Text Size
77-288.com
Lunes, Agosto 29, 2016
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

¡Necesitamos la paz!

Autor: Antonio CAÑIZARES, Cardenal Prefecto de la Congregación de Culto Divino

La paz está amenazada, muy amenazada. La paz está rota en Siria y en otros muchos lugares de la tierra. Guerras, conflictos, violencia, terrorismo... continúan cosechando víctimas inocentes y generando divisiones y heridas que no se cierran. La paz parece, a veces, una meta verdaderamente inalcanzable. Con el panorama de fondo que tenemos en estos últimos tiempos, ¿cabe esperar la paz? ¡Sí, cabe esperar que venga la paz! ¡Podemos y debemos esperar una verdadera paz en el mundo; habrá un futuro de paz en la tierra! ¡La paz es posible! No se trata de un eslogan, sino de una certeza, porque la paz ha llegado ya en Aquél que trae la paz, que anuncia gozosamente la paz, que ha vencido el odio, que proclama bienaventurados a quienes trabajan por la paz. Ante una paz amenazada y rota, en una situación difícil para la paz como la que atravesamos, no podemos cruzarnos de brazos, o permanecer atenazados por el temor o la incertidumbre, o por la sola crítica a quienes la amenazan o la rompen. Necesitamos intervenir. Todos.

El Santo Padre no cesa de llamar a la paz, sobre todo en Siria, sobre todo desde su vibrante y angustioso llamamiento a la paz durante la oración del Angelus del domingo primero de este mes de septiembre, prolongado en todas sus intervenciones posteriores y hasta en el mismo semblante de preocupación que se adivina en su rostro. En este llamamiento no cesa de recordarnos que una de las intervenciones, sin duda una de las más poderosas, es la oración. La oración entraña un enorme poder espiritual, sobre todo cuando va acompañada del ayuno, del sacrificio y del sufrimiento. Por eso convocó a toda la Iglesia, al resto de las confesiones cristianas, a las otras religiones e incluso a los no creyentes, a una jornada de ayuno y de oración el pasado sábado. ¡Qué impresionante la plaza de San Pedro, en Roma, el sábado por la tarde noche!, llena de gente orando con el Papa, a quien, simultáneamente, se le acompañaba en la misma plegaria en todos los rincones de la tierra: el mundo de rodillas implorando la paz, de Quien viene y vendrá, con toda certeza, la paz.

Pero aquello del pasado sábado no fue un acto de unas horas que pasa. Esa plegaria y aquel ayuno continúan. Todos quedamos emplazados para unirnos al Papa, desde nuestro sitio, para seguir orando y suplicando a Dios por la paz, con ayuno y sacrificio, unidos a tanto sacrificio de cuantos sufren lo inimaginable por la falta de paz, por la guerra fratricida –amasada de intereses bastardos–. La oración, resistente como el acero cuando se templa bien al fuego del sacrificio y del perdón, hecha con fe y absoluta confianza y con todo el corazón, es la sola arma eficaz para penetrar hasta el corazón, que es donde nacen los sentimientos y las pasiones de los hombres, arma eficaz para acabar con la guerra, para que se implante la paz y se destierre de manera definitiva la violencia, el odio, la injusticia.

Para alcanzar la paz, además, educar para la paz. Esto es más urgente que nunca, porque los hombres, ante las tragedias violentas y destructoras que siguen afligiendo la humanidad, están tentados de abandonarse a la resignación y al fatalismo, como si la paz fuera un ideal inalcanzable. Hay que seguir apostando por una evidencia: ¡la paz es posible; más aún, la paz es necesaria! Necesitamos la paz que exige dominar el afán de todo hombre de sobresalir y de vencer, la intolerancia frente a los que piensan de manera diferente, o la tendencia a la exclusión. Necesitamos la paz que es fruto del cumplimiento de las bienaventuranzas, de la extinción de la causa de la violencia y de la ambición desmesurada del poder, de las riquezas, del interés propio y del egoísmo. Necesitamos la paz que antepone a otras cosas la mansedumbre, que ofrece a los demás el poder y la supremacía –que no el «vasallaje» ni la rendición a la injusticia ni a la iniquidad–, y que exige hacer gestos valientes de desarme, de diálogo auténtico, de afabilidad firme. La paz exige humildad –también social– para aceptar cualquier iniciativa que venga a solucionar o a perfeccionar la vida social. La paz se ha de construir sobre los cuatro pilares o bases señaladas por Juan XXIII, la verdad, la justicia, el amor y la libertad. Se impone pues un deber a todos los amantes de la paz, a los constructores de la paz: educar a toda la población en estos ideales, para preparar una era mejor para toda la humanidad. Educar en la legalidad y observancia del derecho, porque el derecho favorece la paz –«si quieres la paz, trabaja por la justicia», trabaja por el derecho, reza un viejo adagio–, educar en el respeto al orden jurídico y ético: así la fuerza material de las armas será reemplazada con la fuerza moral del derecho y de la moral. El derecho internacional está llamado cada vez más a ser exclusivamente un derecho de la paz, concebida en función de la justicia y de la solidaridad. Y, en este contexto, la moral debe fecundar el derecho; ella puede ejercer también la anticipación del derecho, en la medida en que indica la dirección de lo que es justo y bueno. Pero no se llegará al final del camino si la justicia no se integra con el amor. Por sí sola la justicia no basta. Más aún puede llegar a negarse a sí misma, si no se abre a la fuerza más profunda del amor. Y aquí tocamos la clave principal para la convivencia y la paz. Me decía hace un par de meses escasos un político muy conocido y de relieve internacional, un gran estadista de un país que sabe tanto históricamente de sufrimientos y de violencia: «Sin Dios no habrá convivencia entre los hombres y los pueblos; sin Dios no es posible la paz»: No lo olvidemos, Dios es, Dios es Amor. ¡Necesitamos la paz. Necesitamos a Dios. Sin Dios no será posible la paz, que es don suyo y reclama el amor!

articulos
Prev Next

Si la Iglesia cae en manos de Soros....

Autor: Riccardo CASCIOLI, periodista

El millonario George Soros ha hecho importantes contribuciones a organizaciones católicas para “desviar las prioridades de la Iglesia católica estadounidense” de(...)

Leer más...

¿Cómo vivían los cristianos en Al-Andalu…

Autor: Pedro FERNÁNDEZ BARBADILLO, historiador

Como los cristianos fueron la mayoría de la población de Al Andalus hasta el siglo X, nos encontramos ante un(...)

Leer más...

El Papa dijo en AL 56.000 palabras, pero…

Autor: Domenico MARAFIOTI, jesuita

Al leer los documentos de la Iglesia no se puede contraponer a un sínodo con otro y a un papa con otro. Por la hermenéutica(...)

Leer más...

Una monja católica

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Madre Teresa de Calcuta será canonizada esta semana, si Dios quiere. En el Año de la Misericordia, la Iglesia reconocerá la santidad de una(...)

Leer más...

San Germán de Auxerre, un ejemplo

Autor: Francisco Javier GARCÍA, catedrático de Química

En el año 429 la situación política en la Galia era de equilibrio inestable. Unos años atrás había sido arrasada por suevos,(...)

Leer más...

De lo que sucedió cuando expliqué en Fac…

Autor: Francis PHILLIPS, escritora

Recientemente viví una experiencia inquietante de tintes(...)

Leer más...

La dictadura del relativismo cierra el c…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

España, Colombia, Argentina. Tres países en una misma semana han sido noticia por el intento de sus gobernantes -los tres de(...)

Leer más...

De acuerdo, hablemos sobre religión y po…

Autor: Joseph PEARCE, escritor

En más de una ocasión se ha dicho que, por mera cortesía, no debemos hablar sobre religión ni política. El resultado(...)

Leer más...

En el nombramiento de obispos, el Papa s…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En China, entre los ciento nueve obispos católicos hay ocho que han sido consagrados por orden de las autoridades comunitas y(...)

Leer más...

Adversus stultitiam

Autor: Francisco Javier GARCÍA, catedrático de Química

Hubo un tiempo en que se pretendió oponer la luz de la razón al oscurantismo de la Iglesia.(...)

Leer más...

Fidelidad demasiado creativa se conviert…

Autor: Jaroslaw MERECKI, sacerdote

Si allí donde se dice «A», ahora se dice «no-A», no tenemos que ver una continuidad sino precisamente una discontinuidad o(...)

Leer más...

Un mundo en guerra

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Aunque cuando escribo esta reflexión aún no se ha celebrado la Jornada Mundial de la Juventud propiamente dicha (tiene lugar el sábado por la tarde(...)

Leer más...

El terror islámico en Francia y Alemania

Autor: Samir KHALIL, jesuita

Un sacerdote, el p. Jacques Hamel, de(...)

Leer más...

Para vivir la "Amoris laetitia"

Autor: Ennio ANTONELLI, cardenal ex presidente del Pontificio Consejo para la Familia

Presento una lectura de Amoris Laetitia selectiva,(...)

Leer más...

Tribulaciones del cientifista compulsivo

Autor: Francisco José SOLER, doctor en Filosofía de la Física

Leer más...

Claridad, no sólo caridad: Clave en torn…

Autor: Dwight LONGENECKER, sacerdote

Cuando el Papa Francisco habla improvisando siempre(...)

Leer más...

¿Perdura aún el terror de los Tudor?

Autor: Joseph PEARCE, escritor

Uno de los mayores errores que puede cometer un estudiante de historia es confundir la llamada “Reforma” inglesa con su homónima(...)

Leer más...

No vivimos en un mundo desacralizado

Autor: Antonio BARNÉS, doctor en Filología

En el valioso libro de Ana Laura Santamaría: Implicaciones éticas de la Antígona de Sófocles. Una reflexión sobre(...)

Leer más...

Entre reglas y excepciones. Un equilibri…

Autores: Sandro MAGISTER, periodista/Ennio ANTONELLI, cardenal ex presidente del Pontificio Consejo para la Familia

Desde hace algunas semanas circula silenciosamente un escrito del cardenal Ennio(...)

Leer más...

No hay acuerdo real católico-luterano so…

Autor: Luis Fernando PÉREZ BUSTAMANTE, periodista

En la rueda de prensa que el papa Francisco dio en el avión de vuelta(...)

Leer más...

Yoga: Mi experiencia

Autor: Carmen CASTIELLA, abogada

Este artículo es sólo una reflexión fruto de mi experiencia. Soy plenamente consciente de los límites que supone mi autoría. Por(...)

Leer más...

La última luz

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Son muchos los lectores que me escriben inquietos, algunos muy lastimados en sus creencias, otros en un estado de(...)

Leer más...

Lutero, las disculpas a los homosexuales…

Autor: Riccardo CASCIOLI, periodista

Inevitablemente, en conferencias de prensa de este tipo, a preguntas difíciles que requerirían respuestas ponderadas y precisas sobre los términos empleados,(...)

Leer más...

Eucharistomen

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Eucharistomen”, acción de gracias, agradecimiento. Es la palabra que el Papa Benedicto ha elegido para expresar lo que siente en el(...)

Leer más...

Entre Atila y Genserico

Autor: Francisco Javier GARCÍA, catedrático de química

El siglo V fue especialmente convulso para Roma. Siendo Papa san León Magno, dos grandes peligros acechaban lo(...)

Leer más...

Pena de muerte y muertes de pena

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Santo Padre ha enviado un mensaje al VI Congreso Mundial contra la Pena de Muerte que se ha celebrado en Oslo. Rechaza sin paliativos(...)

Leer más...

Lutero, gran hereje

Autor: José María IRABURU, sacerdote

La tesis de que la decadencia moral de la Iglesia, bajo los Papas renacentistas, había llegado a un extremo intolerable,(...)

Leer más...

El efecto Ratzinger: para hacer memoria …

Autor: Isidora SUÁREZ, estudiante

Gratiasagens, Eucharistomen. Fueron éstas las palabras con las que el Papa Emérito Benedicto(...)

Leer más...

Sacerdocio católico y tentación protesta…

Autor: Gerhard L. MÜLLER, cardenal prefecto de Doctrina de la Fe

El Concilio Vaticano II intentó reabrir un nuevo camino hacia la comprensión auténtica de(...)

Leer más...

Monjes budistas se inspiran en la Madre …

Monjes budistas ayudan a los musulmanes pobres a celebrar el Ramadán en el espíritu de Madre Teresa. Es lo que sucede en Dacca, en el monasterio budista de Dharmarajika, donde hace seis años que los religiosos locales donan(...)

Leer más...

De la casuística a la misericordia. ¿Hac…

Autor: Michel SCHOOYANS, teólogo

Las discusiones ocurridas con ocasión del Sínodo la familia ha puesto de manifiesto la determinación de un grupo de pastores y(...)

Leer más...

El apestado Cañizares

Autor: Vidal ARRANZ, periodista

No sé si ustedes, estimados lectores, son plenamente conscientes de lo que ha ocurrido con el cardenal Antonio Cañizares. Ni estoy(...)

Leer más...

Cómo la falta de reveren cia hacia la Eu…

Autor: Francis PHILLIPS, escritor

Habiéndome referido en mi último blog a(...)

Leer más...

Jesús no propone simplemente ideales: ma…

Autor: Robert SPAEMANN, miembro de la Academia Pontificia para la Vida

Leer más...

¿Qué es el multiculturalismo?

Autor: Joseph PEARCE, escritor

El multiculturalismo es un tema espinoso. Es asimismo un asunto en el que resulta muy difícil un debate verdaderamente racional. El(...)

Leer más...

No apaguéis el Espíritu

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Congregación para la Doctrina de la Fe ha publicado un documento sobre la relación que debe existir entre los nuevos(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4