Text Size
Too many requests
Viernes, Febrero 23, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Cisneros

Autor: Luis SUÁREZ, escritor

Se han cumplido quinientos años desde la muerte de un protagonista excepcional para la Historia de España, el cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, que recorrió un largo camino desde la pequeña nobleza castellana hasta el gobierno de poderosos reinos sin olvidarse nunca de las ancas de los asnos que le conducían a la virtud de la humildad.

En otro país se habrían alzado sonoros los recuerdos de tal acontecimiento, pero en España tenemos costumbre de olvidarlos. Curiosamente, la fecha coincide con aquella en que Martín Lutero decidió emprender el camino hacia la ruptura que ahora llamamos Reforma publicando aquellos puntos elaborados en Wittenberg y que al final han conducido a la fragmentación de la europeidad que ahora el Pontificado se esfuerza en reparar mediante el acercamiento de posturas. Con mucha corrección el cardenal español se había adelantado en dos puntos vitales: hacer de la Universidad de Alcalá lugar de encuentro entre tomistas y scotistas y poner la Biblia a disposición de todos los fieles. No hay duda de que la Complutense se sitúa kilómetros por delante de la versión luterana. La Iglesia al canonizar a Juan Duns Scoto acabaría dando la razón al primado español.

Cisneros es el impulsor de la reforma católica española, pero no debemos confundirle con el creador de la misma que había tenido su inicio en el siglo XIV siguiendo las huellas del mallorquín Lulio, que también parece olvidado. De este modo se habían sentado las bases de un humanismo que reconoce en la persona humana dos dimensiones que el luteranismo negaría: libre albedrío y capacidad racional para el conocimiento especulativo. De ahí se extraía la consecuencia de que el ser humano está dotado de derechos que deben calificarse de naturales porque se incluyen en su propia esencia y no son simplemente como ahora decimos el resultado de la voluntad política de quienes ejercen el poder. No se trataba de una simple contrarreforma como ahora se dice, sino de un salto adelante de grandes proporciones para la europeidad que era entonces esencialmente cristiana. Esa reforma que guardaba estrecha relación con Catalina de Siena y con la «devotio moderna» de donde De Kempis había adquirido ya tres dimensiones en el momento en que Francisco llegó al mundo. Con los jerónimos alcanzaba linderos de sabiduría e influencia. Los observantes franciscanos y dominicos querían volver al punto de partida en la existencia. Y los benedictinos vallisoletanos habían descubierto que no solo el cuerpo, sino también el espíritu debe ser «ejercitado» para alcanzar su meta. Pues bien, Cisneros procede de esa observancia que San Pedro Regalado pusiera en marcha a orillas del Duero. Buscó todos los medios precisos para poner en marcha esta rigurosa observancia suprimiendo las otras formas que se habían llegado a introducir en el franciscanismo haciéndolo más moderado. A sí mismo se aplicaba el principio. Siendo ya primado de España seguiría utilizando como lecho un colchón tendido en el suelo.

Otro error cometido en nuestros días consiste en creer que fue arzobispo de Granada. El primer arzobispo de esta diócesis en que se inauguraba el regio patronato que sería llevado luego a América fue su predecesor como confesor de la reina Isabel, fray Hernando de Talavera, que era jerónimo y prior de El Prado de Valladolid. Los jerónimos, que hoy son apenas una reliquia entre las Órdenes religiosas, revistieron enorme importancia en los tres siglos de tránsito hacia la modernidad. Suyos eran Guadalupe, Yuste y El Escorial. No hace falta entrar en más detalles para comprender la importancia que revestía esa reforma católica de la que Cisneros, al convertirse en confesor de la reina y en uno de los consejeros más escuchados, asumiría la dirección. De ahí que se le entregara la sede deToledo, que significaba también la primacía sobre todas las demás sedes episcopales cristianas. España defendería con empeño esta fórmula que hubiera podido servir de relevo al luteranismo, pero al final sería vencida por otro cardenal francés, Richelieu, que se situaba en el extremo opuesto anteponiendo la política a la religión y sumiendo a Europa en la cadena de guerras que no terminaría hasta 1945.

A los valores que Cisneros defendió han intentado tornar en 1947 los que llamamos padres de Europa y en 1963 el Concilio Vaticano II. Es sintomático que Wojtyla leyera su tesis doctoral sobre San Juan de la Cruz en el Angelicum de Roma, que es aún el barco de la más nítida observancia. Si tuviéramos que elegir entre las distintas aportaciones cisnerianas no tendríamos la menor duda en señalar la Complutense. Un proyecto que Isabel la Católica obligó a retrasar porque temía perjuicios para Salamanca y Valladolid, en donde Derecho y Medicina habían alcanzado la cumbre. Cisneros sostenía que la tarea principal de las Universidades –monopolio de la cultura europea– no estaba en el valioso comunicado de los saberes que explican la Naturaleza, sino en la maduración de la persona, ya que en esta se sitúa el progreso. Por eso en Alcalá todos los alumnos se instalaban en Colegios Mayores: era aquí en donde, al tiempo que se estudiaba y aprendía, se hacía el entrenamiento necesario para una vida mejor. También en este punto invocaba el lejano precedente de don Gil de Albornoz, fundador de Bolonia.

Cisneros actuó directamente en Granada como primado de España y aquí encontramos un pequeño error del que debemos aprender. Se opuso a Talavera, que quería llevar a la conversión de los antiguos musulmanes por la vía del ejemplo y de la fraterna caridad, sustituyéndolas por presiones duras y promesas halagadoras. Estuvo convencido de que alcanzaba un éxito, pero se equivocaba, pues así en lo más profundo de las venas entraba el odio. Hay que tener en cuenta que se estaba viviendo el tiempo de la expansión turca que superaba las crueldades. El cardenal intentaría establecer bases españolas en el norte de África, marcando el camino que medio siglo más tarde cerraría Lepanto.

Murió en Roa al encuentro con Carlos I, a quien debía entregar el patrimonio consolidado. Hombres como Cisneros son los que han dejado tras de sí el valioso patrimonio que aún puede percibirse en los salones alcalaínos. Un centenario valioso.

articulos
Prev Next

Excepciones que destruyen la regla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Siempre se ha dicho que la excepción justifica la regla. El problema no es, pues, que haya excepciones, sino que las excepciones sean(...)

Leer más...

¿Qué queda del catolicismo a día de hoy?

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

De siempre se nos ha dicho, porque era cierto, queLeer más...

Vivir como cristianos en un mundo no cri…

Autor: Leonardo LUGARESI, teólogo

El cristianismo ha sido, al menos durante(...)

Leer más...

Silencio, se mata

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Silencio, se rueda” es la frase típica cuando se está grabando una película. En los hospitales abundan los carteles de enfermeras con un(...)

Leer más...

Del individualismo a los constructores d…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO, FIDA y PMA

Las palabras del Papa Francisco al Cuerpo Diplomático del pasado 8 de(...)

Leer más...

Excusas para una guerra

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Dice un viejo refrán que “cuando quieras matar a tu perro debes decir que está rabioso”. O sea, cuando quieras romper con alguien,(...)

Leer más...

Ratzinger profetizó la "letanía" del nue…

Autor: Juan José ROMERO, escritor

Las «letanías» de la Iglesia del Nuevo Paradigma están recogidas(...)

Leer más...

¿De dónde saca el cardenal Marx la idea …

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

El cardenal Reinhard Marx ha provocado una polémica al sugerir la(...)

Leer más...

Sobre las informaciones de capitulación …

Autor: George WEIGEL, escritor

El «examen de conciencia» es una parte importante de la espiritualidad(...)

Leer más...

Cuatro palabras

Autor: Joseph ZEN, cardenal arzobispo emérito de Hong Kong

Algunas personas(...)

Leer más...

El país imaginario visitado por Mons. Ma…

Autor: José Miguel ARRÁIZ, ingeniero

Las reciente declaraciones de Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de(...)

Leer más...

En la Iglesia católica no hay "cambios d…

Autor: George WEIGEL, escritor

Desde que Thomas Kuhn lo popularizase en su libro de 1962 Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente.(...)

Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente. Lo que(...)

Leer más...

¡No toquéis a los mártires chinos!

Autor: Luigi NEGRI, arzobispo emérito de Ferrara

Ante la confusa situación de la Iglesia italiana (y no solo), nos cuesta salir del inquietante(...)

Leer más...

"Humanae vitae" bajo asedio

A cincuenta años de su publicación, la encíclica de Pablo VI "Leer más...

Santo Tomás de Aquino: la razón silencio…

Autor: Tomas SALAS, doctor en Filología

Basta leer un fragmento o una parte de la(...)

Leer más...

La hora de los sacerdotes casados

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El viaje del Papa a Chile y Perú estuvo polarizado por la cuestión del apoyo del Pontífice a monseñor Barros, el obispo chileno(...)

Leer más...

Identidad católica reducida

Autor: Alonso GRACIÁN, escritor

“Unos pocos solamente piensan en la verdad depositada en el ser de las cosas”. Anselmo(...)

Leer más...

El Papa y "los zurdos"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuando escribo este artículo, el Papa se encuentra ya en Perú, donde ha condenado enseguida la corrupción, que afecta a las élites políticas(...)

Leer más...

Mentes mentirosas

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

La etimología de las palabras esconde sabidurías muy hondas y provechosas. A nadie se le ocurriría pensar(...)

Leer más...

Mi casa es casa de oración

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Queridos hermanos sacerdotes, queridos todos: os escribo esta carta con todo cariño y con la normal preocupación y máximo interés(...)

Leer más...

En Chile, Francisco se desdobla. Y no se…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Falsos derechos, prudencia y libertad re…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Todos los años el Santo Padre se reúne con los embajadores acreditados ante la Santa Sede. El discurso al Cuerpo Diplomático es uno(...)

Leer más...

Historias de Curia. El desquite del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El Leer más...

Tres opciones para el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay unos datos recientes sobre la situación de la Iglesia en España, que nos pueden ayudar a entender no sólo lo que está(...)

Leer más...

Por qué Ratzinger no es herético. La pal…

Autor: Sandro MAGISTER, Periodista

El ataque frontal a la teología de(...)

Leer más...

Ratzinger rehabilita a Müller. Pero tamb…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Se desploman los bautizos en España. Alg…

Autor: José Manuel GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Números cantan y además con una tenacidad insultante. Aporto dos datos. En el año 2015 se(...)

Leer más...

Continuidad sin ruptura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Justo antes de acabar el año, Benedicto XVI, nos ha regalado una nueva y breve intervención, en forma de prólogo a un libro(...)

Leer más...

Familia cristiana e ideología de género

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El domingo después de Navidad y anterior a Año Nuevo, si(...)

Leer más...

Vaticano sin paz. Dinero, sexo y pesebre…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Navidad de tensión este año en el(...)

Leer más...

Nuestros esfuerzos y los giros inesperad…

Autor: José Luis RESTÁN, periodista

Al comienzo de su libro La infancia de JesúsLeer más...

El Niño Jesús, el origen de la Creación …

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En estos días navideños los cristianos celebramos con alegría la venida al mundo del Salvador, su Nacimiento, o dicho(...)

Leer más...

Navidad y esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Entre tantas preocupaciones e incluso escándalos, que salpican nuestra vida, la de la sociedad y la de la Iglesia, se nos puede olvidar(...)

Leer más...

Nadie lo escucha cuando defiende la vida…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4