Text Size
Too many requests
Sábado, Agosto 19, 2017
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

El trabajo por la paz y la lucha contra el hambre

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Entre los cánticos de la Sagrada Escritura que la Iglesia ha incorporado a la Liturgia de las Horas, hasta formar parte de nuestra oración habitual y frecuente, se encuentra un estremecedor himno, en el que el profeta Jeremías deja constancia amargamente de la oscuridad que puebla su alma al comprobar la funesta complicidad existente entre el hambre y la guerra: «Salgo al campo: muertos a espada; entro en la ciudad: desfallecidos de hambre» (14, 18).

Este sombrío panorama no es algo propio del pasado. Cuando la Iglesia se encuentra con su Señor en la oración litúrgica, no deja de mirar hacia estos dramas de la historia, en cuyos escenarios, impregnados de llanto y dolor, de impotencia y aflicción, continúa también hoy cabalgando el apocalíptico caballo de la muerte, que mata «por medio de la espada y del hambre» (Ap 6, 8). En efecto, en la hora presente, esta vecindad sigue siendo triste actualidad cotidiana. Los conflictos armados —que con frecuencia tienen su origen en la pobreza de los pueblos, acuciados por los mil rostros que presenta la miseria humana, entre ellos el del hambre— se vuelven más trágicos todavía cuando este cruel flagelo es usado como arma de guerra. Las agencias especializadas de Naciones Unidas afirman que, en la actualidad, son unos 800 millones los hombres y mujeres que viven bajo el despiadado yugo de la inseguridad alimentaria. En los estudios que se manejan hay datos que nos hacen ver que, a menudo, la falta de comida va unida a enfrentamientos y discordias, o se ve agravada por las enfermedades y otras calamidades provocadas por esas desalmadas beligerancias, no pocas veces interminables y sordas, que extenúan a la población, impidiéndole el acceso al alimento que precisa. Se suceden, en los últimos meses, los llamamientos a la comunidad internacional sobre la imperiosa necesidad de afrontar la mayor crisis humanitaria desde 1945. Es la que sufren Sudán del Sur, Nigeria, Somalia y Yemen: sus gentes, ya damnificadas por la sequía persistente en África Oriental, son víctimas de conflictos que, para colmo, se dan entre hermanos. Asistimos a una espiral de violencia que se ceba sin piedad alguna con los más indefensos y débiles de esas naciones. En ellas podrían morir hasta 20 millones de personas en los próximos seis meses si no se toman medidas perentorias, como ha advertido recientemente el profesor José Graziano da Silva, director general de la FAO.

Un año después, en 1996, el Pontificio Consejo Cor Unum, en un memorable documento, titulado “El hambre en el mundo. Un reto para todos: el desarrollo solidario”, hablando de las causas de esta lacra, afirmaba: «La privación de alimentos se ha utilizado a lo largo de la historia, ayer y hoy, como arma política y militar. Así pueden perpetrarse verdaderos crímenes contra la humanidad» (n. 16). En este contexto, tras pasar revista a varios casos concretos, se refieren actitudes y acciones para examinar la propia conciencia en orden a ser agentes activos de concordia y justicia. Para ello, el susodicho documento señala dos “perlas preciosas”: la necesaria «reforma del corazón del hombre» (n. 64) y la paz como «equilibrio de los derechos» (n. 28), pues «una paz duradera no es el resultado de un equilibrio de fuerzas, sino de un equilibrio de derechos». Dentro de poco va a cumplirse el primer aniversario de la visita que el Papa Francisco cursó a la sede del Programa Mundial de Alimentos (13 de junio de 2016). En el discurso que pronunció en esa ocasión, el Sucesor de Pedro evidenció cómo «últimamente las guerras y las amenazas de conflictos es lo que predomina en nuestros intereses y debates». El Pontífice puso de relieve que «las armas han alcanzado una preponderancia inusitada, de tal forma que han arrinconado totalmente otras formas de solucionar las cuestiones en pugna». «Así —subrayaba el Obispo de Roma—, mientras las ayudas y los planes de desarrollo se ven obstaculizados por intrincadas e incomprensibles decisiones políticas, por sesgadas visiones ideológicas o por infranqueables barreras aduaneras, las armas no; no importa la proveniencia, circulan con una libertad jactanciosa y casi absoluta en tantas partes del mundo». La conclusión de este fenómeno es que «de este modo, son las guerras las que se nutren y no las personas. En algunos casos la misma hambre se utiliza como arma de guerra». En aquella circunstancia llamó mucho la atención que el Santo Padre insistiera en «la excesiva información» con la que contamos y que va generando paulatinamente la «naturalización de la miseria»; es decir —p re c i s ó — «poco a poco nos volvemos inmunes a las tragedias ajenas y las evaluamos como algo natural». Su Santidad desenmascaraba de esta manera uno de los dinamismos que, en nuestro tiempo, contribuyen a la «globalización de la indiferencia», de forma que se agudizan y prolongan los grandes dramas humanos. Para acabar con ellos de modo categórico se requiere tanto una audaz voluntad política como el incremento de la solidaridad mundial, pero es fundamental, sobre todo, esa «reforma del corazón» auspiciada por Cor Unum en el citado documento de 1996. Si no se da un radical cambio de mentalidad, si el hombre no abandona de una vez por todas el deplorable camino del rencor y la pugna insensata, los gritos y las tribulaciones de los postergados de este mundo nunca terminarán, y el hambre y la guerra seguirán aliándose vilmente para mal de muchos. Por eso, hoy más que nunca, el trabajo por la paz se vuelve una urgencia en la lucha contra el hambre. Para que esto sea una feliz realidad, viene en nuestra ayuda una de las más profundas oraciones que compuso el gran poeta David María Turoldo: «Señor, sálvame de la indiferencia, de este anonimato de hombre adulto. Es el mal que sufrimos sin tener conciencia de ello. Es la muerte de cada religión y de cada posibilidad lírica para la creación; la indiferencia y la ausencia del espíritu son la causa de nuestra esclavitud y decadencia» (Il sapore del pane, Cinisello Balsamo 2002, 11).

*Artículo publicado en L'Osservatore Romano el 19.5.2017

articulos
Prev Next

El hambre, dramática preocupación. Miran…

Autor: Fernando CHICA, monseñor observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El pasado 3 de julio, en Roma, el director general de la FAO, el profesor José(...)

Leer más...

Homilía del cardenal Sarah en La Vendée

Autor: Robert SARAH, prefecto de la Congregación para el Culto Divino

El domingo  XIX del tiempo ordinario, el cardenal Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino, celebró la Santa Misa en la catedral de La(...)

Leer más...

Maritain nos explica quién fue Lutero

Autor: Jorge SOLEY, economista

Se acerca la conmemoración, en 2017, de los 500 años del inicio de la Reforma protestante (el(...)

Leer más...

La abolición del sentido común

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Uno de los rasgos más estremecedores de nuestra época es la abolición del sentido común. Aquella fábula del rey(...)

Leer más...

La batalla de la eutanasia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Estoy convencido de que la mayoría de los que hablan a favor de “Amoris Laetitia” no han leído la exhortación apostólica del Papa Francisco. Lo(...)

Leer más...

Iglesia católica en Alemania, rica y dra…

Autor: Cristoph WIMMER, periodista

Hay una paradoja en el corazón del catolicismo alemán hoy en día. Por un lado, las cifras oficiales muestran una Leer más...

El futuro de Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ante la tragedia que está teniendo lugar en Venezuela, con el dictador comunista Maduro decidido a convertir a su país en una cárcel y a(...)

Leer más...

Iglesias del Este, una espina en el cost…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Europa oriental es una espina al costado del pontificado de Francisco y son numerosos y varios los(...)

Leer más...

La nueva Iglesia de Karl Rahner, el teól…

Autor: Silvio BRACHETTA, teólogo

El cardenal Giuseppe Siri había resumido en la «concepción de lo sobrenatural no-gratuito» el núcleo del error teológico de Karl Rahner.(...)

Leer más...

Los avales de la "nueva reforma"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuando el cardenal Wojtyla fue elegido Papa en 1978, no sólo llegaba al pontificado una persona concreta, de alto valor intelectual y moral, sino que(...)

Leer más...

La historia de los mártires de Tyburn en…

Autor: Jorge SOLEY, economista

En pleno centro de Londres, junto a la esquina noreste de Hyde Park y a escasos pasos(...)

Leer más...

Martín Lutero: Mitos y realidades

Autora: María Elvira ROCA, filóloga

Dice la leyenda que el 31 de octubre de 1517 el monje agustino Martín Lutero (1483-1546),(...)

Leer más...

Suicidio

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Escribió Albert Camus que «no hay más que un problema filosófico verdaderamente serio: el suicidio». Lo hizo al comienzo(...)

Leer más...

La vida vence en Chile

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Congreso chileno ha rechazado la ley del aborto propuesta por la socialista Bachelet que se quiere despedir de su penoso mandato, salpicado de escándalos(...)

Leer más...

Ocho mentiras sobre Dios

Autor: Diego LÓPEZ, periodista

Teniendo en cuenta la complejidad de la teología católica acerca de la naturaleza de Dios, la siguiente lista, apoyada en las Sagradas Escrituras y el Magisterio de la Iglesia,(...)

Leer más...

La Iglesia, víctima milenaria de las "fa…

Autor: Javier LOZANO, periodista

El fenómeno de los "fake news" (noticias falsas) está en auge. Cada día se fabrican más 'informaciones' de este(...)

Leer más...

El sacerdote y el aborto

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Una de las múltiples aberraciones de la ideología de género es que el aborto es un derecho humano, cuando en realidad(...)

Leer más...

Pecador, más que nadie. Hereje, nunca

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

He oído la historia varias veces, aunque sin demasiadas concreciones. En resumidas cuentas, era más o menos de este tenor:(...)

Leer más...

Terrible: La Civiltà Cattolica acusa a c…

Autor: José Miguel ARRAIZ, ingeniero

Acaba de ser noticia un nuevo artículo de la Civiltà Cattolica que no puedo calificar menos(...)

Leer más...

Estrategias para derrotar el hambre

Autor: Fernando CHICA, monseñor, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Valorizar la agricultura. Este ha sido el lema de la 40º sesión(...)

Leer más...

El "método Barbarin"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El cardenal de Lyon, Philippe Barbarin, ha sido absuelto por segunda vez la Justicia francesa. Más que absuelto, en realidad lo que ha ocurrido es(...)

Leer más...

Democracia y libertad

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

El aten­ta­do con­tra la ca­pi­lla ca­tó­li­ca de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, la pa­li­za dada a una mon­ja(...)

Leer más...

La gran aportación del cristianismo a la…

Autor: Manuel OCAMPO, filósofo

Entre las aportaciones más importantes que el cristianismo ha hecho a la Filosofía, está la identificación de Dios como el Ser(...)

Leer más...

También en Europa necesitamos a Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“¡Queremos a Dios!”, ese fue el grito que acogió la propuesta de San Juan Pablo II cuando, al año de ser elegido Papa, volvió a(...)

Leer más...

Vivir como si Dios no existiera

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

A menudo el hombre de hoy vive como si Dios no existiese e incluso se pone a sí(...)

Leer más...

El relevo de Müller y el factor humano e…

Autor: José Luis RESTÁN, periodista

La decisión del Papa de no renovar al cardenal Gerhard Müller al frente de la Congregación para la Doctrina de(...)

Leer más...

Imputados condenados

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La acusación, por parte de la policía australiana, al cardenal Pell de haber abusado sexualmente de menores cuando era sacerdote e incluso obispo en Australia,(...)

Leer más...

Iglesia y homosexualidad

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El tener una orientación homosexual no significa que el sujeto quiera ejercer una actividad homosexual. Inclinación y comportamientos están relacionados, pero(...)

Leer más...

Amar es para siempre

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La mejor terapia es la prevención. Mejor es evitar que una persona enferme que curarla una vez que ha enfermado. Eso(...)

Leer más...

La muerte de la memoria

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO, el FIDA y el PMA

Al concluir el Jubileo de la Misericordia, el(...)

Leer más...

Otra carta de los cuatro cardenales al P…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A siete meses de distancia de los "dubia", el papa Francisco recibió(...)

Leer más...

La Trinidad, escuela de relación

Autor: Raniero CANTALAMESSA, capuchino

¿Por qué los cristianos creen en la Trinidad? ¿No es ya bastante difícil creer que existe Dios(...)

Leer más...

Venezuela, las cosas claras

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La reunión de los representantes del Episcopado venezolano con el Papa es un hecho excepcional que responde a una situación excepcional. El fondo de la(...)

Leer más...

Satanás existe, con independencia de lo …

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

Debido quizás a que el Papa es un jesuita, el recientemente elegido Prepósito General de la Compañía, el Padre Arturo Marcelino(...)

Leer más...

Cuba entra en escena

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tardaron un poco en hacerse oír, pero desde que se decidieron los primeros no han dejado de producirse nuevos apoyos. Me refiero a la solidaridad(...)

Leer más...

El alimento del monstruo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tres atentados islamistas en una semana son muchos, incluso para el ritmo a que nos tienen ya acostumbrados. Uno se ha llevado por delante a(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4