Text Size
Martes, Febrero 09, 2016
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

¡Necesitamos la paz!

Autor: Antonio CAÑIZARES, Cardenal Prefecto de la Congregación de Culto Divino

La paz está amenazada, muy amenazada. La paz está rota en Siria y en otros muchos lugares de la tierra. Guerras, conflictos, violencia, terrorismo... continúan cosechando víctimas inocentes y generando divisiones y heridas que no se cierran. La paz parece, a veces, una meta verdaderamente inalcanzable. Con el panorama de fondo que tenemos en estos últimos tiempos, ¿cabe esperar la paz? ¡Sí, cabe esperar que venga la paz! ¡Podemos y debemos esperar una verdadera paz en el mundo; habrá un futuro de paz en la tierra! ¡La paz es posible! No se trata de un eslogan, sino de una certeza, porque la paz ha llegado ya en Aquél que trae la paz, que anuncia gozosamente la paz, que ha vencido el odio, que proclama bienaventurados a quienes trabajan por la paz. Ante una paz amenazada y rota, en una situación difícil para la paz como la que atravesamos, no podemos cruzarnos de brazos, o permanecer atenazados por el temor o la incertidumbre, o por la sola crítica a quienes la amenazan o la rompen. Necesitamos intervenir. Todos.

El Santo Padre no cesa de llamar a la paz, sobre todo en Siria, sobre todo desde su vibrante y angustioso llamamiento a la paz durante la oración del Angelus del domingo primero de este mes de septiembre, prolongado en todas sus intervenciones posteriores y hasta en el mismo semblante de preocupación que se adivina en su rostro. En este llamamiento no cesa de recordarnos que una de las intervenciones, sin duda una de las más poderosas, es la oración. La oración entraña un enorme poder espiritual, sobre todo cuando va acompañada del ayuno, del sacrificio y del sufrimiento. Por eso convocó a toda la Iglesia, al resto de las confesiones cristianas, a las otras religiones e incluso a los no creyentes, a una jornada de ayuno y de oración el pasado sábado. ¡Qué impresionante la plaza de San Pedro, en Roma, el sábado por la tarde noche!, llena de gente orando con el Papa, a quien, simultáneamente, se le acompañaba en la misma plegaria en todos los rincones de la tierra: el mundo de rodillas implorando la paz, de Quien viene y vendrá, con toda certeza, la paz.

Pero aquello del pasado sábado no fue un acto de unas horas que pasa. Esa plegaria y aquel ayuno continúan. Todos quedamos emplazados para unirnos al Papa, desde nuestro sitio, para seguir orando y suplicando a Dios por la paz, con ayuno y sacrificio, unidos a tanto sacrificio de cuantos sufren lo inimaginable por la falta de paz, por la guerra fratricida –amasada de intereses bastardos–. La oración, resistente como el acero cuando se templa bien al fuego del sacrificio y del perdón, hecha con fe y absoluta confianza y con todo el corazón, es la sola arma eficaz para penetrar hasta el corazón, que es donde nacen los sentimientos y las pasiones de los hombres, arma eficaz para acabar con la guerra, para que se implante la paz y se destierre de manera definitiva la violencia, el odio, la injusticia.

Para alcanzar la paz, además, educar para la paz. Esto es más urgente que nunca, porque los hombres, ante las tragedias violentas y destructoras que siguen afligiendo la humanidad, están tentados de abandonarse a la resignación y al fatalismo, como si la paz fuera un ideal inalcanzable. Hay que seguir apostando por una evidencia: ¡la paz es posible; más aún, la paz es necesaria! Necesitamos la paz que exige dominar el afán de todo hombre de sobresalir y de vencer, la intolerancia frente a los que piensan de manera diferente, o la tendencia a la exclusión. Necesitamos la paz que es fruto del cumplimiento de las bienaventuranzas, de la extinción de la causa de la violencia y de la ambición desmesurada del poder, de las riquezas, del interés propio y del egoísmo. Necesitamos la paz que antepone a otras cosas la mansedumbre, que ofrece a los demás el poder y la supremacía –que no el «vasallaje» ni la rendición a la injusticia ni a la iniquidad–, y que exige hacer gestos valientes de desarme, de diálogo auténtico, de afabilidad firme. La paz exige humildad –también social– para aceptar cualquier iniciativa que venga a solucionar o a perfeccionar la vida social. La paz se ha de construir sobre los cuatro pilares o bases señaladas por Juan XXIII, la verdad, la justicia, el amor y la libertad. Se impone pues un deber a todos los amantes de la paz, a los constructores de la paz: educar a toda la población en estos ideales, para preparar una era mejor para toda la humanidad. Educar en la legalidad y observancia del derecho, porque el derecho favorece la paz –«si quieres la paz, trabaja por la justicia», trabaja por el derecho, reza un viejo adagio–, educar en el respeto al orden jurídico y ético: así la fuerza material de las armas será reemplazada con la fuerza moral del derecho y de la moral. El derecho internacional está llamado cada vez más a ser exclusivamente un derecho de la paz, concebida en función de la justicia y de la solidaridad. Y, en este contexto, la moral debe fecundar el derecho; ella puede ejercer también la anticipación del derecho, en la medida en que indica la dirección de lo que es justo y bueno. Pero no se llegará al final del camino si la justicia no se integra con el amor. Por sí sola la justicia no basta. Más aún puede llegar a negarse a sí misma, si no se abre a la fuerza más profunda del amor. Y aquí tocamos la clave principal para la convivencia y la paz. Me decía hace un par de meses escasos un político muy conocido y de relieve internacional, un gran estadista de un país que sabe tanto históricamente de sufrimientos y de violencia: «Sin Dios no habrá convivencia entre los hombres y los pueblos; sin Dios no es posible la paz»: No lo olvidemos, Dios es, Dios es Amor. ¡Necesitamos la paz. Necesitamos a Dios. Sin Dios no será posible la paz, que es don suyo y reclama el amor!

articulos
Prev Next

Presunción de culpabilidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El reportaje publicado en Newsweek hace unos días sobre las calumnias que tuvieron que sufrir tres sacerdotes y un profesor de(...)

Leer más...

¿Será necesario cerrar las escuelas cató…

Autor: Matthew PITTAM, sacerdote

En mi última publicación preguntaba acerca del(...)

Leer más...

El mito del buen salvaje ha muerto

Autor: Alfonso V. CARRASCOSA, biólogo

La teoría del buen salvaje ha muerto. Se la ha llevado a la tumba un yacimiento a 30 kilómetros al(...)

Leer más...

¿Sacerdotes casados? En la Gregoriana vo…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Los cardenales Parolin y Ouellet se alinean para defender el celibato del clero latino, en una convención en la prestigiosa universidad(...)

Leer más...

El que llora

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Afirmaba Léon Bloy (1846-1917) que, cada vez que quería saber las últimas noticias, leía el «Apocalipsis»; por lo que(...)

Leer más...

Lo que la crisis episcopaliana nos enseñ…

Autor: Jorge SOLEY, economista

El inicio de este año nos ha dejado la noticia de que los obispos anglicanos han suspendido(...)

Leer más...

El cansancio del evangelizador. San Agus…

Autor: Néstor MORA, ingeniero

No creo descubrir nada si les comento todos los seres humanos somos limitados y con tendencia cometer errores diversos. Los evangelizadores,(...)

Leer más...

Occidente y la proscripción del cristian…

Autor: Gianfranco BATTISTI, sociólogo

Hace treinta años, el entonces cardenal Ratzinger recordaba que el apelativo "cristianos", aparecido por primera vez en Antioquía hacia el año(...)

Leer más...

El matrimonio en la ideología de género …

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En la ideología de género, el matrimonio y la familia son dos modos de violencia permanente contra la mujer y por(...)

Leer más...

Cautela

Autor: Santiago MARTÍN , sacerdote

Hay temas que son tan delicados que, sólo por tratarlos, se expone uno a ser insultado, amenazado o incluso cosas(...)

Leer más...

Por el bien común de España

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Acabo de regresar de Tierra Santa, donde he hecho ejercicios espirituales con varios sacerdotes de mi diócesis de(...)

Leer más...

Jubileo de la misericordia, pero con los…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La carta shock de un sacerdote que cuida las almas. Cada vez hay menos penitentes y cada vez menos arrepentidos. Los contraproducentes efectos de una "puerta" demasiado abierta.

Leer más...

El don de ser hijos de Dios

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El último vídeo del Papa, en el que hace una llamada a todos a rezar para que las diversas religiones sean(...)

Leer más...

Un cristiano asesinado cada cinco minuto…

Autor: WIEDERHOLEN, escritor

Durante el mes de septiembre, a medida que más cristianos fueron asesinados y perseguidos por su religión –no solo por Estado Islámico, también por musulmanes normales(...)

Leer más...

Todos los misterios del primer sacrament…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Se recogen aquí por primera vez las quince homilías bautismales pronunciadas por Benedicto XVI en la vigilia pascual y en el(...)

Leer más...

El fuego cruzado

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

A finales del siglo XIX, el cardenal Newman, hoy ya beato, escribió: “Agradezco a Dios vivir en una época en la(...)

Leer más...

Reina maga

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Agustín de Foxá, en un grandioso y escalofriante poema, tiene una visión premonitoria de la “horda cargada de intemperie(...)

Leer más...

I have a dream

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Martin Luther King, al final de la Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad, en 1963, pronunció un discurso(...)

Leer más...

De ayer y de hoy

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

En las entrevistas que mantuve durante la promoción de mi novela Leer más...

Navidad teologal

Autor: J. C. GARCÍA DE POLAVIEJA, escritor

Los españoles celebramos la Navidad del 2015 en situación de extrema gravedad política, que abate a muchos(...)

Leer más...

Las dos partes de la misericordia divina

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Uno de los mejores ejemplos de la misericordia divina es la escena de la adúltera narrada en Jn 8, 3-11. No se trata de una(...)

Leer más...

Adviento, ante las elecciones

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Cuando escribo este artículo semanal, los españoles estarán pensando y decidiendo cuál será el sentido del voto que(...)

Leer más...

La dinámica de la misericordia

Autor: Juan Carlos GARCÍA DE POLAVIEJA, escritor

Quien dirige la historia, por encima de los poderes sumisos(...)

Leer más...

La misericordia se ríe del juicio

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Año santo de la Misericordia ha comenzado. Es, como ha dicho el Papa, un tiempo de gracia en el que(...)

Leer más...

Misericordia divina

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Este Año de la Misericordia será, inevitablemente, ocasión pintiparada para que nos bombardeen las meninges con teologías mamarrachoides y(...)

Leer más...

El próximo Sínodo ya está en construcció…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Mientras se espera el pronunciamiento del papa Francisco respecto a la comunión a los divorciados que se han vuelto a casar,(...)

Leer más...

Un jubileo por aclamación popular

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Misericordia para todos menos para la Iglesia jerárquica, demasiado cerrada y retrasada para merecer el perdón del Papa. Pero mientras tanto(...)

Leer más...

Bergoglio elogia a Ratzinger

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El viaje del Papa a África ha dado para mucho. Lo mejor, por supuesto, es que se ha realizado y que(...)

Leer más...

Oriana Fallaci y el Islam

Autor: José Alejandro GUILLAMÓN, periodista

Los más viejitos del lugar, y aún los menos viejos, recordarán a la gran periodista y escritora italiana Oriana Fallaci(...)

Leer más...

Terrorismo islámico, mucho más que pobre…

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Papa está en África, visitando no unos países cualesquiera ni en un momento cualquiera. Algunos de esos países, como Kenia(...)

Leer más...

La web de los obispos alemanes insulta a…

Autor: Jorge SOLEY, economista

No hace falta recordar los desagradables comentarios del cardenal Kasper durante el Sínodo extraordinario celebrado hace ahora algo más de un(...)

Leer más...

La Iglesia y las religiones no cristiana…

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Hace unos días se cumplieron 50 años de la breve, pero muy importante, Declaración Nostra Aetate del Concilio(...)

Leer más...

La apostasía de la sociedad

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Hay muchísima gente que está volviendo la espalda a Dios, sea porque no quiere saber nada de Él, sea porque lo(...)

Leer más...

Una falsa batalla contra el Islam

Autor: Roberto de MATTEI, catedrático de Historia

Leer más...

Cuatro objeciones, cuatro respuestas y u…

Autor: Robert SARAH, cardenal prefecto de la Congregación para el Culto Divino

A continuación presentamos el anticipo(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4