leer más...

Tiempo de gran tribulación

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana viene cargada de noticias que, necesariamente, hay que comentar y que, además, tienen un hilo conductor entre ellas: los abusos sexuales(...)

Leer más...

Volvemos a las andadas

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha anunciado que habrá una(...)

Leer más...

La acedía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal a la situación de Nicaragua. La represión en este pequeño y querido país no ha disminuido.(...)

Leer más...

"Humanae vitae" Así ha nacido y ¡ay a qu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El ajetreo en curso para demoler la "Leer más...

Nicaragua, la nueva Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La situación en Nicaragua avanza rápidamente hacia lo insostenible e insoportable. Con más de 300 muertos y 2000 heridos, fruto de la represión del(...)

Leer más...

Sociedades sostenibles a través de la co…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año, el primer sábado de julio, y por decisión de la Asamblea General(...)

Leer más...

Recristianización y educación cristiana

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Desde hace algún tiempo en mi oración(...)

Leer más...

Cristo, ¿de nuevo crucificado?

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuatro obispos alemanes, de momento porque seguramente serán más, han decidido aceptar en la comunión a los luteranos casados con católicos. Aunque esa(...)

Leer más...

El trabajo decente en el sector de la pe…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La comunidad internacional presta una atención particular a la noción de trabajo decente. Pero, a(...)

Leer más...

Abusos en la Iglesia: verdad (y mentira)…

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Los abusos sexuales a menores y adultos cometidos por sacerdotes y(...)

Leer más...

El nefasto pecado de la fornicación y el…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Uno de los pecados que más daño emocional, espiritual(...)

Leer más...

Lo que pasa cuando no pasa nada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En pleno mundial de fútbol, voy a utilizar un ejemplo para explicar algo de lo que está pasando. Imaginemos un partido en el(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4