Text Size
Too many requests
Martes, Febrero 20, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Silencio

Autor: Marco TOSATTI, periodista

Primero, denigrar. Adjudicar al adversario una etiqueta que lo ponga en dificultades ante la opinión pública, lo coloque a la defensiva. Es artificio retórico tan viejo como el mundo y la Iglesia lo conoce bien. Así, ante un hecho singularmente excepcional y excepcionamente sufrido, como la correccikón filial firmada -por ahora- por 62 personalidades del mundo católico, laicos y sacerdotes (cardenales y obispos, dicen, han sido voluntariamente excluidos) tenemos dos reacciones. La primera, sobre la que volveremos, de parte de los directamente interesados: el silencio.

La segunda, de sus secuaces de mano, o de pluma, o de ordenador, o de TV, si preferís: empequeñecer, etiquetar de forma humillante, dar a entender que se trata de pobre gente, de (¡horror!) gente de derechas; ¿no ha firmado también monseñor Fellay, el líder de los lefebvrianos? Otra reacción: recemos por ellos, pobrecitos, que se atreven a decir que el Papa puede equivocarse. No es posible: el Papa es quien decide quién es herético. ¿Cómo podría escribir cosas equivocadas? Dejemos a quien sabe más que nosotros refutar estas tesis, que atribuyen al Papa, siempre y por doquier, prerrogativas de las uqe no dispone y que nadie ha reivindicado nunca. Pero observemos que en los artículos de crítica, más o menos veladamente, falta -rigurosamente- un elemento: la valoración si lo que ha sido dicho en la corrección formal tiene sentido o si no lo tiene.

Quien escribe es una persona cualquiera, sin títulos académicos. Ha recibido una formación clásica, en la que ha sido educado en la lótica. Ahora bien, la lógica no es católica; es la base del razonar humano y basta. También para los católicos, porque la Mente que ha creado todo ha puesto la lógica como fundamento de su creación. Todo esto para decir, como otros más doctos de los que escriben han hecho ya, que cuando los firmantes de la Corrección escriben que como consecuencia de la Amoris Laetitia y de las interpretaciones de la misma: “Una persona, mientras obedece a la ley divina, puede pecar contra Dios en virtud de esa misma obediencia”, no es sólo la fe la que es eventualmente herida, sino también la lógica. Que es anterior a la fe. Y la misma cosa podría ser dicha para todas o casi todas las otras seis observaciones. Esto se se abstienen de destacarlo los “palmeros”, que repiten “¡Tradicionalistas!” “¡Conservadores”! y piensan que así han resuelto el problema, o al menos han ganado el salario del día.

No conozco a todos los 62 firmantes, más aún, conozco a muy pocos; pero de una ojeada a su corrículum, aunque veloz, me parece que son personas de estudio y de estudios. Liquidar su sufrimiento y esfuerzo con una etiqueta es una operación de propaganda, por desgracia no ignorada tampoco por la Iglesia. Cierto, tienen valor; con el clima que se respira desde hace años en el Vaticano y fuera, de control, espionaje, castigos e intimidaciones no digo del disenso, sino de cada idea que no sea la adecuada, para actuar deben tener verdaderamente un gran amor por la Iglesia, la de siempre. Y preferir correr cualquier riesgo antes que faltar al deber de la palabra.

Esto nos lleva al inicio de nuestra reflexión. Desde que la amoris Laetitia ha explotado en su devastadora ambigüedad querida en lo interno de la Iglesia, el Pontífice reinante ha recibido peticiones, apelaciones, Dubia, cartas personales y privadas, de centenares de personas, muchas de las cuales han gastado la vida por la Iglesia y no tienen ciertamente -a diferencia de otros- objetivos de poder o intereses que defender. Ahora, como casi paso extremo, está la Corrección. A todo esto la respuesta ha sido solo una: el silencio. Quien escribe entiende bien el punto muerto al cual cálculos equivocados, buenas intenciones, consejos venenosos, pueden haber conducido al principal protagonista del draman. Y quien escribe comprende también el efecto devastador y deprimente que podría tener sobre una personalidad particular el reconocimiento del error. Pero el silencio no se puede aceptar en quien es responsable de la fe de mil doscientos millones de fieles, entre los cuales la confusión aumenta. Especialmente si no hace otra cosa más que hablar, hablar, hablar... pero de todo lo demás.

 

articulos
Prev Next

Vivir como cristianos en un mundo no cri…

Autor: Leonardo LUGARESI, teólogo

El cristianismo ha sido, al menos durante(...)

Leer más...

Silencio, se mata

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Silencio, se rueda” es la frase típica cuando se está grabando una película. En los hospitales abundan los carteles de enfermeras con un(...)

Leer más...

Del individualismo a los constructores d…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO, FIDA y PMA

Las palabras del Papa Francisco al Cuerpo Diplomático del pasado 8 de(...)

Leer más...

Excusas para una guerra

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Dice un viejo refrán que “cuando quieras matar a tu perro debes decir que está rabioso”. O sea, cuando quieras romper con alguien,(...)

Leer más...

Ratzinger profetizó la "letanía" del nue…

Autor: Juan José ROMERO, escritor

Las «letanías» de la Iglesia del Nuevo Paradigma están recogidas(...)

Leer más...

¿De dónde saca el cardenal Marx la idea …

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

El cardenal Reinhard Marx ha provocado una polémica al sugerir la(...)

Leer más...

Sobre las informaciones de capitulación …

Autor: George WEIGEL, escritor

El «examen de conciencia» es una parte importante de la espiritualidad(...)

Leer más...

Cuatro palabras

Autor: Joseph ZEN, cardenal arzobispo emérito de Hong Kong

Algunas personas(...)

Leer más...

El país imaginario visitado por Mons. Ma…

Autor: José Miguel ARRÁIZ, ingeniero

Las reciente declaraciones de Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de(...)

Leer más...

En la Iglesia católica no hay "cambios d…

Autor: George WEIGEL, escritor

Desde que Thomas Kuhn lo popularizase en su libro de 1962 Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente.(...)

Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente. Lo que(...)

Leer más...

¡No toquéis a los mártires chinos!

Autor: Luigi NEGRI, arzobispo emérito de Ferrara

Ante la confusa situación de la Iglesia italiana (y no solo), nos cuesta salir del inquietante(...)

Leer más...

"Humanae vitae" bajo asedio

A cincuenta años de su publicación, la encíclica de Pablo VI "Leer más...

Santo Tomás de Aquino: la razón silencio…

Autor: Tomas SALAS, doctor en Filología

Basta leer un fragmento o una parte de la(...)

Leer más...

La hora de los sacerdotes casados

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El viaje del Papa a Chile y Perú estuvo polarizado por la cuestión del apoyo del Pontífice a monseñor Barros, el obispo chileno(...)

Leer más...

Identidad católica reducida

Autor: Alonso GRACIÁN, escritor

“Unos pocos solamente piensan en la verdad depositada en el ser de las cosas”. Anselmo(...)

Leer más...

El Papa y "los zurdos"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuando escribo este artículo, el Papa se encuentra ya en Perú, donde ha condenado enseguida la corrupción, que afecta a las élites políticas(...)

Leer más...

Mentes mentirosas

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

La etimología de las palabras esconde sabidurías muy hondas y provechosas. A nadie se le ocurriría pensar(...)

Leer más...

Mi casa es casa de oración

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Queridos hermanos sacerdotes, queridos todos: os escribo esta carta con todo cariño y con la normal preocupación y máximo interés(...)

Leer más...

En Chile, Francisco se desdobla. Y no se…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Falsos derechos, prudencia y libertad re…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Todos los años el Santo Padre se reúne con los embajadores acreditados ante la Santa Sede. El discurso al Cuerpo Diplomático es uno(...)

Leer más...

Historias de Curia. El desquite del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El Leer más...

Tres opciones para el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay unos datos recientes sobre la situación de la Iglesia en España, que nos pueden ayudar a entender no sólo lo que está(...)

Leer más...

Por qué Ratzinger no es herético. La pal…

Autor: Sandro MAGISTER, Periodista

El ataque frontal a la teología de(...)

Leer más...

Ratzinger rehabilita a Müller. Pero tamb…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Se desploman los bautizos en España. Alg…

Autor: José Manuel GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Números cantan y además con una tenacidad insultante. Aporto dos datos. En el año 2015 se(...)

Leer más...

Continuidad sin ruptura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Justo antes de acabar el año, Benedicto XVI, nos ha regalado una nueva y breve intervención, en forma de prólogo a un libro(...)

Leer más...

Familia cristiana e ideología de género

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El domingo después de Navidad y anterior a Año Nuevo, si(...)

Leer más...

Vaticano sin paz. Dinero, sexo y pesebre…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Navidad de tensión este año en el(...)

Leer más...

Nuestros esfuerzos y los giros inesperad…

Autor: José Luis RESTÁN, periodista

Al comienzo de su libro La infancia de JesúsLeer más...

El Niño Jesús, el origen de la Creación …

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En estos días navideños los cristianos celebramos con alegría la venida al mundo del Salvador, su Nacimiento, o dicho(...)

Leer más...

Navidad y esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Entre tantas preocupaciones e incluso escándalos, que salpican nuestra vida, la de la sociedad y la de la Iglesia, se nos puede olvidar(...)

Leer más...

Nadie lo escucha cuando defiende la vida…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Un reino en guerra civil

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras los católicos estamos enzarzados en cuestiones que nos dividen, los que desde fuera promueven dichas discusiones van ganando terreno, no sólo contra(...)

Leer más...

Una soberanía de Dios sobre Jerusalén, "…

Autor: Graziano MOTTA, periodista

Se ha reabierto la disputa por Jerusalén, o mejor dicho, por la reivindicación exclusiva de su soberanía musulmana, con(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4