Text Size
77-288.com
Miércoles, Julio 27, 2016
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

Dijo Dios haya luz y hubo luz

Autor: Antonio FERNÁNDEZ BENAYAS, físico

Los sofisticados ingenios mecánicos en las funciones de ver y analizar, seguidos de complicados y, no pocas veces, enrevesados cálculos matemáticos, han ayudado a presentar la hipótesis de que el átomo es un complejo mundo de materia y energía, a modo de minúsculo sistema planetario al que también afectan las leyes de la gravitación universal.
Desde hace algunos años, en los campos de investigación sobre la base física del todo material de que se supone está compuesto el Universo, se habla de los quarks (mínimas porciones de “algo”) como partículas constitutivas de los bariones y mesones, entendiendo por barión al denominador común de los protones, neutrones e hiperones y por mesón un elemento a medio camino entre la materia y la pura energía (lo que los científicos llaman un bosón que facilita la interacción entre las diversas partículas subatómicas).
En ciertos apuntes teóricos sobre el tema se sugería la existencia de partículas sin masa, algo así como “porciones de energía” con la “facultad” de inventar o prestar masa a las más elementales entidades materiales. Al respecto y sí que preocupados por no perdernos en un laberinto de sugestivas formulaciones, podemos recordar a la llamada “teoría de las supercuerdas” que sugiere la existencia de hasta once dimensiones que apuntalarían la viabilidad de todas las leyes físicas que rigen la existencia y funcionalidad del Universo y, como muy sugerente, un paralelismo absoluto entre las leyes físicas de lo “infinitamente” pequeño y lo “infinitamente” grande (es decir el Universo o Totalidad Física de imponderables dimensiones). Leyes que habrían de regir el movimiento y función de “algo” pendiente de descubrir.
Fue en 1964 cuando Peter Higgs, que hoy cuenta 83 años, expuso al mundo de la ciencia una idea que prometía llevar al descubrimiento de ese algo como punto de partida de la realidad material: las partículas elementales se mueven no en el vacío sino en lo que los antiguos llamaban éter y que él presentó como un campo pleno de “bosones” o elementos con la virtualidad de destruir y asignar masa a las otras ya conocidas o adivinadas partículas subatómicas. Se llamó “Campo de Higgs” a ese supuesto mar de inconmensurable actividad y “Bosón de Higgs” al supuesto subatómico proveedor de las porciones de masa necesarias para la viabilidad funcional del mundo de las partículas elementales.
Para comprobar la concordancia de la teoría con la realidad había que contar con elementos de observación experimental desconocidos hasta la fecha; fue así como nació el Gran Colisionador de Hadrones (LHC del inglés Large Hadron Collider) la máquina que, tras años de paciente y escrupulosa investigación, ha facilitado lo que, desde el día cuatro de este mes de julio, el mundo científico no duda en calificar como el “descubrimiento del siglo”: el Bosón de Higgs existe más allá de cualquier duda razonable y cumple la función que supuso su mentor.
Según ponderados científicos, ello significa que conocemos el 4% de la estructura del Universo, lo que quiere decir que la Ciencia se ve impotente para explicar el cómo y el para qué del 96% restante, incluido el misterio de la vida además del qué y el para qué del alma humana con el consecuente don de la libertad. Claro que tal parcial descubrimiento, a lo sumo, nos lleva al momento en el que, según el Libro Sagrado, “dijo Dios haya luz y hubo luz” (Gen 1, 3).
Luego de admitir que el redactor sagrado no era ni podía ser un científico del siglo XXI y sí una persona de buena voluntad que, para creer, admitía sus limitaciones y escuchaba la voz de Dios o de su conciencia para luego apuntalar su fe con una razonada reflexión, los no materialistas vemos en el fenómeno descrito por ese redactor del Libro al momento inicial de la necesaria conexión del espacio, el movimiento y el tiempo para dar paso a la materialidad universal.
Desde la perspectiva de la ciencia moderna ¿estuvo en la luz el germen o principio físico de todo lo material que había de venir a posteriori? El propio Einstein no se atrevió a pronunciarse categóricamente sobre ello: lo más lejos que llegó al respecto fue aceptar a la luz como formada por “granos” de energía-materia llamados fotones, especie de quantos o partículas elementales sin masa apreciable... con un origen absolutamente misterioso. Pero, el que en los fotones no se pueda apreciar o medir la masa ¿es prueba de que realmente no exista, máxime cuando se admite el carácter corpuscular de un haz de luz? En el orden de los principios físicos es razonable admitir que la luz, compuesta por fotones, en razón de un plan o proyecto, “urdido en la eternidad” y con millones de siglos por delante, puede facilitar la formación de lo que los físicos llaman protones, los mismos elementos que, en complejísimas asociaciones, forman los átomos, los cuales, en nuevos planos de también muy compleja asociación, formarán las moléculas, que seguirán la progresiva escala de las realidades materiales siempre en el orden que evidencia esa fantástica conexión entre espacio, movimiento y tiempo.
Pudo desarrollarse así el proceso o de otra forma: por el momento, a la Ciencia le resulta imposible tanto adentrarse en el misterio de la raíz esencial de las cosas (la misma que dio o pudo dar paso a ese “Bosón de Higgs”) como presentar aceptables explicaciones del papel que nosotros mismos desempeñamos en lo que, a todas luces, hemos de calificar como un fantástico orden universal. Es el mismo Einstein quien dejó dicho: “la experiencia más hermosa que tenemos a nuestro alcance es el misterio... la certeza de que existe algo que no podemos alcanzar”.
Es así cómo, desde el Haya luz y en razón de lo que va descubriendo la Ciencia, faltan argumentos para contradecir la creencia de que el Supremo Hacedor proyectó, creó y puso en marcha un universo de realidades físicas según el lógico orden de inmensidades que se agrupan y complementan en un todo regido por leyes de interrelación y destino hasta llegar al Hombre, elevado sobre todas las realidades físico-materiales por el “soplo divino” que le faculta para amar en libertad y así corresponder en la medida de sus fuerzas al infinito Amor de su Creador. Esa correspondencia no puede expresarse de mejor manera que en el desarrollo de nuestras personales capacidades al servicio del prójimo.

articulos
Prev Next

Para vivir la "Amoris laetitia"

Autor: Ennio ANTONELLI, cardenal ex presidente del Pontificio Consejo para la Familia

Presento una lectura de Amoris Laetitia selectiva,(...)

Leer más...

Tribulaciones del cientifista compulsivo

Autor: Francisco José SOLER, doctor en Filosofía de la Física

Leer más...

Claridad, no sólo caridad: Clave en torn…

Autor: Dwight LONGENECKER, sacerdote

Cuando el Papa Francisco habla improvisando siempre(...)

Leer más...

¿Perdura aún el terror de los Tudor?

Autor: Joseph PEARCE, escritor

Uno de los mayores errores que puede cometer un estudiante de historia es confundir la llamada “Reforma” inglesa con su homónima(...)

Leer más...

No vivimos en un mundo desacralizado

Autor: Antonio BARNÉS, doctor en Filología

En el valioso libro de Ana Laura Santamaría: Implicaciones éticas de la Antígona de Sófocles. Una reflexión sobre(...)

Leer más...

Entre reglas y excepciones. Un equilibri…

Autores: Sandro MAGISTER, periodista/Ennio ANTONELLI, cardenal ex presidente del Pontificio Consejo para la Familia

Desde hace algunas semanas circula silenciosamente un escrito del cardenal Ennio(...)

Leer más...

No hay acuerdo real católico-luterano so…

Autor: Luis Fernando PÉREZ BUSTAMANTE, periodista

En la rueda de prensa que el papa Francisco dio en el avión de vuelta(...)

Leer más...

Yoga: Mi experiencia

Autor: Carmen CASTIELLA, abogada

Este artículo es sólo una reflexión fruto de mi experiencia. Soy plenamente consciente de los límites que supone mi autoría. Por(...)

Leer más...

La última luz

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Son muchos los lectores que me escriben inquietos, algunos muy lastimados en sus creencias, otros en un estado de(...)

Leer más...

Lutero, las disculpas a los homosexuales…

Autor: Riccardo CASCIOLI, periodista

Inevitablemente, en conferencias de prensa de este tipo, a preguntas difíciles que requerirían respuestas ponderadas y precisas sobre los términos empleados,(...)

Leer más...

Eucharistomen

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Eucharistomen”, acción de gracias, agradecimiento. Es la palabra que el Papa Benedicto ha elegido para expresar lo que siente en el(...)

Leer más...

Entre Atila y Genserico

Autor: Francisco Javier GARCÍA, catedrático de química

El siglo V fue especialmente convulso para Roma. Siendo Papa san León Magno, dos grandes peligros acechaban lo(...)

Leer más...

Pena de muerte y muertes de pena

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Santo Padre ha enviado un mensaje al VI Congreso Mundial contra la Pena de Muerte que se ha celebrado en Oslo. Rechaza sin paliativos(...)

Leer más...

Lutero, gran hereje

Autor: José María IRABURU, sacerdote

La tesis de que la decadencia moral de la Iglesia, bajo los Papas renacentistas, había llegado a un extremo intolerable,(...)

Leer más...

El efecto Ratzinger: para hacer memoria …

Autor: Isidora SUÁREZ, estudiante

Gratiasagens, Eucharistomen. Fueron éstas las palabras con las que el Papa Emérito Benedicto(...)

Leer más...

Sacerdocio católico y tentación protesta…

Autor: Gerhard L. MÜLLER, cardenal prefecto de Doctrina de la Fe

El Concilio Vaticano II intentó reabrir un nuevo camino hacia la comprensión auténtica de(...)

Leer más...

Monjes budistas se inspiran en la Madre …

Monjes budistas ayudan a los musulmanes pobres a celebrar el Ramadán en el espíritu de Madre Teresa. Es lo que sucede en Dacca, en el monasterio budista de Dharmarajika, donde hace seis años que los religiosos locales donan(...)

Leer más...

De la casuística a la misericordia. ¿Hac…

Autor: Michel SCHOOYANS, teólogo

Las discusiones ocurridas con ocasión del Sínodo la familia ha puesto de manifiesto la determinación de un grupo de pastores y(...)

Leer más...

El apestado Cañizares

Autor: Vidal ARRANZ, periodista

No sé si ustedes, estimados lectores, son plenamente conscientes de lo que ha ocurrido con el cardenal Antonio Cañizares. Ni estoy(...)

Leer más...

Cómo la falta de reveren cia hacia la Eu…

Autor: Francis PHILLIPS, escritor

Habiéndome referido en mi último blog a(...)

Leer más...

Jesús no propone simplemente ideales: ma…

Autor: Robert SPAEMANN, miembro de la Academia Pontificia para la Vida

Leer más...

¿Qué es el multiculturalismo?

Autor: Joseph PEARCE, escritor

El multiculturalismo es un tema espinoso. Es asimismo un asunto en el que resulta muy difícil un debate verdaderamente racional. El(...)

Leer más...

No apaguéis el Espíritu

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La Congregación para la Doctrina de la Fe ha publicado un documento sobre la relación que debe existir entre los nuevos(...)

Leer más...

Libertad de pensamiento

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

En 1984, explicando las artimañas empleadas por el Partido para transformar el pensamiento de la gente, George(...)

Leer más...

¿A qué esperan todos los obispos para sa…

Autor: Luis Fernando PÉREZ BUSTAMANTE, periodista

En España se va imponiendo a pasos cada vez más agigantados un régimen fascitoide con(...)

Leer más...

El cardenal Cañizares sólo es el primero

Autor: Francisco Javier GARCÍA, ingeniero

Quizás ensoberbecidos por el éxito tecnológico del momento, un grupo de filósofos europeos iniciaron hacia finales(...)

Leer más...

Laicismo antidemocrático

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

He leído en estos días en Leer más...

Apariciones marianas

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En las últimas semanas se han producido tres noticas relacionadas con apariciones, de signo diverso. Dos en contra y una a favor.

Leer más...

Mi campaña electoral

Autor: Manuel MORALES, agustino

Anoche empezaron nuestros políticos españoles su campaña electoral y esta mañana he empezado yo la mía. Como para todo fraile que se precie de serlo, el día -nuestro día-(...)

Leer más...

Los pecados de Venezuela

Autor: José Miguel ARRÁIZ, ingeniero

La situación de mi país Venezuela es una verdadera pesadilla.  Es increíble que en medio de una bonanza petrolera la(...)

Leer más...

Venezuela aterriza en Valencia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada dediqué este comentario a advertir del riesgo que para la libertad, para la democracia, representaba el auge de(...)

Leer más...

"Amoris laetitia", conciencia y discerni…

Autor: George WOODALL, sacerdote

Casi dos meses después del lanzamiento de(...)

Leer más...

Permanencia

Autor: Rusell Ronald RENO, periodista, editor de First Things

Familia y(...)

Leer más...

Es la libertad, estúpido

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En 1992, en plena campaña electoral norteamericana, cuando parecía que Clinton no tenía nada que hacer frente a un Bush con un 90 por 100(...)

Leer más...

Arriba y abajo, la ironía de la evangeli…

Autor: José Luis RESTÁN, periodista

La abadía de Echternach, en Luxemburgo, fundada en el lejanísimo año 698 por San Willibrord, contempla cada año una nutrida procesión que discurre durante(...)

Leer más...

El Estado laico ha muerto

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

En enero de 1998, acompañé a San Juan Pablo II en la visita que hizo a Cuba, como enviado especial del diario ABC. Fue un(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4