Text Size
Lunes, Diciembre 11, 2017
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

¿Por qué el discernimiento no se puede aplicar a otro tipo de pecado?

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

Nuestra época es puritana con respecto a cosas tales como el racismo, pero licenciosa en materia sexual, lo cual es, ciertamente, contradictorio, ¿mas cuando han sido los seres humanos coherentes?

En su excelente blog el P. John Hunwicke hace dos preguntas importantes. He aquí la segunda:

«Se habla mucho acerca del discernimiento, del acompañamiento, del gradualismo y de la conciencia tal como estos se aplican a las relaciones adúlteras objetivas.

Pregunta importante: ¿Son todas estas únicamente aplicables a los adúlteros, o también se pueden emplear para todo tipo de pecadores, tales como los estafadores, los pederastas, los asesinos, los que golpean a sus conyugues, los que trafican con seres humanos, los torturadores, los violadores, los explotadores de los pobres, los chantajistas, los racistas, los proxenetas, los autores de genocidio, los traficantes de drogas, etcétera?

Si la respuesta es no ¿Por qué no?»

Una vez más nuestro buen padre ha abierto una vía de exploración interesante. De hecho todos sabemos la respuesta a esta pregunta. En ciertos sectores el adulterio es considerado aceptable –junto con la fornicación y otros pecados sexuales– y es posible desagraviar esta falta a través de las buenas intenciones; mientras tanto otros pecados quedan fuera de ciertos límites: de hecho algunos de estos otros pecados, como el racismo, el genocidio y la pedofilia, hoy día se consideran deleznables al grado de ser irredimibles. Tenemos, entonces, un movimiento en dos vías: los pecados sexuales se absuelven, mientras que ciertas formas de pecado se repudian más que nunca. Esto indica que nuestra época es puritana con respecto a cosas tales como el racismo, pero licenciosa en materia sexual, lo cual es, ciertamente, contradictorio, ¿mas cuando han sido los seres humanos coherentes?

Dada la repugnancia universal que causa el abuso de menores estríamos tentados a creer que esto es un indicio de que existen normas absoluta con respecto a la moral, mas el mundo detesta admitir tal noción. Me parece, sin embargo, que el hecho de que el abuso de menores, la esclavitud, el racismo y otros pecados son inaceptables en cualquier circunstancia y no pueden ser reparados por motivo alguno, es una muy buena señal que San Juan Pablo II sabía de lo que hablaba cuando escribió Veritatis Splendor, insistiendo en el carácter objetivo de la moral y en la existencia de normas morales sin excepción.

¿A qué se debe entonces la inconsistencia? ¿Por qué es el adulterio aceptable y el racismo no lo es? La respuesta, me parece, es que la revolución de la década de los años sesenta fue, como todas las revoluciones, una lucha de un sólo frente. Fue esencialmente una revolución sexual a pesar de que en aquel momento podría haber parecido a un tiempo como una revolución política. Es cierto que en 1968 Francia parecía estar al borde de un reajuste político dramático y la agitación era tal que, a todas luces, así sería. Mas, una vez que se despejó la tormenta y las aguas volvieron a su cauce, Francia permanecó políticamente incólume y su clase dirigente quedó intacta; lo que había cambiado había sido la actitud de las personas ante el sexo. Esto quedo ilustrado en, Soñadores, la película de Bertolucci acerca de 1968. De acuerdo, en aquel momento 1968 parecía ser algo más substancial, ¿pero cuál ha sido su legado?

Cabe señalar que para los verdaderos revolucionarios, gente como Maximilien Robespierre, el libertinaje no fue parte de su vida privada. Muchos de los revolucionarios rusos censuraban firmemente la inmoralidad sexual considerándola un síntoma de la decadencia burguesa. La Unión Soviética jamás fue un lugar acogedor para lo que ahora se denomina «minorías sexuales».

Quizá aquellos deslucidos y adustos Soviets no estaban equivocados acerca de todo. El negocio de las revoluciones es cambiar el mundo, la lascivia sexual es esencialmente acerca del individuo y de dar rienda suelta a los más caros deseos de nuestro egotismo. Hay algo profundamente individualista en esa insistencia actual de que la vida sexual es totalmente autónoma, que nadie tiene derecho a juzgarla.

El cineasta Derek Jarman lo plantea de la siguiente forma:

«Entiéndase que si decidimos tener sexo ya sea seguro, muy seguro o inseguro, esa es una decisión nuestra y nadie más tiene derecho alguno en nuestras relaciones sexuales».

Hoy día mucha gente probablemente comparte esta afirmación. Esta forma de autonomía radical (ejemplificada también en el «derecho al aborto» y el «derecho a la privacidad» que apuntala a Roe vs. Wade) solamente tiene influencia en ciertos ámbitos. En otros asuntos, en la ayuda internacional, por ejemplo, la pulsión de la vida moderna es siempre insertarse, incluso a interferir. Mas, cuando se trata de racismo, todos somos el guardián de nuestro hermano.

En contraste con este confuso cuadro, la Iglesia es una sociedad en la que todos somos responsables ante Dios y, en menor medida, el uno al otro. En la iglesia todos somos seres radicalmente dependientes, somos parte de una comunidad. La iglesia es también mater et magistra: enseña, juzga y corrige cuando sea necesario. Esto constituye la base fundamental de la comunidad eclesial. Todos necesitamos, de vez en cuando, la corrección del confesionario y el derecho canónico, tanto en el foro interno como en el externo. Nadie puede ser juez de su propio caso. Esto es particularmente cierto en materia sexual, precisamente ahí donde es más probable que deseemos engañarnos a nosotros mismos.

Si toda esta insistencia moderna en el discernimiento y el acompañamiento es un ardid para sacarle la vuelta al magisterio, a la práctica sacramental establecida y al derecho canónico, y para reemplazar la autoridad de Dios –arbitrada por la Iglesia– y la verdad acerca de Dios y la humanidad con una auto comprensión por demás confusa (que casi siempre coincide con lo que nos apetece) entonces temo por el futuro.

articulos
Prev Next

Una soberanía de Dios sobre Jerusalén, "…

Autor: Graziano MOTTA, periodista

Se ha reabierto la disputa por Jerusalén, o mejor dicho, por la reivindicación exclusiva de su soberanía musulmana, con(...)

Leer más...

Sobre la publicación de la carta del Pap…

Autor: Edward PETERS, doctor en Derecho Canónico

Hace unos tres meses predije que la carta del Papa Francisco a(...)

Leer más...

Fariseos del sexo

Autor: Miguel ARAGUREN, escritor

Todos participamos de ciertos fariseísmos. Casi siempre son menores, como cuando entre amigos decimos despreciar a las revistas del(...)

Leer más...

Myanmar y Bangladesh, mucho más que rohi…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La visita del Papa a Myanmar y Bangladesh, que terminó el sábado, ha estado marcada por la situación de la etnia rohingya. Reprimida(...)

Leer más...

Remedios maltratadores

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Los remedios con que nuestra época pretende combatir la calamidad del maltrato a la mujer sólo contribuirán(...)

Leer más...

Cisneros

Autor: Luis SUÁREZ, escritor

Se han cumplido quinientos años desde la muerte de un protagonista excepcional para la Historia de España, el cardenalLeer más...

El cadáver de España

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

El vaticinio de Menéndez Pelayo se cumple implacablemente: la unidad histórica de España se fraguó sobre la(...)

Leer más...

Europa, de cristiana a musulmana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Una semana más, por tercera vez, el Santo Padre ha dedicado su catequesis de los miércoles a la Eucaristía. Ha recordado en esta(...)

Leer más...

Tentaciones a superar por la Iglesia

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

En las actuales circunstancias, la Iglesia, los cristianos, necesitamos superar tres soluciones equivocadas o tres riesgos(...)

Leer más...

Ante la muerte

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Noviembre es un mes especialmente dedicado a los difuntos. Leemos en «Misericordia et Misera» del Papa Francisco en el(...)

Leer más...

Cardenal George, cardenal Cupich, la fid…

Autor: Luis Fernando PÉREZ, periodista

Palabras del cardenal Francis George, arzobispo de Chicago, durante una charla de 2010 a sacerdotes recién(...)

Leer más...

Eucaristía y vida

Autor: Santiago MARTÍN sacerdote

Pasan muchas cosas en la Iglesia cada semana y a veces son tan graves que no queda más remedio que fijarse en ellas para aportar(...)

Leer más...

Los frutos de una disciplina blanda

Autor: Mark A. PILON, sacerdote

Cuando yo estaba en el seminario a principios de los sesenta, se nos enseñó el concepto(...)

Leer más...

La identidad de Cataluña

Autor: José María PETIT, filósofo

Los pueblos, como los individuos, tienen su propia identidad que se fundamenta(...)

Leer más...

Dolor, sorpresa y confianza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las cosas, en la Iglesia y en la misma sociedad, se suceden tan rápidas que lo que era noticia un día, al siguiente queda rápidamente(...)

Leer más...

Un teólogo escribe al Papa: Hay caos en …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Thomas G. Weinandy es uno de los teólogos más conocidos. Vive en Washington, en el Seminario de(...)

Leer más...

El cardenal Müller sobre "Amoris laetiti…

Autor: Néstor MARTÍNEZ, filósofo

El Card. Müller ha escrito la introducción a un libro de Rocco Buttiglione en(...)

Leer más...

¿Qué reforma? ¿Qué cambios?

Autor: George WEIGEL, escritor

A pesar de la formulación que ustedes oirán antes y después del 31 de octubre en relación al quinto centenario de(...)

Leer más...

Vuelve la Europa católica

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En Europa había muchas naciones consideradas “católicas” debido a que esa era la religión de la mayoría de sus habitantes. Pero, de éstas, sólo cinco(...)

Leer más...

La bofetada de Francisco al cardenal Sar…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La carta con la que en los días pasados Francisco(...)

Leer más...

Iglesia y proceso soberanista

Autor: Oriol TRILLAS, abogado

Así como Stalin se preguntaba, con intención sarcástica, cuántas divisiones tenía el Papa, no podemos dudar de que el independentismo catalán(...)

Leer más...

El Sínodo de las selvas vírgenes y de lo…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Santa Sede ha anunciado la celebración en Roma, para el mes de octubre del año que viene, de un Sínodo extraordinario dedicado a la(...)

Leer más...

Cosas del fin del mundo. Los "novísimos"…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En el importante diario "la Repubblica" del cual es fundador, Eugenio Scalfari,(...)

Leer más...

La superabundancia de los dones de Dios

Autor: Francisco Javier GARCÍA, químico

La fiesta de los Ángeles Custodios me ha hecho caer en la cuenta de la superabundancia de los dones de Dios. A primera vista, podría parecer que la(...)

Leer más...

La nueva represión de los teólogos catól…

Autor: Dan HITCHENS, periodista

Los católicos ortodoxos están enfrentando «persecución» - y no desde el ámbito secular, sino de sus propios(...)

Leer más...

Se puede cambiar de rumbo y acabar con e…

Autor: Fernando CHICA, monseñor observador permanente del Vaticano ante la FAO

Es un escándalo que todavía haya hambre y malnutrición en el mundo”. Estas palabras del Papa Francisco, en(...)

Leer más...

Cómo se destruye el catolicismo en Améri…

Autor: David CARLINE, profesor de Filosofía y Sociología

Si se hace un repaso de la historia del protestantismo liberal en los(...)

Leer más...

Pruebas para el cónclave. Parolín en "po…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Son tres los candidatos a Papa sobre los que se susurra dentro y fuera del Vaticano. Uno(...)

Leer más...

El Vaticano apoya a España

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Voy a tratar de nuevo, en este comentario semanal a la actualidad de la Iglesia, del intento de independencia de una parte de España, Cataluña,(...)

Leer más...

Impactante investigación sobre católicos…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Es cada vez más frecuente que los profesores de grupos de escolares protestantes del norte de Europa(...)

Leer más...

¡Inmenso e intenso dolor!

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Somos muchos los que sentimos como una daga de dolor intenso, clavada en lo más profundo de nuestras(...)

Leer más...

Violencia y víctimas en Cataluña

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Escribo este artículo a dos días de la celebración del referéndum ilegal e inconstitucional que los independentistas quieren llevar a cabo en Cataluña para separarla(...)

Leer más...

Silencio

Autor: Marco TOSATTI, periodista

Primero, denigrar. Adjudicar al adversario una etiqueta que lo ponga en dificultades ante la opinión pública, lo coloque a la defensiva.(...)

Leer más...

El brazo armado del Papa en el relato de…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El domingo 24 de septiembre, pasadas las doce de mediodía, la sala de prensa de la Santa(...)

Leer más...

Por qué lucho contra la eutanasia en los…

Autor: René STOCKMAN, superior general de los Hermanos de la Caridad

En el año 2002 Bélgica legalizó la eutanasia en nombre de la «dignidad» de(...)

Leer más...

Iglesias paralelas en Latinoamérica

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los obispos de Bolivia han estado en el Vaticano en visita “ad limina”, que es una especie de rendimiento de cuentas amigable que los obispos(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4