Text Size
Too many requests
Martes, Febrero 20, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Se puede cambiar de rumbo y acabar con el hambre

Autor: Fernando CHICA, monseñor observador permanente del Vaticano ante la FAO

Es un escándalo que todavía haya hambre y malnutrición en el mundo”. Estas palabras del Papa Francisco, en su mensaje con ocasión de la Jornada Mundial de la Alimentación del año 2013, cobran mayor fuerza y actualidad en nuestros días, a la luz de cuanto se lee en un reciente informe, rubricado por cinco grandes agencias del sistema de Naciones Unidas. Me refiero al publicado el pasado 15 de septiembre en la sede de la FAO en Roma, bajo el título “El estado de la seguridad alimentaria y la malnutrición 2017”.

Los resultados que aparecen en este extenso documento nos ponen frente a un panorama simplemente cruel, absurdo y paradójico: a pesar de que se ha acrecentado la producción de alimentos, se estima que en 2016 el número de personas aquejadas de subalimentación crónica en el mundo aumentó hasta los 815 millones (en comparación con los 777 millones de 2015). Muchos de los que no tienen nada que comer son, por desgracia, niños menores de cinco años.

Esto nos está diciendo que, frente a casi tres lustros de paulatino descenso en las estadísticas, el año pasado hubo un repunte de 38 millones de personas hambrientas más. Sí, no se han equivocado, han leído bien. Son 38 los millones. Han crecido brutalmente las cifras de quienes se ven azotados por el flagelo del hambre. Es algo inicuo, alarmante y aterrador. No se concibe cómo en un mundo que tiene a mano tantas posibilidades, recursos y avances científicos, tantas herramientas técnicas, siga siendo tan elevado el número de cuantos en él carecen de alimento.

Pero este informe no solamente nos brinda los últimos datos de los hambrientos que hay en el mundo. Nos ofrece también la otra cara de la medalla al darnos a conocer que, junto a los que nada tienen que llevarse a la boca, en nuestros días hay millones de personas afectadas de obesidad y sobrepreso, lastradas por dietas totalmente inadecuadas que generan enfermedades tales como la diabetes, problemas circulatorios, reumatismos, etc. Son realidades no menos duras, al mismo tiempo que chocantes.

En cuanto a las causas del repunte del hambre en el mundo, los expertos apuntan a la prolongación o multiplicación de los conflictos bélicos. Este maridaje hambre-guerra es una mezcla que genera un cortejo de perversos males, cuyos tentáculos se extienden por una olvidada geografía: Yemen, República Democrática del Congo, Somalia, Siria, Sudán del Sur, Nigeria del Norte, República Centroafricana, etc. El elenco de países signados por guerras o por inclemencias climáticas naturales, ambas causas del hambre, no ha dejado de aumentar también de forma dramática con el correr de los meses.

Ante la noticia del incremento del hambre en el mundo, no podemos quedar impasibles, engañándonos o volviendo la cara hacia otro lado. Nos haría bien imaginar que somos uno de esos hambrientos, o tal vez la desesperada madre de una de esas criaturas que llora y llora porque tiene el estómago vacío. Pensemos por un momento que estamos en su piel. Tendríamos que experimentar la amargura e impotencia que sienten para comprender el dolor de tantísimos hermanos nuestros que padecen lo indecible por no poseer lo más básico para subsistir. No hallan lo fundamental. Por más que busquen ansiosamente soluciones y alivio, topan siempre con la enconada barrera de conflictos armados, desastres naturales o intereses económicos inconfesables, que les impiden alcanzar un derecho tan primario del ser humano como es el acceso al alimento.

Las lágrimas de los que carecen de alimento han de impulsarnos a cuestionarnos sobre el sentido y el valor de nuestros actos, de nuestros hábitos, de nuestro estilo de vida, a menudo egoísta y caprichoso. Ciertamente, si mirásemos el rostro lacerado de los hambrientos saldríamos de la burbuja en la que nuestro individualismo nos tiene con frecuencia enclaustrados. Su dolor nos conduciría a formularnos interrogantes frente a esta fatídica situación, que tiene historias y lugares concretos. Estoy seguro de que las preguntas aparecerían sin tardar, y conviene ciertamente que afloren: ¿Estamos perdiendo la batalla contra el hambre en el mundo?  ¿Qué impide que los esfuerzos hechos para vencerla no sean eficaces?  ¿Es posible que la comunidad internacional no haga más para acabar con el hambre? ¿No está en sus manos buscar una solución definitiva a esta tragedia? ¿No serán necesarias acciones de fondo para acabar con el hambre y no solo remedios ocasionales o mecanismos de emergencia que solo la reducen?

Pero no hablemos únicamente de lo que otros pueden hacer. Vayamos a nosotros mismos e interpelemos la conciencia de cada uno frente al padecimiento de quienes mueren de hambre. ¡Qué hermoso sería que individuáramos un compromiso personal y comunitario, que para que tenga fuerza debe brotar de una convicción interior¡ Preguntémonos: ¿Cómo voy yo a plantarle cara al hambre en el mundo? ¿Qué puedo hacer yo frente al sufrimiento de quienes se van a la cama sin comer nada?

El Papa Francisco nos invita a caminar en esta dirección. Insiste, una y otra vez, en decir que el hambre no es una entelequia. Hablar de los millones de hambrientos que existen en nuestro planeta no es hablar de meros números. Los que se ven atravesados por el funesto dardo del hambre no son cifras. Son seres humanos que penan y gritan. Son personas ante las que parece constatarse una paulatina pérdida de sensibilidad, un sopor que nos amuerma frente a este grave problema. Es desalentador e injusto que las inversiones en armamento crezcan y que lo que se dedica a combatir la pobreza disminuya. Da la impresión de que la solidaridad para paliar el sufrimiento de los desfavorecidos se va enfriando, sufrimiento que, en cambio, es escuchado por Dios, y así debería ser oído por todos.

No es posible seguir así, publicando informes y quedando todo igual. El hambre en el mundo no puede ser un convidado de piedra inamovible, perenne, con ínfulas de perdurabilidad. Ha llegado el tiempo de actuar, de levantar nuestra voz y extender nuestras manos para lograr que todo ser humano tenga el alimento necesario y adecuado. Tengamos la certeza de que se puede exterminar la lacra del hambre. Hay simplemente que querer. A las palabras y declaraciones debemos sumar una auténtica voluntad política, medidas eficaces y perentorias para que del hambre se hable solo en pasado y un drama tan penoso no oscurezca nuestro presente ni vuelva a repetirse en el futuro.

Un primer paso para acabar con el hambre sería la recuperación de la compasión, que nos impulsa a ser cercanos y a no ignorar los padecimientos de quienes sufren.  El Profeta Isaías reclama esta actitud cuando ordena: “Parte tu pan con el hambriento… y no te cierres a tú propia carne” (58,7).

Otro paso conllevaría la multiplicación de iniciativas para dar por concluida el hambre. El Papa Benedicto XVI llamaba a esto la globalización de la caridad, que pone en marcha la corresponsabilidad eclesial y social para un fin determinado. Unidos podemos hacer mucho, más cuando tenemos claro que el dolor por causa del hambre no consiente la espera, ni lo que hay que hacer para remediarlo se puede aplazar. Este es también el sentido de la exhortación paulina: “La caridad de Cristo nos apremia” (2 Cor 5,14).

Una última consideración nos ha de llevar a actuar sobre las raíces estructurales del hambre. Se trata de oponer la fuerza de la solidaridad, de la cooperación, de la justicia, de la unión, del compartir, del entendimiento, a los efectos del odio, de la guerra, de la división, de la corrupción, de la prepotencia, del egoísmo, de la desigualdad, que son precisamente germen del hambre en la mayoría de los casos.  A esto se refiere el contundente imperativo de san Pablo en su carta a los Romanos: “Vence el mal a fuerza del bien” (12,21). Traduciendo a nuestros días estas palabras del Apóstol, podríamos decir: vence el hambre a fuerza de dar, de amar, de sembrar justicia y equidad.

En pocas palabras: si entre todos realmente lo queremos, podemos eliminar el hambre sobre la faz de la tierra. Si en 2016 fueron 38 millones más los hambrientos existentes en el mundo, juntemos mente, corazones y voluntades para invertir el rumbo de estas cifras. No consintamos que siga expandiéndose el hambre en el mundo. Si solidariamente nos damos la mano y con audacia nos ponemos en movimiento para socorrer al necesitado, seremos la generación del hambre cero.

(Publicado en la revista de la Diócesis de Jaén)

articulos
Prev Next

Vivir como cristianos en un mundo no cri…

Autor: Leonardo LUGARESI, teólogo

El cristianismo ha sido, al menos durante(...)

Leer más...

Silencio, se mata

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Silencio, se rueda” es la frase típica cuando se está grabando una película. En los hospitales abundan los carteles de enfermeras con un(...)

Leer más...

Del individualismo a los constructores d…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO, FIDA y PMA

Las palabras del Papa Francisco al Cuerpo Diplomático del pasado 8 de(...)

Leer más...

Excusas para una guerra

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Dice un viejo refrán que “cuando quieras matar a tu perro debes decir que está rabioso”. O sea, cuando quieras romper con alguien,(...)

Leer más...

Ratzinger profetizó la "letanía" del nue…

Autor: Juan José ROMERO, escritor

Las «letanías» de la Iglesia del Nuevo Paradigma están recogidas(...)

Leer más...

¿De dónde saca el cardenal Marx la idea …

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

El cardenal Reinhard Marx ha provocado una polémica al sugerir la(...)

Leer más...

Sobre las informaciones de capitulación …

Autor: George WEIGEL, escritor

El «examen de conciencia» es una parte importante de la espiritualidad(...)

Leer más...

Cuatro palabras

Autor: Joseph ZEN, cardenal arzobispo emérito de Hong Kong

Algunas personas(...)

Leer más...

El país imaginario visitado por Mons. Ma…

Autor: José Miguel ARRÁIZ, ingeniero

Las reciente declaraciones de Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de(...)

Leer más...

En la Iglesia católica no hay "cambios d…

Autor: George WEIGEL, escritor

Desde que Thomas Kuhn lo popularizase en su libro de 1962 Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente.(...)

Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente. Lo que(...)

Leer más...

¡No toquéis a los mártires chinos!

Autor: Luigi NEGRI, arzobispo emérito de Ferrara

Ante la confusa situación de la Iglesia italiana (y no solo), nos cuesta salir del inquietante(...)

Leer más...

"Humanae vitae" bajo asedio

A cincuenta años de su publicación, la encíclica de Pablo VI "Leer más...

Santo Tomás de Aquino: la razón silencio…

Autor: Tomas SALAS, doctor en Filología

Basta leer un fragmento o una parte de la(...)

Leer más...

La hora de los sacerdotes casados

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El viaje del Papa a Chile y Perú estuvo polarizado por la cuestión del apoyo del Pontífice a monseñor Barros, el obispo chileno(...)

Leer más...

Identidad católica reducida

Autor: Alonso GRACIÁN, escritor

“Unos pocos solamente piensan en la verdad depositada en el ser de las cosas”. Anselmo(...)

Leer más...

El Papa y "los zurdos"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuando escribo este artículo, el Papa se encuentra ya en Perú, donde ha condenado enseguida la corrupción, que afecta a las élites políticas(...)

Leer más...

Mentes mentirosas

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

La etimología de las palabras esconde sabidurías muy hondas y provechosas. A nadie se le ocurriría pensar(...)

Leer más...

Mi casa es casa de oración

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Queridos hermanos sacerdotes, queridos todos: os escribo esta carta con todo cariño y con la normal preocupación y máximo interés(...)

Leer más...

En Chile, Francisco se desdobla. Y no se…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Falsos derechos, prudencia y libertad re…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Todos los años el Santo Padre se reúne con los embajadores acreditados ante la Santa Sede. El discurso al Cuerpo Diplomático es uno(...)

Leer más...

Historias de Curia. El desquite del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El Leer más...

Tres opciones para el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay unos datos recientes sobre la situación de la Iglesia en España, que nos pueden ayudar a entender no sólo lo que está(...)

Leer más...

Por qué Ratzinger no es herético. La pal…

Autor: Sandro MAGISTER, Periodista

El ataque frontal a la teología de(...)

Leer más...

Ratzinger rehabilita a Müller. Pero tamb…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Se desploman los bautizos en España. Alg…

Autor: José Manuel GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Números cantan y además con una tenacidad insultante. Aporto dos datos. En el año 2015 se(...)

Leer más...

Continuidad sin ruptura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Justo antes de acabar el año, Benedicto XVI, nos ha regalado una nueva y breve intervención, en forma de prólogo a un libro(...)

Leer más...

Familia cristiana e ideología de género

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El domingo después de Navidad y anterior a Año Nuevo, si(...)

Leer más...

Vaticano sin paz. Dinero, sexo y pesebre…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Navidad de tensión este año en el(...)

Leer más...

Nuestros esfuerzos y los giros inesperad…

Autor: José Luis RESTÁN, periodista

Al comienzo de su libro La infancia de JesúsLeer más...

El Niño Jesús, el origen de la Creación …

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En estos días navideños los cristianos celebramos con alegría la venida al mundo del Salvador, su Nacimiento, o dicho(...)

Leer más...

Navidad y esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Entre tantas preocupaciones e incluso escándalos, que salpican nuestra vida, la de la sociedad y la de la Iglesia, se nos puede olvidar(...)

Leer más...

Nadie lo escucha cuando defiende la vida…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Un reino en guerra civil

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras los católicos estamos enzarzados en cuestiones que nos dividen, los que desde fuera promueven dichas discusiones van ganando terreno, no sólo contra(...)

Leer más...

Una soberanía de Dios sobre Jerusalén, "…

Autor: Graziano MOTTA, periodista

Se ha reabierto la disputa por Jerusalén, o mejor dicho, por la reivindicación exclusiva de su soberanía musulmana, con(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4