Text Size
77-288.com
Martes, Febrero 21, 2017
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

¡Necesitamos la paz!

Autor: Antonio CAÑIZARES, Cardenal Prefecto de la Congregación de Culto Divino

La paz está amenazada, muy amenazada. La paz está rota en Siria y en otros muchos lugares de la tierra. Guerras, conflictos, violencia, terrorismo... continúan cosechando víctimas inocentes y generando divisiones y heridas que no se cierran. La paz parece, a veces, una meta verdaderamente inalcanzable. Con el panorama de fondo que tenemos en estos últimos tiempos, ¿cabe esperar la paz? ¡Sí, cabe esperar que venga la paz! ¡Podemos y debemos esperar una verdadera paz en el mundo; habrá un futuro de paz en la tierra! ¡La paz es posible! No se trata de un eslogan, sino de una certeza, porque la paz ha llegado ya en Aquél que trae la paz, que anuncia gozosamente la paz, que ha vencido el odio, que proclama bienaventurados a quienes trabajan por la paz. Ante una paz amenazada y rota, en una situación difícil para la paz como la que atravesamos, no podemos cruzarnos de brazos, o permanecer atenazados por el temor o la incertidumbre, o por la sola crítica a quienes la amenazan o la rompen. Necesitamos intervenir. Todos.

El Santo Padre no cesa de llamar a la paz, sobre todo en Siria, sobre todo desde su vibrante y angustioso llamamiento a la paz durante la oración del Angelus del domingo primero de este mes de septiembre, prolongado en todas sus intervenciones posteriores y hasta en el mismo semblante de preocupación que se adivina en su rostro. En este llamamiento no cesa de recordarnos que una de las intervenciones, sin duda una de las más poderosas, es la oración. La oración entraña un enorme poder espiritual, sobre todo cuando va acompañada del ayuno, del sacrificio y del sufrimiento. Por eso convocó a toda la Iglesia, al resto de las confesiones cristianas, a las otras religiones e incluso a los no creyentes, a una jornada de ayuno y de oración el pasado sábado. ¡Qué impresionante la plaza de San Pedro, en Roma, el sábado por la tarde noche!, llena de gente orando con el Papa, a quien, simultáneamente, se le acompañaba en la misma plegaria en todos los rincones de la tierra: el mundo de rodillas implorando la paz, de Quien viene y vendrá, con toda certeza, la paz.

Pero aquello del pasado sábado no fue un acto de unas horas que pasa. Esa plegaria y aquel ayuno continúan. Todos quedamos emplazados para unirnos al Papa, desde nuestro sitio, para seguir orando y suplicando a Dios por la paz, con ayuno y sacrificio, unidos a tanto sacrificio de cuantos sufren lo inimaginable por la falta de paz, por la guerra fratricida –amasada de intereses bastardos–. La oración, resistente como el acero cuando se templa bien al fuego del sacrificio y del perdón, hecha con fe y absoluta confianza y con todo el corazón, es la sola arma eficaz para penetrar hasta el corazón, que es donde nacen los sentimientos y las pasiones de los hombres, arma eficaz para acabar con la guerra, para que se implante la paz y se destierre de manera definitiva la violencia, el odio, la injusticia.

Para alcanzar la paz, además, educar para la paz. Esto es más urgente que nunca, porque los hombres, ante las tragedias violentas y destructoras que siguen afligiendo la humanidad, están tentados de abandonarse a la resignación y al fatalismo, como si la paz fuera un ideal inalcanzable. Hay que seguir apostando por una evidencia: ¡la paz es posible; más aún, la paz es necesaria! Necesitamos la paz que exige dominar el afán de todo hombre de sobresalir y de vencer, la intolerancia frente a los que piensan de manera diferente, o la tendencia a la exclusión. Necesitamos la paz que es fruto del cumplimiento de las bienaventuranzas, de la extinción de la causa de la violencia y de la ambición desmesurada del poder, de las riquezas, del interés propio y del egoísmo. Necesitamos la paz que antepone a otras cosas la mansedumbre, que ofrece a los demás el poder y la supremacía –que no el «vasallaje» ni la rendición a la injusticia ni a la iniquidad–, y que exige hacer gestos valientes de desarme, de diálogo auténtico, de afabilidad firme. La paz exige humildad –también social– para aceptar cualquier iniciativa que venga a solucionar o a perfeccionar la vida social. La paz se ha de construir sobre los cuatro pilares o bases señaladas por Juan XXIII, la verdad, la justicia, el amor y la libertad. Se impone pues un deber a todos los amantes de la paz, a los constructores de la paz: educar a toda la población en estos ideales, para preparar una era mejor para toda la humanidad. Educar en la legalidad y observancia del derecho, porque el derecho favorece la paz –«si quieres la paz, trabaja por la justicia», trabaja por el derecho, reza un viejo adagio–, educar en el respeto al orden jurídico y ético: así la fuerza material de las armas será reemplazada con la fuerza moral del derecho y de la moral. El derecho internacional está llamado cada vez más a ser exclusivamente un derecho de la paz, concebida en función de la justicia y de la solidaridad. Y, en este contexto, la moral debe fecundar el derecho; ella puede ejercer también la anticipación del derecho, en la medida en que indica la dirección de lo que es justo y bueno. Pero no se llegará al final del camino si la justicia no se integra con el amor. Por sí sola la justicia no basta. Más aún puede llegar a negarse a sí misma, si no se abre a la fuerza más profunda del amor. Y aquí tocamos la clave principal para la convivencia y la paz. Me decía hace un par de meses escasos un político muy conocido y de relieve internacional, un gran estadista de un país que sabe tanto históricamente de sufrimientos y de violencia: «Sin Dios no habrá convivencia entre los hombres y los pueblos; sin Dios no es posible la paz»: No lo olvidemos, Dios es, Dios es Amor. ¡Necesitamos la paz. Necesitamos a Dios. Sin Dios no será posible la paz, que es don suyo y reclama el amor!

articulos
Prev Next

Nos derriban, pero no nos rematan

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Deben considerarnos ya moribundos y se precipitan a darnos el último golpe, a rematarnos. Me refiero a los ataques que sufre la Iglesia, bien sea(...)

Leer más...

La comunión de divorciados en nueva unió…

Autor: Camilo RUINI, cardenal vicario emérito del Papa para la Diócesis de Roma

La célula básica de la sociedad, que es la familia, está atravesando(...)

Leer más...

Lo que está ocurriendo y hacia dónde vam…

Autor: Timothy V. VAREK, sacerdote

La crisis real que enfrenta la Iglesia no es determinar el significado exacto de la guía pastoral de «Amoris Laetitia»(...)

Leer más...

El hambre infantil, un drama sin resolve…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Este fin de semana, Manos Unidas ha dado visibilidad a su campaña anual(...)

Leer más...

El rayo que no cesa

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Es bastante aburrido, para mí y me imagino que aún más para los que me leen o escuchan, hablar una y otra vez de lo(...)

Leer más...

Conciencia y conveniencia

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Para alguien que vive siempre entre palabras resulta fascinante estudiar su etimología; pero todavía más fascinante (y a menudo sobrecogedor) resulta comprobar cómo(...)

Leer más...

¿Por qué el discernimiento no se puede a…

Autor: Alexander LUCIE-SMITH, sacerdote

Nuestra época es puritana con respecto a cosas tales como el racismo,(...)

Leer más...

Puertas abiertas a las mujeres sacerdote…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El 2 de agosto del 2016 el papa Francisco instituyó una comisión para estudiar la historia del diaconado femenino, a los(...)

Leer más...

Caos en la Iglesia en Alemania

Autor: Maike HICKSON, periodista

Sólo dos días después de la publicación oficial de las nuevas directrices pastorales sobre el matrimonio, el(...)

Leer más...

Galgos y podencos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

No hay semana tranquila, en lo que a las reacciones sobre las interpretaciones a la “Amoris Laetitia” se refiere. En ésta, el cardenal Müller, prefecto(...)

Leer más...

Sobre la medicina para los pecadores, la…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Vistas las instrucciones de los obispos de la región de Buenos Aires –(...)

Leer más...

Amoris Laetitia, el Concilio de Elvira y…

Autor: José DELGADO, sacerdote

He pasado los últimos meses realizando un estudio que me ha llevado a comparar las posturas de teólogos de varias épocas sobre un mismo tema.(...)

Leer más...

Después del Gran Maestre está por rodar …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Decapitado su Gran Maestre por el Papa, el inglés Frey Matthew Festing, la Soberana y Militar(...)

Leer más...

Trump, primera semana

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La primera semana de Trump como presidente de Estados Unidos ha sido trepidante. Tanto(...)

Leer más...

La disciplina del arcano

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Me ha resultado muy revelador, mientras leía recensiones de Silencio, la recién estrenada película de Martin Scorsese, encontrarme(...)

Leer más...

La conciencia es la clave

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hasta la publicación de la “Amoris laetitia”, el debate en la Iglesia giró en torno a la relación entre verdad y misericordia, entre dogma y(...)

Leer más...

Brasil, África, Alemania... geografía de…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Para el papa Francisco el 2017 comenzó amargo. Su popularidad sigue siendo alta, pero sin que haya(...)

Leer más...

La obediencia al romano pontífice en el …

Autor: Francisco José DELGADO, sacerdote

Hace algunos días, debido a que estábamos comentando los problemas que se derivan de la falta(...)

Leer más...

Comienza la persecución

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Como varias otras ideologías de nuestra época, la ideología de género, amamantada en el marxismo, también se basa en el odio. Mientras en el Cristianismo(...)

Leer más...

Evitar la ruptura

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana se han conocido unas declaraciones del cardenal Müller en las que, si bien reconoce el derecho de los cuatro cardenales que presentaron al(...)

Leer más...

El desastre maltés

Autor: Edward PETERS, doctor en Derecho Canónico

Los obispos de Malta, en un documento que sólo cabe calificar de desastroso, tras citar en múltiples ocasiones la Amoris laetitia(...)

Leer más...

La locura de la conciencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Iglesia católica tiene, además de esa característica que le da nombre, otras tres. Es una, santa y apostólica. Son las cuatro notas que definen(...)

Leer más...

Las puertas del infierno y la Iglesia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En uno de sus últimos mensajes antes de acabar(...)

Leer más...

La pederastia que viene

Autor: Fernando PAZ, periodista

Y el primer paso para normalizarla consiste en enfatizar las diferencias entre pederastia y pedofilia, enfatización que no es banal: mientras que la primera aún(...)

Leer más...

La "obsesión" de la Iglesia con el sexo

Autor: Jimmy AKIN, periodista

Imagina que te asaltan con este argumento: “La Iglesia está obsesionada con el sexo: sexo prematrimonial, divorcio, anticoncepción, homosexualidad… ¿Por qué no se calla de(...)

Leer más...

Navidad, paz y esperanza

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Navidad, como todos los años, llega con un mensaje de paz y de esperanza. Es el regalo que nos trae a cada uno de nosotros(...)

Leer más...

Lo que está en juego en la actual crisis…

Autor: Daniel IGLESIAS, ingeniero

Raymond Gravel (1952-2014) fue un católico de la provincia canadiense de Quebec. En su juventud fue prostituto en bares de la Gay Village de Montreal. En(...)

Leer más...

Compañero, amigo y maestro: el mar, "nos…

Autor: Manuel MORALES, agustino

Hace frío en Cádiz, ya era hora. Pero el mar está hoy de fiesta; anda jugando con el sol que se asoma y se esconde detrás de nubes blancas(...)

Leer más...

Esfuerzo y ayuda, la clave de la vida

Autor: Francisco Javier GARCÍA, catedrático de Química

El profesor  Alfonseca es un excelente divulgador científico. En un artículo reciente explica de forma muy clara las distintas formas de vida que existen en la(...)

Leer más...

¿No son suficientes esos golpes?

Autor: Zen ZE-KIUN, cardenal y obispo emérito de Hong Kong

En estos días en el «chinacath.org» corre a menudo la palabra «bofetada». Algunos dicen que(...)

Leer más...

El Papa de los excluidos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Su Santidad, el Papa Francisco, cumple el 17 de diciembre, 80 años. Si fuera cardenal, dejaría de poder participar en un cónclave, pero afortunadamente(...)

Leer más...

Preverdad

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Anda el progresismo mundialista llorando por las esquinas, incapaz de explicarse los sobresaltos últimos que le han deparado las urnas. Y, en su(...)

Leer más...

¿Merece la pena el diálogo en Venezuela?

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

No creo que haga falta tener mucha sensibilidad ni un elevado grado de humanidad o de caridad cristiana para estar preocupado, incluso muy preocupado, por(...)

Leer más...

Verdad, no compasión, piden los cuatro c…

Autor: Stanislaw GRYGIEL, filósofo y alumno de San Juan Pablo II

Lo que está sucediendo en los últimos tiempos tanto en la Iglesia como en la sociedad me hace(...)

Leer más...

Nueva apelación al Papa: Las dudas catól…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Como es bien sabido, cuatro cardenales han pedido al Papa que se exprese claramente acerca de cinco "dudas" planteadas por los pasajes más controvertidos de(...)

Leer más...

Catolicismo vs Protestantismo / Apple vs…

Autor: José Miguel ARRÁIZ, ingeniero

Según cuenta la película “Piratas de Silicon Valley”, cuando Apple comenzó a diseñar el primer sistema operativo en modo gráfico (muy superior hasta el(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4