Text Size
Too many requests
Domingo, Agosto 20, 2017
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

¿Por qué el discernimiento no se puede aplicar a otro tipo de pecado?

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

Nuestra época es puritana con respecto a cosas tales como el racismo, pero licenciosa en materia sexual, lo cual es, ciertamente, contradictorio, ¿mas cuando han sido los seres humanos coherentes?

En su excelente blog el P. John Hunwicke hace dos preguntas importantes. He aquí la segunda:

«Se habla mucho acerca del discernimiento, del acompañamiento, del gradualismo y de la conciencia tal como estos se aplican a las relaciones adúlteras objetivas.

Pregunta importante: ¿Son todas estas únicamente aplicables a los adúlteros, o también se pueden emplear para todo tipo de pecadores, tales como los estafadores, los pederastas, los asesinos, los que golpean a sus conyugues, los que trafican con seres humanos, los torturadores, los violadores, los explotadores de los pobres, los chantajistas, los racistas, los proxenetas, los autores de genocidio, los traficantes de drogas, etcétera?

Si la respuesta es no ¿Por qué no?»

Una vez más nuestro buen padre ha abierto una vía de exploración interesante. De hecho todos sabemos la respuesta a esta pregunta. En ciertos sectores el adulterio es considerado aceptable –junto con la fornicación y otros pecados sexuales– y es posible desagraviar esta falta a través de las buenas intenciones; mientras tanto otros pecados quedan fuera de ciertos límites: de hecho algunos de estos otros pecados, como el racismo, el genocidio y la pedofilia, hoy día se consideran deleznables al grado de ser irredimibles. Tenemos, entonces, un movimiento en dos vías: los pecados sexuales se absuelven, mientras que ciertas formas de pecado se repudian más que nunca. Esto indica que nuestra época es puritana con respecto a cosas tales como el racismo, pero licenciosa en materia sexual, lo cual es, ciertamente, contradictorio, ¿mas cuando han sido los seres humanos coherentes?

Dada la repugnancia universal que causa el abuso de menores estríamos tentados a creer que esto es un indicio de que existen normas absoluta con respecto a la moral, mas el mundo detesta admitir tal noción. Me parece, sin embargo, que el hecho de que el abuso de menores, la esclavitud, el racismo y otros pecados son inaceptables en cualquier circunstancia y no pueden ser reparados por motivo alguno, es una muy buena señal que San Juan Pablo II sabía de lo que hablaba cuando escribió Veritatis Splendor, insistiendo en el carácter objetivo de la moral y en la existencia de normas morales sin excepción.

¿A qué se debe entonces la inconsistencia? ¿Por qué es el adulterio aceptable y el racismo no lo es? La respuesta, me parece, es que la revolución de la década de los años sesenta fue, como todas las revoluciones, una lucha de un sólo frente. Fue esencialmente una revolución sexual a pesar de que en aquel momento podría haber parecido a un tiempo como una revolución política. Es cierto que en 1968 Francia parecía estar al borde de un reajuste político dramático y la agitación era tal que, a todas luces, así sería. Mas, una vez que se despejó la tormenta y las aguas volvieron a su cauce, Francia permanecó políticamente incólume y su clase dirigente quedó intacta; lo que había cambiado había sido la actitud de las personas ante el sexo. Esto quedo ilustrado en, Soñadores, la película de Bertolucci acerca de 1968. De acuerdo, en aquel momento 1968 parecía ser algo más substancial, ¿pero cuál ha sido su legado?

Cabe señalar que para los verdaderos revolucionarios, gente como Maximilien Robespierre, el libertinaje no fue parte de su vida privada. Muchos de los revolucionarios rusos censuraban firmemente la inmoralidad sexual considerándola un síntoma de la decadencia burguesa. La Unión Soviética jamás fue un lugar acogedor para lo que ahora se denomina «minorías sexuales».

Quizá aquellos deslucidos y adustos Soviets no estaban equivocados acerca de todo. El negocio de las revoluciones es cambiar el mundo, la lascivia sexual es esencialmente acerca del individuo y de dar rienda suelta a los más caros deseos de nuestro egotismo. Hay algo profundamente individualista en esa insistencia actual de que la vida sexual es totalmente autónoma, que nadie tiene derecho a juzgarla.

El cineasta Derek Jarman lo plantea de la siguiente forma:

«Entiéndase que si decidimos tener sexo ya sea seguro, muy seguro o inseguro, esa es una decisión nuestra y nadie más tiene derecho alguno en nuestras relaciones sexuales».

Hoy día mucha gente probablemente comparte esta afirmación. Esta forma de autonomía radical (ejemplificada también en el «derecho al aborto» y el «derecho a la privacidad» que apuntala a Roe vs. Wade) solamente tiene influencia en ciertos ámbitos. En otros asuntos, en la ayuda internacional, por ejemplo, la pulsión de la vida moderna es siempre insertarse, incluso a interferir. Mas, cuando se trata de racismo, todos somos el guardián de nuestro hermano.

En contraste con este confuso cuadro, la Iglesia es una sociedad en la que todos somos responsables ante Dios y, en menor medida, el uno al otro. En la iglesia todos somos seres radicalmente dependientes, somos parte de una comunidad. La iglesia es también mater et magistra: enseña, juzga y corrige cuando sea necesario. Esto constituye la base fundamental de la comunidad eclesial. Todos necesitamos, de vez en cuando, la corrección del confesionario y el derecho canónico, tanto en el foro interno como en el externo. Nadie puede ser juez de su propio caso. Esto es particularmente cierto en materia sexual, precisamente ahí donde es más probable que deseemos engañarnos a nosotros mismos.

Si toda esta insistencia moderna en el discernimiento y el acompañamiento es un ardid para sacarle la vuelta al magisterio, a la práctica sacramental establecida y al derecho canónico, y para reemplazar la autoridad de Dios –arbitrada por la Iglesia– y la verdad acerca de Dios y la humanidad con una auto comprensión por demás confusa (que casi siempre coincide con lo que nos apetece) entonces temo por el futuro.

articulos
Prev Next

El hambre, dramática preocupación. Miran…

Autor: Fernando CHICA, monseñor observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El pasado 3 de julio, en Roma, el director general de la FAO, el profesor José(...)

Leer más...

Homilía del cardenal Sarah en La Vendée

Autor: Robert SARAH, prefecto de la Congregación para el Culto Divino

El domingo  XIX del tiempo ordinario, el cardenal Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino, celebró la Santa Misa en la catedral de La(...)

Leer más...

Maritain nos explica quién fue Lutero

Autor: Jorge SOLEY, economista

Se acerca la conmemoración, en 2017, de los 500 años del inicio de la Reforma protestante (el(...)

Leer más...

La abolición del sentido común

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Uno de los rasgos más estremecedores de nuestra época es la abolición del sentido común. Aquella fábula del rey(...)

Leer más...

La batalla de la eutanasia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Estoy convencido de que la mayoría de los que hablan a favor de “Amoris Laetitia” no han leído la exhortación apostólica del Papa Francisco. Lo(...)

Leer más...

Iglesia católica en Alemania, rica y dra…

Autor: Cristoph WIMMER, periodista

Hay una paradoja en el corazón del catolicismo alemán hoy en día. Por un lado, las cifras oficiales muestran una Leer más...

El futuro de Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ante la tragedia que está teniendo lugar en Venezuela, con el dictador comunista Maduro decidido a convertir a su país en una cárcel y a(...)

Leer más...

Iglesias del Este, una espina en el cost…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Europa oriental es una espina al costado del pontificado de Francisco y son numerosos y varios los(...)

Leer más...

La nueva Iglesia de Karl Rahner, el teól…

Autor: Silvio BRACHETTA, teólogo

El cardenal Giuseppe Siri había resumido en la «concepción de lo sobrenatural no-gratuito» el núcleo del error teológico de Karl Rahner.(...)

Leer más...

Los avales de la "nueva reforma"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuando el cardenal Wojtyla fue elegido Papa en 1978, no sólo llegaba al pontificado una persona concreta, de alto valor intelectual y moral, sino que(...)

Leer más...

La historia de los mártires de Tyburn en…

Autor: Jorge SOLEY, economista

En pleno centro de Londres, junto a la esquina noreste de Hyde Park y a escasos pasos(...)

Leer más...

Martín Lutero: Mitos y realidades

Autora: María Elvira ROCA, filóloga

Dice la leyenda que el 31 de octubre de 1517 el monje agustino Martín Lutero (1483-1546),(...)

Leer más...

Suicidio

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Escribió Albert Camus que «no hay más que un problema filosófico verdaderamente serio: el suicidio». Lo hizo al comienzo(...)

Leer más...

La vida vence en Chile

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Congreso chileno ha rechazado la ley del aborto propuesta por la socialista Bachelet que se quiere despedir de su penoso mandato, salpicado de escándalos(...)

Leer más...

Ocho mentiras sobre Dios

Autor: Diego LÓPEZ, periodista

Teniendo en cuenta la complejidad de la teología católica acerca de la naturaleza de Dios, la siguiente lista, apoyada en las Sagradas Escrituras y el Magisterio de la Iglesia,(...)

Leer más...

La Iglesia, víctima milenaria de las "fa…

Autor: Javier LOZANO, periodista

El fenómeno de los "fake news" (noticias falsas) está en auge. Cada día se fabrican más 'informaciones' de este(...)

Leer más...

El sacerdote y el aborto

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Una de las múltiples aberraciones de la ideología de género es que el aborto es un derecho humano, cuando en realidad(...)

Leer más...

Pecador, más que nadie. Hereje, nunca

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

He oído la historia varias veces, aunque sin demasiadas concreciones. En resumidas cuentas, era más o menos de este tenor:(...)

Leer más...

Terrible: La Civiltà Cattolica acusa a c…

Autor: José Miguel ARRAIZ, ingeniero

Acaba de ser noticia un nuevo artículo de la Civiltà Cattolica que no puedo calificar menos(...)

Leer más...

Estrategias para derrotar el hambre

Autor: Fernando CHICA, monseñor, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Valorizar la agricultura. Este ha sido el lema de la 40º sesión(...)

Leer más...

El "método Barbarin"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El cardenal de Lyon, Philippe Barbarin, ha sido absuelto por segunda vez la Justicia francesa. Más que absuelto, en realidad lo que ha ocurrido es(...)

Leer más...

Democracia y libertad

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

El aten­ta­do con­tra la ca­pi­lla ca­tó­li­ca de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, la pa­li­za dada a una mon­ja(...)

Leer más...

La gran aportación del cristianismo a la…

Autor: Manuel OCAMPO, filósofo

Entre las aportaciones más importantes que el cristianismo ha hecho a la Filosofía, está la identificación de Dios como el Ser(...)

Leer más...

También en Europa necesitamos a Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“¡Queremos a Dios!”, ese fue el grito que acogió la propuesta de San Juan Pablo II cuando, al año de ser elegido Papa, volvió a(...)

Leer más...

Vivir como si Dios no existiera

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

A menudo el hombre de hoy vive como si Dios no existiese e incluso se pone a sí(...)

Leer más...

El relevo de Müller y el factor humano e…

Autor: José Luis RESTÁN, periodista

La decisión del Papa de no renovar al cardenal Gerhard Müller al frente de la Congregación para la Doctrina de(...)

Leer más...

Imputados condenados

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La acusación, por parte de la policía australiana, al cardenal Pell de haber abusado sexualmente de menores cuando era sacerdote e incluso obispo en Australia,(...)

Leer más...

Iglesia y homosexualidad

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El tener una orientación homosexual no significa que el sujeto quiera ejercer una actividad homosexual. Inclinación y comportamientos están relacionados, pero(...)

Leer más...

Amar es para siempre

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La mejor terapia es la prevención. Mejor es evitar que una persona enferme que curarla una vez que ha enfermado. Eso(...)

Leer más...

La muerte de la memoria

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO, el FIDA y el PMA

Al concluir el Jubileo de la Misericordia, el(...)

Leer más...

Otra carta de los cuatro cardenales al P…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A siete meses de distancia de los "dubia", el papa Francisco recibió(...)

Leer más...

La Trinidad, escuela de relación

Autor: Raniero CANTALAMESSA, capuchino

¿Por qué los cristianos creen en la Trinidad? ¿No es ya bastante difícil creer que existe Dios(...)

Leer más...

Venezuela, las cosas claras

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La reunión de los representantes del Episcopado venezolano con el Papa es un hecho excepcional que responde a una situación excepcional. El fondo de la(...)

Leer más...

Satanás existe, con independencia de lo …

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

Debido quizás a que el Papa es un jesuita, el recientemente elegido Prepósito General de la Compañía, el Padre Arturo Marcelino(...)

Leer más...

Cuba entra en escena

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tardaron un poco en hacerse oír, pero desde que se decidieron los primeros no han dejado de producirse nuevos apoyos. Me refiero a la solidaridad(...)

Leer más...

El alimento del monstruo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tres atentados islamistas en una semana son muchos, incluso para el ritmo a que nos tienen ya acostumbrados. Uno se ha llevado por delante a(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4