Text Size
77-288.com
Sábado, Marzo 25, 2017
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Laicidad no es laicismo

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Menudea mucho últimamente, en el discurso político y social, la apelación al apelativo «laico» para referirse a algunas realidades. Con mucha frecuencia se habla de una sociedad laica, de un Estado laico, de la escuela laica. Se hacen grandes y solemnes proclamas y juicios en este sentido. Se constituyen plataformas con este adjetivo referidas a entidades sociales. Muchos son muy celosos en la defensa de este calificativo. Bien entendido este calificativo y justamente aplicado, no soy yo menos celoso de él que lo puedan ser sus defensores a ultranza, ni lo es menos tampoco la Iglesia, que en la entraña de su fe está el reconocimiento de la autonomía del mundo: «Al principio creó Dios el cielo y la tierra». «Dad a Dios lo que es Dios, y al César lo que es del César». «Mi Reino no es de este mundo».

Pero la verdad es que me preocupa el sentido que se da a este adjetivo: en buena parte de los casos con una fuerte carga ideológica, y con no poca confusión. Creo que se está generando una gran confusión que es preciso disipar, porque con ella se está caminando por un terreno resbaladizo en el que, con intención o sin ella, se está poniendo en tela de juicio nada menos que uno de los derechos fundamentales: el de la libertad religiosa, que está en la base de una sociedad democrática, porque no es un derecho más entre los derechos, sino el más fundamental, piedra angular en el edificio de los derechos humanos. Se refiere a lo más íntimo del hombre, su conciencia.

Viene bien recordar a propósito del tema que nos ocupa las palabras del Papa San Juan Pablo II al cuerpo diplomático. Las reproduzco en toda su extensión porque son ciertamente muy clarificadoras: «En los últimos tiempos, somos testigos, en ciertos países de Europa, de una actitud que podría poner en peligro el respeto efectivo de la libertad de religión. Si bien todo el mundo está de acuerdo en respetar el sentimiento religioso de los individuos, no se puede decir lo mismo del hecho religioso, es decir, la dimensión social de las religiones, al olvidar los compromisos asumidos en el marco de lo que entonces se llamaba Conferencia sobre la Cooperación y Seguridad en Europa. Con frecuencia se invoca el principio de laicidad, en sí mismo legítimo, si es comprendido como la distinción entre la comunidad política y las religiones. Pero ¡distinción no quiere decir ignorancia! ¡La laicidad no es laicismo! No es otra cosa que el respeto de todas las creencias por parte del Estado, que asegura el libre ejercicio de las actividades de culto, espirituales, culturales y caritativas y sociales de las comunidades de los creyentes. En una sociedad pluralista, la laicidad es un lugar de comunicación entre las diferentes tradiciones espirituales y la nación. Las relaciones Iglesia-Estado pueden y deben dar lugar al diálogo respetuoso, que transmita experiencias y valores fecundos para el porvenir de una nación. Un sano diálogo entre el Estado y las Iglesias, que no son rivales, sino socios puede sin duda favorecer el desarrollo integral de la persona y de la sociedad».

La dificultad de aceptar el hecho religioso en el espacio público se manifestó, por ejemplo, de modo muy emblemático con ocasión del debate sobre las raíces cristianas de Europa, de hace unos años, o en el olvido de estas raíces al considerar el papel de la Iglesia en España. Entre nosotros se está viendo esta dificultad en el debate continuo respecto a la enseñanza de la religión en la escuela estatal, o a la escuela de iniciativa social católica, o en el modo de juzgar actuaciones de los obispos por parte de personas públicas o de grupos, por ejemplo, cuando los obispos se pronuncian sobre materias morales o que tienen que ver con la presencia de los cristianos en la sociedad y con las realidades temporales, pero que tienen una connotación moral. Es legítimo, ciertamente, juzgar si se hace con verdad y justicia; pero es abusivo, cuando menos, pretender que la Iglesia o los que la integran callen sus creencias o sus enfoques morales propios ante realidades humanas o sociales que piden iluminación y orientación en fidelidad a lo que ella es, o descalificar –sin argumentar incluso– tales creencias y criterios morales sencillamente porque molestan o no se está de acuerdo con ellas, o no son «modernas».

Llama la atención la batería de ataques y descalificaciones últimas en este orden de cosas. Estado laico, sociedad laica, quiere decir Estado, sociedad, aconfesional, que garantiza el derecho a la libertad religiosa a personas e instituciones, precisamente para que quepan las distintas confesiones, religiosas o agnósticas, ateas..., pero no para que se establezca o imponga una nueva confesionalidad, un pensamiento único: el laicista.

La Iglesia católica, en concreto, en sus relaciones con los poderes públicos, o con la sociedad, no pide volver a formas de Estado confesional. Sólo pide respeto a la libertad religiosa y demanda la aconfesionalidad del Estado con todas sus consecuencias y exigencias, sin ningún otro confesionalismo ideológico, y por eso, al mismo tiempo, deplora todo tipo de laicismo ideológico o separación hostil y excluyente entre las instituciones civiles y las confesiones religiosas. Este es uno de los puntos nucleares que están en juego en la definición y construcción de la nueva Europa, también de España. Es bueno volver a la Constitución Española, y tenerla muy presente: lo que en ella se afirma y se reconoce es un Estado aconfesional que respeta y promueve el derecho inalienable a la libertad religiosa, pero no un Estado confesionalmente laico, que cercena dicho derecho, cuando lo religioso lo reduce al templo, al culto o las sacristías, es decir a la esfera de lo privado y de lo íntimo. El laicismo de Estado cercenando este derecho debilitaría la democracia y la convertiría incluso, más tarde o más temprano, en una tiranía.

articulos
Prev Next

Amistades peligrosas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay acontecimientos que pueden parecer interesantes sólo para un país en concreto y generalmente me abstengo de comentarlos, porque procuro referirme a aquello que pueda(...)

Leer más...

Caballeros de Malta. El misterio de 30 m…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La saga de los Caballeros de Malta se ha enriquecido con un nuevo capítulo, escenificado por el(...)

Leer más...

Guerra de religión en Europa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Para alguien que no viva en Europa, este continente puede seguir siendo lo que antes fue. Incluso habrá quien aún piense en un conjunto de(...)

Leer más...

Flaco sería el compromiso que no llevara…

Autor: Fernando CHICA, monseñor, Observador Permanente de la Santa Sede ante la FAO.

Leer más...

Laicidad no es laicismo

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Menudea mucho últimamente, en el discurso político y social, la apelación al apelativo «laico» para referirse a algunas realidades. Con mucha frecuencia(...)

Leer más...

¿El fin del celibato sacerdotal?

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La crisis vocacional afecta a casi toda la Iglesia (África no, afortunadamente), pero la gravedad de la crisis no es igual en todos los sitios.(...)

Leer más...

Nuevo totalitarismo y católicos distraíd…

Autor: Stefano FONTANA, sociólogo

La aprobación definitiva en Francia de la ley que penalizará a quien intente, a través de internet, disuadir a las mujeres de abortar es un(...)

Leer más...

¿Cisma? ¿Qué cisma?

Autor: Dwight LONGENECKER, sacerdote converso del anglicanismo

Los titulares de la semana pasada en los noticieros comentaban que un grupo de cardenales cree que el(...)

Leer más...

Bienvenido a casa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana, como siempre, la actualidad nos trae noticias de ataques a la Iglesia, de escándalos o las consabidas tensiones en torno al paraguas en(...)

Leer más...

Bultmann sigue vivo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La primera mitad del siglo XX, es decir los años que precedieron al Concilio Vaticano II, estuvo marcada poderosamente por una(...)

Leer más...

La erosión de la disciplina de los sacra…

Autor: Christian Spaemann, psiquiatra

Ya ha llegado el momento. Los obispos alemanes han hecho algo para lo que carecen de autoridad. Han socavado la disciplina(...)

Leer más...

Libertad de expresión-religiosa

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Con frecuencia, bien en la práctica, bien en el pensamiento, no es raro que el derecho a la libertad de expresión y(...)

Leer más...

Nos derriban, pero no nos rematan

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Deben considerarnos ya moribundos y se precipitan a darnos el último golpe, a rematarnos. Me refiero a los ataques que sufre la Iglesia, bien sea(...)

Leer más...

La comunión de divorciados en nueva unió…

Autor: Camilo RUINI, cardenal vicario emérito del Papa para la Diócesis de Roma

La célula básica de la sociedad, que es la familia, está atravesando(...)

Leer más...

Lo que está ocurriendo y hacia dónde vam…

Autor: Timothy V. VAREK, sacerdote

La crisis real que enfrenta la Iglesia no es determinar el significado exacto de la guía pastoral de «Amoris Laetitia»(...)

Leer más...

El hambre infantil, un drama sin resolve…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Este fin de semana, Manos Unidas ha dado visibilidad a su campaña anual(...)

Leer más...

El rayo que no cesa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Es bastante aburrido, para mí y me imagino que aún más para los que me leen o escuchan, hablar una y otra vez de lo(...)

Leer más...

Conciencia y conveniencia

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Para alguien que vive siempre entre palabras resulta fascinante estudiar su etimología; pero todavía más fascinante (y a menudo sobrecogedor) resulta comprobar cómo(...)

Leer más...

¿Por qué el discernimiento no se puede a…

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

Nuestra época es puritana con respecto a cosas tales como el racismo,(...)

Leer más...

Puertas abiertas a las mujeres sacerdote…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 2 de agosto del 2016 el papa Francisco instituyó una comisión para estudiar la historia del diaconado femenino, a los(...)

Leer más...

Caos en la Iglesia en Alemania

Autor: Maike HICKSON, periodista

Sólo dos días después de la publicación oficial de las nuevas directrices pastorales sobre el matrimonio, el(...)

Leer más...

Galgos y podencos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

No hay semana tranquila, en lo que a las reacciones sobre las interpretaciones a la “Amoris Laetitia” se refiere. En ésta, el cardenal Müller, prefecto(...)

Leer más...

Sobre la medicina para los pecadores, la…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Vistas las instrucciones de los obispos de la región de Buenos Aires –(...)

Leer más...

Amoris Laetitia, el Concilio de Elvira y…

Autor: José DELGADO, sacerdote

He pasado los últimos meses realizando un estudio que me ha llevado a comparar las posturas de teólogos de varias épocas sobre un mismo tema.(...)

Leer más...

Después del Gran Maestre está por rodar …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Decapitado su Gran Maestre por el Papa, el inglés Frey Matthew Festing, la Soberana y Militar(...)

Leer más...

Trump, primera semana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La primera semana de Trump como presidente de Estados Unidos ha sido trepidante. Tanto(...)

Leer más...

La disciplina del arcano

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Me ha resultado muy revelador, mientras leía recensiones de Silencio, la recién estrenada película de Martin Scorsese, encontrarme(...)

Leer más...

La conciencia es la clave

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hasta la publicación de la “Amoris laetitia”, el debate en la Iglesia giró en torno a la relación entre verdad y misericordia, entre dogma y(...)

Leer más...

Brasil, África, Alemania... geografía de…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Para el papa Francisco el 2017 comenzó amargo. Su popularidad sigue siendo alta, pero sin que haya(...)

Leer más...

La obediencia al romano pontífice en el …

Autor: Francisco José DELGADO, sacerdote

Hace algunos días, debido a que estábamos comentando los problemas que se derivan de la falta(...)

Leer más...

Comienza la persecución

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Como varias otras ideologías de nuestra época, la ideología de género, amamantada en el marxismo, también se basa en el odio. Mientras en el Cristianismo(...)

Leer más...

Evitar la ruptura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana se han conocido unas declaraciones del cardenal Müller en las que, si bien reconoce el derecho de los cuatro cardenales que presentaron al(...)

Leer más...

El desastre maltés

Autor: Edward PETERS, doctor en Derecho Canónico

Los obispos de Malta, en un documento que sólo cabe calificar de desastroso, tras citar en múltiples ocasiones la Amoris laetitia(...)

Leer más...

La locura de la conciencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Iglesia católica tiene, además de esa característica que le da nombre, otras tres. Es una, santa y apostólica. Son las cuatro notas que definen(...)

Leer más...

Las puertas del infierno y la Iglesia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En uno de sus últimos mensajes antes de acabar(...)

Leer más...

La pederastia que viene

Autor: Fernando PAZ, periodista

Y el primer paso para normalizarla consiste en enfatizar las diferencias entre pederastia y pedofilia, enfatización que no es banal: mientras que la primera aún(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4