Text Size
Jueves, Noviembre 15, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Santo Tomás de Aquino: la razón silenciosa

Autor: Tomas SALAS, doctor en Filología

Basta leer un fragmento o una parte de la gigantesca obra de santo Tomás de Aquino, para advertir que se trata de un edificio construido con milimétrica precisión y donde están ensabladas todas las piezas con el soplo divino y puro (aparentemente un poco gélido) de la Razón.

El sentimiento, la emoción, la opinión personal no parecen escaparse por ninguna rendija de esta mole. En san Pablo, san Agustín o san Jerónimo, desde el gran magma de su sabiduría teológica, surge de vez en cuando un atisbo de lirismo, de pasión personal, en el que muestran su corazón ardiente. Santa Teresa de Lixieux o santa Catalina de Siena manifiestan alguna vez una humanidad sufriente, una herida abierta que supura el dolor de un drama «demasiado humano». En Santo Tomás, en cambio, parece que nunca asoma esa pasión que, sin duda, incendió su alma, durante toda su vida. (Que la llama de esa pasión ardió con intensidad, lo demuestran sus excelsos poemas eucarísticos.) Si hay una obra humana que merezca llevar grabada de forma indeleble la palabra Razón es la del Aquinate. Y, sin embargo, la razón no es un fin en sí mismo. La razón sirve para develar, explicar y transmitir una realidad superior que es la Revelación. La filosofía, según el conocido adagio escolástico, es ancilla theologiae. Si la filosofía tiene este carácter ancilar, ¿para qué crear un sistema ex profeso, cuando ya existe uno con suficiente entidad y coherencia, el aristotélico?

Una Razón sin fisuras; diriamos en su estado puro. Y doy aquí con una palabra que surge espontáneamente cuando hablamos del santo: pureza.

En su vida como en su obra no aparecen doblez, motivos ocultos, actos o palabras que puedan interpretarse de diversos modos. Desde su juventud en la que decide su vocación hasta su muerte en la abadía Fossanova, el medio siglo de vida terrena de este hombre es una línea recta que apenas conoce desviaciones. Acaso su elección de la orden dominica frente a la benedictina (todo en él apuntaba a que hubiera sido un ideal abad de Montecasino) fue uno de los pocos momentos de su existencia en los que se presentó una posible bifurcación de su camino vital. Pureza casi angélica. El Doctor Angélico merece este título por su estudio de los seres espirituales, pero también por su misma realidad biográfica.

Esto hace que esta enorme obra de inteligencia casi sobrehumana nos parezca, paradógicamente, la obra de un niño; de un niño de una inteligencia superdotada pero incapaz de doblez o segundas intenciones. Pasa algo parecido con otro gigante, Chesterton, cuya obra tiene un no sé qué de candidez infantil («un suerte de cómica gratitud», escribió Borges) que hace que, incluso cuando es polémico o irónico, nunca resulte recoroso o taimado. Se dice -no sé si es apócrifo, como tantos hechos suyos- que su fiel fray Reginaldo, que atendió espiritualmente al santo antes de morir, dijo que aquello era «la confesión de un niño de cinco años».

Pero toda esta rectilinea pureza se rompe de pronto con un hecho, que no sé si refuta o, por el contrario, culmina la trayectoria vital anterior. Deja de escribir, después de tener un profunda experiencia de contemplación, y deja inconclusa nada menos que la Summa. La palabra adquiere su pleno sentido frente al silencio; ese es un espacio que han transitado desde los grandes místicos a escritores modernos (Mallarmé, Melville, Valery). Es, en el terreno secular, Kafka pidiendo que se destruya su obra o el profesor Kien, protagonista del Auto de fe de Elías Canetti, pegando fuego a su biblioteca, como única salida posible al laberinto de su vida,

En última instancia la experiencia del Ser Supremo es incomunicable, es un misterio que trasciende toda palabra y toda razón. Esa antítesis de Dios (todo) frente a todo lo demás (nada) la explicó como nadie, siglo después, san Juan de la Cruz. Y esta infinitud de Dios no da a los esfuerzos humanos, entre los que está la labor teológica, un carácter de absurdo (pasión inútil, diría Sartre), sino que los dota de significado. El silencio final de Tomás, en realidad, no rompe con su obra anterior, sino que le da sentido y las coloca en sus justos términos. Esta obra fue un prodigio de palabras exactas, sabias, profundas. Todo esto, pero nada más que esto.

Si no fuera el acto de un santo, este silencio final del taciturno fraile sería la pose genial y un tanto irónica de un verdadero artista.

articulos
Prev Next

La vergüenza ante monseñor Shao Zhumin

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote director de Asia News

Era de esperar.(...)

Leer más...

Sinodalidad humeante

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Más que Iglesia sinodal. Después de haber Leer más...

Aborto, la batalla continùa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las recientes elecciones norteamericanas, además de dirimir quién manda en el Congreso y en el Senado, han tenido como protagonista menor pero muy(...)

Leer más...

Una cosa es el capitalismo y otra el lib…

Autor: Germán MASSERDOTTI, economista

En un editorial reciente aparecido en el prestigioso diario argentino La Nación, se afirma(...)

Leer más...

Sardanápalo y la Iglesia actual

Autor: Alonso GRACIÁN, filósofo

Mucho tiempo ha pasado desde que el gran Don Juan de Borja, allá por 1680, escribiera como lema de una de sus Empresas(...)

Leer más...

Justicia, odio, venganza

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de Culto Divino

En mi juventud escuché un refrán(...)

Leer más...

Espadas en arados

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Hay una escultura, en la entrada de la sede de la ONU en Nueva York,(...)

Leer más...

Diálogo con condiciones

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana ha sido noticia, una muy buena noticia, la absolución a Asia Bibi del cargo de blasfemia que se le imputaba. Esta(...)

Leer más...

La destrucción del catolicismo en Brasil…

Autor: Vicente MONTESINOS, escritor

El fenómeno de la realidad católica en Brasil; de la creciente ocupación de espacios religiosos por la sectas evangélicas en dicho país, y(...)

Leer más...

El Sínodo de la "sinodalidad"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Sínodo de los obispos sobre los jóvenes ha terminado y, salvo algunas expresiones folclóricas como la de ver a los obispos bailando,(...)

Leer más...

Papa Pablo VI: santo

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

El domingo 14 de octubre fue canonizado en Roma por el Papa Francisco el Papa Beato Pablo VI junto al(...)

Leer más...

Pablo VI, santo

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Para sonrojo de la humanidad, recientes estadísticas han puesto de relieve que actualmente 821 millones(...)

Leer más...

Pablo VI y el "espíritu del Concilio"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Papa Pablo VI, San Pablo VI, fue canonizado por el Papa Francisco, junto a otros seis santos más -entre ellos monseñor Romero-,(...)

Leer más...

Soberanía de la Fe

Autor: Hernán VERGARA, escritor

Es difícil para los hombres de hoy, tomados por sus urgencias pasionales, por sus dificultades económicas, por(...)

Leer más...

Aquellas revelaciones sobre la gran apos…

Autor: Aldo María VALLI, periodista

"Ha llegado la hora de la gran apostasía. Leer más...

Monseñor Viganó responde al cardenal Oue…

Autor: Carlo María VIGANÒ, ex nuncio en Estados Unidos

En la memoria de los Mártires de América del Norte

Leer más...

El Evangelio diferente

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En la Carta a los Gálatas San Pablo escribe: «No es(...)

Leer más...

Pablo VI y la FAO

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El domingo, en una solemne ceremonia en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el(...)

Leer más...

Señales contradictorias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras el Sínodo sobre los jóvenes sigue adelante, en medio de un silencio que se justifica oficialmente diciendo que así los obispos pueden expresarse con más libertad,(...)

Leer más...

Carta abierta del cardenal Ouellet a mon…

Autor: Marc OUELLET, cardenal prefecto de la Congregación de Obispos

Querido hermano Carlo Maria Viganò,

Leer más...

Un Sínodo decisivo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ha comenzado el Sínodo de los Obispos sobre la juventud y la pastoral vocacional. Un Sínodo que ha nacido marcado por la polémica.(...)

Leer más...

Domund 2018 ¿Quieres cambiar el mundo?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año desde 1926, se acerca en octubre la Jornada Mundial de las Misiones,(...)

Leer más...

Un Sínodo fuera de la pista. Las crítica…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Hoy comienza un sínodo con un título(...)

Leer más...

China, la historia juzgará

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Durante el vuelo de regreso a Roma, terminada su visita a los Países Bálticos, Su Santidad el Papa contestó a la pregunta de(...)

Leer más...

Una fractura ortodoxa con serias consecu…

Autor: George WEIGEL, escritor

Con el catolicismo enredado en una crisis de abusos sexuales y complicidad episcopal que llega a los más altos niveles de la Iglesia,(...)

Leer más...

La puerta abierta al diablo: el laicismo

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En un artículo publicado el 18 de Septiembre, el diputado socialista(...)

Leer más...

Sumisión. El acuerdo fantasma entre la S…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Todo lo que se sabe -y lo(...)

Leer más...

Pensamientos sobre el Instrumentum Labor…

Autor: Charles CHAPUT, arzobispo de Philadelphia

Durante los pasados meses he estado recibiendo muchos emails y cartas de laicos, clérigos, teólogos y otros intelectuales, jóvenes y viejos,(...)

Leer más...

Mundanización y espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque no cesan las noticias deplorables que muestran las llagas de la Iglesia -escándalos, división interna, autoritarismo-, quiero reflexionar hoy sobre una cuestión(...)

Leer más...

Transparencia, privacidad, reserva, disc…

Autor: Jorge MEDINA, cardenal prefecto emérito de la Congregación para el Culto

Diversos acontecimientos recientes(...)

Leer más...

Ortodoxia y prudencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En medio de la tensión que se vive en la Iglesia, esta semana han resonado de forma especial las palabras del secretario del(...)

Leer más...

Veinte años de "Fides et Ratio"

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

«La fe y la razón son como las(...)

Leer más...

¿Economía financiera o economía real?

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nuestro mundo vive una encrucijada marcada por logros relevantes en diversos sectores, con las consiguientes(...)

Leer más...

Las barbas del vecino

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras siguen los problemas en la Iglesia y, sobre todo, en(...)

Leer más...

La crisis católica de abuso sexual afect…

Autor: Gualberto GARCÍA, escritor

¿Existe un vínculo directo entre el abuso sexual homosexual clerical y(...)

Leer más...

Santa Mónica

Autor: Manuel MORALES, agustino

Es una de esas figuras que tendremos que “rehabilitar”, santa Mónica. Se resiste uno a seguirla viendo vestida de medio monja, casi de(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4