Text Size
Redirecting
Jueves, Junio 29, 2017
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

La pederastia que viene

Autor: Fernando PAZ, periodista

Y el primer paso para normalizarla consiste en enfatizar las diferencias entre pederastia y pedofilia, enfatización que no es banal: mientras que la primera aún sería reprobable, la pedofilia no consistiría más que en una pulsión sentimental que se siente hacia los niños, que no tiene por qué desembocar necesariamente en práctica reprobable alguna. Obviamente, se trata de generar una idea neutra de la pedofilia: es un impulso, y como tal, inevitable; una orientación… ¿les suena?

La pederastia parece abrirse paso con cierta indecisión, pero con firmeza. Pronto asistiremos a una rebaja de la edad para mantener relaciones sexuales, hasta eliminar toda barrera en las “relaciones intergeneracionales” por la vía de los hechos.

Protección desde el poder

Lo cierto es que, de un modo formalmente cauteloso –como siempre sucede en los primeros estadios de este tipo de imposiciones-, la pederastia está siendo promovida desde las mismas instituciones. Un recato en el proceder, dirigido a desactivar toda posible alarma, por la vía de la protección desde el poder. Ni esta afirmación es gratuita ni el asunto es de ahora.

A comienzos de 2012, el gobierno griego pasó a considerar la pedofilia como una “discapacidad”, otorgando pensiones estatales de hasta un 35% a los pederastas. La Confederación Nacional de Personas Discapacitadas de ese país puso el grito en el cielo al considerar como “incomprensible” tal clasificación y su presidente, Yiannis Vardakastanis, ciego, se quejó públicamente de que esta medida iba a crear más problemas a las personas discapacitadas, al verse asociadas a los pederastas.

Los detractores de la medida sostuvieron que el gobierno griego había incluido también a exhibicionistas, cleptómanos, fetichistas sexuales, sadomasoquistas y jugadores compulsivos en esa misma categoría a fin de justificar la inclusión de los pederastas. Y todo ello tuvo lugar en medio de una formidable crisis económica, cuando se produjo el “programa de ajuste macroeconómico”, es decir, en plena intervención de la UE.

El gobierno de Atenas se vio sobrepasado por la polémica, sobre todo porque no estaban tan lejanas las implicaciones de las elites europeas con escabrosos asuntos de pederastia, y parecieron reavivarse algunas sospechas al respecto… ¿Por qué estaba el gobierno griego interesado en favorecer de este modo a los pederastas?

La relación que podía establecerse entre la elite política nacional –un grupo oligárquico al servicio del proyecto unionista de Bruselas- y la pederastia remitía, precisamente, a uno de los mayores escándalos que sacudió Bélgica en su historia, el de los crímenes de Marc Dutroux, nunca convenientemente aclarados.

Dutroux fue detenido en 1996 por crímenes cometidos entre 1986 y 1996. Había iniciado su carrera junto a su mujer violando a cinco niñas, delitos por los que apenas cumplió tres años de cárcel. Al salir de prisión le fue concedida una pensión por discapacidad y disfrutó de una atención farmacológica que le proveía de las píldoras que emplearía en sus subsiguientes crímenes.

La pensión asignada por el gobierno indignó de forma particular a la opinión pública por cuanto, mientras Dutroux se beneficiaba de ella, disponía de una capacidad financiera –gracias al tráfico de coches robados y drogas- que le permitió adquirir hasta siete inmuebles en los que torturaría, violaría y asesinaría a sus víctimas, todas ellas entre los 8 y los 19 años.

Junto a innumerables vídeos pornográficos tomados a su mujer, Dutroux grabó las violaciones y vejaciones a que sometía a las niñas –raptadas camino de la escuela- en la celda que había construido en una de sus casas. Algunas de las chicas murieron de inanición y a uno de sus cómplices lo enterró vivo tras drogarlo.

Los errores de la policía en la investigación fueron tan gruesos que no hicieron sino aumentar de nuevo la ira de la opinión pública. En un principio, se habló de incompetencia policial, pero las cosas tomaron otro cariz cuando el juez de la causa, Jean-Marc Connerotte, confesó públicamente, entre sollozos, las presiones a las que estaba sometido por parte del gobierno, y denunció que “importantes personalidades trataban de detener el juicio”; había recibido, procedentes de la policía, informaciones relativas al peligro que corría su vida. “Nunca antes” –declaró entre sollozos- “ha sido puesta tanta energía en contra de una investigación”.

El juez Connerotte sacó la conclusión de que Dutroux formaba parte de una red mafiosa, y que esta influía en la investigación e incluso en el juicio. Las cosas se complicaron aún más cuando, por esas mismas fechas (diciembre de 1996) al habilitarse una línea para facilitar las denuncias anónimas, un muchacho de veintidós años, llamado Olivier Trusgnach, acusó al ministro conservador de Educación, Jean-Pierre Grafé, de haber mantenido relaciones sexuales con él siete años atrás, cuando el joven contaba quince. Grafé dimitió al saberse que un pederasta arrepentido que colaboraba con la policía le acusaba, igualmente, de haberle proporcionado chicos de unos doce años.

Sin embargo, la imputación de Trusgmach se hizo extensiva al socialista Elio di Rupo. Di Rupo llegaría a ser presidente del gobierno belga durante tres años, desde 2011 y hasta octubre de 2014, y también desempeñó altos cargos en la Internacional Socialista, pero entonces era viceprimer ministro y antecesor de Grafé en la cartera de Educación. El testimonio de Trusgnach no fue considerado definitivo, y otros más que se adujeron se consideraron insuficientes para promover su destitución; él lo negó todo aunque, con una cierta habilidad, admitió su homosexualidad, lo que a mediados de los noventa era aún escandaloso y de este modo consiguió desviar el debate de su culpabilidad.

Durante el juicio, que comenzó en marzo de 2004, más de siete años después de haber sido detenido, Dutroux aseguró innumerables veces que tanto él como sus cómplices formaban parte de una red de pederastia europea que abarcaba a muy destacados miembros de la política, de los estamentos de seguridad y del empresariado. Hasta el día de hoy, el juez Connerotte defiende que la inexplicable actuación de la policía durante la investigación hizo posible la muerte de, al menos, cuatro niñas.

Durante el juicio de uno de los cómplices de Dutroux, Michel Nihoul, una testigo le acusó de formar parte de una trama mucho más amplia y que además abarcaba otras actividades delictivas tales como prostitución infantil, pornografía infantil, violación, zoofilia, abortos y asesinatos. Sin embargo, se prefirió ignorar todo ese cúmulo de indicios y testimonios y cerrar el juicio con la condena a cadena perpetua de Dutroux (después de un rocambolesco intento de fuga de este).

El círculo de pedófilos de Westminster

A fines de 2014, el Daily Telegraph publicó el testimonio de una agente de policía, de acuerdo al cual la policía y los servicios de información de ese país podrían haber estado encubriendo durante años la comisión de crímenes perpetrados por destacadas personalidades del país sobre niños a los que, además de abusar, habrían asesinado. La detective, Jackie Malton, es una mujer muy conocida en su país por trabajar en televisión y por haber declarado públicamente su condición de lesbiana.

Malton fue contratada por un hombre que sospechaba que su hijo pudiera haber sido víctima de una red de pederastia que proveía de niños a clientes de muy alta posición. Según la detective, el padre habría recibido la llamada de un prostituto, quien le habría relatado cómo fue testigo de la desaparición de un pequeño de unos ocho años en 1981. El relato encajaba con el rapto del niño, Vishal Mehrotra, mientras estaba de compras en el centro de Londres y que había sido conducido al área de Elm Guest House in Barnes, al suroeste de la capital; pero –recuerda Malton- llegados a ese punto, la policía desistió de su investigación.

Alrededor de un año después de su desaparición se encontraron la calavera y algunas costillas de Vishal en una remota zona de marismas muy lejos de Londres. Sin embargo, eso no hizo que la policía reactivase la investigación por aquél entonces, a comienzos de los años ochenta.

Treinta y dos años después de los hechos, la policía volvió a situar la Elm Guest House como objeto de sus pesquisas, al aparecer una presunta víctima que manifestó haber sido testigo de la muerte de varios niños a manos de algunos diputados en esa dirección. La investigación fue bautizada como “Operación Midland”.

La casa de los horrores

El relato de la acusación continúa situando a Elm Guest House, una zona situada a poca distancia del parlamento y donde muchos diputados tienen sus pisos, en el epicentro de toda esta trama. De acuerdo al mismo, Elm Guest House se convirtió durante años en el destino habitual de niños de entre 10 y 12 años, enviados desde un orfanato de Londres. Uno de esos niños utilizados en las fiestas sexuales de personalidades muy destacadas, “Nick”, aseguró haber estado presente cuando un crío de diez años fue estrangulado delante de varios testigos por uno de estos diputados. Recuerda cómo, durante las orgías en las que eran violados por varios hombres, podía suceder cualquier cosa: “lo vi todo mientras sucedía, no sé cómo es posible que haya sobrevivido”.

Quizá sobrevivió porque fue su propio padre quien le vendió a unos “hombres poderosos” para que abusaran sexualmente de él. Nick -que sospechó desde el primer momento de qué iba todo aquello- llegó junto con la víctima a la fiesta, y en seguida se dio cuenta de que no estaban solos; había más chicos como ellos, y muchos adultos. Según Nick, el más repugnante de todos aquellos sujetos era cierto diputado conservador, el mismo que estrangularía delante de varios miembros de la Cámara de los Comunes a su aterrado acompañante.

También ha revelado al Sunday Times cómo, en cierta ocasión, se deshicieron de un niño de diez años tras haberle violado; le arrojaron desde un coche en marcha a toda velocidad. Y aún fue testigo de un tercer crimen.

Es probable que bastantes más niños hayan sido asesinados de esta u otras formas durante los años ochenta por hombres de elevada posición del Reino Unido. Los asesinos actuaban con impunidad porque estaban protegidos por la policía, según relato de antiguos miembros de Scotland Yard: “se nos ordenó que cesásemos las investigaciones; había un grupo de pedófilos en el parlamento, pero eran intocables”.

Nick entregó a las autoridades una lista de nombres que incluía a doce personalidades relevantes de la vida pública británica. Entre ellos hay tres antiguos parlamentarios conservadores, uno de ellos ex ministro, y otro laborista. La denuncia de los policías de Scotland Yard retirados acerca de la prohibición que se impuso en su día a la policía, ha cobrado más sentido al saberse que en la lista de Nick está incluido Sir Peter Hayman, quien fuera subdirector del MI6, los Servicios Secretos de Inteligencia. Algunos de quienes aparecen en esa lista siguen en activo.

El viaje a ninguna parte

La investigación de este tema comenzó en los primeros ochenta, a partir del llamado “Dossier Dickens”, cuando el parlamentario conservador de igual nombre entregó al ministro del Interior, Leon Brittan, una carpeta con 114 archivos en los que se

implicaba a poderosas personalidades del país. Pero en 1984 la carpeta desapareció y jamás se supo de ella. Según Brittan, la entregó a los funcionarios del ministerio, quienes la extraviaron, al parecer. El nombre de Brittan surgiría algo más tarde en la investigación como uno de los asiduos de Elm Guest House. Brittan había sido acusado también de una violación cometida en 1967 sobre una joven de 19 años.

Pero existía una copia, que estaba en manos de una diputada laborista, quien la puso en manos de un periódico local. El director del rotativo fue requerido por agentes del MI6, en el nombre de la seguridad nacional para que entregase el material. Naturalmente, lo entregó.

Empero, el escándalo se reactivó con los nuevos datos, y Scotland Yard tuvo que admitir que “el Reino Unido, entre los años 70 y el 2000, ha sido el escenario de una enorme red de pedófilos”, entre los que se incluyen notorios parlamentarios y lores, todos ellos presuntamente encubiertos durante décadas por el gobierno y los servicios policiales y de seguridad.

Uno de estos ex policías ha señalado los vínculos de Jimmy Saville con el Círculo Pedófilo de Westminter. Saville, un muy popular disc jockey y presentador de la BBC, fue acusado a su muerte, en 2011, de perpetrar todo tipo de abusos con cientos de niños –algunos de ellos hospitalizados- y minusválidos, durante décadas. Las acusaciones que se efectuaron en vida jamás prosperaron.

Lo mismo sucedió con las personalidades más notorias acusadas de participar en las orgías de Elm Guest House. El caso de Edward Heath, premier británico entre 1970 y 1974, y el de Lord Bramall, no llegaron más allá, ya que la investigación los exoneró.

También exonerado de los crímenes pedófilos de Elm Guest House resultó Harvey Proctor. Proctor fue diputado conservador durante ocho años en el parlamento en los ochenta, hasta que hubo de dimitir cuando se le acusó de contratar a chaperos menores de edad. Sin embargo, en cuanto la investigación de la “Operación Midland” no se pudo probar nada, según la policía.

Proctor pidió entonces la dimisión de los responsables porque, explicó, en realidad todo aquello era un montaje para “cazar homosexuales”.

La investigación de este tema comenzó en los primeros ochenta, a partir del llamado “Dossier Dickens”, cuando el parlamentario conservador de igual nombre entregó al ministro del Interior Leon Brittan una carpeta con 114 archivos en los que se implicaba a poderosas personalidades del país. Pero en 1984 la carpeta desapareció y jamás se supo de ella. Según Brittan, la entregó a los funcionarios del ministerio, quienes la extraviaron, al parecer.

Pero existía una copia, que estaba en manos de una diputada laborista, quien la puso en manos de un periódico local. El director del rotativo fue requerido por agentes del MI6, en el nombre de la seguridad nacional para que entregase el material. Naturalmente, lo entregó.

El escándalo se ha reactivado con los nuevos datos, y ahora Scotland Yard admite que “el Reino Unido, entre los años 70 y el 2000, ha sido el escenario de una enorme red de pedófilos”, entre los que se incluyen notorios parlamentarios y lores, todos ellos presuntamente encubiertos durante décadas por el gobierno y los servicios policiales y de seguridad.

Uno de estos ex policías ha señalado los vínculos de Jimmy Saville con el Círculo Pedófilo de Westminter. Saville, un muy popular disc jockey y presentador de la BBC, fue acusado a su muerte, en 2011, de perpetrar todo tipo de abusos con cientos de niños –algunos de ellos hospitalizados- y minusválidos, durante décadas. Las acusaciones que se efectuaron en vida jamás prosperaron.

La investigación sigue abierta en Gran Bretaña. El escándalo está servido, pero amenaza con hacerse mayor. Mucho mayor.

(Publicado en La Gaceta)

articulos
Prev Next

Amar es para siempre

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La mejor terapia es la prevención. Mejor es evitar que una persona enferme que curarla una vez que ha enfermado. Eso(...)

Leer más...

La muerte de la memoria

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO, el FIDA y el PMA

Al concluir el Jubileo de la Misericordia, el(...)

Leer más...

Otra carta de los cuatro cardenales al P…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A siete meses de distancia de los "dubia", el papa Francisco recibió(...)

Leer más...

La Trinidad, escuela de relación

Autor: Raniero CANTALAMESSA, capuchino

¿Por qué los cristianos creen en la Trinidad? ¿No es ya bastante difícil creer que existe Dios(...)

Leer más...

Venezuela, las cosas claras

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La reunión de los representantes del Episcopado venezolano con el Papa es un hecho excepcional que responde a una situación excepcional. El fondo de la(...)

Leer más...

Satanás existe, con independencia de lo …

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

Debido quizás a que el Papa es un jesuita, el recientemente elegido Prepósito General de la Compañía, el Padre Arturo Marcelino(...)

Leer más...

Cuba entra en escena

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tardaron un poco en hacerse oír, pero desde que se decidieron los primeros no han dejado de producirse nuevos apoyos. Me refiero a la solidaridad(...)

Leer más...

El alimento del monstruo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tres atentados islamistas en una semana son muchos, incluso para el ritmo a que nos tienen ya acostumbrados. Uno se ha llevado por delante a(...)

Leer más...

Los malos pastores

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En el capítulo 10 del evangelio de San Juan, Jesús se nos presenta como el Buen Pastor, pero precisamente por ello(...)

Leer más...

El trabajo por la paz y la lucha contra …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Entre los cánticos de la Sagrada Escritura que la Iglesia ha incorporado a la Liturgia de las(...)

Leer más...

¿Crisis de derechos humanos?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Aunque parezca extraño, estamos asistiendo a una gran crisis de derechos humanos universales, palabras muy bellas para discursos(...)

Leer más...

Fátima, un mensaje de lucha y esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

A las apariciones de la Virgen en Fátima les pasa lo que al buen vino, que ganan con los años. Si eran importantes los mensajes(...)

Leer más...

Poncio Pilato aparece de nuevo en Venezu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Los muertos son ya casi cuarenta, los heridos mil. Es el precio de un mes de manifestaciones(...)

Leer más...

La misericordia represiva

Autor: Francisco José DELGADO, sacerdote

Como seguidor de la actualidad peruana, después de los años que he pasado por allá, he(...)

Leer más...

El Egipto del Papa Francisco, entre la r…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Después del padre Henri Boulad, aquí presentamos a otro jesuita e islamólogo egipcio que enmarca con palabras políticamente incorrectas la inminente(...)

Leer más...

Las raíces de la crisis actual

Autor: Douglas FARROW, catedrático

No es exagerado hablar hoy de una crisis en la Iglesia, crisis en varias dimensiones. Hay una(...)

Leer más...

Silencio sobre Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La situación en Venezuela se vuelve de día en día cada vez más difícil. Esta semana, con las manifestaciones contra el régimen celebradas en Caracas,(...)

Leer más...

La necesaria coherencia del Magisterio c…

Autor: Claudio PIERANTONI, filósofo

En esta intervención examinaremos primero y en forma breve la historia de dos Papas de la antigüedad,(...)

Leer más...

Cómo se le hace ingeniería social a un p…

Autor: Nelson MEDINA, dominico

El despliegue publicitario de una prestigiosa institución bancaria, que presenta a dos hombres abrazados como modelo de “nuevas familias,” es una muestra representativa de las(...)

Leer más...

"Islam, religión de la espada". La alarm…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Dentro de diez días, el viernes 28 de abril, el papa Francisco aterrizará en un Egipto todavía agitado(...)

Leer más...

Un largo Sábado Santo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Más allá de cualquier otra consideración, lo que se debatió en la primera Semana Santa de la historia fue el resultado de la batalla entre(...)

Leer más...

Pasión de Poncio Pilatos

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Mientras interrogaba a Jesús, no descubría ninguna razón de peso que justificase la condena del Sanedrín. Pero de repente, en medio de(...)

Leer más...

También Occidente contribuye a la masacr…

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote

Después del Domingo de Ramos ensangrentado en Egipto, diversos comentarios insisten en el cliché de moda: existe un conflicto abierto entre(...)

Leer más...

España no fue colonizadora

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

A José Antonio Sánchez, presidente de RTVE, le han montado un aquelarre por afirmar que España “no fue colonizadora,(...)

Leer más...

Un obispo importante

Autor: Georges WEIGEL, periodista

Cuando conocí a Charles J. Chaput, O.F.M. Cap., hace más de veinte años, me llamaron la atención su aspecto juvenil, su exquisita cortesía y su(...)

Leer más...

Desde Lovaina a Roma. La eutanasia de lo…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Ha hecho ruido lo que aconteció en la Universidad Católica de Lovaina, que suspendió y finalmente despidió a un profesor de(...)

Leer más...

Por mí, por Ti

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Semana Santa no es una época cualquiera para un católico. No se agota en las procesiones. Ni tan siquiera en las celebraciones litúrgicas. Debería(...)

Leer más...

En agonía hasta el fin del mundo

Autor: Raniero CANTALAMESSA, franciscano

El Domingo de Ramos es la única ocasión, aparte del Viernes Santo, en que se lee el Evangelio de la Pasión de Cristo en el(...)

Leer más...

Trump y la Iglesia, colaboración necesar…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El efecto Trump se empieza a notar en lo concerniente a la defensa de la vida, no sólo por haber prohibido el uso de fondos(...)

Leer más...

Sufrir en la Iglesia y por la Iglesia

Autor: Aldo María VALLI, periodista

En tiempos como estos, en los que hay tanta confusión en la iglesia, la(...)

Leer más...

La nueva Iglesia de Rahner

Autor: Russell RONALD, periodista

Karl Rahner fue uno de los peritos del Concilio Vaticano II, uno de los teólogos consultores designados oficialmente sobre quienes los(...)

Leer más...

Amistades peligrosas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay acontecimientos que pueden parecer interesantes sólo para un país en concreto y generalmente me abstengo de comentarlos, porque procuro referirme a aquello que pueda(...)

Leer más...

Caballeros de Malta. El misterio de 30 m…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La saga de los Caballeros de Malta se ha enriquecido con un nuevo capítulo, escenificado por el(...)

Leer más...

Guerra de religión en Europa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Para alguien que no viva en Europa, este continente puede seguir siendo lo que antes fue. Incluso habrá quien aún piense en un conjunto de(...)

Leer más...

Flaco sería el compromiso que no llevara…

Autor: Fernando CHICA, monseñor, Observador Permanente de la Santa Sede ante la FAO.

Leer más...

Laicidad no es laicismo

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Menudea mucho últimamente, en el discurso político y social, la apelación al apelativo «laico» para referirse a algunas realidades. Con mucha frecuencia(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4