Text Size
Too many requests
Jueves, Diciembre 14, 2017
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

El trabajo por la paz y la lucha contra el hambre

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Entre los cánticos de la Sagrada Escritura que la Iglesia ha incorporado a la Liturgia de las Horas, hasta formar parte de nuestra oración habitual y frecuente, se encuentra un estremecedor himno, en el que el profeta Jeremías deja constancia amargamente de la oscuridad que puebla su alma al comprobar la funesta complicidad existente entre el hambre y la guerra: «Salgo al campo: muertos a espada; entro en la ciudad: desfallecidos de hambre» (14, 18).

Este sombrío panorama no es algo propio del pasado. Cuando la Iglesia se encuentra con su Señor en la oración litúrgica, no deja de mirar hacia estos dramas de la historia, en cuyos escenarios, impregnados de llanto y dolor, de impotencia y aflicción, continúa también hoy cabalgando el apocalíptico caballo de la muerte, que mata «por medio de la espada y del hambre» (Ap 6, 8). En efecto, en la hora presente, esta vecindad sigue siendo triste actualidad cotidiana. Los conflictos armados —que con frecuencia tienen su origen en la pobreza de los pueblos, acuciados por los mil rostros que presenta la miseria humana, entre ellos el del hambre— se vuelven más trágicos todavía cuando este cruel flagelo es usado como arma de guerra. Las agencias especializadas de Naciones Unidas afirman que, en la actualidad, son unos 800 millones los hombres y mujeres que viven bajo el despiadado yugo de la inseguridad alimentaria. En los estudios que se manejan hay datos que nos hacen ver que, a menudo, la falta de comida va unida a enfrentamientos y discordias, o se ve agravada por las enfermedades y otras calamidades provocadas por esas desalmadas beligerancias, no pocas veces interminables y sordas, que extenúan a la población, impidiéndole el acceso al alimento que precisa. Se suceden, en los últimos meses, los llamamientos a la comunidad internacional sobre la imperiosa necesidad de afrontar la mayor crisis humanitaria desde 1945. Es la que sufren Sudán del Sur, Nigeria, Somalia y Yemen: sus gentes, ya damnificadas por la sequía persistente en África Oriental, son víctimas de conflictos que, para colmo, se dan entre hermanos. Asistimos a una espiral de violencia que se ceba sin piedad alguna con los más indefensos y débiles de esas naciones. En ellas podrían morir hasta 20 millones de personas en los próximos seis meses si no se toman medidas perentorias, como ha advertido recientemente el profesor José Graziano da Silva, director general de la FAO.

Un año después, en 1996, el Pontificio Consejo Cor Unum, en un memorable documento, titulado “El hambre en el mundo. Un reto para todos: el desarrollo solidario”, hablando de las causas de esta lacra, afirmaba: «La privación de alimentos se ha utilizado a lo largo de la historia, ayer y hoy, como arma política y militar. Así pueden perpetrarse verdaderos crímenes contra la humanidad» (n. 16). En este contexto, tras pasar revista a varios casos concretos, se refieren actitudes y acciones para examinar la propia conciencia en orden a ser agentes activos de concordia y justicia. Para ello, el susodicho documento señala dos “perlas preciosas”: la necesaria «reforma del corazón del hombre» (n. 64) y la paz como «equilibrio de los derechos» (n. 28), pues «una paz duradera no es el resultado de un equilibrio de fuerzas, sino de un equilibrio de derechos». Dentro de poco va a cumplirse el primer aniversario de la visita que el Papa Francisco cursó a la sede del Programa Mundial de Alimentos (13 de junio de 2016). En el discurso que pronunció en esa ocasión, el Sucesor de Pedro evidenció cómo «últimamente las guerras y las amenazas de conflictos es lo que predomina en nuestros intereses y debates». El Pontífice puso de relieve que «las armas han alcanzado una preponderancia inusitada, de tal forma que han arrinconado totalmente otras formas de solucionar las cuestiones en pugna». «Así —subrayaba el Obispo de Roma—, mientras las ayudas y los planes de desarrollo se ven obstaculizados por intrincadas e incomprensibles decisiones políticas, por sesgadas visiones ideológicas o por infranqueables barreras aduaneras, las armas no; no importa la proveniencia, circulan con una libertad jactanciosa y casi absoluta en tantas partes del mundo». La conclusión de este fenómeno es que «de este modo, son las guerras las que se nutren y no las personas. En algunos casos la misma hambre se utiliza como arma de guerra». En aquella circunstancia llamó mucho la atención que el Santo Padre insistiera en «la excesiva información» con la que contamos y que va generando paulatinamente la «naturalización de la miseria»; es decir —p re c i s ó — «poco a poco nos volvemos inmunes a las tragedias ajenas y las evaluamos como algo natural». Su Santidad desenmascaraba de esta manera uno de los dinamismos que, en nuestro tiempo, contribuyen a la «globalización de la indiferencia», de forma que se agudizan y prolongan los grandes dramas humanos. Para acabar con ellos de modo categórico se requiere tanto una audaz voluntad política como el incremento de la solidaridad mundial, pero es fundamental, sobre todo, esa «reforma del corazón» auspiciada por Cor Unum en el citado documento de 1996. Si no se da un radical cambio de mentalidad, si el hombre no abandona de una vez por todas el deplorable camino del rencor y la pugna insensata, los gritos y las tribulaciones de los postergados de este mundo nunca terminarán, y el hambre y la guerra seguirán aliándose vilmente para mal de muchos. Por eso, hoy más que nunca, el trabajo por la paz se vuelve una urgencia en la lucha contra el hambre. Para que esto sea una feliz realidad, viene en nuestra ayuda una de las más profundas oraciones que compuso el gran poeta David María Turoldo: «Señor, sálvame de la indiferencia, de este anonimato de hombre adulto. Es el mal que sufrimos sin tener conciencia de ello. Es la muerte de cada religión y de cada posibilidad lírica para la creación; la indiferencia y la ausencia del espíritu son la causa de nuestra esclavitud y decadencia» (Il sapore del pane, Cinisello Balsamo 2002, 11).

*Artículo publicado en L'Osservatore Romano el 19.5.2017

articulos
Prev Next

Una soberanía de Dios sobre Jerusalén, "…

Autor: Graziano MOTTA, periodista

Se ha reabierto la disputa por Jerusalén, o mejor dicho, por la reivindicación exclusiva de su soberanía musulmana, con(...)

Leer más...

Sobre la publicación de la carta del Pap…

Autor: Edward PETERS, doctor en Derecho Canónico

Hace unos tres meses predije que la carta del Papa Francisco a(...)

Leer más...

Fariseos del sexo

Autor: Miguel ARAGUREN, escritor

Todos participamos de ciertos fariseísmos. Casi siempre son menores, como cuando entre amigos decimos despreciar a las revistas del(...)

Leer más...

Myanmar y Bangladesh, mucho más que rohi…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La visita del Papa a Myanmar y Bangladesh, que terminó el sábado, ha estado marcada por la situación de la etnia rohingya. Reprimida(...)

Leer más...

Remedios maltratadores

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Los remedios con que nuestra época pretende combatir la calamidad del maltrato a la mujer sólo contribuirán(...)

Leer más...

Cisneros

Autor: Luis SUÁREZ, escritor

Se han cumplido quinientos años desde la muerte de un protagonista excepcional para la Historia de España, el cardenalLeer más...

El cadáver de España

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

El vaticinio de Menéndez Pelayo se cumple implacablemente: la unidad histórica de España se fraguó sobre la(...)

Leer más...

Europa, de cristiana a musulmana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Una semana más, por tercera vez, el Santo Padre ha dedicado su catequesis de los miércoles a la Eucaristía. Ha recordado en esta(...)

Leer más...

Tentaciones a superar por la Iglesia

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

En las actuales circunstancias, la Iglesia, los cristianos, necesitamos superar tres soluciones equivocadas o tres riesgos(...)

Leer más...

Ante la muerte

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Noviembre es un mes especialmente dedicado a los difuntos. Leemos en «Misericordia et Misera» del Papa Francisco en el(...)

Leer más...

Cardenal George, cardenal Cupich, la fid…

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

Palabras del cardenal Francis George, arzobispo de Chicago, durante una charla de 2010 a sacerdotes recién(...)

Leer más...

Eucaristía y vida

Autor: Santiago MARTÍN sacerdote

Pasan muchas cosas en la Iglesia cada semana y a veces son tan graves que no queda más remedio que fijarse en ellas para aportar(...)

Leer más...

Los frutos de una disciplina blanda

Autor: Mark A. PILON, sacerdote

Cuando yo estaba en el seminario a principios de los sesenta, se nos enseñó el concepto(...)

Leer más...

La identidad de Cataluña

Autor: José María PETIT, filósofo

Los pueblos, como los individuos, tienen su propia identidad que se fundamenta(...)

Leer más...

Dolor, sorpresa y confianza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las cosas, en la Iglesia y en la misma sociedad, se suceden tan rápidas que lo que era noticia un día, al siguiente queda rápidamente(...)

Leer más...

Un teólogo escribe al Papa: Hay caos en …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Thomas G. Weinandy es uno de los teólogos más conocidos. Vive en Washington, en el Seminario de(...)

Leer más...

El cardenal Müller sobre "Amoris laetiti…

Autor: Néstor MARTÍNEZ, filósofo

El Card. Müller ha escrito la introducción a un libro de Rocco Buttiglione en(...)

Leer más...

¿Qué reforma? ¿Qué cambios?

Autor: George WEIGEL, escritor

A pesar de la formulación que ustedes oirán antes y después del 31 de octubre en relación al quinto centenario de(...)

Leer más...

Vuelve la Europa católica

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En Europa había muchas naciones consideradas “católicas” debido a que esa era la religión de la mayoría de sus habitantes. Pero, de éstas, sólo cinco(...)

Leer más...

La bofetada de Francisco al cardenal Sar…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La carta con la que en los días pasados Francisco(...)

Leer más...

Iglesia y proceso soberanista

Autor: Oriol TRILLAS, abogado

Así como Stalin se preguntaba, con intención sarcástica, cuántas divisiones tenía el Papa, no podemos dudar de que el independentismo catalán(...)

Leer más...

El Sínodo de las selvas vírgenes y de lo…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Santa Sede ha anunciado la celebración en Roma, para el mes de octubre del año que viene, de un Sínodo extraordinario dedicado a la(...)

Leer más...

Cosas del fin del mundo. Los "novísimos"…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En el importante diario "la Repubblica" del cual es fundador, Eugenio Scalfari,(...)

Leer más...

La superabundancia de los dones de Dios

Autor: Francisco Javier GARCÍA, químico

La fiesta de los Ángeles Custodios me ha hecho caer en la cuenta de la superabundancia de los dones de Dios. A primera vista, podría parecer que la(...)

Leer más...

La nueva represión de los teólogos catól…

Autor: Dan HITCHENS, periodista

Los católicos ortodoxos están enfrentando «persecución» - y no desde el ámbito secular, sino de sus propios(...)

Leer más...

Se puede cambiar de rumbo y acabar con e…

Autor: Fernando CHICA, monseñor observador permanente del Vaticano ante la FAO

Es un escándalo que todavía haya hambre y malnutrición en el mundo”. Estas palabras del Papa Francisco, en(...)

Leer más...

Cómo se destruye el catolicismo en Améri…

Autor: David CARLINE, profesor de Filosofía y Sociología

Si se hace un repaso de la historia del protestantismo liberal en los(...)

Leer más...

Pruebas para el cónclave. Parolín en "po…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Son tres los candidatos a Papa sobre los que se susurra dentro y fuera del Vaticano. Uno(...)

Leer más...

El Vaticano apoya a España

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Voy a tratar de nuevo, en este comentario semanal a la actualidad de la Iglesia, del intento de independencia de una parte de España, Cataluña,(...)

Leer más...

Impactante investigación sobre católicos…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Es cada vez más frecuente que los profesores de grupos de escolares protestantes del norte de Europa(...)

Leer más...

¡Inmenso e intenso dolor!

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Somos muchos los que sentimos como una daga de dolor intenso, clavada en lo más profundo de nuestras(...)

Leer más...

Violencia y víctimas en Cataluña

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Escribo este artículo a dos días de la celebración del referéndum ilegal e inconstitucional que los independentistas quieren llevar a cabo en Cataluña para separarla(...)

Leer más...

Silencio

Autor: Marco TOSATTI, periodista

Primero, denigrar. Adjudicar al adversario una etiqueta que lo ponga en dificultades ante la opinión pública, lo coloque a la defensiva.(...)

Leer más...

El brazo armado del Papa en el relato de…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El domingo 24 de septiembre, pasadas las doce de mediodía, la sala de prensa de la Santa(...)

Leer más...

Por qué lucho contra la eutanasia en los…

Autor: René STOCKMAN, superior general de los Hermanos de la Caridad

En el año 2002 Bélgica legalizó la eutanasia en nombre de la «dignidad» de(...)

Leer más...

Iglesias paralelas en Latinoamérica

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los obispos de Bolivia han estado en el Vaticano en visita “ad limina”, que es una especie de rendimiento de cuentas amigable que los obispos(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4