Text Size
Domingo, Julio 22, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

El trabajo por la paz y la lucha contra el hambre

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Entre los cánticos de la Sagrada Escritura que la Iglesia ha incorporado a la Liturgia de las Horas, hasta formar parte de nuestra oración habitual y frecuente, se encuentra un estremecedor himno, en el que el profeta Jeremías deja constancia amargamente de la oscuridad que puebla su alma al comprobar la funesta complicidad existente entre el hambre y la guerra: «Salgo al campo: muertos a espada; entro en la ciudad: desfallecidos de hambre» (14, 18).

Este sombrío panorama no es algo propio del pasado. Cuando la Iglesia se encuentra con su Señor en la oración litúrgica, no deja de mirar hacia estos dramas de la historia, en cuyos escenarios, impregnados de llanto y dolor, de impotencia y aflicción, continúa también hoy cabalgando el apocalíptico caballo de la muerte, que mata «por medio de la espada y del hambre» (Ap 6, 8). En efecto, en la hora presente, esta vecindad sigue siendo triste actualidad cotidiana. Los conflictos armados —que con frecuencia tienen su origen en la pobreza de los pueblos, acuciados por los mil rostros que presenta la miseria humana, entre ellos el del hambre— se vuelven más trágicos todavía cuando este cruel flagelo es usado como arma de guerra. Las agencias especializadas de Naciones Unidas afirman que, en la actualidad, son unos 800 millones los hombres y mujeres que viven bajo el despiadado yugo de la inseguridad alimentaria. En los estudios que se manejan hay datos que nos hacen ver que, a menudo, la falta de comida va unida a enfrentamientos y discordias, o se ve agravada por las enfermedades y otras calamidades provocadas por esas desalmadas beligerancias, no pocas veces interminables y sordas, que extenúan a la población, impidiéndole el acceso al alimento que precisa. Se suceden, en los últimos meses, los llamamientos a la comunidad internacional sobre la imperiosa necesidad de afrontar la mayor crisis humanitaria desde 1945. Es la que sufren Sudán del Sur, Nigeria, Somalia y Yemen: sus gentes, ya damnificadas por la sequía persistente en África Oriental, son víctimas de conflictos que, para colmo, se dan entre hermanos. Asistimos a una espiral de violencia que se ceba sin piedad alguna con los más indefensos y débiles de esas naciones. En ellas podrían morir hasta 20 millones de personas en los próximos seis meses si no se toman medidas perentorias, como ha advertido recientemente el profesor José Graziano da Silva, director general de la FAO.

Un año después, en 1996, el Pontificio Consejo Cor Unum, en un memorable documento, titulado “El hambre en el mundo. Un reto para todos: el desarrollo solidario”, hablando de las causas de esta lacra, afirmaba: «La privación de alimentos se ha utilizado a lo largo de la historia, ayer y hoy, como arma política y militar. Así pueden perpetrarse verdaderos crímenes contra la humanidad» (n. 16). En este contexto, tras pasar revista a varios casos concretos, se refieren actitudes y acciones para examinar la propia conciencia en orden a ser agentes activos de concordia y justicia. Para ello, el susodicho documento señala dos “perlas preciosas”: la necesaria «reforma del corazón del hombre» (n. 64) y la paz como «equilibrio de los derechos» (n. 28), pues «una paz duradera no es el resultado de un equilibrio de fuerzas, sino de un equilibrio de derechos». Dentro de poco va a cumplirse el primer aniversario de la visita que el Papa Francisco cursó a la sede del Programa Mundial de Alimentos (13 de junio de 2016). En el discurso que pronunció en esa ocasión, el Sucesor de Pedro evidenció cómo «últimamente las guerras y las amenazas de conflictos es lo que predomina en nuestros intereses y debates». El Pontífice puso de relieve que «las armas han alcanzado una preponderancia inusitada, de tal forma que han arrinconado totalmente otras formas de solucionar las cuestiones en pugna». «Así —subrayaba el Obispo de Roma—, mientras las ayudas y los planes de desarrollo se ven obstaculizados por intrincadas e incomprensibles decisiones políticas, por sesgadas visiones ideológicas o por infranqueables barreras aduaneras, las armas no; no importa la proveniencia, circulan con una libertad jactanciosa y casi absoluta en tantas partes del mundo». La conclusión de este fenómeno es que «de este modo, son las guerras las que se nutren y no las personas. En algunos casos la misma hambre se utiliza como arma de guerra». En aquella circunstancia llamó mucho la atención que el Santo Padre insistiera en «la excesiva información» con la que contamos y que va generando paulatinamente la «naturalización de la miseria»; es decir —p re c i s ó — «poco a poco nos volvemos inmunes a las tragedias ajenas y las evaluamos como algo natural». Su Santidad desenmascaraba de esta manera uno de los dinamismos que, en nuestro tiempo, contribuyen a la «globalización de la indiferencia», de forma que se agudizan y prolongan los grandes dramas humanos. Para acabar con ellos de modo categórico se requiere tanto una audaz voluntad política como el incremento de la solidaridad mundial, pero es fundamental, sobre todo, esa «reforma del corazón» auspiciada por Cor Unum en el citado documento de 1996. Si no se da un radical cambio de mentalidad, si el hombre no abandona de una vez por todas el deplorable camino del rencor y la pugna insensata, los gritos y las tribulaciones de los postergados de este mundo nunca terminarán, y el hambre y la guerra seguirán aliándose vilmente para mal de muchos. Por eso, hoy más que nunca, el trabajo por la paz se vuelve una urgencia en la lucha contra el hambre. Para que esto sea una feliz realidad, viene en nuestra ayuda una de las más profundas oraciones que compuso el gran poeta David María Turoldo: «Señor, sálvame de la indiferencia, de este anonimato de hombre adulto. Es el mal que sufrimos sin tener conciencia de ello. Es la muerte de cada religión y de cada posibilidad lírica para la creación; la indiferencia y la ausencia del espíritu son la causa de nuestra esclavitud y decadencia» (Il sapore del pane, Cinisello Balsamo 2002, 11).

*Artículo publicado en L'Osservatore Romano el 19.5.2017

articulos
Prev Next

La acedía

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario semanal a la situación de Nicaragua. La represión en este pequeño y querido país no ha disminuido.(...)

Leer más...

"Humanae vitae" Así ha nacido y ¡ay a qu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El ajetreo en curso para demoler la "Leer más...

Nicaragua, la nueva Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La situación en Nicaragua avanza rápidamente hacia lo insostenible e insoportable. Con más de 300 muertos y 2000 heridos, fruto de la represión del(...)

Leer más...

Sociedades sostenibles a través de la co…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Como cada año, el primer sábado de julio, y por decisión de la Asamblea General(...)

Leer más...

Recristianización y educación cristiana

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Desde hace algún tiempo en mi oración(...)

Leer más...

Cristo, ¿de nuevo crucificado?

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuatro obispos alemanes, de momento porque seguramente serán más, han decidido aceptar en la comunión a los luteranos casados con católicos. Aunque esa(...)

Leer más...

El trabajo decente en el sector de la pe…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La comunidad internacional presta una atención particular a la noción de trabajo decente. Pero, a(...)

Leer más...

Abusos en la Iglesia: verdad (y mentira)…

Autor: Gastón ESCUDERO, escritor

Los abusos sexuales a menores y adultos cometidos por sacerdotes y(...)

Leer más...

El nefasto pecado de la fornicación y el…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Uno de los pecados que más daño emocional, espiritual(...)

Leer más...

Lo que pasa cuando no pasa nada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En pleno mundial de fútbol, voy a utilizar un ejemplo para explicar algo de lo que está pasando. Imaginemos un partido en el(...)

Leer más...

Reformas mentales

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Me han parecido muy penosas unas declaraciones de la ministra de Justicia, Leer más...

Natalidad e inmigración en Europa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El comentario de hoy puede parecer que se dedica a un asunto local, pero creo que tiene una importancia que afecta a toda(...)

Leer más...

¿Hablamos de castidad?

Autor: Ernesto JULIÁ, sacerdote

En el documento que recoge las propuestas de la reunión con(...)

Leer más...

Mártires o cómplices

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La aprobación en el Congreso de Argentina de una ley que hace prácticamente libre e ilimitado el aborto -se podrá abortar hasta los(...)

Leer más...

Hacia una conversión ecológica

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

En la homilía de la misa inaugural de su pontificado, en abril de 2005, el(...)

Leer más...

El gnosticismo hoy

Autor: Thomas G. WEYNANDI, teólogo y sacerdote capuchino

Hoy se discute(...)

Leer más...

Tensión en Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo que ha ocurrido esta semana en la Iglesia no es un asunto menor. Al contrario. La cosa empezó con la publicación de(...)

Leer más...

La Iglesia en la España de ahora

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

La semana pasada entramos en una nueva etapa de nuestra historia española. Conforme a lo democráticamente(...)

Leer más...

Los océanos como don y como tarea

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Cada 8 de junio, desde el año 2009, por resolución de la Asamblea General de(...)

Leer más...

Adiós, España "católica", en una Europa …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la última poderosa encuesta del Pew(...)

Leer más...

"No es no", para siempre

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Está de moda, dentro de la campaña contra las agresiones sexuales que sufren las mujeres, la frase “No es no”. Con ella se(...)

Leer más...

5 herejías que debes conocer y poder exp…

Autor: Pato ACEVEDO, abogado

¿Sabías que Jesús de Nazaret no dejó nada por escrito? Claro que sí, eso lo(...)

Leer más...

1968. Los métodos de captación marxista …

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

Los años 60 y 70 fueron una época extraordinariamente difícil para la Iglesia en todo(...)

Leer más...

Justin Trudeau y la dictadura del relati…

Autor: George WEIGEL, escritor

Probablemente usted nunca ha oído hablar de la Leer más...

Respuesta al desafío

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada, dediqué este comentario a la actualidad de la Iglesia al desafío público que algunos obispos alemanes le habían hecho al(...)

Leer más...

Yemen: Una mirada de dolor

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Los datos proporcionados por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) indican que en torno a(...)

Leer más...

Misterios vaticanos. El amotinamiento (¿…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Los tropiezos, los silencios, las incoherencias de(...)

Leer más...

Eutanasia y suicidio asistido

Autor: José Ignacio MUNILLA, obispo de San Sebastián

Llama la atención la falta de debate(...)

Leer más...

Pentecostés, fiesta de la diversidad y d…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Todos recordamos que en el día de Pentecostés el Espíritu Santo irrumpió sobre los creyentes,(...)

Leer más...

Catarsis en Chile

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La llamativa decisión de los obispos chilenos de poner sus cargos a disposición del Papa, responde a la no menos llamativa decisión del(...)

Leer más...

El Papa, desafiado

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana ha estado marcada por la reunión, en Roma, del Papa con todos los obispos de Chile. En este momento, aún no(...)

Leer más...

El PSOE y la eutanasia

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El Partido Socialista ha presentado recientemente una proposición de ley, que(...)

Leer más...

El Papa apaga fuegos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los teóricamente amigos del Papa, siguen dando qué hablar y le siguen dando problemas al Santo Padre. Problemas que luego él tiene que(...)

Leer más...

Alerta máxima en la Iglesia. Pero Franci…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Atención. La confrontación que ha estallado en Alemania en favor o en contra de la comunión a los cónyuges(...)

Leer más...

La bolsa y la vida

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación(...)

Leer más...

Una pequeña luz en Corea, pero malas not…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Las novedades políticas concernientes a las dos(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4