Text Size
Jueves, Abril 19, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Sobre las informaciones de capitulación del Vaticano ante Pekín

Autor: George WEIGEL, escritor

El «examen de conciencia» es una parte importante de la espiritualidad católica, que siempre precede a la confesión, pero que debería practicarse al finalizar cada día: una revisión de lo que uno hizo mal, y de lo que hizo bien, como preparación para un acto de contrición y una oración de agradecimiento por las gracias recibidas. Y aunque hay diferencias obvias e importantes entre los católicos examinando su conciencia y los diplomáticos del Vaticano revisando éxitos y fracasos de la Iglesia en los densos y espinosos matorrales de la política mundial, uno podría pensar que esta disciplina espiritual tiene algún peso en la diplomacia de la Santa Sede, aunque solo fuera para cotejar la realidad.

Pero, si eso es lo que uno pensaba, le costará encontrar pruebas de ello en la historia de la relación diplomática del Vaticano con los regímenes totalitarios.

Como parte integrante de los Acuerdos de Letrán de 1929 (que también crearon la Ciudad del Vaticano como Estado, reconociendo a la Santa Sede como actor soberano en la política mundial), el Papa Pío XI hizo un concordado con la Italia de Mussolini, un tratado que debía garantizar la libertad de acción de la Iglesia católica en el Estado fascista. Dos años después, con los matones de camisa negra golpeando a los grupos de jóvenes católicos y los medios estatales llevando a cabo una campaña de propaganda agresivamente anticlerical, Pío XI denunció la política de Mussolini con la incendiaria encíclica de 1931 Non abbiamo bisogno, en la que condenada el fascismo en cuanto «culto pagano al Estado».

En 1933, mientras Hitler consolidaba el poder nazi, la diplomacia vaticana negociaba el concordato con el Reich, en otro intento de proteger a la Iglesia católica del estado totalitario por medio de una red de garantías legales. La estrategia ofreció tan pobres resultados en Alemania como había ocurrido en Italia, y en 1937, después de numerosos ataques a eclesiásticos y organizaciones católicas, Pío XI condenó la ideología racista de Hitler en otra atronadora encíclica, Mit brennender Sorge, que hubo de llegar clandestinamente a Alemania para ser leída desde los púlpitos católicos.

Luego vino la Ostpolitik a finales de los 60 y en los 70. Enfrentado a lo que una vez describió como «muralla de hielo» de la represión comunista detrás del telón de acero, el jefe de los agentes diplomáticos de Pablo VI, el arzobispo Agostino Casaroli, comenzó a negociar una serie de acuerdos con gobiernos comunistas. Esos acuerdos debían permitir la vida sacramental de la Iglesia facilitando el nombramiento de obispos, quienes a su vez podrían ordenar sacerdotes que celebrarían misa y escucharían confesiones, preservando así una mínima forma de supervivencia católica hasta que el comunismo «cambiase». Y se produjo otro desastre.

La jerarquía católica en Hungría se convirtió completamente en una propiedad subsidiaria del Partido Comunista Húngaro. En lo que entonces era Checoslovaquia, los católicos afines al régimen empezaron a destacar en la Iglesia, mientras que la Iglesia checoslovaca clandestina de los católicos fieles luchaba por sobrevivir bajo condiciones que empeoraban por lo que sus líderes consideraban errónea conciliación de Roma con el sangriento régimen. En Polonia, la Santa Sede intentó puentear, más que chocar, con el heroico cardenal Stefan Wyszynski, en un vano intento por regularizar las relaciones diplomáticas con la República Popular de Polonia. Y mientras todo esto sucedía, el mismo Vaticano estaba siendo profundamente infiltrado por la KGB, la SB polaca, la Stasi germano-oriental y otros servicios de inteligencia del bloque del Este, como pude documentar en fuentes de primera mano de la policía secreta comunista en el segundo volumen de mi biografía de Juan Pablo II, El final y el principio.

A la luz de este sombrío registro, parece que la prudencia y la cautela estarían a la orden del día en las negociaciones del Vaticano con los totalitarios que gobiernan en Pekín, cuyo más reciente congreso del Partido declaró de nuevo la religión como enemiga del comunismo. Pero no se aprecia que haya habido un examen de conciencia en los rangos más elevados de la diplomacia vaticana. Y ahora parece que va a anunciarse un acuerdo entre Roma y Pekín, en virtud del cual se concederá al gobierno comunista chino un papel en el nombramiento de obispos: un nuevo paso hacia lo que algunas figuras del servicio diplomático vaticano (antiguas figuras, pero todavía figuras-clave) han buscado desde hace tiempo, a saber, relaciones diplomáticas plenas entre la Santa Sede y la República Popular China a nivel de embajadores.

Una de esas figuras, hablando off the record, intentaba justificar el inminente acuerdo diciendo que era mejor conseguir ahora al menos algún acuerdo, porque nadie sabe cuál será la situación dentro de diez o veinte años. Lo cual resulta extremadamente obtuso.

Si la situación empeora –si, incrementando la represión, Xi Jinping consigue mantener en pie un sistema político maoísta a pesar de la emergente clase media–, ¿qué razón hay entonces para tener alguna confianza en que el régimen comunista chino no apretará las tuercas a los católicos que desafíen al Estado alegando los derechos humanos? ¿Qué razón hay para creer que los comunistas chinos romperían el patrón establecido por los fascistas italianos, los nazis alemanes y los comunistas de Europa central y oriental honrando las obligaciones contraídas? ¿No se ha aprendido nada del pasado sobre la visión bastante elástica de la legalidad que adoptan los regímenes totalitarios de cualquier sesgo ideológico?

Si, por el contrario, las cosas van mejor en una China liberalizada, creándose cada vez más espacio social para las asociaciones y organizaciones de la sociedad civil, ¿por qué los chinos interesados en explorar la posibilidad de la fe religiosa se interesarían por un catolicismo postrado ante el régimen comunista? ¿Por qué no habrían de ser una opción más atractiva los protestantes evangélicos, que habrían desafiado al régimen en un heroico movimiento de iglesias domésticas?

La diplomacia vaticana presume de su realismo. Pero en cualquier cálculo realista sobre el futuro de China (las malas noticias o las buenas noticias), la Iglesia católica sale perdiendo si cede a las exigencias comunistas de que el régimen tenga ahora un papel significativo en el nombramiento de obispos católicos.

Según lo describen las informaciones periodísticas, el nuevo acuerdo entre la Santa Sede y China viola asimismo las enseñanzas del Concilio Vaticano II y la encarnación de ese magisterio en el propio derecho canónico de la Iglesia.

Durante más de un siglo, la diplomacia vaticana ha trabajado duro, y en este caso con eficacia, para liberar a la Iglesia de la interferencia del Estado en el nombramiento de los obispos católicos. Ese éxito fue reconocido por el Concilio Vaticano II en su decreto Christus Dominus «sobre el ministerio pastoral de los obispos». En él, los padres conciliares dijeron lo siguiente sobre la necesidad de que la Iglesia sea libre de elegir a sus propios pastores: «Para defender como conviene la libertad de la Iglesia y para promover mejor y más expeditamente el bien de los fieles, desea el sagrado Concilio que en lo sucesivo no se conceda más a las autoridades civiles ni derechos, ni privilegios de elección, nombramiento, presentación o designación para el ministerio episcopal» (n. 20). Ese deseo conciliar tuvo luego un efecto legislativo en el Código de Derecho Canónico de 1983, donde el canon 377.5 establece sin más que «en lo sucesivo no se concederá a las autoridades civiles ningún derecho ni privilegio de elección, nombramiento, presentación y designación de obispos».

Por supuesto, en teoría el Papa Francisco, en cuanto supremo legislador de la Iglesia, podría suspender o incluso abrogar el canon 377.5 en el caso de la República Popular China. Pero hacerlo no solo parecería una burla a la ley de la Iglesia (una tentación en la que algunos han caído demasiado a menudo en años recientes, en una campaña contra el «legalismo»). Supondría también negar la verdad que enseñó el Vaticano II: la libertas Ecclesiae, la libertad de la Iglesia para conducir su misión evangélica y caritativa según sus propios criterios y así permanecer fiel a su Señor, no se compagina fácilmente con la implicación del Estado en los nombramientos episcopales.

Los diplomáticos vaticanos, principalmente italianos, están obsesionados desde hace décadas en conseguir relaciones diplomáticas plenas con la República Popular China. Ellos y sus valedores en los medios argumentan que China es el poder mundial emergente y que la Santa Sede sea un actor en el tablero del mundo exige que mantenga un contacto diplomático formal con Pekín. Pero esto es una fantasía que se permiten los diplomáticos papales italianos, para quienes «el Vaticano» siguen siendo los Estados Pontificios, un poder europeo de tercer nivel que aspira a que poderes superiores reconozcan su estatus. Ese mundo terminó, sin embargo, con el Congreso de Viena.

La realidad del asunto es que el único poder que exhibe hoy la Santa Sede es un poder moral: la lenta acumulación de autoridad moral que ha recibido el catolicismo, encarnado en el Papa, por medio de la defensa, en ocasiones sacrificada, de los derechos humanos de todos. No está claro –por decirlo con elegancia– qué puede aportar a esa suma de autoridad moral del catolicismo o del Papa jugar al Lleguemos-a-un-Acuerdo con los totalitarios de Pekín, que en este preciso momento están encarcelando y torturando cristianos. Lo mismo podría decirse de la traición de facto a los obispos de China leales a Roma que, al parecer, deben ahora hacerse a un lado para que los sustituyan obispos elegidos por el aparato del Partido Comunista Chino. Lejos de ser realismo, esto es una especie de cinismo que encaja a duras penas en una diplomacia supuestamente basada en la premisa de que «la verdad os hará libres» (Jn 8,32).

Según cierta fuente (en ocasiones sospechosa), el Papa Pío XI dijo una vez que pactaría con el Diablo si al hacerlo conseguía algún bien que ayudase a la Iglesia en su misión. Imagino que, si lo dijo, fue durante uno de los momentos de mayor enojo de aquel irascible Papa, y como expresión de su determinación de enfrentarse a los poderes del Infierno si fuese necesario. Pero como estrategia en la crepuscular zona gris de la política mundial, negociar con el Diablo (al menos tal como lo ha hecho la diplomacia vaticana al tratar con los totalitarismos) nunca ha funcionado. Encamarse con los agentes del Diablo es un negocio arriesgado; creer en su voluntad de respetar los acuerdos (y menos aún en su buena voluntad) es una insensatez; e impregnarse de olor a azufre por un contacto excesivo con las legiones del Demonio no añade absolutamente nada a la misión evangélica de la Iglesia.

De hecho, consigue justo lo contrario.

articulos
Prev Next

Masonería, política e ideología de géner…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La masonería es ciertamente muy anterior a la ideología de género, pero está relacionada con ella y está contribuyendo(...)

Leer más...

¿Fin del catolicismo romano?

Autor: Roberto PERTICI, teólogo

1. En este punto del pontificado de Francisco creo que se(...)

Leer más...

Una santidad caritativa y humilde

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Gaudete et exsultate”. De nuevo un documento del Papa que empieza hablando de alegría, como señalaba no hace mucho el secretario de Estado,(...)

Leer más...

Poca alegría y muchos insultos. Francisc…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La presentación oficial en la sala de prensa vaticana, el lunes 9 de abril, de(...)

Leer más...

"Amoris Laetitia" vs. "Veritatis Splendo…

Autor: Christian BRUGGER, catedrático

Coincido plenamente con el cardenal Blase Cupich de Chicago cuando dice que el razonamiento del documento(...)

Leer más...

Avivar la llama del amor: Una tarea perm…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO.

Leer más...

La Iglesia es una

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Decimos que la Iglesia es una, santa, católica y apostólica. La apostolicidad significa que está basada en las enseñanzas de Cristo transmitidas por(...)

Leer más...

Las leyes LGTBI y los homosexuales

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

¿Es posible pasar de la homosexualidad a la heterosexualidad? El asunto fue sometido en 1973 a una votación de(...)

Leer más...

El cristianismo actual en Occidente: Una…

Autor: Antonio CAMUÑAS, empresario

Cuenta la historia que Talleyrand, el legendario clérigo, político y diplomático francés de destacada influencia en la monarquía, la revolución, la(...)

Leer más...

Pasión de Judas Iscariote

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Leer más...

Tres días, siete dones

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La despedida de Jesús en su paso por la tierra fue a lo grande. El amor de Dios por los hombres se derramó(...)

Leer más...

Masonería y catolicismo

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La pregunta a la que intenta responder este artículo es sencilla:(...)

Leer más...

La defensa de la verdad

 

Autor:Eduardo GÓMEZ, escritor

El hombre no debe ser quien establezca el camino hacia la verdad, dado que la verdad no viene de(...)

Leer más...

Algunos rasgos del líder espiritual

Autor: Fernando CHICA, Observador Permanente de la Santa Sede ante la FAO

Me piden que formule las características más relevantes que ha de(...)

Leer más...

Fe, esperanza, amor

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Semana Santa, la semana grande de nuestra fe, está a punto de empezar. Las procesiones que recorrerán las calles de muchas de(...)

Leer más...

La masonería como religión

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Estos días me he dedicado a leer algunos libros sobre la masonería, especialmente de antiguos masones como Leer más...

Un símbolo

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Hay un pasaje muy revelador en Leer más...

El charlatán Hawking

Autor: Salvador SOSTRES, periodista

La profunda estupidez de nuestra era se concreta en las estupefacciones(...)

Leer más...

Más sobre la carta de Benedicto XVI. Hay…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Todavía no tiene un final la historia(...)

Leer más...

Los primeros cinco años del Papa Francis…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Papa Francisco ha cumplido cinco años al frente de la Iglesia. Cuando él empezó su pontificado dijo en varias ocasiones que éste(...)

Leer más...

Reza por mí

Autor: Miguel Ángel ROBLES, periodista

Rezar es una conversación con los que ya no están, el recuerdo de los que te(...)

Leer más...

El doble "prejuicio tonto". El texto ínt…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La oficina de prensa de la Santa(...)

Leer más...

Educar para un uso responsable y solidar…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Quien haya ido a Zimbabwe, Yibuti, Haití, Malí, Somalia o Eritrea, por citar algunos nombres(...)

Leer más...

La huelga de la Virgen María

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Alguien(...)

Leer más...

Iglesia y libertad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana han tenido lugar dos hechos que, aunque distantes en el espacio y distintos en su contenido, apuntan en la misma dirección:(...)

Leer más...

Rocco Buttiglione: "No he escuchado resp…

Autor: Francisco José DELGADO, sacerdote

Ayer, 7 de marzo, se celebraba en la(...)

Leer más...

La profecía del padre Benson

Autor: Eduardo GÓMEZ, escritor

Allá por 1907, un brillante escritor, el converso sacerdote católico Robert Hugh Benson, escribió una(...)

Leer más...

Conciencia y gracia: Una meditación cuar…

Autor: George WEIGEL, escritor

Las Escrituras de la Cuaresma, en la liturgia diaria de la Iglesia, invitan a dos reflexiones relacionadas entre sí.(...)

Leer más...

¿Dónde están los pobres?

Autor: Irenaeus DUNLEVY, dominico

«Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino, y(...)

Leer más...

Dos buenas noticias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay semanas en que no gana uno para sustos. Hay otras en que los disgustos son suavizados por noticias buenas e incluso muy(...)

Leer más...

El desafío contemporáneo a la Iglesia y …

Autor: Thomas G. WEINANDY, teólogo

Es cierto que la Iglesia posterior(...)

Leer más...

Qué hay de malo en la declaración de los…

Autor: Edward CONDON, teólogo

Para asombro y consternación de muchos católicos, la conferencia episcopal alemana(...)

Leer más...

Excepciones que destruyen la regla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Siempre se ha dicho que la excepción justifica la regla. El problema no es, pues, que haya excepciones, sino que las excepciones sean(...)

Leer más...

¿Qué queda del catolicismo a día de hoy?

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

De siempre se nos ha dicho, porque era cierto, queLeer más...

Vivir como cristianos en un mundo no cri…

Autor: Leonardo LUGARESI, teólogo

El cristianismo ha sido, al menos durante(...)

Leer más...

Silencio, se mata

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Silencio, se rueda” es la frase típica cuando se está grabando una película. En los hospitales abundan los carteles de enfermeras con un(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4