Text Size
Too many requests
Viernes, Febrero 23, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Fariseos del sexo

Autor: Miguel ARAGUREN, escritor

Todos participamos de ciertos fariseísmos. Casi siempre son menores, como cuando entre amigos decimos despreciar a las revistas del corazón y, sin embargo, en la sala de espera del médico nos lanzamos en plancha sobre la mesa de la prensa, dispuestos a ponernos al día en los dimes y diretes de la camarilla de la estúpida felicidad. Otro es el de las redes sociales, de las que aseguramos sentirnos distantes y a las que, sin embargo, dedicamos los momentos mejores de la jornada, siempre ofreciendo en ellas nuestro mejor perfil, para que el mundo mundial pueda creerse que también somos parte de esa camarilla de la estúpida felicidad. Y otro más es el de la televisión, que abominamos como si fuese la boca abierta de un dragón, sobre todo en sus sobredosis de basura o de realidad mercantilizada, cuando las cocinas en falso directo y los escenarios para los cantantes de primera hornada son la ventana de nuestra sobremesa nocturna.

Hay fariseísmos de los otros. De los malos. De los vergonzantes. De los oprobiosos. Como el de Hollywood, que desde hace semanas se tira de los pelos y se mesa las barbas ante el modo con el que Harvey Weinstein, rey midas de la producción cinematográfica, se cobraba los favores que hacía a determinadas actrices, jovencitas y de buen ver. El New York Times ha cantado la gallina y por eso florece el «si te he visto no me acuerdo», el «todos lo sospechábamos», el «¿Amigo?... El señor Weinstein era un conocido, nada más, aunque cenara en casa todos los viernes».

Quienes trabajan en el ramo, también en el negocio de la televisión y de la música, susurran que sus mundillos están cuajado de abusadores como Weinstein, pero que no pueden dar nombres. Deberíamos añadir, sin fariseísmos, que no nos extraña la existencia de tantos depravados en una cultura hipersexualizada como la occidental (escuchen la letra de algunas de las canciones dirigidas a los adolescentes, analicen la falta de elipsis en las escenas de cama en series y películas), en la que todo lo relacionado con el bajo vientre se da por bueno, sin que nadie cuide siquiera de la salud emotiva de los niños: cuando escribo, las marquesinas de las paradas de autobús —en las que se detienen las rutas escolares— muestran un anuncio en el que aparece un tipo con un gesto de satisfacción, junto a un mensaje relacionado con el orgasmo. Nada nuevo bajo el sol; nuestros hijos han crecido rodeados por la libido desatada de muchos publicistas.

Ante la historia de ese productor miserable, me ha venido a la memoria el arrobo con el que hemos atendido a una serie de personajes públicos que alardeaban de su falta de control sexual, sin poner en valor a las mujeres (o a los hombres, porque entre esos personajes también hay mujeres de estímulos insaciables) con las que compartieron sus aventuras. Algunos presumían de haber disfrutado de varias miles. Y aunque «menos lobos, caballerete», lo cierto es que no cuesta imaginarse a algunos de esos depredadores confundiendo el nombre de la que hacía de la trescientos dieciocho, con la que fue la trescientos dieciséis. Sabemos que los sexodependientes usan su poder para satisfacer tantos antojos, siempre a cambio de promesas de fama, lujos o dinero. Otras veces es la violencia a la que empuja el consumo de drogas y alcohol en fiestas donde todo es un despiporre, como ocurría en las orgías que organizaba el recién fallecido fundador de Playboy, aquella revista que convertía a preciosas señoritas en objeto de disección (algunas reconocen que después de haber pasado de mano en mano de hombres ricos, influyentes y mayores, pensaron quitarse la vida).

El hombre que desprecia la sensatez en estos asuntos suele comportarse con enorme cobardía. Por eso —que los fariseos no se lleven las manos a la cabeza— se revuelven cuando aparecen, años después, hijos ilegítimos a los que no están dispuestos a reconocer. Juzgan que un hijo es algo demasiado serio para ser consecuencia de un capricho inmediato, como si el sexo no fuese el camino de la procreación, así que abandonan toda la responsabilidad en la madre, por no haber pedido jugosos fajos de billetes a cambio del silencio o por no haberse sometido a un aborto que solucionara semejante dolor de cabeza.

articulos
Prev Next

Excepciones que destruyen la regla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Siempre se ha dicho que la excepción justifica la regla. El problema no es, pues, que haya excepciones, sino que las excepciones sean(...)

Leer más...

¿Qué queda del catolicismo a día de hoy?

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

De siempre se nos ha dicho, porque era cierto, queLeer más...

Vivir como cristianos en un mundo no cri…

Autor: Leonardo LUGARESI, teólogo

El cristianismo ha sido, al menos durante(...)

Leer más...

Silencio, se mata

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Silencio, se rueda” es la frase típica cuando se está grabando una película. En los hospitales abundan los carteles de enfermeras con un(...)

Leer más...

Del individualismo a los constructores d…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO, FIDA y PMA

Las palabras del Papa Francisco al Cuerpo Diplomático del pasado 8 de(...)

Leer más...

Excusas para una guerra

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Dice un viejo refrán que “cuando quieras matar a tu perro debes decir que está rabioso”. O sea, cuando quieras romper con alguien,(...)

Leer más...

Ratzinger profetizó la "letanía" del nue…

Autor: Juan José ROMERO, escritor

Las «letanías» de la Iglesia del Nuevo Paradigma están recogidas(...)

Leer más...

¿De dónde saca el cardenal Marx la idea …

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

El cardenal Reinhard Marx ha provocado una polémica al sugerir la(...)

Leer más...

Sobre las informaciones de capitulación …

Autor: George WEIGEL, escritor

El «examen de conciencia» es una parte importante de la espiritualidad(...)

Leer más...

Cuatro palabras

Autor: Joseph ZEN, cardenal arzobispo emérito de Hong Kong

Algunas personas(...)

Leer más...

El país imaginario visitado por Mons. Ma…

Autor: José Miguel ARRÁIZ, ingeniero

Las reciente declaraciones de Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de(...)

Leer más...

En la Iglesia católica no hay "cambios d…

Autor: George WEIGEL, escritor

Desde que Thomas Kuhn lo popularizase en su libro de 1962 Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente.(...)

Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente. Lo que(...)

Leer más...

¡No toquéis a los mártires chinos!

Autor: Luigi NEGRI, arzobispo emérito de Ferrara

Ante la confusa situación de la Iglesia italiana (y no solo), nos cuesta salir del inquietante(...)

Leer más...

"Humanae vitae" bajo asedio

A cincuenta años de su publicación, la encíclica de Pablo VI "Leer más...

Santo Tomás de Aquino: la razón silencio…

Autor: Tomas SALAS, doctor en Filología

Basta leer un fragmento o una parte de la(...)

Leer más...

La hora de los sacerdotes casados

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El viaje del Papa a Chile y Perú estuvo polarizado por la cuestión del apoyo del Pontífice a monseñor Barros, el obispo chileno(...)

Leer más...

Identidad católica reducida

Autor: Alonso GRACIÁN, escritor

“Unos pocos solamente piensan en la verdad depositada en el ser de las cosas”. Anselmo(...)

Leer más...

El Papa y "los zurdos"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuando escribo este artículo, el Papa se encuentra ya en Perú, donde ha condenado enseguida la corrupción, que afecta a las élites políticas(...)

Leer más...

Mentes mentirosas

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

La etimología de las palabras esconde sabidurías muy hondas y provechosas. A nadie se le ocurriría pensar(...)

Leer más...

Mi casa es casa de oración

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Queridos hermanos sacerdotes, queridos todos: os escribo esta carta con todo cariño y con la normal preocupación y máximo interés(...)

Leer más...

En Chile, Francisco se desdobla. Y no se…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Falsos derechos, prudencia y libertad re…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Todos los años el Santo Padre se reúne con los embajadores acreditados ante la Santa Sede. El discurso al Cuerpo Diplomático es uno(...)

Leer más...

Historias de Curia. El desquite del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El Leer más...

Tres opciones para el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay unos datos recientes sobre la situación de la Iglesia en España, que nos pueden ayudar a entender no sólo lo que está(...)

Leer más...

Por qué Ratzinger no es herético. La pal…

Autor: Sandro MAGISTER, Periodista

El ataque frontal a la teología de(...)

Leer más...

Ratzinger rehabilita a Müller. Pero tamb…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Se desploman los bautizos en España. Alg…

Autor: José Manuel GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Números cantan y además con una tenacidad insultante. Aporto dos datos. En el año 2015 se(...)

Leer más...

Continuidad sin ruptura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Justo antes de acabar el año, Benedicto XVI, nos ha regalado una nueva y breve intervención, en forma de prólogo a un libro(...)

Leer más...

Familia cristiana e ideología de género

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El domingo después de Navidad y anterior a Año Nuevo, si(...)

Leer más...

Vaticano sin paz. Dinero, sexo y pesebre…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Navidad de tensión este año en el(...)

Leer más...

Nuestros esfuerzos y los giros inesperad…

Autor: José Luis RESTÁN, periodista

Al comienzo de su libro La infancia de JesúsLeer más...

El Niño Jesús, el origen de la Creación …

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En estos días navideños los cristianos celebramos con alegría la venida al mundo del Salvador, su Nacimiento, o dicho(...)

Leer más...

Navidad y esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Entre tantas preocupaciones e incluso escándalos, que salpican nuestra vida, la de la sociedad y la de la Iglesia, se nos puede olvidar(...)

Leer más...

Nadie lo escucha cuando defiende la vida…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4