Text Size
Domingo, Julio 22, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

El alimento del monstruo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tres atentados islamistas en una semana son muchos, incluso para el ritmo a que nos tienen ya acostumbrados. Uno se ha llevado por delante a un buen puñado de adolescentes en Manchester, mientras disfrutaban de un concierto. Otro ha golpeado a una comunidad católica en Mindanao, Filipinas, mientras celebraban la misa, y de momento implica el secuestro del sacerdote, varias religiosas y un grupo de laicos. El tercero ha tenido como víctimas a la ya muy castigada comunidad copta de Egipto, con el ametrallamiento de un grupo de peregrinos, y que ha elevado a veintiocho el número de muertos y a decenas el de heridos.

El islam radical es un monstruo voraz que reclama cada vez más víctimas humanas. Dejo para los especialistas si esa interpretación de la religión fundada por Mahoma es la correcta o no. Esa, por lo menos, es realmente sanguinaria y monstruosa. Pero, como siempre, corremos el riesgo de fijarnos en los frutos sin ir a las raíces. ¿Quién alimenta al monstruo? ¿De dónde saca su odio para luego descargarlo contra las víctimas?

Para unos, todo es cuestión de economía y, por lo tanto, todo se resolvería con economía. Es decir, el islam radical existe porque hay injusticias sociales y, acabadas éstas, los musulmanes entrarían en la arcadia feliz de las religiones que no se atacan mutuamente y que se respetan hasta el punto de no inmutarse si algunos de sus miembros pasan a otra religión.

Para otros, la raíz del problema está en el propio islam, en el que distinguen varias etapas. Una primera, más pacífica, y otra posterior más guerrera y justificadora de la violencia. Estos propugnan una especie de Ilustración para purificar al islam de su vertiente radical, leyendo los textos sagrados desde una perspectiva que excluyera toda violencia. Probablemente pueden esperar sentados muchos siglos hasta que esto suceda, o al menos hasta que suceda de forma natural y espontánea.

Hay otra perspectiva, aportada nada menos que por el Papa emérito. Benedicto XVI, recientemente (el 19 de abril), envió un interesante artículo a un simposio organizado en Polonia precisamente sobre su pensamiento acerca de la concepción del Estado. En él decía textualmente: “La contraposición entre las concepciones de un Estado radicalmente ateo y el surgir de un Estado radicalmente religioso en los movimientos islamistas, conduce en nuestro tiempo a una situación explosiva, cuyas consecuencias sentimos cada día”. Y añadía: “Estos radicalismos exigen urgentemente que nosotros desarrollemos una concepción de Estado que convenza, que soporte el enfrentarse con estos desafíos y pueda superarlos”.

Para el Papa Benedicto, por lo tanto, el radicalismo islámico sería alimentado, al menos en parte, por el radicalismo ateo que configura hoy la vida de muchos Estados occidentales. Es decir, cuando los musulmanes ven cómo tratan a la Iglesia en Europa y cómo se está legislando en los temas relacionados con la familia y la vida, se convencen de que ese modelo de sociedad no es el que ellos quieren para sus hijos, lo desprecian y no dudan en utilizar cualquier método para acabar con ellos. Esto, ciertamente, justificaría a sus ojos los ataques contra los objetivos seculares o secularizados, pero ¿por qué atacar a objetivos exclusivamente religiosos? Porque para ellos, con su concepción del Estado en la cual no cabe distinción entre sociedad civil y religión, los cristianos son cómplices de la corrupción moral en que ha caído Occidente, bien porque ha contribuido a ella o bien porque no ha sido capaz de defender con eficacia sus principios. No sólo Occidente debe morir, sino que también debe hacerlo la religión que se ha identificado con Occidente, el cristianismo, porque ha pasado su hora, ante le imposibilidad de organizar una sociedad en la que se defiendan determinados principios morales.

No nos damos cuenta, por lo general, de que los musulmanes se sienten superiores a los demás, ateos o religiosos. Y que esto es así en buena medida porque de la degeneración creciente de las sociedades occidentales extraen argumentos que les reafirman en su superioridad moral. Para todos ellos, Occidente -y el cristianismo- tiene que caer porque ha pasado su hora y el Imperio está podrido por dentro. La diferencia entre unos y otros está en que se elija la vía pacífica para acabar con Occidente -la llamada “conquista por el vientre”, es decir a través de la natalidad- o la vía violenta -el terrorismo y la guerra de conquista-. Pero ambos están convencidos de que Occidente está acabado desde el punto de vista moral y sus conquistas técnicas o su mejor nivel de vida no les sirven ya para creer en su superioridad. Al contrario, incluso aunque los utilicen, los desprecian.

Por lo tanto, y vuelvo a la idea planteada por el Papa emérito, no creo que sea suficiente con condenar las obras del monstruo. Tenemos que preguntarnos quién lo alimenta. Lo estamos alimentando nosotros mismos, con nuestras permisivas leyes sobre el aborto y la eutanasia o con todo lo relacionado con la ideología de género. Nos desprecian por todo esto y algunos llevan su desprecio a poner bombas. No podemos limitarnos a condenar sus actos. Debemos acusarnos a nosotros mismos por estar alimentando al monstruo o, al menos, dejar que otros le alimenten.

articulos
Prev Next

La acedía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal a la situación de Nicaragua. La represión en este pequeño y querido país no ha disminuido.(...)

Leer más...

"Humanae vitae" Así ha nacido y ¡ay a qu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El ajetreo en curso para demoler la "Leer más...

Nicaragua, la nueva Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La situación en Nicaragua avanza rápidamente hacia lo insostenible e insoportable. Con más de 300 muertos y 2000 heridos, fruto de la represión del(...)

Leer más...

Sociedades sostenibles a través de la co…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año, el primer sábado de julio, y por decisión de la Asamblea General(...)

Leer más...

Recristianización y educación cristiana

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Desde hace algún tiempo en mi oración(...)

Leer más...

Cristo, ¿de nuevo crucificado?

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuatro obispos alemanes, de momento porque seguramente serán más, han decidido aceptar en la comunión a los luteranos casados con católicos. Aunque esa(...)

Leer más...

El trabajo decente en el sector de la pe…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La comunidad internacional presta una atención particular a la noción de trabajo decente. Pero, a(...)

Leer más...

Abusos en la Iglesia: verdad (y mentira)…

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Los abusos sexuales a menores y adultos cometidos por sacerdotes y(...)

Leer más...

El nefasto pecado de la fornicación y el…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Uno de los pecados que más daño emocional, espiritual(...)

Leer más...

Lo que pasa cuando no pasa nada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En pleno mundial de fútbol, voy a utilizar un ejemplo para explicar algo de lo que está pasando. Imaginemos un partido en el(...)

Leer más...

Reformas mentales

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Me han parecido muy penosas unas declaraciones de la ministra de Justicia, Leer más...

Natalidad e inmigración en Europa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El comentario de hoy puede parecer que se dedica a un asunto local, pero creo que tiene una importancia que afecta a toda(...)

Leer más...

¿Hablamos de castidad?

Autor: Ernesto JULIÁ, sacerdote

En el documento que recoge las propuestas de la reunión con(...)

Leer más...

Mártires o cómplices

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La aprobación en el Congreso de Argentina de una ley que hace prácticamente libre e ilimitado el aborto -se podrá abortar hasta los(...)

Leer más...

Hacia una conversión ecológica

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

En la homilía de la misa inaugural de su pontificado, en abril de 2005, el(...)

Leer más...

El gnosticismo hoy

Autor: Thomas G. WEYNANDI, teólogo y sacerdote capuchino

Hoy se discute(...)

Leer más...

Tensión en Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo que ha ocurrido esta semana en la Iglesia no es un asunto menor. Al contrario. La cosa empezó con la publicación de(...)

Leer más...

La Iglesia en la España de ahora

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

La semana pasada entramos en una nueva etapa de nuestra historia española. Conforme a lo democráticamente(...)

Leer más...

Los océanos como don y como tarea

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Cada 8 de junio, desde el año 2009, por resolución de la Asamblea General de(...)

Leer más...

Adiós, España "católica", en una Europa …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la última poderosa encuesta del Pew(...)

Leer más...

"No es no", para siempre

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Está de moda, dentro de la campaña contra las agresiones sexuales que sufren las mujeres, la frase “No es no”. Con ella se(...)

Leer más...

5 herejías que debes conocer y poder exp…

Autor: Pato ACEVEDO, abogado

¿Sabías que Jesús de Nazaret no dejó nada por escrito? Claro que sí, eso lo(...)

Leer más...

1968. Los métodos de captación marxista …

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

Los años 60 y 70 fueron una época extraordinariamente difícil para la Iglesia en todo(...)

Leer más...

Justin Trudeau y la dictadura del relati…

Autor: George WEIGEL, escritor

Probablemente usted nunca ha oído hablar de la Leer más...

Respuesta al desafío

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada, dediqué este comentario a la actualidad de la Iglesia al desafío público que algunos obispos alemanes le habían hecho al(...)

Leer más...

Yemen: Una mirada de dolor

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Los datos proporcionados por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) indican que en torno a(...)

Leer más...

Misterios vaticanos. El amotinamiento (¿…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Los tropiezos, los silencios, las incoherencias de(...)

Leer más...

Eutanasia y suicidio asistido

Autor: José Ignacio MUNILLA, obispo de San Sebastián

Llama la atención la falta de debate(...)

Leer más...

Pentecostés, fiesta de la diversidad y d…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Todos recordamos que en el día de Pentecostés el Espíritu Santo irrumpió sobre los creyentes,(...)

Leer más...

Catarsis en Chile

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La llamativa decisión de los obispos chilenos de poner sus cargos a disposición del Papa, responde a la no menos llamativa decisión del(...)

Leer más...

El Papa, desafiado

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana ha estado marcada por la reunión, en Roma, del Papa con todos los obispos de Chile. En este momento, aún no(...)

Leer más...

El PSOE y la eutanasia

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El Partido Socialista ha presentado recientemente una proposición de ley, que(...)

Leer más...

El Papa apaga fuegos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los teóricamente amigos del Papa, siguen dando qué hablar y le siguen dando problemas al Santo Padre. Problemas que luego él tiene que(...)

Leer más...

Alerta máxima en la Iglesia. Pero Franci…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Atención. La confrontación que ha estallado en Alemania en favor o en contra de la comunión a los cónyuges(...)

Leer más...

La bolsa y la vida

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación(...)

Leer más...

Una pequeña luz en Corea, pero malas not…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Las novedades políticas concernientes a las dos(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4