Text Size
Redirecting
Jueves, Junio 29, 2017
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Los errores de las sectas (IX)

Autor: Rubén GERARDO, ex miembro de una secta

Entre los argumentos que usan las sectas para acusar a la Iglesia de haber adoptado costumbres paganas, está la crítica al rezo del Santo Rosario. Su primer razonamiento es que en ninguna parte instruye la Biblia orar a una mujer y que sólo menciona oraciones dirigidas a Dios.

Enfatizan recordando que la primera epístola a Timoteo 2:5 afirma que hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo. Sin embargo encontramos, de inicio, tres tergiversaciones que intentan aplicar a ese argumento: primero, repiten con frecuencia la acusación de que la Iglesia está considerando a María y los santos como "otros dioses". Sobra decir que los católicos reconocemos a un solo Dios verdadero; por el contrario, podríamos citar varias ramas del protestantismo que declaran como dioses independientes a Jesucristo y al Espíritu Santo, porque rechazan el dogma de la Santísima Trinidad. Segundo, rezar es una palabra que implica recitar algo, sea de memoria o leyendo, pero de ningún modo es sinónimo indispensable de adoración. Similarmente "orar" implica el hecho de hablar. Por ejemplo cuando una persona habla en público, literalmente está orando, pero es lógico que esto no significa estar adorando a su público. Tercero: pretenden que pedir una intercesión ante Dios implica necesariamente el rechazo de la mediación redentora de Cristo. Sin duda reconocemos a Cristo como el único Salvador, pero eso no contradice la intercesión entre los fieles. En la Escritura encontramos muchos pasajes en los que hombres fieles piden a otros interceder ante Dios por ellos. San Pablo en su carta a los romanos 15:30 dice: "Os suplico hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu Santo, que luchéis juntamente conmigo en vuestra oraciones rogando a Dios por mí." No podríamos tergiversar esto diciendo que Pablo está desconociendo la mediación de Cristo por el hecho de hacer aquella súplica a otras personas. Por el contrario, eso demuestra la maravillosa comunión que existe entre los fieles dentro del mismo cuerpo que es la Iglesia. Los miembros de las sectas, por otro lado, acostumbran hacer campañas donde invocan mutuamente el favor sanador de Dios. Su defensa es afirmar que ellos lo hacen con personas vivas, pero que los católicos estamos invocando a personas muertas. Si ellos quieren tomar la muerte física como un corte de la comunión espiritual que existe entre hermanos en Cristo, entonces están asumiendo el triunfo de la muerte, pero sabemos que la resurrección de Cristo la vence. La Escritura declara que Dios no es un Dios de muertos sino de vivos y por eso nuestro Credo declara la doctrina de la comunión de los santos. La victoria de Cristo hace que los fieles permanezcan unidos y nada puede romper eso porque es un don Divino. Consecuentemente si nos dirigimos a María o a otras personas santas, aunque ya no están físicamente presentes, lo hacemos convencidos de que ellos se encuentran en contacto con Dios y que en Su presencia pueden interceder por todo el cuerpo unido. Además, está claro que Jesús aceptó la mediación de su Madre cuando, en Caná de Galilea, ella le pidió que ayudara a los recién casados que se habían quedado sin vino durante la fiesta de bodas.

Continuando sobre la crítica sectaria al Santo Rosario, los protestantes aluden que un círculo semejante de cuentas ya fue usado en el culto a Astarté, la diosa-madre, unos 800 años antes de Cristo. Dicen que igualmente los bramas usan rosarios con cientos de canicas, al igual que los adoradores de Vishnu y budistas en la India y en el Tíbet. Si tuviéramos que basarnos en ese tipo de análisis, encontraríamos que los cultos paganos también rezan, tienen altares, tienen libros, cantan, ayunan, danzan, construyen templos, bautizan y una infinidad de otros aspectos similares a la liturgia y costumbres de religiones cristianas. Por tanto, bajo la forzada visión protestante, no deberíamos tampoco hacer ni usar nada de eso, o podríamos acusarles malsanamente de "paganos". La historia del Rosario puede ser encontrada ampliamente en muchos escritos donde se ve que, por supuesto, no tiene relación alguna con adoraciones idolátricas. Al tal extremo llevan su crítica que un autor protestante afirmaba el absurdo de que, por el hecho de que durante el rezo de un Rosario se repiten los Ave María casi nueve veces más que el Padrenuestro, estamos dando más importancia a María que a Jesucristo.  Cuando muchos de proponen defender caprichos basados en el aborrecimiento, siempre fuerzan argumentos que parecen lógicos o tergiversan la verdad, demostrando en realidad una mediocre comprensión de las cosas. Un pasaje bíblico que usan con frecuencia es el de San Mateo 6,7: "Y al orar, no charléis mucho, como los gentiles, que se figuran que por su palabrería van a ser escuchados. No seáis como ellos, porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes de pedírselo". (En la traducción protestante y otras dice: "No uséis vanas repeticiones". ) Es cierto que podemos cometer ese error. El Papa Juan Pablo II en su Carta Apostólica dedicada al Rosario nos previene cuidar de que no se lo convierta en una repetición mecánica de fórmulas, recordándonos que debe ser más bien una oración meditativa, contemplativa y afirmando que sin esta dimensión se desnaturaliza. El Salmo 136, por ejemplo, repite 26 veces la frase: "Porque es eterno su amor". ¿podrían los sectarios calificar eso como una vana repetición y rechazarlo de su Biblia? Se entiende que este cántico se hacía meditando en cado uno de los versos que proponen profundos motivos de alabanza a Dios.  Por eso también el Papa explica que el Rosario concentra en sí la profundidad de todo el mensaje evangélico, del cual es como un compendio.
Encontrándome aún en una secta, recibí la carta de una pareja que era líder de ese grupo, donde me aconsejaban rezar el Santo Rosario. Educado en los arraigados prejuicios que abundan en ese ambiente, esa carta no dejó de sorprenderme enormemente, pero por alguna razón la conservé y luego de mi retorno llegué a comprender la preciosa meditación y respeto al evangelio a que puede conducir su práctica ya que, contrariamente a su observación superficial, es una oración centrada en la cristología.

articulos
Prev Next

Amar es para siempre

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La mejor terapia es la prevención. Mejor es evitar que una persona enferme que curarla una vez que ha enfermado. Eso(...)

Leer más...

La muerte de la memoria

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO, el FIDA y el PMA

Al concluir el Jubileo de la Misericordia, el(...)

Leer más...

Otra carta de los cuatro cardenales al P…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

A siete meses de distancia de los "dubia", el papa Francisco recibió(...)

Leer más...

La Trinidad, escuela de relación

Autor: Raniero CANTALAMESSA, capuchino

¿Por qué los cristianos creen en la Trinidad? ¿No es ya bastante difícil creer que existe Dios(...)

Leer más...

Venezuela, las cosas claras

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La reunión de los representantes del Episcopado venezolano con el Papa es un hecho excepcional que responde a una situación excepcional. El fondo de la(...)

Leer más...

Satanás existe, con independencia de lo …

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

Debido quizás a que el Papa es un jesuita, el recientemente elegido Prepósito General de la Compañía, el Padre Arturo Marcelino(...)

Leer más...

Cuba entra en escena

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tardaron un poco en hacerse oír, pero desde que se decidieron los primeros no han dejado de producirse nuevos apoyos. Me refiero a la solidaridad(...)

Leer más...

El alimento del monstruo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Tres atentados islamistas en una semana son muchos, incluso para el ritmo a que nos tienen ya acostumbrados. Uno se ha llevado por delante a(...)

Leer más...

Los malos pastores

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En el capítulo 10 del evangelio de San Juan, Jesús se nos presenta como el Buen Pastor, pero precisamente por ello(...)

Leer más...

El trabajo por la paz y la lucha contra …

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Entre los cánticos de la Sagrada Escritura que la Iglesia ha incorporado a la Liturgia de las(...)

Leer más...

¿Crisis de derechos humanos?

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Aunque parezca extraño, estamos asistiendo a una gran crisis de derechos humanos universales, palabras muy bellas para discursos(...)

Leer más...

Fátima, un mensaje de lucha y esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

A las apariciones de la Virgen en Fátima les pasa lo que al buen vino, que ganan con los años. Si eran importantes los mensajes(...)

Leer más...

Poncio Pilato aparece de nuevo en Venezu…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Los muertos son ya casi cuarenta, los heridos mil. Es el precio de un mes de manifestaciones(...)

Leer más...

La misericordia represiva

Autor: Francisco José DELGADO, sacerdote

Como seguidor de la actualidad peruana, después de los años que he pasado por allá, he(...)

Leer más...

El Egipto del Papa Francisco, entre la r…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Después del padre Henri Boulad, aquí presentamos a otro jesuita e islamólogo egipcio que enmarca con palabras políticamente incorrectas la inminente(...)

Leer más...

Las raíces de la crisis actual

Autor: Douglas FARROW, catedrático

No es exagerado hablar hoy de una crisis en la Iglesia, crisis en varias dimensiones. Hay una(...)

Leer más...

Silencio sobre Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La situación en Venezuela se vuelve de día en día cada vez más difícil. Esta semana, con las manifestaciones contra el régimen celebradas en Caracas,(...)

Leer más...

La necesaria coherencia del Magisterio c…

Autor: Claudio PIERANTONI, filósofo

En esta intervención examinaremos primero y en forma breve la historia de dos Papas de la antigüedad,(...)

Leer más...

Cómo se le hace ingeniería social a un p…

Autor: Nelson MEDINA, dominico

El despliegue publicitario de una prestigiosa institución bancaria, que presenta a dos hombres abrazados como modelo de “nuevas familias,” es una muestra representativa de las(...)

Leer más...

"Islam, religión de la espada". La alarm…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Dentro de diez días, el viernes 28 de abril, el papa Francisco aterrizará en un Egipto todavía agitado(...)

Leer más...

Un largo Sábado Santo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Más allá de cualquier otra consideración, lo que se debatió en la primera Semana Santa de la historia fue el resultado de la batalla entre(...)

Leer más...

Pasión de Poncio Pilatos

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Mientras interrogaba a Jesús, no descubría ninguna razón de peso que justificase la condena del Sanedrín. Pero de repente, en medio de(...)

Leer más...

También Occidente contribuye a la masacr…

Autor: Bernardo CERVELLERA, sacerdote

Después del Domingo de Ramos ensangrentado en Egipto, diversos comentarios insisten en el cliché de moda: existe un conflicto abierto entre(...)

Leer más...

España no fue colonizadora

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

A José Antonio Sánchez, presidente de RTVE, le han montado un aquelarre por afirmar que España “no fue colonizadora,(...)

Leer más...

Un obispo importante

Autor: Georges WEIGEL, periodista

Cuando conocí a Charles J. Chaput, O.F.M. Cap., hace más de veinte años, me llamaron la atención su aspecto juvenil, su exquisita cortesía y su(...)

Leer más...

Desde Lovaina a Roma. La eutanasia de lo…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Ha hecho ruido lo que aconteció en la Universidad Católica de Lovaina, que suspendió y finalmente despidió a un profesor de(...)

Leer más...

Por mí, por Ti

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Semana Santa no es una época cualquiera para un católico. No se agota en las procesiones. Ni tan siquiera en las celebraciones litúrgicas. Debería(...)

Leer más...

En agonía hasta el fin del mundo

Autor: Raniero CANTALAMESSA, franciscano

El Domingo de Ramos es la única ocasión, aparte del Viernes Santo, en que se lee el Evangelio de la Pasión de Cristo en el(...)

Leer más...

Trump y la Iglesia, colaboración necesar…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El efecto Trump se empieza a notar en lo concerniente a la defensa de la vida, no sólo por haber prohibido el uso de fondos(...)

Leer más...

Sufrir en la Iglesia y por la Iglesia

Autor: Aldo María VALLI, periodista

En tiempos como estos, en los que hay tanta confusión en la iglesia, la(...)

Leer más...

La nueva Iglesia de Rahner

Autor: Russell RONALD, periodista

Karl Rahner fue uno de los peritos del Concilio Vaticano II, uno de los teólogos consultores designados oficialmente sobre quienes los(...)

Leer más...

Amistades peligrosas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hay acontecimientos que pueden parecer interesantes sólo para un país en concreto y generalmente me abstengo de comentarlos, porque procuro referirme a aquello que pueda(...)

Leer más...

Caballeros de Malta. El misterio de 30 m…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La saga de los Caballeros de Malta se ha enriquecido con un nuevo capítulo, escenificado por el(...)

Leer más...

Guerra de religión en Europa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Para alguien que no viva en Europa, este continente puede seguir siendo lo que antes fue. Incluso habrá quien aún piense en un conjunto de(...)

Leer más...

Flaco sería el compromiso que no llevara…

Autor: Fernando CHICA, monseñor, Observador Permanente de la Santa Sede ante la FAO.

Leer más...

Laicidad no es laicismo

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Menudea mucho últimamente, en el discurso político y social, la apelación al apelativo «laico» para referirse a algunas realidades. Con mucha frecuencia(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4