Text Size
Too many requests
Martes, Febrero 20, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La locura de la conciencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Iglesia católica tiene, además de esa característica que le da nombre, otras tres. Es una, santa y apostólica. Son las cuatro notas que definen la Iglesia. Sin las cuatro, dejaría de ser la auténtica Iglesia fundada por Cristo, en la que se mantiene la plenitud de la revelación hecha por el Señor, tal y como enseña el Catecismo. Es decir, perder la unidad, por ejemplo, afectaría a la esencia de la Iglesia y, por lo tanto, a su naturaleza, a su misma catolicidad. No puede llamarse universal -que es lo que significa la palabra “católica”- algo que no es igual en todos los sitios; sin un mismo dogma, sin una misma moral y sin una misma liturgia, no sólo no existe la unidad sino que tampoco existe la catolicidad.

Lo que está en juego en este momento es precisamente eso: la unidad. No quiero entrar ahora en cuál de los dos bandos tiene razón o tiene más razón. Sólo quiero constatar el grave peligro de que la unidad de la Iglesia desaparezca. Pongamos ejemplos. En Canadá, un grupo de obispos permite que los que han solicitado la eutanasia comulguen y reciban la unción de enfermos antes de morir, mientras que otros dicen que no se puede dar la comunión a quien está dispuesto a cometer un pecado mortal. En Estados Unidos, un grupo de obispos permite dar la comunión a los divorciados vueltos a casar, en función de sus circunstancias, mientras que otro grupo dice que eso sólo lo pueden hacer si viven en castidad. En Austria, al menos un obispo ha dicho que la conciencia no puede ser la norma absoluta de moralidad, mientras que otro ha dicho justo lo contrario. En medio están los fieles, que contemplan preocupados este triste espectáculo. ¿Cómo es posible que en la misma Iglesia se pueda comulgar siendo divorciado en esta diócesis y a cinco kilómetros, en la diócesis vecina, ya no se pueda? ¿Si es pecado solicitar la eutanasia, por qué hay obispos que permiten que comulguen los que la piden, y si no es pecado por qué hay obispos que lo prohíben?

 

Esto es sólo el principio. Hasta ahora se está hablando de la primacía de la conciencia como norma última de moralidad en cuestiones relacionadas con las relaciones sexuales o la bioética. ¿Cuánto tardará en ampliarse el debate al racismo, la violencia de género, el terrorismo, la corrupción? ¿Por qué hay pecados en los que hay que tener en cuenta las circunstancias y en otros no?

Otra cuestión a tener en cuenta, que está siendo ya abiertamente planteada, es el por qué hay que consultar al sacerdote para tomar las decisiones que afectan a la conciencia. Las palabras del Papa en la “Amoris laeticia”, que hablan de la imprescindible consulta al confesor y de la necesidad de que éste haga un serio discernimiento con la persona que le consulta, están siendo contestadas desde el sector más progresista de la Iglesia. Para estos, ese recurso al sacerdote debe ser como mucho opcional y nunca obligatorio, pues si así fuera se estaría tratando al laico como un menor de edad, como un inmaduro. El laico, cada católico, debe poder decidir por sí mismo, con plena autonomía, lo que considera que es pecado y lo que no lo es; como mucho, este sector eclesiástico dice que debe escuchar al magisterio de la Iglesia y a la palabra de Dios, pero como una voz más entre otras (por ejemplo, lo que enseñan las ciencias sociales o la legislación civil) y después debe tomar sus propias opciones, decidiendo por sí mismos qué es bueno y qué es malo.

La conciencia, de este modo, no alcanza una autonomía madura, sino una plena independencia. Es la realización del pecado original, que consistió en que los hombres decidieron establecer por sí mismos qué era bueno y qué era malo. Así, veremos a personas que consideran que es bueno cualquier aberración y que no sólo la cometen, sino que se ven a sí mismos como perfectos e impecables después de haberla cometido. Un grabado de Goya se titula: “El sueño de la razón produce monstruos”. Hoy podríamos decir que “la locura de la conciencia produce aberraciones y a veces incluso crímenes”. Ahí está el aborto para demostrarlo. El resultado ya sabemos cuál será: Adán y Eva perdieron el paraíso y nosotros perderemos el alma, la familia y la tierra.

articulos
Prev Next

Vivir como cristianos en un mundo no cri…

Autor: Leonardo LUGARESI, teólogo

El cristianismo ha sido, al menos durante(...)

Leer más...

Silencio, se mata

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Silencio, se rueda” es la frase típica cuando se está grabando una película. En los hospitales abundan los carteles de enfermeras con un(...)

Leer más...

Del individualismo a los constructores d…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO, FIDA y PMA

Las palabras del Papa Francisco al Cuerpo Diplomático del pasado 8 de(...)

Leer más...

Excusas para una guerra

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Dice un viejo refrán que “cuando quieras matar a tu perro debes decir que está rabioso”. O sea, cuando quieras romper con alguien,(...)

Leer más...

Ratzinger profetizó la "letanía" del nue…

Autor: Juan José ROMERO, escritor

Las «letanías» de la Iglesia del Nuevo Paradigma están recogidas(...)

Leer más...

¿De dónde saca el cardenal Marx la idea …

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

El cardenal Reinhard Marx ha provocado una polémica al sugerir la(...)

Leer más...

Sobre las informaciones de capitulación …

Autor: George WEIGEL, escritor

El «examen de conciencia» es una parte importante de la espiritualidad(...)

Leer más...

Cuatro palabras

Autor: Joseph ZEN, cardenal arzobispo emérito de Hong Kong

Algunas personas(...)

Leer más...

El país imaginario visitado por Mons. Ma…

Autor: José Miguel ARRÁIZ, ingeniero

Las reciente declaraciones de Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de(...)

Leer más...

En la Iglesia católica no hay "cambios d…

Autor: George WEIGEL, escritor

Desde que Thomas Kuhn lo popularizase en su libro de 1962 Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente.(...)

Leer más...

Líneas rojas en China

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La diplomacia no es un oficio fácil y quizá por eso no hay muchos diplomáticos buenos, aunque yo soy amigo de alguno excelente. Lo que(...)

Leer más...

¡No toquéis a los mártires chinos!

Autor: Luigi NEGRI, arzobispo emérito de Ferrara

Ante la confusa situación de la Iglesia italiana (y no solo), nos cuesta salir del inquietante(...)

Leer más...

"Humanae vitae" bajo asedio

A cincuenta años de su publicación, la encíclica de Pablo VI "Leer más...

Santo Tomás de Aquino: la razón silencio…

Autor: Tomas SALAS, doctor en Filología

Basta leer un fragmento o una parte de la(...)

Leer más...

La hora de los sacerdotes casados

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El viaje del Papa a Chile y Perú estuvo polarizado por la cuestión del apoyo del Pontífice a monseñor Barros, el obispo chileno(...)

Leer más...

Identidad católica reducida

Autor: Alonso GRACIÁN, escritor

“Unos pocos solamente piensan en la verdad depositada en el ser de las cosas”. Anselmo(...)

Leer más...

El Papa y "los zurdos"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuando escribo este artículo, el Papa se encuentra ya en Perú, donde ha condenado enseguida la corrupción, que afecta a las élites políticas(...)

Leer más...

Mentes mentirosas

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

La etimología de las palabras esconde sabidurías muy hondas y provechosas. A nadie se le ocurriría pensar(...)

Leer más...

Mi casa es casa de oración

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Queridos hermanos sacerdotes, queridos todos: os escribo esta carta con todo cariño y con la normal preocupación y máximo interés(...)

Leer más...

En Chile, Francisco se desdobla. Y no se…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Falsos derechos, prudencia y libertad re…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Todos los años el Santo Padre se reúne con los embajadores acreditados ante la Santa Sede. El discurso al Cuerpo Diplomático es uno(...)

Leer más...

Historias de Curia. El desquite del card…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El Leer más...

Tres opciones para el futuro

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay unos datos recientes sobre la situación de la Iglesia en España, que nos pueden ayudar a entender no sólo lo que está(...)

Leer más...

Por qué Ratzinger no es herético. La pal…

Autor: Sandro MAGISTER, Periodista

El ataque frontal a la teología de(...)

Leer más...

Ratzinger rehabilita a Müller. Pero tamb…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Se desploman los bautizos en España. Alg…

Autor: José Manuel GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Números cantan y además con una tenacidad insultante. Aporto dos datos. En el año 2015 se(...)

Leer más...

Continuidad sin ruptura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Justo antes de acabar el año, Benedicto XVI, nos ha regalado una nueva y breve intervención, en forma de prólogo a un libro(...)

Leer más...

Familia cristiana e ideología de género

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El domingo después de Navidad y anterior a Año Nuevo, si(...)

Leer más...

Vaticano sin paz. Dinero, sexo y pesebre…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Navidad de tensión este año en el(...)

Leer más...

Nuestros esfuerzos y los giros inesperad…

Autor: José Luis RESTÁN, periodista

Al comienzo de su libro La infancia de JesúsLeer más...

El Niño Jesús, el origen de la Creación …

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En estos días navideños los cristianos celebramos con alegría la venida al mundo del Salvador, su Nacimiento, o dicho(...)

Leer más...

Navidad y esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Entre tantas preocupaciones e incluso escándalos, que salpican nuestra vida, la de la sociedad y la de la Iglesia, se nos puede olvidar(...)

Leer más...

Nadie lo escucha cuando defiende la vida…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Leer más...

Un reino en guerra civil

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras los católicos estamos enzarzados en cuestiones que nos dividen, los que desde fuera promueven dichas discusiones van ganando terreno, no sólo contra(...)

Leer más...

Una soberanía de Dios sobre Jerusalén, "…

Autor: Graziano MOTTA, periodista

Se ha reabierto la disputa por Jerusalén, o mejor dicho, por la reivindicación exclusiva de su soberanía musulmana, con(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4