Text Size
Lunes, Abril 23, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Conciencia y conveniencia

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Para alguien que vive siempre entre palabras resulta fascinante estudiar su etimología; pero todavía más fascinante (y a menudo sobrecogedor) resulta comprobar cómo las palabras, una vez formadas, pueden evolucionar en su significado hasta llegar a designar cosas por completo distintas.

Un ejemplo llamativo y muy ilustrador lo constituye la palabra ‘conciencia’, que etimológicamente significa algo así como «ciencia o saber compartido»; es decir, un juicio interior que realizamos a partir de un conocimiento común de la realidad de las cosas. Todos seguimos usando esta palabra de forma habitual: decimos, para afirmar una decisión personal, que «hemos obrado en conciencia»; y cuando queremos afear la conducta de alguien, lo señalamos: «Allá tú y tu conciencia». Todas estas expresiones, al apelar a la conciencia, denotan que nos estamos refiriendo a una actitud o decisión que los demás puedan entender, pues aunque es un juicio interiorizado se funda en un «saber compartido». Y así ocurrió, en efecto, durante mucho tiempo.

Y ocurría porque considerábamos que bien y mal, verdad y error eran categorías que todos podíamos discernir. La conciencia podía definirse entonces como «el juicio de la razón práctica que dictamina el valor moral de los propios actos». Pero llegó un momento en que ocurrió lo que George Orwell nos cuenta en 1984: se hizo creer a las personas que «tanto el pasado como el mundo externo existen sólo en la mente»; y que la realidad de las cosas dependía de la idea que de ellas nos hiciésemos, porque era imposible conocer su verdadera naturaleza. De este modo, ya no se podía establecer dónde se halla la verdad y dónde el error. Al no existir una realidad objetiva, no podía haber «ciencia o saber compartido»; y la conciencia tenía que decidir a su libre arbitrio sobre el bien y sobre el mal. En un principio, ante la falta de esas realidades sobre las que existía un conocimiento común, la conciencia se identificó con la convención creada en determinadas circunstancias históricas o culturales.

«¿Adónde vas, Vicente? Al ruido de la gente». Era el estadio intermedio que prefiguraba la completa metamorfosis del significado de “conciencia”.

Ya que se nos había hecho creer que el mundo externo sólo existía en la mente, como señalaba Orwell, la conciencia dejó de seguir en sus juicios la costumbre o la convención aceptada en cada momento histórico, para recluirse en la pura subjetividad. E inevitablemente se convirtió en una expresión de sinceridad, de autenticidad, de ‘conformidad con uno mismo’. La conciencia pasó a ser, en definitiva, un “sentimiento individual”, una especie de mecanismo exculpatorio a través del cual justificamos el ejercicio de nuestra voluntad; una especie de “derecho a actuar según nuestra propia conveniencia”.

Así se llegó a una nueva definición de conciencia que es exactamente el antónimo de lo que antaño fue. Rousseau lo expresó mejor que nadie al afirmar que la conciencia «es al alma lo que el instinto es al cuerpo»: es decir, una suerte de automatismo que nos impulsa a hacer lo que nos conviene, aunque lo disfracemos de motivaciones altruistas (como también disfrazamos los impulsos de nuestro instinto de parecidas farfollas). Puesto que ya no existe el bien como categoría objetiva, el bien es la mera realización de nuestra voluntad individual; y toda realización de la voluntad individual se vuelve necesariamente buena. La conciencia se convierte así en el salvoconducto para el subjetivismo relativista más radical.

Pero este caramelito que nos permite obrar según nuestra conveniencia tenía que tener, inevitablemente, una contrapartida. Y tal contrapartida ha sido la más feroz y tiránica que uno imaginarse pueda. Puesto que la conciencia de cada ser humano va a emitir juicios egoístas según su conveniencia, puesto que es un ‘instinto’ que ya no se amolda a realidades externas objetivas, que ya no reconoce las categorías de bien y mal, verdad y error, se tienen que imponer leyes que impidan que la vida social degenere en un pandemónium de voluntades personales encontradas. Y tales leyes ya no estarán al servicio del bien y de la verdad, sino al servicio de quienes tienen el poder coercitivo para imponer su voluntad.

Así la conciencia, al convertirse en conveniencia, se rindió sin armas a un poder sin conciencia, sin saber compartido, que es puro ejercicio de la fuerza. En lo que se prueba que no se cambia el significado de las palabras impunemente.

articulos
Prev Next

La política de la vuelta de tuerca

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hace unas semanas dediqué este comentario a exponer mi impresión de(...)

Leer más...

Masonería, política e ideología de géner…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La masonería es ciertamente muy anterior a la ideología de género, pero está relacionada con ella y está contribuyendo(...)

Leer más...

¿Fin del catolicismo romano?

Autor: Roberto PERTICI, teólogo

1. En este punto del pontificado de Francisco creo que se(...)

Leer más...

Una santidad caritativa y humilde

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Gaudete et exsultate”. De nuevo un documento del Papa que empieza hablando de alegría, como señalaba no hace mucho el secretario de Estado,(...)

Leer más...

Poca alegría y muchos insultos. Francisc…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La presentación oficial en la sala de prensa vaticana, el lunes 9 de abril, de(...)

Leer más...

"Amoris Laetitia" vs. "Veritatis Splendo…

Autor: Christian BRUGGER, catedrático

Coincido plenamente con el cardenal Blase Cupich de Chicago cuando dice que el razonamiento del documento(...)

Leer más...

Avivar la llama del amor: Una tarea perm…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO.

Leer más...

La Iglesia es una

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Decimos que la Iglesia es una, santa, católica y apostólica. La apostolicidad significa que está basada en las enseñanzas de Cristo transmitidas por(...)

Leer más...

Las leyes LGTBI y los homosexuales

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

¿Es posible pasar de la homosexualidad a la heterosexualidad? El asunto fue sometido en 1973 a una votación de(...)

Leer más...

El cristianismo actual en Occidente: Una…

Autor: Antonio CAMUÑAS, empresario

Cuenta la historia que Talleyrand, el legendario clérigo, político y diplomático francés de destacada influencia en la monarquía, la revolución, la(...)

Leer más...

Pasión de Judas Iscariote

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Leer más...

Tres días, siete dones

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La despedida de Jesús en su paso por la tierra fue a lo grande. El amor de Dios por los hombres se derramó(...)

Leer más...

Masonería y catolicismo

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La pregunta a la que intenta responder este artículo es sencilla:(...)

Leer más...

La defensa de la verdad

 

Autor:Eduardo GÓMEZ, escritor

El hombre no debe ser quien establezca el camino hacia la verdad, dado que la verdad no viene de(...)

Leer más...

Algunos rasgos del líder espiritual

Autor: Fernando CHICA, Observador Permanente de la Santa Sede ante la FAO

Me piden que formule las características más relevantes que ha de(...)

Leer más...

Fe, esperanza, amor

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Semana Santa, la semana grande de nuestra fe, está a punto de empezar. Las procesiones que recorrerán las calles de muchas de(...)

Leer más...

La masonería como religión

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Estos días me he dedicado a leer algunos libros sobre la masonería, especialmente de antiguos masones como Leer más...

Un símbolo

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Hay un pasaje muy revelador en Leer más...

El charlatán Hawking

Autor: Salvador SOSTRES, periodista

La profunda estupidez de nuestra era se concreta en las estupefacciones(...)

Leer más...

Más sobre la carta de Benedicto XVI. Hay…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Todavía no tiene un final la historia(...)

Leer más...

Los primeros cinco años del Papa Francis…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Papa Francisco ha cumplido cinco años al frente de la Iglesia. Cuando él empezó su pontificado dijo en varias ocasiones que éste(...)

Leer más...

Reza por mí

Autor: Miguel Ángel ROBLES, periodista

Rezar es una conversación con los que ya no están, el recuerdo de los que te(...)

Leer más...

El doble "prejuicio tonto". El texto ínt…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La oficina de prensa de la Santa(...)

Leer más...

Educar para un uso responsable y solidar…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Quien haya ido a Zimbabwe, Yibuti, Haití, Malí, Somalia o Eritrea, por citar algunos nombres(...)

Leer más...

La huelga de la Virgen María

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Alguien(...)

Leer más...

Iglesia y libertad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana han tenido lugar dos hechos que, aunque distantes en el espacio y distintos en su contenido, apuntan en la misma dirección:(...)

Leer más...

Rocco Buttiglione: "No he escuchado resp…

Autor: Francisco José DELGADO, sacerdote

Ayer, 7 de marzo, se celebraba en la(...)

Leer más...

La profecía del padre Benson

Autor: Eduardo GÓMEZ, escritor

Allá por 1907, un brillante escritor, el converso sacerdote católico Robert Hugh Benson, escribió una(...)

Leer más...

Conciencia y gracia: Una meditación cuar…

Autor: George WEIGEL, escritor

Las Escrituras de la Cuaresma, en la liturgia diaria de la Iglesia, invitan a dos reflexiones relacionadas entre sí.(...)

Leer más...

¿Dónde están los pobres?

Autor: Irenaeus DUNLEVY, dominico

«Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino, y(...)

Leer más...

Dos buenas noticias

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay semanas en que no gana uno para sustos. Hay otras en que los disgustos son suavizados por noticias buenas e incluso muy(...)

Leer más...

El desafío contemporáneo a la Iglesia y …

Autor: Thomas G. WEINANDY, teólogo

Es cierto que la Iglesia posterior(...)

Leer más...

Qué hay de malo en la declaración de los…

Autor: Edward CONDON, teólogo

Para asombro y consternación de muchos católicos, la conferencia episcopal alemana(...)

Leer más...

Excepciones que destruyen la regla

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Siempre se ha dicho que la excepción justifica la regla. El problema no es, pues, que haya excepciones, sino que las excepciones sean(...)

Leer más...

¿Qué queda del catolicismo a día de hoy?

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

De siempre se nos ha dicho, porque era cierto, queLeer más...

Vivir como cristianos en un mundo no cri…

Autor: Leonardo LUGARESI, teólogo

El cristianismo ha sido, al menos durante(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4