Text Size
Lunes, Abril 23, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Caffarra, una presencia imponente y humilde

Autor: Luigi NEGRI, arzobispo emérito de Ferrara

El cardenal Carlo Caffarra ha sido en la vida de la Iglesia italiana, y por consiguiente en mi vida, una presencia imponente, gigantesca, pero que se expresaba en la absoluta normalidad. Era una grandeza humilde, una humildad hecha de fe: la fe que había heredado de sus padres y del sano pueblo lombardo en el que había nacido y al que honró toda su vida asumiendo incluso las actitudes más inmediatamente propias del pueblo al que encarnaba. Una fe limpia y profunda, una fe que había sabido evolucionar de forma crítica y sistemática a través de largos y productivos estudios que abarcaron varios campos de la teología, pero sobre todo de la teología moral.

Desde los primeros momentos supo enseñar con una gran profundidad y al mismo tiempo con una gran simplicidad. Le recuerdo (yo como joven estudiante de la Universidad Católica del Sacro Cuore de Milán y él como joven profesor de introducción a la teología moral) desplegando en sus clases las directrices éticas de la vida cristiana, las grandes directrices de inteligencia y de diálogo que nos permitían luego a nosotros estar preparados (justo por la enseñanza que habíamos recibido) a la confrontación activa con el mundo que nos rodeaba, incluso el más alejado de la fe o directamente hostil a la fe.

Formó generaciones enteras de cristianos y de sacerdotes en la grandeza de su inteligencia de la fe y en su capacidad de comunicación. Vivió para que ese pueblo de cristianos que había formado recuperase un sentido cada vez más profundo de su propia identidad y por tanto el ímpetu de su propia responsabilidad misionera.

Subió todos los peldaños de una extraordinaria –podría decirse- carrera eclesiástica, que le llevaron desde la dirección del Instituto Juan Pablo II para los Estudios sobre el Matrimonio y la Familia hasta su feliz paso por el episcopado de Ferrara, donde fue mi inolvidable predecesor, y a la grandeza de la fatiga del episcopado boloñés, un episcopado marcado por una decidida voluntad de hacer cada vez más viva la pertenencia a la Iglesia, y dicha pertenencia cada vez más capaz de convertirse en misión. Allí experimentó el enfrentamiento, duro en ocasiones, con la mentalidad laicista, que no le pasó ni una e incluso le pidió muchas veces que se disculpase públicamente por su sólida fidelidad a la tradición católica y a la cultura que nace de la fe.

Supo relacionarse con todos. Nadie recuerda al cardenal Caffarra como una presencia hostil, nadie le recuerda –ni siquiera sus mayores enemigos– como alguien con quien resultase difícil tratar. Le recuerdan como un hombre con personalidad, un hombre culto que justo por la fortaleza granítica de su fe era capaz de comunicar de forma cada vez más profunda y articulada el tesoro de la fe, de modo que esta realidad de la fe supiese salir al encuentro de forma significativa –tal vez polémica, pero siempre significativa– con el mundo que la rodea. Un mundo cuya tensión anticatólica comprendió con rara profundidad.

Ayudó a generaciones de católicos a descubrir las líneas de esta tendencia anticatólica, que se manifestó luego, en los últimos años de su episcopado boloñés, en la voluntad de marginar y excluir a la Iglesia y a la familia del ámbito de la vida social.

Entonces, cuando su edad avanzaba y sus fuerzas declinaban, asumió la responsabilidad de convertirse en el más limpio defensor de la doctrina católica sobre la familia y de denunciar todos los equívocos y traiciones que se perpetraban en el llamado mundo católico contra la gran tradición de la familia cristiana, fundamento de la vida de la Iglesia y de la sociedad. Con energía casi juvenil, en los últimos años consagró su existencia y su magisterio, y su presencia pública allí donde le llamasen, a defender el dogma cristiano de la familia.

Cuando posteriormente aparecieron nubes en la vida y en el gobierno de la Iglesia, ahora visibles para todos; y cuando descubrió que el magisterio no era propuesto (por quienes conducen) ni comprendido (por el pueblo) adecuadamente, según correspondía a las exigencias de su propia formación, con auténtico escándalo (el escándalo de su conciencia de sacerdote y de obispo formado con indiscutible adhesión al magisterio pontificio) asumió la responsabilidad de ser una presencia caritativamente crítica en la vida de la Iglesia, y de proponer al Papa los puntos dudosos que solo el Papa habría podido o podría resolver adecuadamente.

Creo que el cardenal Caffarra llevó con enorme dolor –silencioso y humilde, pero enorme dolor– la situación de agotamiento y de confusión en la Iglesia. Y creo que –como me confiaba su hermana cuando ayer por la tarde me acerqué a venerar su cuerpo– murió de este dolor de la Iglesia y por la Iglesia.

En nuestra vida eclesial y social permanecerá uno de los más firmes defensores de la verdad de la fe católica, de la verdad de los derechos de la Iglesia y del pueblo, el defensor de esa doctrina social de la Iglesia que es fundamento indiscutible para una evolución democrática de la vida social del país: de este país y de cualquier otro.

articulos
Prev Next

La política de la vuelta de tuerca

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hace unas semanas dediqué este comentario a exponer mi impresión de(...)

Leer más...

Masonería, política e ideología de géner…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La masonería es ciertamente muy anterior a la ideología de género, pero está relacionada con ella y está contribuyendo(...)

Leer más...

¿Fin del catolicismo romano?

Autor: Roberto PERTICI, teólogo

1. En este punto del pontificado de Francisco creo que se(...)

Leer más...

Una santidad caritativa y humilde

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Gaudete et exsultate”. De nuevo un documento del Papa que empieza hablando de alegría, como señalaba no hace mucho el secretario de Estado,(...)

Leer más...

Poca alegría y muchos insultos. Francisc…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La presentación oficial en la sala de prensa vaticana, el lunes 9 de abril, de(...)

Leer más...

"Amoris Laetitia" vs. "Veritatis Splendo…

Autor: Christian BRUGGER, catedrático

Coincido plenamente con el cardenal Blase Cupich de Chicago cuando dice que el razonamiento del documento(...)

Leer más...

Avivar la llama del amor: Una tarea perm…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO.

Leer más...

La Iglesia es una

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Decimos que la Iglesia es una, santa, católica y apostólica. La apostolicidad significa que está basada en las enseñanzas de Cristo transmitidas por(...)

Leer más...

Las leyes LGTBI y los homosexuales

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

¿Es posible pasar de la homosexualidad a la heterosexualidad? El asunto fue sometido en 1973 a una votación de(...)

Leer más...

El cristianismo actual en Occidente: Una…

Autor: Antonio CAMUÑAS, empresario

Cuenta la historia que Talleyrand, el legendario clérigo, político y diplomático francés de destacada influencia en la monarquía, la revolución, la(...)

Leer más...

Pasión de Judas Iscariote

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Leer más...

Tres días, siete dones

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La despedida de Jesús en su paso por la tierra fue a lo grande. El amor de Dios por los hombres se derramó(...)

Leer más...

Masonería y catolicismo

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La pregunta a la que intenta responder este artículo es sencilla:(...)

Leer más...

La defensa de la verdad

 

Autor:Eduardo GÓMEZ, escritor

El hombre no debe ser quien establezca el camino hacia la verdad, dado que la verdad no viene de(...)

Leer más...

Algunos rasgos del líder espiritual

Autor: Fernando CHICA, Observador Permanente de la Santa Sede ante la FAO

Me piden que formule las características más relevantes que ha de(...)

Leer más...

Fe, esperanza, amor

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Semana Santa, la semana grande de nuestra fe, está a punto de empezar. Las procesiones que recorrerán las calles de muchas de(...)

Leer más...

La masonería como religión

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Estos días me he dedicado a leer algunos libros sobre la masonería, especialmente de antiguos masones como Leer más...

Un símbolo

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Hay un pasaje muy revelador en Leer más...

El charlatán Hawking

Autor: Salvador SOSTRES, periodista

La profunda estupidez de nuestra era se concreta en las estupefacciones(...)

Leer más...

Más sobre la carta de Benedicto XVI. Hay…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Todavía no tiene un final la historia(...)

Leer más...

Los primeros cinco años del Papa Francis…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Papa Francisco ha cumplido cinco años al frente de la Iglesia. Cuando él empezó su pontificado dijo en varias ocasiones que éste(...)

Leer más...

Reza por mí

Autor: Miguel Ángel ROBLES, periodista

Rezar es una conversación con los que ya no están, el recuerdo de los que te(...)

Leer más...

El doble "prejuicio tonto". El texto ínt…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La oficina de prensa de la Santa(...)

Leer más...

Educar para un uso responsable y solidar…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Quien haya ido a Zimbabwe, Yibuti, Haití, Malí, Somalia o Eritrea, por citar algunos nombres(...)

Leer más...

La huelga de la Virgen María

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Alguien(...)

Leer más...

Iglesia y libertad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana han tenido lugar dos hechos que, aunque distantes en el espacio y distintos en su contenido, apuntan en la misma dirección:(...)

Leer más...

Rocco Buttiglione: "No he escuchado resp…

Autor: Francisco José DELGADO, sacerdote

Ayer, 7 de marzo, se celebraba en la(...)

Leer más...

La profecía del padre Benson

Autor: Eduardo GÓMEZ, escritor

Allá por 1907, un brillante escritor, el converso sacerdote católico Robert Hugh Benson, escribió una(...)

Leer más...

Conciencia y gracia: Una meditación cuar…

Autor: George WEIGEL, escritor

Las Escrituras de la Cuaresma, en la liturgia diaria de la Iglesia, invitan a dos reflexiones relacionadas entre sí.(...)

Leer más...

¿Dónde están los pobres?

Autor: Irenaeus DUNLEVY, dominico

«Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino, y(...)

Leer más...

Dos buenas noticias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay semanas en que no gana uno para sustos. Hay otras en que los disgustos son suavizados por noticias buenas e incluso muy(...)

Leer más...

El desafío contemporáneo a la Iglesia y …

Autor: Thomas G. WEINANDY, teólogo

Es cierto que la Iglesia posterior(...)

Leer más...

Qué hay de malo en la declaración de los…

Autor: Edward CONDON, teólogo

Para asombro y consternación de muchos católicos, la conferencia episcopal alemana(...)

Leer más...

Excepciones que destruyen la regla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Siempre se ha dicho que la excepción justifica la regla. El problema no es, pues, que haya excepciones, sino que las excepciones sean(...)

Leer más...

¿Qué queda del catolicismo a día de hoy?

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

De siempre se nos ha dicho, porque era cierto, queLeer más...

Vivir como cristianos en un mundo no cri…

Autor: Leonardo LUGARESI, teólogo

El cristianismo ha sido, al menos durante(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4