Text Size
Miércoles, Septiembre 19, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

ultimasnoticias

El presidente de los obispos venezolanos denuncia la represión en el país

La migración forzada como mecanismo de supervivencia, la alteración del orden constitucional, el impacto de la escasez en la salud de las personas, los obstáculos del gobierno al ejercicio del libre derecho de protesta de los ciudadanos con el consecuente uso de la fuerza, han sido algunos de los temas abordados en la entrevista concedida a Vatican News por Monseñor José Luis Azuaje Ayala, Obispo de Barinas y Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana.

En primer lugar el prelado responde sobre el diálogo político venezolano, que se estaba llevando a cabo en República Dominicana, y que quedara en receso indefinido, luego de que la oposición se negara a firmar el documento que el oficialismo daba como acuerdo definitivo, el pasado miércoles 7 de febrero.

¿Cuál es el clima político en este momento y las previsiones en ese sentido?

La paralización del diálogo, o mejor dicho, la no firma del acuerdo que propuso el gobierno a través del ex presidente Zapatero, no llenaron las expectativas de la oposición puesto que no asumía las peticiones que se hacían por parte de la oposición, a saber: la libertad de los presos políticos, devolverle las competencias a la Asamblea Nacional, la apertura de un canal humanitario y que hayan garantías electorales en las elecciones. El acuerdo favorecía las instancias gubernamentales y no al pueblo venezolano. Resultaba evidente que los postulados en ese acuerdo no estaban en función de resolver los problemas del país. Nosotros lo dijimos como obispos: hay que resolver los problemas humanitarios, el problema de escasez de productos de todo tipo, principalmente los alimentario y los que tienen que ver con el sector salud, la gigantesca inflación. Al ver que estos temas no estaban entre los postulados del acuerdo, la oposición tomó la decisión de no firmar. Fue una decisión, creo conveniente, en función de la vida del país.

Políticamente hay una gran incertidumbre en el país, y esto le sucede a ambos bandos. Si el gobierno va a elecciones sin que se presente candidato alguno de la oposición, quedaría ilegitimado, no sería reconocido por la gran mayoría de la comunidad internacional ni del pueblo venezolano. La oposición tendría que asumir el riesgo de una mayor represión y presión política, además de los costos políticos de sus dirigentes. Pero, ¿qué pasaría con el pueblo? Algunos participarían en las elecciones, sobre todo aquellas personas que aún creen en ese proyecto socialista por las dádivas que reciben, cuya participación tendría un costo elevado, puesto que se mantendrían las políticas que han empobrecido al pueblo venezolano. Quienes no avalan este proyecto tendrían que activarse como sociedad civil organizada, recordando en todos los ámbitos lo ilegítimo de unas elecciones de ese tipo.

¿Cuáles son las consecuencias de la escasez?

En primer lugar, la desnutrición infantil se ha acrecentado. Cáritas de Venezuela realizó un estudio que evidencia una alarmante situación: el porcentaje de niños desnutridos se ubica en un quince por ciento. Se habla de 300.000 niños en riesgo de morir por la desnutrición. Esto alcanza también a ancianos y adultos que han bajado de peso por no conseguir los nutrientes necesarios para su sustento. La gente está comiendo lo que encuentra, y lastimosamente observamos cada día un mayor número de personas revisando los botaderos de basura buscando desperdicios para comer. Es una lamentable realidad en un país con tantos recursos naturales. Nuestros párrocos con el trabajo que hacen a través de la pastoral social- Cáritas, corroboran esta situación.

Un hecho grave y lamentable es la escasez de medicamentos de todo tipo. Los médicos en las consultas le proponen al paciente los nombres genéricos y diversos nombres de medicamentos para ver cuál de ellos consiguen. Los reactivos para exámenes no se encuentran, nuestros centros hospitalarios no tienen insumos, los familiares de los pacientes deben salir a buscar lo que le indiquen, para los pobres no hay medicamentos. Si llega algún medicamento que es traído a riesgo por algunos farmaceutas, deben venderlos a un precio elevado, debido al costo del producto en el extranjero. Es una espiral que atenta contra la vida de los pobres que es la casi totalidad de los venezolanos. Es un drama que clama al cielo, y no se le pode remedio.

Otro aspecto doloroso es el drama que viven millones de personas que tienen que salir de madrugada, no a trabajar como antes, sino a hacer colas para ver qué productos puede encontrar para llevar a la casa. Son personas en edad productiva, en edad de trabajo, que tienen que pasar 6 y hasta más horas buscando alimentos o medicamentos o cualquier otro producto; la pregunta es: ¿Cuándo se va a desarrollar un país en donde las personas en edad productiva, trabajadores, tienen que estar en la calle buscando que comprar para el sustento de sus familias? Esas horas productivas sencillamente resultan improductivas porque andan buscando cómo llevar algo a su hogar, muchas veces se quedan sin trabajo y otras tantas deambulan de un lado a otro. Realmente es una situación muy crítica. El otro aspecto es el resquebrajamiento de la unidad familiar: son millones las personas que han tenido que emigrar a otros lugares buscando aportar algo a sus familias, a sus hijos, a su futuro. El resultado de esto es observar cómo nuestros pueblos se van quedando con gente adulta, cuando Venezuela es un país de jóvenes. Son muchas las consecuencias y la desesperanza que ha generado este proceso de desabastecimiento. Un proceso, si se quiere, que esclaviza a un pueblo y no lo deja pensar, ni darse cuenta de su realidad.

En virtud al grave contexto ha habido una fuerte incrementación en el flujo migratorio. ¿Es factible el cierre de las fronteras?

Cada país tiene sus leyes y normas. El deseo de los Venezolanos es que se mantengan las fronteras abiertas y pueda darse una migración organizada y con valores éticos en el respeto de los derechos humanos. El problema está en la desesperación tan grande que tiene la familia venezolana, que ya no encuentra oportunidades de desarrollo en el país. Nosotros en el siglo pasado recibimos millones de personas de países en conflictos, jamás pensamos que nos tocaría esta experiencia de ser migrante obligado por la situación de injusticia y de desafueros económicos que privilegia al mundo de la ilegalidad.

Esta situación genera mucha tristeza: se van personas profesionales, padres y madres de familias, incluso familias enteras, pero principalmente jóvenes. Se nos mete en el alma una sensación de tristeza y desesperanza en el país. Por ejemplo, en Diciembre pasado vivimos las navidades más tristes de nuestra historia; había un vacío porque nos han robado la alegría y la esperanza, nos han robado el alma, la dignidad. La situación de frontera nos acarrea a todos mucha preocupación, pero también tenemos que dar muchísimas gracias a la Iglesia colombiana, a la Diócesis de Cúcuta, a Cáritas colombiana y a la Iglesia Brasileña, y a tantos otros, por las atenciones inmensas que han brindado a los venezolanos. Muchas veces el número de personas sobrepasa las capacidades de atención que ellos pueden brindar, pero están haciendo lo humanamente posible para atenderlos. Los obispos hemos dicho que ni los aeropuertos ni las fronteras son la solución a esta crisis, pero lamentablemente el gobierno se empeña en mantener el sistema económico que ha empobrecido a nuestro pueblo.

Las elecciones presidenciales en Venezuela fueron fijadas para el 22 de abril en por la ANC. Esto generó un clima de tensión política. En el comunicado del 29 de enero la CEV fue clara, llamaron esto «un hecho de extralimitación y desnaturalización de las funciones de la ANC». En este sentido ¿cuáles serán las exigencias de la Iglesia católica?

Si nos adherimos a la Constitución actual, no podemos reconocer la Asamblea Nacional Constituyente. En primer lugar porque es anticonstitucional, no ha habido una consulta al pueblo quien es el que ejerce la soberanía, para su institución. En segundo lugar, la naturaleza de una ANC es la de redactar una nueva Constitución, y la Reforma de Estado, pero no está en su competencia generar leyes definitivas, ni meterse en otros ámbitos, como por ejemplo el ámbito electoral, que sobrepasa lo que la Constitución vigente estipula. Consideramos que el llamado a elecciones adelantadas, - que deberían darse en diciembre de este año y no ahora - favorece al gobierno y no al pueblo, puesto que no hay garantías electorales que favorezcan el resguardo del voto y la honestidad en el proceder por parte de las instituciones electorales. Se sigue con el mismo patrón electoral, se continúa con los mismos elementos que suscitaron problemas en elecciones pasadas, negando la presencia de observadores imparciales que puedan tener una palabra libre en función de las elecciones. Hay políticos de la oposición que fueron inhabilitados políticamente; partidos políticos a los que se les niega la participación directa en los comicios, mientras que por su parte el gobierno crea un nuevo partido, y tranquilamente lo inscriben. Lo que la Iglesia siempre ha pedido son garantías electorales, el cese al ventajismo gubernamental, un Consejo Nacional Electoral independiente con nuevos rectores, igualdad de oportunidades en las campañas electorales, principalmente en el uso de los medios de comunicación, habilitar a los posibles candidatos que han sido inhabilitados por cuestiones políticas; en fin, sensatez para que surja el respeto al pueblo soberano.

En Venezuela, «quienes disienten con el Gobierno sufren serias represalias, como se constata en las frecuentes detenciones y destituciones a alcaldes, gobernadores, diputados y opositores en general», afirmó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el informe que publicó este 12 de febrero. ¿Cómo afrontan los Obispos este tema?

Este tema lo afrontamos con mucha preocupación. La violación de Derechos humanos ha sido sistemática. La represión ha ido en aumento. Las protestas se conciben como delito desde que la ANC aprobó la ley contra el odio, como medio de represalia y de generar miedo en aquellos que no concuerden con los postulados del gobierno. Nuestra Conferencia Episcopal, a través de la Comisión de Justicia y Paz, y de las Vicarias de Derechos Humanos de algunas Diócesis, lleva un trabajo consolidado desde hace algunos años, investigando situaciones de violaciones, así como promoviendo y protegiendo los DDHH con énfasis en las víctimas. Algunos de los casos se han presentado en instancias internacionales.

Cuando un gobierno utiliza el poder por el poder, se supone que va a emplear la fuerza y la represión para acallar y someter a la ciudadanía. Esto ha sucedido permanentemente en el país. Son muchas las personas que han sido asesinadas en las marchas y protestas, personas que desgraciadamente perdieron la vida tratando de buscar su libertad, de manos de organismos de seguridad del Estado. Nosotros animamos y promovemos que se garanticen los Derechos Humanos de todos los ciudadanos. Pero no podemos trabajar solos. Los esfuerzos deben hacerse en conjunto con otras organizaciones que están asumiendo retos en esta área, a pesar de las persecuciones y maltratos. Sabemos que vendrán más represalias cuando el gobierno se sienta acorralado, por lo que estaremos atentos al servicio que podamos brindar al pueblo venezolano.

articulos
Prev Next

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...

Presunción de inocencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La actualidad eclesial de esta semana ha estado dominada por un único asunto: la carta del ex nuncio en Estados Unidos, monseñor Viganò,(...)

Leer más...

Una oportunidad de curación para la Igle…

Autor: Francisco José CONTRERAS, escritor

Me ha costado mucho escribir este artículo. “No hay que perturbar la fe de los sencillos” (Ya está perturbada: en Irlanda cayó veinte puntos el porcentaje de católicos(...)

Leer más...

Texto íntegro de la carta de monseñor Vi…

TESTIMONIO de Mons. Carlo Maria Viganò Arzobispo titular de Ulpiana Nuncio Apostólico

Leer más...

La Iglesia en la encrucijada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha terminado el Congreso previo a la Jornada de las Familias en Dublín, un Congreso diferente a los demás, por los acontecimientos que han acontecido antes e(...)

Leer más...

Sacerdotes y obispos homosexuales. Ni "s…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

"Homosexuales" y "obispos": éstas son las dos(...)

Leer más...

Las causas de la tragedia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La publicación del informe de lo sucedido en seis diócesis del Estado de Pennsylvania ha conmocionado al mundo y ha llenado de vergüenza(...)

Leer más...

Llamar a las cosas por su nombre

Autor: Angelo STAGNARO, periodista

Puedo perdonarle casi todo a los protestantes y al protestantismo.

Leer más...

Un informe de un tribunal de Pensylvania

Autor: Guillermo JUAN, sacerdote

En todo el tema, muy pesado, de abusos perpetrados por miembros(...)

Leer más...

Enhorabuena, Argentina

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El resultado de la votación en el Senado argentino, rechazando la posibilidad de que se aprobara una ley del aborto muy permisiva -ya(...)

Leer más...

"Humanae vitae", camino de santidad

Autor: Robert SARAH, cardenal prefecto de la Congregación para el Culto

Hace exactamente 50 años, el Papa Pablo VI(...)

Leer más...

Reflexión sobre la pena de muerte

Autor: Francisco SUÁREZ, sacerdote

En esta breve reflexión sobre la pena de muerte, vamos a exponer algunos pasajes de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia.  

Leer más...

El debate de la pena de muerte y sus co…

Autor: Jorge SOLEY, economista

El debate sobre la pena de muerte en el(...)

Leer más...

Con la "Humanae vitae" Pablo VI tenía ra…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 25 de julio, la "Humanae vitae"(...)

Leer más...

Tiempo de gran tribulación

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana viene cargada de noticias que, necesariamente, hay que comentar y que, además, tienen un hilo conductor entre ellas: los abusos sexuales(...)

Leer más...

Volvemos a las andadas

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha anunciado que habrá una(...)

Leer más...

La acedía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal a la situación de Nicaragua. La represión en este pequeño y querido país no ha disminuido.(...)

Leer más...

"Humanae vitae" Así ha nacido y ¡ay a qu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El ajetreo en curso para demoler la "Leer más...

Nicaragua, la nueva Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La situación en Nicaragua avanza rápidamente hacia lo insostenible e insoportable. Con más de 300 muertos y 2000 heridos, fruto de la represión del(...)

Leer más...

Sociedades sostenibles a través de la co…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año, el primer sábado de julio, y por decisión de la Asamblea General(...)

Leer más...

Recristianización y educación cristiana

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Desde hace algún tiempo en mi oración(...)

Leer más...

Cristo, ¿de nuevo crucificado?

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuatro obispos alemanes, de momento porque seguramente serán más, han decidido aceptar en la comunión a los luteranos casados con católicos. Aunque esa(...)

Leer más...

El trabajo decente en el sector de la pe…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La comunidad internacional presta una atención particular a la noción de trabajo decente. Pero, a(...)

Leer más...

Abusos en la Iglesia: verdad (y mentira)…

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Los abusos sexuales a menores y adultos cometidos por sacerdotes y(...)

Leer más...

El nefasto pecado de la fornicación y el…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Uno de los pecados que más daño emocional, espiritual(...)

Leer más...

Lo que pasa cuando no pasa nada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En pleno mundial de fútbol, voy a utilizar un ejemplo para explicar algo de lo que está pasando. Imaginemos un partido en el(...)

Leer más...

Reformas mentales

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Me han parecido muy penosas unas declaraciones de la ministra de Justicia, Leer más...

Natalidad e inmigración en Europa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El comentario de hoy puede parecer que se dedica a un asunto local, pero creo que tiene una importancia que afecta a toda(...)

Leer más...

¿Hablamos de castidad?

Autor: Ernesto JULIÁ, sacerdote

En el documento que recoge las propuestas de la reunión con(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4